English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

viernes, 25 de abril de 2014

SOBRE EL “RECONOCIMIENTO DE TOLERANCIA”.-



La diferencia esencial entre un “acuerdo” y un “reconocimiento” consiste en que el aquél es bilateral y éste es unilateral. 

Hay múltiples indicios en cuanto a que, próximamente, el Vaticano reconocería unilateralmente a la FSSPX ad experimentum, a prueba. La FSSPX no tendría que firmar ningún documento. Se trataría de un acto "gratuito" y de pura "misericordia" por parte de Roma. Durante ese período, se autorizaría el ejercicio ministerial a los Sacerdotes de la FSSPX, pues según el Vaticano, “sus ministros no ejercen legítimamente ministerio alguno en la Iglesia” (Cfr. Carta a los Obispos de Benedicto XVI). Luego vendría el reconocimiento definitivo.
Sobre esto, Mons. Williamson ha dicho en la conferencia del Sábado Santo en el monasterio de la Santa Cruz, Brasil (extracto):
El segundo asistente de la Fraternidad, el Padre Nely, a inicios de Febrero, ha hablado con entusiasmo a dos superiores de comunidades (la superiora de un convento femenino y el superior de una comunidad masculina) y les ha dicho:“la solución para la Fraternidad será un reconocimiento unilateral." Unilateral significa sólo por un lado, es decir, los romanos van a reconocer a la Fraternidad sin que la Fraternidad tenga que hacer nada. "No van a pedirnos firmar, no habrá un documento y no será necesaria una firma”, dice el Padre Nely. 
Este proyecto está acercándose, tal vez para esta primavera o verano. 
Entonces, un "reconocimiento de tolerancia" y Mons. Fellay mismo ha dicho los seminaristas del seminario alemán: "los acuerdos son excluidos. No vamos a firmar. Ninguna firma". Pero diez minutos después dice "pero si Roma nos propone un reconocimiento de tolerancia, sería muy diferente y sería muy bien". Entonces, lo que se está acercando es un reconocimiento de tolerancia sin firma, sin acuerdo formal, sin documento; exactamente lo necesario para engañar a los dulces sacerdotitos de la Fraternidad que podrán seguir diciendo "nada ha sido firmado" y Mons. Fellay podrá seguir diciendo "yo no firmé nada, es sólo Roma que quiere reconocernos, nosotros no hemos cambiado nada". 
Espero que vean ustedes la astucia. Una vez que Roma haya dado el reconocimiento, los sacerdotes por sí mismos se censurarán y no dirán cosas que disgusten a los romanos. Van a callar la esencia de la lucha de la Tradición por la fe de siempre. Esta lucha va a perecer poco a poco.
Por su parte, el moderador del Foro Christus Vincit nos informa:
Recibido de un corresponsal próximo al "palacio" (Mézingen):
Roma propone a la Fraternidad un arreglo ad experimentum, sin firma, antes de una regularización canónica. 
Ambos asistentes del General más Superior están dispuestos. Los puestos claves que han obtenido* muestran en cual dirección se inclina el Superior General.
Esto, junto con la "purificación" de la Fraternidad según los deseos del Padre Pfluger, la idea no puede ser más "genial": calentar la rana poco a poco, se dormirá y morirá sin darse cuenta.
* En el último Cor Unum, se informa que Monseñor Fellay está delegando:
-Al Padre Pfluger las nominaciones en la FSSPX.
-Al Padre Nely las cuestiones litúrgicas y morales en la FSSPX.