English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

domingo, 15 de mayo de 2022

NO HAY DERECHO - Pedro Llera


Se llama herejía la negación pertinaz, después de recibido el bautismo, de una verdad que ha de creerse con fe divina y católica, o la duda pertinaz sobre la misma.

Una persona que no tiene la intención de cambiar su vida y abandonar el pecado público no debe recibir la Sagrada Comunión ni la absolución. No lo digo yo: lo dice Santo Tomás de Aquino, el Doctor Común de la Iglesia.

Y el apóstol San Pablo lo dice con toda claridad en 1 Cor. 11, 27-29:

27. De manera que cualquiera que comiere este pan, o bebiere el cáliz del Señor indignamente, reo será del Cuerpo y de la Sangre del Señor.
28. Por tanto, examínese a sí mismo el hombre, y de esta suerte coma de aquel pan y beba de aquel cáliz.
29. Porque quien lo come, y bebe indignamente, se traga y bebé su propia condenación, no haciendo el debido discernimiento del Cuerpo del Señor.

Como dice el Levítico: «ninguno que tenga mancha ha de acercarse al altar» (21,16). No existe el derecho a comulgar en pecado mortal: comulgar sin estar en gracia de Dios es sacrilegio y blasfemia. Quienes comulgan en pecado mortal «crucifican de nuevo en sí mismos al Hijo de Dios y lo exponen al escarnio» (He 6,6).

La Eucaristía es el sacramento de la caridad y de la unidad de la Iglesia, como dice San Agustín; y estando el pecador sin caridad y separado, con toda razón, de la unidad de la Iglesia, si se llegase a este sacramento, cometería una falsedad, dando a entender que tiene la caridad que no tiene. Por lo que incurre en sacrilegio como violador del sacramento y, consiguientemente, peca mortalmente.

Algunos objetan que la comunión del Cuerpo de Cristo es una medicina espiritual y que la medicina se da a los enfermos para que se curen, según aquello de Mt 9,12: No tienen necesidad de médico los sanos, sino los enfermos. Y como los enfermos o indispuestos espiritualmente son los pecadores, podrían recibir la comunión sacramental sin culpa quienes viven en pecado mortal. Aducen así que la eucaristía no es el premio de los santos, sino el Pan de los pecadores, induciendo de esta manera al sacrilegio y a la perdición de las almas.

Pero ante este error, contesta Santo Tomás de Aquino:

No todas las medicinas son buenas para todas las enfermedades. Porque una medicina que se da a quienes se han librado de la fiebre para fortalecerles, dañaría a los que tienen fiebre todavía. Pues así, el bautismo y la penitencia son como medicinas purgativas, que se suministran para quitar la fiebre del pecado. Mientras que este sacramento (la santa comunión) es una medicina reconfortante que no debe suministrarse más que a los que se han librado del pecado.

jueves, 21 de abril de 2022

FATIMA Y RUSIA ¡NOVEDAD EDITORIAL!

 


Estimados amigos:

Luego de más de dos años de trabajo y muchísimas dificultades, al fin se ha podido publicar, por el momento sólo en versión electrónica, el libro “FÁTIMA Y RUSIA”, del señor Flavio Mateos, Seminarista de la SAJM, administrador del Blog Syllabus y Agenda Fátima. Lo encontrarán en venta en este enlace de Amazon:

https://www.amazon.com/-/es/dp/B09YK3181S/ref=sr_1_1?__mk_es_US=%C3%85M%C3%85%C5%BD%C3%95%C3%91&keywords=fatima+y+rusia&qid=1650569808&sr=8-1

Este magnífico libro contempla a la luz de Fátima los acontecimientos actuales: la “plandemia”, China, el gobierno mundial, la misión de Rusia, sus errores, el Vaticano, la Consagración de Rusia, el Triunfo de la Santísima Virgen, entre otros temas apasionantes.

Recomendamos ampliamente su lectura, rogándoles que lo difundan en la medida de sus posibilidades.

Presentación del autor: 

La consagración pedida por la Virgen de Fátima  y  la misión providencial de Rusia  en el triunfo del Corazón Inmaculado de María contra el “Nuevo Orden Mundial” anticristiano.

La Santísima Virgen está muy triste porque nadie ha prestado ninguna atención a Su Mensaje, ni los buenos ni los malos. Los buenos continúan su camino, pero sin dar ninguna importancia a Su Mensaje. Los malos, no viendo realmente caer el castigo de Dios sobre ellos, continúan su vida de pecado sin atender siquiera el Mensaje. Pero créame, Padre, Dios castigará al mundo y eso será de una manera terrible. El castigo del Cielo es inminente.” Esto dijo la Hna. Lucía de Fátima. ¡Nadie hace caso a la Madre de Dios! Es por esto que nunca será suficiente nuestro llamado de atención y nuestra insistencia sobre este tema., y por eso insistimos. Urge hacerlo, aunque nuestra voz sea sólo un eco reprobado por las paredes del cobarde confinamiento de las almas ¿Hasta cuándo seguiremos ignorando el mensaje de la Virgen en Fátima?

Desde el Génesis y hasta el Apocalipsis, la guerra entre la Inmaculada y la Serpiente recrudece. Hoy vivimos una batalla decisiva entre el Bien y el Mal, desde hace dos años las fuerzas del Anticristo han acelerado su ofensiva. Día tras día las fuerzas de la oscuridad avanzan, apurando el proceso que, a pesar de su aparente omnipotencia, nos conducirá a la victoria: la victoria del Inmaculado Corazón de María. “Al fin mi Corazón Inmaculado triunfará”.

Contra los que pregonan una falsa esperanza para el mundo, contra los que promueven un “gran reseteo”, una “fraternidad universal”, un “Nuevo Orden Mundial” o cualquier proyecto globalizador comunista, como también contra los que desesperan y no saben ya confiar en la divina Providencia, hay que repetirlo una y otra vez: la Santísima Virgen María es nuestra única esperanza, en Ella se encuentra la solución y sólo Ella puede ayudarnos. Esta obra explica por qué. 

Flavio Mateos


lunes, 18 de abril de 2022

DECLARACIÓN DEL ARZ. VIGANÒ "LIBRES EN LA VERDAD"


Qui non est mecum, contra me est: et qui non colligit mecum, dispergit [El que no está conmigo, está contra mí; el que no recoge conmigo, desparramaLc 11, 23 

Muy queridos amigos,

Hace décadas, los conspiradores que ahora están ejecutando el golpe de Estado global se reunían para dar cuerpo a su plan subversivo. Y lo hicieron explicando bien lo que tenían en mente: unos, teorizando sobre el diezmado de la población mundial; otros, afirmando que una pandemia sería un instrumento perfecto para imponer la reducción de los derechos fundamentales; otros, explicando cómo empobrecerían la economía, eliminarían las pequeñas empresas y reducirían los salarios; cómo eliminarían la protección de los trabajadores, privatizarían los servicios públicos; cómo fomentarían la inmigración y alterarían el tejido social. En síntesis, nos proporcionaron sus planes de ataque, los publicaron en sus sitios web y hablaron de ellos en sus conferencias. Y no se limitaron a esto, sino que han elegido a los futuros líderes del mundo, jóvenes entonces casi desconocidos, formándolos en la escuela del Foro Económico Mundial -el Foro para los Jóvenes Líderes Globales de Davos- y dándoles instrucciones sobre cómo aplicar concretamente los escenarios del Gran Reinicio.

Frente a esa declaración de guerra, la jerarquía de la Iglesia conciliar guardó silencio, por miedo a parecer integrista; los fieles y los ciudadanos guardaron silencio, mantenidos en la oscuridad sobre las conspiraciones del enemigo; los intelectuales católicos guardaron silencio, a menudo distraídos por las diversiones ofrecidas por los conspiradores o sus cómplices; los moderados del conservadurismo de Montini guardaron silencio, demasiado absortos en sus disquisiciones abstractas o demasiado ocupados buscando un rol institucional del cual extraer algún beneficio inmediato.

Así, mientras los hijos de las tinieblas se organizaban y preparaban eficazmente su ataque final; mientras sus vástagos entraban en la política y conquistaban las cimas de las instituciones -como ya habían hecho ciertos clérigos modernistas dentro de la Iglesia, ascendiendo a las filas de la jerarquía conciliar-, entre los conservadores jugaban con el doble Confiteor en la Misa Tridentina o se atizaban por cuestiones que, vistas con los ojos de hoy, juzgaríamos cuando menos marginales.

Pero esos planes de guerra, esas pruebas de traición y conspiración, no indujeron a ninguno de nosotros -reconozcámoslo honestamente- a dar una formación intelectual y una preparación ideológica a nuestra juventud, ni a enseñarle a utilizar las armas doctrinales, morales y políticas con las cuales combatir. Como si la conciencia de un ataque inminente fuera suficiente para conjurarlo; es más, como si entender quién es el enemigo y qué medios quiere utilizar para acabar con la sociedad tradicional sería suficiente para recrearnos en nuestra propia perspicacia, sin organizar ninguna forma de resistencia.

El mal se impone con orgullo luciferino, pretende ser aceptado como tal, al igual que una mentira exige ser creída precisamente porque es obviamente falsa. El bien, en cambio, parece avergonzarse, la verdad casi se avergüenza de ser afirmada, y a menudo trata de hacerse aceptar concediendo algo al adversario. Soy católico, pero… Soy tradicionalista, pero… Mientras que nadie en el lado opuesto cede a compromisos con el bien. Una paradoja es este sentimiento de inferioridad de los buenos frente a la arrogancia de los malvados. Pero los que se avergüenzan de la verdad se avergüenzan de Dios, que es Él mismo la Verdad suprema. Pero sólo los que están en la Verdad son verdaderamente libres –Liberi in veritate-, como promete el Señor: Veritas liberabit vos [La verdad los hará libres].

Hoy, frente a la evidencia de que este plan infernal está llegando a sus fases finales, algunos hemos decidido por fin movernos, luchar, convocar a los católicos y a las personas de buena voluntad para hacer un frente común contra el enemigo. Con un sano realismo y un acertado examen de conciencia debemos admitir que hemos perdido mucho tiempo, que no hemos aprovechado preciosas ocasiones, que hemos preferido hacer valer nuestras pequeñas peculiaridades para dividirnos entre nosotros, como si no estuviéramos ya suficientemente divididos y desorganizados.

Esta premisa es indispensable para hacer un balance de los errores cometidos y extraer una lección para el presente, para que no se repitan estos errores, ya sea en las cuestiones religiosas como en las civiles y políticas. Somos un pusillus grex [pequeño rebaño], y este es un destino que la Providencia nos ha asignado como signo distintivo de nuestra impotencia ante el mundo, ante el cual debemos tener el valor de combatir de todos modos, y la confianza de que tenemos de nuestro lado al Señor Dios de los ejércitos alineados en orden de batalla, a la Santísima Virgen nuestra Líder, al Príncipe de la Milicia celestial, San Miguel Arcángel, y a toda la Corte celestial. Somos como David contra Goliat, armados sólo con una honda, por supuesto, pero nuestra mano está guiada por Dios para que dé en el blanco y lo derribe.

Queridos amigos de Liberi in Veritate, hoy ustedes están convocando a muchas personas buenas, a las que la farsa de la pandemia y los acontecimientos bélicos les han abierto los ojos, mostrando la amenaza inminente de un poder hostil al servicio del demonio. Junto a ustedes, otros -quizá menos firmes en su doctrina y menos conscientes de los planes de guerra del enemigo- están despertando de su letargo y tratan de coordinarse para impedir la instauración del Nuevo Orden Mundial. Y otros, que en la confusión del momento creemos que son posibles aliados, tal vez piensen que pueden distraer a algunos de los buenos, haciéndoles creer que están luchando contra ese enemigo, para frustrar después sus esfuerzos con lo que los expertos llaman operaciones de control. Pero estas son, al fin y al cabo, las incógnitas que se presentan siempre a quienes deciden actuar, sin limitarse a mirar como espectador. Estos son los riesgos que inevitablemente conlleva la acción, mientras que los que critican sin tomar partido tienen mil excusas para justificar su indolencia.

Por supuesto, moverse en las aguas traicioneras de la política para quienes no están acostumbrados es siempre arriesgado y puede dar lugar a derrotas y fracasos. Pero si te mueven las santas intenciones y los buenos propósitos, y si tu acción está iluminada por la Fe e inflamada por la Caridad, tu inexperiencia, tu pequeña ingenuidad, tus errores serán ampliamente compensados por la Gracia, y el Señor se dignará hacerte partícipe de su victoria, porque has tenido el valor y la determinación de luchar el bonum certamen a su lado. Qui non est mecum, contra me est, dice Nuestro Señor, et qui non colligit mecum, dispergit [Quien no está conmigo, está contra mí, y quien no recoge conmigo, desparrama]. Es significativo que esta afirmación lapidaria venga inmediatamente después de la perícopa del endemoniado, en la que se nos muestra la organización militar del diablo: Omne regnum in seipsum divisum desolabitur, et domus supra domum cadet. Si autem et Satanas in seipsum divisus est, quomodo stabit regnum ejus ? [Todo reino dividido contra sí mismo queda desolado, y cae casa tras casa. Si, pues, también Satanás está dividido contra sí mismo, ¿cómo va a subsistir su reino?].

Y también: Cum fortis armatus custodit atrium suum, in pace sunt ea quæ possidet. Si autem fortior eo superveniens vicerit eum, universa arma ejus auferet, in quibus confidebat, et spolia ejus distribuet [Cuando un hombre fuertemente armado custodia su corte, las cosas que posee están en paz. Pero si es más fuerte que él, y entra y lo vence, le quitará todas sus armas en que confiaba y repartirá su botín.].

Ciertamente, los hijos de las tinieblas son mucho más organizados y astutos que los hijos de la luz, pero es el Señor mismo quien nos exhorta a combinar la prudencia y la sencillez: Ecce ego mitto vos sicut oves in medio luporum. Estote ergo prudentes sicut serpentes, et simplices sicut columbæ [Miren que los envío como ovejas en medio de lobos. Por eso, sean prudentes como las serpientes y simpes como las palomas]. Esto no significa, por supuesto, que debamos comportarnos en forma deshonesta, sino que, por el contrario, no debemos hacer de la bondad de nuestros principios una coartada para actuar en forma ingenua o irresponsable. Que seamos pocos no debe ser visto como un defecto, si sabemos ser levadura en las masas.

En esta batalla espiritual contra fuerzas que parecen estar enormemente más organizadas que nosotros debemos elegir generosamente nuestro campo de batalla, ponernos del lado de nuestro Rey, a quien pertenece la victoria más segura; y colocarnos bajo el manto de la Santísima Virgen, Reina de las Victorias, a quien la Providencia ha dado el poder de aplastar la cabeza de la antigua Serpiente.

Nuestro adiestramiento comienza de rodillas, con la oración asidua, el rezo del Santo Rosario, la vida de Gracia, el alimento celestial de la Santísima Eucaristía, la asistencia a la Santa Misa, la penitencia y el ayuno. Un gimnasio espiritual, en el que podemos prepararnos para la batalla y fortalecernos en las Virtudes, para no ceder a los asaltos del Maligno. Este adiestramiento nuestro nos hará verdaderamente como la levadura de las masas, y los que se unan generosamente a ustedes, aunque sin compartir todo lo que ustedes creen y quieren, pronto se unirán también a ustedes también en la profesión de la única Fe, porque tendrán en ustedes un ejemplo y un modelo.

Fecit potentiam in brachio suo, dispersit superbos mente cordis sui. Deposuit potentes de sede, et exaltavit humiles [Desplegó la fuerza de su brazo, dispersó a los soberbios de corazón. Derribó a los poderosos de su trono y exaltó a los humildes.]. Muéstrense dignos de esta preciosa oportunidad, con la humildad de quien primero es consciente de su propia nada y de la omnipotencia de Dios. Porque es precisamente en la humildad que el Señor se complace en realizar grandes cosas. Y mañana, con la gracia de Dios, podremos cantar con Cristo nuestro Lætare.

+ Carlo Maria Viganò, Arzobispo

26 de marzo de 2022
Sábado de la 3ª Semana de Cuaresma

lunes, 11 de abril de 2022

UN NUEVO DÁCONO PARA LA SAJM

El 9 de abril, Sábado de Pasión, Su Excelencia Mons. Gerardo Zendejas confirió el diaconado a uno de nuestros subdiáconos en la capilla del Seminario SaN Luis María Grignion de Montfort (Francia). 

DEO GRATIAS !

VER TODAS LAS FOTOS ACÁ

sábado, 2 de abril de 2022

¡TRES NUEVOS SUBDIÁCONOS PARA LA SAJM!

Esta mañana, Monseñor Gerardo Zendejas (SAJM) ha conferido el Subdiaconado a tres seminaristas de la Sociedad de los Apóstoles de Jesús y María, en el curso de una misa pontifical celebrada en el Convento Dominico de Avrillé (Francia).

DEO GRATIAS !

VER TODAS LAS FOTOS ACÁ

domingo, 27 de marzo de 2022

MI CRISTO, ALMENDRO FLORIDO por Agnus Dei Prod

ACERCA DE LA CONSAGRACIÓN DE RUSIA AL CORAZÓN INMACULADO DE LA SMA. VIRGEN MARÍA

 Fuente de esta imagen: Adelante la Fe


Por el PADRE BERTRAND LABOUCHE

Grandes gracias están unidas a esta consagración, Nuestra Señora reveló a Sor Lucía. ¿Se ha hecho hasta ahora?

El 20 de julio de 1926, Lucía fue enviada al noviciado de Tuy, no lejos de la frontera portuguesa, para completar su postulantado. El 2 de octubre de 1926 recibió allí el velo, pasó allí sus dos años de noviciado y emitió la profesión el 3 de octubre de 1928. El 13 de junio de 1929, en este mismo convento, la Virgen vino a pedirle la Consagración de Rusia a su Inmaculado Corazón. Que Sor Lucía nos describa esta nueva y espléndida visión [1] :

Había pedido y obtenido permiso de mis Superiores y de mi confesor para hacer una Hora Santa, desde las once hasta la medianoche, en la noche del jueves al viernes. Encontrándome así sola, una noche... la única luz era la de la lámpara (del Santísimo Sacramento). De repente, toda la capilla se iluminó con una luz sobrenatural, y sobre el altar apareció una cruz de luz, que se elevaba hasta el techo. En una luz más brillante, vimos, en la parte superior de la cruz, la figura de un hombre, cuyo cuerpo vimos hasta el cinturón, sobre su pecho una paloma, igualmente luminosa y, clavada en la cruz, el cuerpo de otro hombre. Un poco por debajo del cinturón (de este), suspendido en el aire, se veía un cáliz y una gran hostia, sobre las cuales caían unas gotas de sangre, que brotaban sobre las mejillas del crucificado y de una herida en el pecho. Fluyendo sobre la hostia, estas gotas cayeron en el cáliz.

Bajo el brazo derecho de la cruz estaba Nuestra Señora; era Nuestra Señora de Fátima, con su Inmaculado Corazón en su mano izquierda, sin espada, ni rosas, pero con una corona de espinas y llamas.

Bajo el brazo izquierdo de la cruz, grandes letras, como de agua cristalina que habría corrido sobre el altar, formaban estas palabras: “Gracia y Misericordia”. Comprendí que se me había mostrado el misterio de la Santísima Trinidad y recibí luces sobre este misterio que no me está permitido revelar.

Entonces, Nuestra Señora me dijo: “Ha llegado el momento en que Dios le pide al Santo Padre que haga, en unión con todos los obispos del mundo, la consagración de Rusia a mi Inmaculado Corazón. Él promete salvarla por este medio. 

Son tantas las almas que la justicia de Dios condena por los pecados cometidos contra mí, que vengo a pedir reparación. Sacrifícate por esta intención y ora”.

Las condiciones de esta Consagración de Rusia son claras: que el Papa consagre a Rusia en particular y no al mundo en general y en unión, al menos moralmente, con los obispos de todo el mundo.

En varias ocasiones [2] , Sor Lucía recordó estas condiciones sine qua non.

·     Durante una entrevista con el P. Jongen, en Tuy, el 3 de febrero de 1946: “La Santísima Virgen pide la consagración de Rusia al Inmaculado Corazón de María, por el Papa, en unión con todos los obispos del mundo”. “¿No habló ella de la consagración del mundo? " "No".

·     El P. Mac Glynn, en febrero de 1947, escuchó a sor Lucía repetir con fuerza esta petición específica: “¡No! No! ¡No el mundo! ¡Rusia, Rusia!

·     Tras el acto de ofrenda realizado el 13 de mayo de 1982 por Juan Pablo II, la vidente señaló que Rusia no había sido objeto de la consagración. Ahora bien, Dios quería “la consagración de Rusia y de Rusia sola, sin ninguna añadidura”.

·     En carta dirigida al P. Umberto Pasquale, fechada el 13 de abril de 1980, escribe: “Nuestra Señora de Fátima, en su pedido, se refiere sólo a la consagración de Rusia”: “só se referece a consagração da Russia  ”, como puede leer a continuación:

 

·     En las dos cartas que escribe al P. Gonçalves, en mayo de 1930, sor Lucía especifica: “El Buen Dios promete poner fin a la persecución en Rusia, si el Santo Padre se digna hacerlo, y ordena [3 ] del mundo católico también a hacer un acto solemne y público de reparación y consagración de Rusia". 

Todavía escucho al querido e infatigable [4] Abbé Caillon decirme con emoción en la década de 1980: “¡No , no, Rusia todavía no está consagrada al Inmaculado Corazón de María  ”! ¡Reconocemos de todos modos que la realización de estas dos condiciones: la consagración de Rusia sola y la unión moral del Papa con los obispos, no exceden las fuerzas humanas! Sin embargo, el pedido de Nuestra Señora aún no se cumple, como lo demuestra este pequeño cuadro:



Debemos admitir, con el hermano François de Marie des Anges [5] , que la consagración hecha por Pío XII en 1942 no quedó sin frutos: "Es notable que los meses que siguieron a este acto solemne marcaron el verdadero punto de inflexión de la guerra que estaba llegando a su fin". Pero al mismo tiempo, el comunismo de Stalin ganaba poder y en 1945 varias naciones serían sus víctimas. 

En agosto de 1931, en Rianjo, Nuestro Señor dirigió estas terribles palabras a sor Lucía: "Haced saber a mis ministros, que siguiendo el ejemplo del Rey de Francia [6] , retrasando la ejecución de mi pedido, seguirán a él en la desgracia. El Santo Padre consagrará Rusia, pero será tarde.

Tal vez le venga a la mente una objeción, querido lector: ¿acaso Rusia no está ahora salvada del comunismo? ¿No se destruyó el Muro de Berlín? ¿No ha salido a la luz la práctica religiosa rusa? ¡Se dice que el presidente Putin sigue un retiro anual en un monasterio ortodoxo! ¡Ya no estamos en la época de Lenin o Stalin!

Sí, pero ¿Rusia es católica? ¿No permitió también la caída del Muro de Berlín que la decadencia occidental y las sectas protestantes penetraran en Rusia? 

Sin embargo, hay esperanza, porque en nuestros días ha aparecido en Rusia un poder fuerte, coherente y respetado, si no temido por otras naciones, que sólo puede favorecer los frutos maravillosos de la consagración de Rusia al Corazón Inmaculado como Nuestra Señora de ¡Fátima lo pidió! Entonces Rusia se convertirá oficialmente a la religión católica y se convertirá en una nación cristiana modelo. 

Cuando el P. Alonso interrogó a Sor Lucía sobre la palabra de Nuestro Señor de que el Papa consagrará Rusia pero será tarde, la vidente le dijo que "  la consagración de Rusia y también el triunfo final del Inmaculado Corazón de María que seguirá son absolutamente ciertos y se realizarán a pesar de todos los obstáculos  ”.

Fuente: Fátima, el mensaje para nuestro tiempo , ediciones de Chiré.

____________________________

1. Memorias , Anexo No. 2. [  ]

2. Hermano François de Marie des Anges: Fátima, alegría íntima, acontecimiento mundial – Edición CRC, 2ª edición revisada y corregida en diciembre de 1993. Citado por el Padre Fabrice Delestre en el sitio web La Porte Latine . [  ]

3. Esto puede significar que el Cielo daría la bienvenida a esta consagración incluso si la autoridad papal estuviera muy disminuida. [  ]

4. El lector se beneficiará de la obra del hermano François de Marie des Anges, op. cit ., que relata con qué perseverancia trabajó el Abbé Caillon por esta consagración, llegando incluso a entrar en contacto varias veces con el Papa. [  ]

5. Op.cit . pags. 250. [  ]

6. El 17 de junio de 1689, Luis XIV se negó a consagrar su reino al Sagrado Corazón de Jesús como le había pedido santa Margarita María en nombre de Nuestro Señor. Como observa el hermano François de Marie des Anges (op. cit. p. 217), el 17 de junio de 1789, exactamente un siglo después, el Tercer Estado insurgente se autoproclamó Asamblea Constituyente, derrocando así a la Monarquía. Este fue el comienzo de la Revolución Francesa con su doctrina de los Derechos del Hombre sin Dios y sus atrocidades contra la Iglesia…  [  ]       

https://laportelatine.org/spiritualite/apparitions/la-consecration-de-la-russie-au-coeur-immacule-de-marie

Fuente: Agenda Fátima


viernes, 25 de marzo de 2022

COMUNICADO DE LA FSSPX SOBRE EL ENCUENTRO ENTRE EL P. PAGLIARANI Y EL PAPA FRANCISCO



LA NEO-FSSPX PUBLICA ESTE COMUNICADO DESPUÉS DE CASI 50 DÍAS DE HABER TENIDO LUGAR ESA REUNIÓN. EXTRAÑA DEMORA. 
POR LO QUE SE LEE EN EL COMUNICADO, EL SUPERIOR GENERAL DE LA FRATERNIDAD FUE A DAR SEGURIDADES AL DEMOLEDOR FRANCISCO ACERCA DE QUE LA NUEVA FSSPX YA NO REPRESENTA NINGÚN PELIGRO SERIO PARA LA ROMA LIBERAL, MODERNISTA Y APÓSTATA.


Declaración oficial

El martes 8 de febrero de 2022, Don Davide Pagliarani, Superior General de la Fraternidad San Pío X, viajó a Roma. En esta ocasión hubo un encuentro personal con el Papa Francisco, quien lo recibió en audiencia privada durante cerca de media hora.

La conversación informal fue muy cortés (esto se aclara por si algún iluso queda en la FSSPX que hubiera esperado que el P. Pagliarani formulara algún tipo de reclamo o hiciera alguna clase de corrección fraterna al Papa) y le dio al Superior General la oportunidad de presentarse al Santo Padre, a quien se reunía por primera vez. Este encuentro permitió evidenciar que la Hermandad no tiene otro fin que servir a la Iglesia en medio de la crisis actual. El Padre Pagliarani tuvo la oportunidad de dejar claro al Papa que todo lo que hace la Fraternidad tiene en mente sólo este servicio. (Se usa el típico lenguaje doble, ambiguo y diplomático de la Neo-FSSPX. Estas palabras deben ser entendidas por los conciliares como una afirmación de que la Fraternidad por fin maduró y ha enfundado la espada que imprudentemente blandió en los tiempos de los ímpetus juveniles, mientras que los miembros de la Fraternidad y los fieles que todavía son antiliberales, deben entender lo contrario: que "nada ha cambiado en la FSSPX" respecto de las relaciones con Roma, que la Fraternidad sigue siendo "un ejército en orden de batalla" contra "los anticristos de Roma", como decía Mons. Lefebvre) Naturalmente, también se intercambiaron buenos recuerdos de Argentina. (Maravilloso)

Esta visita del Superior General al Santo Padre correspondía a un deseo acariciado desde hacía mucho tiempo, pero que lamentablemente no ha podido realizarse durante mucho tiempo debido a las circunstancias de los últimos meses. 

¡No dejemos de orar por las autoridades eclesiásticas y especialmente por el Papa! ¡Que por estas oraciones la Tradición recupere todos sus derechos en la Iglesia, para que el mayor número posible de almas se beneficien y trabajen en su salvación eterna! (Vuelve a repetirse la cantinela liberal esa de que se aspira a que "la Tradición recupere sus derechos". La FSSPX de Mons. Lefebvre hablaba claro y exigía "la conversión de Roma")

martes, 22 de marzo de 2022

TEXTO DE CONSAGRACIÓN QUE SE USARÁ EL 25 DE MARZO


Breve comentario:

1. Ante todo se debe decir que con este texto no se obedece con sencillez a la Santísima Virgen, pues se intenta algo más amplio que consagrar Rusia: "nosotros solemnemente encomendamos y consagramos a tu Corazón inmaculado nuestras personas, la Iglesia y la humanidad entera, de manera especial Rusia y Ucrania. (...) te consagramos el futuro de toda la familia humana, las necesidades y las aspiraciones de los pueblos, las angustias y las esperanzas del mundo." ¿Pero esto es desobedecer a la Madre de Dios? Dios sabe. 

2. Lo segundo que se debe decir es que estamos ante un texto contaminado con ideas pacifistas, ecologistas, mundialistas, etc.; que son ajenas a la doctrina católica y propias del liberalismo imperante en el mundo y en la Iglesia. 

3. Hay omisiones importantes. Por ejemplo, no hay ninguna mención al Vaticano II ni a la horrorosa crisis por la que actualmente atraviesa la Iglesia, causada principalmente por ese concilio. Tampoco se menciona Fátima ni una sola vez, pero, en cambio, se cita a Nuestra Señora de Guadalupe. Se echa igualmente de menos una referencia explícita al crimen atroz del aborto, tan extendido en estos tiempos de apostasía y tan radicalmente contrario a la paz verdadera. Etc. 

4. Al terminar de leer el texto, uno queda con la impresión de que lo que se pretende con esta consagración es que se vuelva al "mundo feliz" que había hasta el día anterior al inicio de "la guerra de Putin". Pero la verdad es que la paz del mundo apóstata que existió hasta el comienzo de la guerra (probablemente justa) de Rusia contra Ucrania, era una paz de muertos. No se dice ni una sola palabra sobre el Reinado de Cristo, único capaz de dar la paz verdadera a la humanidad. 

Por lo que creemos que sólo Dios sabe si este acto de consagración va a  ser aceptado o no por el Cielo. Pero nosotros, pecadores, también lo sabremos... por lo que suceda una vez efectuada esta consagración. 


Oh María, Madre de Dios y Madre nuestra, nosotros, en esta hora de tribulación, recurrimos a ti. Tú eres nuestra Madre, nos amas y nos conoces, nada de lo que nos preocupa se te oculta. Madre de misericordia, muchas veces hemos experimentado tu ternura providente, tu presencia que nos devuelve la paz, porque tú siempre nos llevas a Jesús, Príncipe de la paz.

Nosotros hemos perdido la senda de la paz. Hemos olvidado la lección de las tragedias del siglo pasado, el sacrificio de millones de caídos en las guerras mundiales. Hemos desatendido los compromisos asumidos como Comunidad de Naciones y estamos traicionando los sueños de paz de los pueblos y las esperanzas de los jóvenes.

Nos hemos enfermado de avidez, nos hemos encerrado en intereses nacionalistas, nos hemos dejado endurecer por la indiferencia y paralizar por el egoísmo. Hemos preferido ignorar a Dios, convivir con nuestras falsedades, alimentar la agresividad, suprimir vidas y acumular armas, olvidándonos de que somos custodios de nuestro prójimo y de nuestra casa común.

Hemos destrozado con la guerra el jardín de la tierra, hemos herido con el pecado el corazón de nuestro Padre, que nos quiere hermanos y hermanas. Nos hemos vuelto indiferentes a todos y a todo, menos a nosotros mismos. Y con vergüenza decimos: perdónanos, Señor.

En la miseria del pecado, en nuestros cansancios y fragilidades, en el misterio de la iniquidad del mal y de la guerra, tú, Madre Santa, nos recuerdas que Dios no nos abandona, sino que continúa mirándonos con amor, deseoso de perdonarnos y levantarnos de nuevo. Es Él quien te ha entregado a nosotros y ha puesto en tu Corazón inmaculado un refugio para la Iglesia y para la humanidad. Por su bondad divina estás con nosotros, e incluso en las vicisitudes más adversas de la historia nos conduces con ternura.

Por eso recurrimos a ti, llamamos a la puerta de tu Corazón, nosotros, tus hijos queridos que no te cansas jamás de visitar e invitar a la conversión.

En esta hora oscura, ven a socorrernos y consolarnos. Repite a cada uno de nosotros: «¿Acaso no estoy yo aquí, que soy tu Madre?». Tú sabes cómo desatar los enredos de nuestro corazón y los nudos de nuestro tiempo. Ponemos nuestra confianza en ti. Estamos seguros de que tú, sobre todo en estos momentos de prueba, no desprecias nuestras súplicas y acudes en nuestro auxilio.

Así lo hiciste en Caná de Galilea, cuando apresuraste la hora de la intervención de Jesús e introdujiste su primer signo en el mundo. Cuando la fiesta se había convertido en tristeza le dijiste: «No tienen vino» (Jn 2,3).

Repíteselo otra vez a Dios, oh Madre, porque hoy hemos terminado el vino de la esperanza, se ha desvanecido la alegría, se ha aguado la fraternidad. Hemos perdido la humanidad, hemos estropeado la paz. Nos hemos vuelto capaces de todo tipo de violencia y destrucción. Necesitamos urgentemente tu ayuda materna.

Acoge, oh Madre, nuestra súplica.

Tú, estrella del mar, no nos dejes naufragar en la tormenta de la guerra.

Tú, arca de la nueva alianza, inspira proyectos y caminos de reconciliación.

Tú, «tierra del Cielo», vuelve a traer la armonía de Dios al mundo.

Extingue el odio, aplaca la venganza, enséñanos a perdonar.

Líbranos de la guerra, preserva al mundo de la amenaza nuclear.

Reina del Rosario, despierta en nosotros la necesidad de orar y de amar.

Reina de la familia humana, muestra a los pueblos la senda de la fraternidad.

Reina de la paz, obtén para el mundo la paz.

Que tu llanto, oh Madre, conmueva nuestros corazones endurecidos. Que las lágrimas que has derramado por nosotros hagan florecer este valle que nuestro odio ha secado. Y mientras el ruido de las armas no enmudece, que tu oración nos disponga a la paz.

Que tus manos maternas acaricien a los que sufren y huyen bajo el peso de las bombas. Que tu abrazo materno consuele a los que se ven obligados a dejar sus hogares y su país. Que tu Corazón afligido nos mueva a la compasión, nos impulse a abrir puertas y a hacernos cargo de la humanidad herida y descartada.

Santa Madre de Dios, mientras estabas al pie de la cruz, Jesús, viendo al discípulo junto a ti, te dijo: «Ahí tienes a tu hijo» (Jn 19,26), y así nos encomendó a ti. Después dijo al discípulo, a cada uno de nosotros: «Ahí tienes a tu madre» (v. 27).

Madre, queremos acogerte ahora en nuestra vida y en nuestra historia. En esta hora la humanidad, agotada y abrumada, está contigo al pie de la cruz. Y necesita encomendarse a ti, consagrarse a Cristo a través de ti.

El pueblo ucraniano y el pueblo ruso, que te veneran con amor, recurren a ti, mientras tu Corazón palpita por ellos y por todos los pueblos diezmados a causa de la guerra, el hambre, las injusticias y la miseria.

Por eso, Madre de Dios y nuestra, nosotros solemnemente encomendamos y consagramos a tu Corazón inmaculado nuestras personas, la Iglesia y la humanidad entera, de manera especial Rusia y Ucrania.

Acoge este acto nuestro que realizamos con confianza y amor, haz que cese la guerra, provee al mundo de paz. El «sí» que brotó de tu Corazón abrió las puertas de la historia al Príncipe de la paz; confiamos que, por medio de tu Corazón, la paz llegará.

A ti, pues, te consagramos el futuro de toda la familia humana, las necesidades y las aspiraciones de los pueblos, las angustias y las esperanzas del mundo.

Que a través de ti la divina Misericordia se derrame sobre la tierra, y el dulce latido de la paz vuelva a marcar nuestras jornadas. Mujer del sí, sobre la que descendió el Espíritu Santo, vuelve a traernos la armonía de Dios.

Tú que eres «fuente viva de esperanza», disipa la sequedad de nuestros corazones. Tú que has tejido la humanidad de Jesús, haz de nosotros constructores de comunión. Tú que has recorrido nuestros caminos, guíanos por sendas de paz. Amén.


Fuente: INFOCATÓLICA

domingo, 20 de marzo de 2022

¡UN NUEVO SACERDOTE PARA LA SAJM!

Ayer 19 de marzo, fiesta de San José, en el Monasterio de la Santa Cruz, Nova Friburgo, Brasil; Monseñor Tomás de Aquino OSB ordenó al Padre Deivid Nass SAJM. 

El P. Nass es brasileño y estudió en el seminario SAJM de Francia, donde recibió los cursos impartidos por los Padres Dominicos de Avrillé.

DEO GRATIAS !


martes, 15 de marzo de 2022

ANUNCIAN QUE EL PAPA CONSAGRARÁ RUSIA Y UCRANIA AL CORAZÓN INMACULADO DE LA SMA. VIRGEN MARÍA EL 25 DE MARZO



Varias dudas, como por ejemplo: 

¿Qué dirá el texto? Porque hay textos de "consagración" que no son ninguna verdadera consagración.

¿Se unirán los obispos del mundo? Si no, lo que la Virgen María pidió claramente no se cumple.
 
¿El hecho de agregar a Ucrania afecta al acto de consagración de alguna manera? 

Esto dijo la Santísima Virgen a Sor Lucía el 13 de junio de 1929: "Ha llegado el momento en que Dios pide al Santo Padre que realice, en unión con todos los Obispos del mundo, la consagración de Rusia a mi Inmaculado Corazón.”

jueves, 10 de marzo de 2022

EL PAPA DESTITUYE A UN OBISPO POR NO ACEPTAR LA IMPOSICIÓN DE LA "OBLIGACIÓN MORAL" DE VACUNARSE CONTRA EL COVID


De la carta que sobre este hecho ha escrito Monseñor Aguer:

"Avanza implacable el progresismo que impone la Santa Sede, sin importarle que hace víctimas a hombres de Dios, cuya acción lleva a florecer la Iglesia. El obispo de Arecibo, Puerto Rico, Monseñor Daniel Fernández Torres, ha sido depuesto de su diócesis por defender la objeción de conciencia, ante la ridícula «obligación moral» de vacunarse, impuesta por la Santa Sede.

La Iglesia actual ya no se ocupa ni de Dios, ni del mandato de Cristo de evangelizar, sino solamente de imponer «nuevos paradigmas», y de adherir a los principios de un Nuevo orden Mundial, ajeno a la ley natural, y a la revelación cristiana. El caso de Mons. Fernández Torres es un ejemplo clarísimo de cómo la Iglesia marcha al revés de lo que debe ser su misión. No importa si la diócesis de Arecibo florecía en vocaciones, y el ejercicio pleno de lo que ha de ser la misión de la Iglesia. Un falso concepto de «sinodalidad» obliga a los buenos obispos a plegarse a los disparates que deciden las conferencias episcopales, o los grupúsculos oficialistas que adhieren a las nuevas posiciones de Roma." 


LEER CARTA DE MONS. HÉCTOR AGUER

LEER DECLARACIÓN DEL OBISPO DESTITUIDO, MONS. DANIEL FERNÁNEZ

miércoles, 9 de marzo de 2022

KIRILL, PATRIARCA DE MOSCÚ: LA GUERRA DE UCRANIA ES TAMBIÉN UNA GUERRA CONTRA EL PECADO DE SODOMÍA

Putin con Kirill

En su sermón del 6 de marzo, dijo: 

"Durante ocho años se intenta destruir lo que existe en el Donbass. Y en el Donbass hay un rechazo fundamental de los llamados valores que ofrecen hoy los que detentan el poder mundial. Existe una prueba de lealtad a ese poder, un salvoconducto al mundo del consumismo y de la falsa libertad; la prueba es muy simple y al mismo tiempo terrible: los desfiles gay”.

El jerarca asegura que este pecado se promueve en las llamadas “marchas del orgullo”, y si los países se oponen a las demandas de reconocer la homosexualidad como algo normal en la sociedad humana, entonces el pecado les es impuesto por la fuerza.

“Por lo tanto, lo que está sucediendo en las relaciones internacionales no es sólo de interés político. Se trata de algo diferente y mucho más importante que la política. Se trata de la salvación humana… Hay una verdadera guerra en torno a este tema hoy”, dijo el patriarca. 

“La guerra en Ucrania, entendida como una guerra contra los homosexuales, se está convirtiendo en una guerra santa”, dicen los críticos de Kirill.

Fuente

MONSEÑOR VIGANÓ HABLA SOBRE LA GUERRA DE UCRANIA


La providencia ha establecido quizás que es Moscú, la Tercera Roma, la que hoy asume ante el mundo el papel de κατέχον [katejon] (2 Tes 2, 6-7), de obstáculo escatológico al Anticristo. Si los errores del comunismo fueron difundidos por la Unión Soviética y terminaron imponiéndose incluso dentro de la Iglesia, Rusia y Ucrania hoy pueden jugar un papel histórico en la restauración de la Civilización Cristiana.

...las agencias de noticias, la política y las propias instituciones públicas dependen de un reducido número de grupos financieros pertenecientes a una oligarquía que, significativamente, está unida no sólo por el dinero y el poder, sino por la filiación ideológica que guía su acción e injerencia en la política de las naciones y del mundo entero. Esta oligarquía muestra sus tentáculos en la ONU, la OTAN, el Foro Económico Mundial, la Unión Europea y en instituciones “filantrópicas” como la Open Society de George Soros y la Fundación Bill & Melinda Gates.

Llegamos entonces a la crisis de Ucrania, que nos es presentada como consecuencia de la arrogancia expansionista de Vladimir Putin hacia una nación independiente y democrática sobre la que pretende reclamar absurdos derechos. Se dice que el “belicista Putin” está masacrando a la población indefensa que se ha levantado valientemente para defender el suelo de su patria, las fronteras sagradas de su nación y las libertades violadas de los ciudadanos. Se dice, por eso, que la Unión Europea y Estados Unidos, “defensores de la democracia”, no pueden no intervenir a través de la OTAN para restaurar la independencia de Ucrania, expulsar al “invasor” y garantizar la paz. Se dice que los pueblos del mundo deberían formar un frente común contra la “arrogancia del tirano”, imponiendo sanciones a la Federación Rusa y enviando soldados, armas y ayuda económica al “pobre” presidente Zelenskyy, “héroe nacional” y “defensor” de su pueblo. Como prueba de la “violencia” de Putin, los medios de comunicación difunden imágenes de bombardeos, registros militares y destrucción, atribuyendo la responsabilidad a Rusia. 

En primer lugar, es necesario recordar los hechos, que no mienten y no son susceptibles de alteración. Y los hechos, por más irritantes que sean de recordar a quienes intentan censurarlos, nos dicen que desde la caída del Muro de Berlín, Estados Unidos ha extendido su esfera de influencia política y militar a casi todos los estados satélites de la antigua Unión Soviética. Unión, incluso recientemente, agregando a la OTAN Polonia, la República Checa y Hungría (1999); Estonia, Letonia, Lituania, Eslovenia, Eslovaquia, Bulgaria y Rumania (2004); Albania y Croacia (2009); Montenegro (2017); y Macedonia del Norte (2020). La Organización del Tratado del Atlántico Norte se está preparando para expandirse a Ucrania, Georgia, Bosnia y Herzegovina y Serbia. 

Considerar la posible expansión de la OTAN en Ucrania, sin pensar que despertará las protestas legítimas de Rusia, es nada menos que desconcertante, especialmente teniendo en cuanta el hecho de que en 1991 la OTAN se comprometió con el Kremlin a no expandirse más. No solo eso: a finales de 2021, Der Spiegel publicó borradores de un tratado con Estados Unidos y un acuerdo con la OTAN sobre garantías de seguridad. Moscú exigió garantías legales de sus socios occidentales que evitarían que la OTAN se expandiera más hacia el este mediante la incorporación de Ucrania a la alianza y también el establecimiento de bases militares en los países postsoviéticos. Las propuestas también contenían una cláusula sobre el no despliegue de armas ofensivas por parte de la OTAN cerca de las fronteras de Rusia y sobre el retiro de las fuerzas de la OTAN en Europa del Este a sus posiciones de 1997. 

En 2013, luego de que el gobierno del presidente Viktor Yanukovych decidiera suspender el acuerdo de asociación entre Ucrania y la Unión Europea y estrechar las relaciones económicas con Rusia, comenzaron una serie de manifestaciones de protesta conocidas como Euromaidan , que duraron varios meses y culminaron en la revolución que derrocó a Yanukovych y condujo a la instalación de un nuevo gobierno. Fue una operación patrocinada por George Soros, como le dijo con franqueza a CNN: “He tenido una fundación en Ucrania desde antes de que se independizara de Rusia; esta fundación (...) ha jugado un papel decisivo en los acontecimientos de hoy”

¿Y por qué nos escandalizamos hoy por una intervención rusa en Ucrania, cuando la OTAN hizo lo mismo en Yugoslavia (1991), Kosovo (1999), Afganistán (2001), Irak (2003), y en Libia y Siria (2011), sin que nadie ponga objeciones? Sin mencionar que en los últimos diez años Israel ha atacado repetidamente objetivos militares en Siria, Irán y Líbano para evitar la creación de un frente armado hostil en su frontera norte y, sin embargo, ninguna nación ha propuesto imponer sanciones a Tel Aviv.

Es desalentador ver con qué hipocresía la Unión Europea y Estados Unidos -Bruselas y Washington- están brindando su apoyo incondicional al presidente Zelensky, cuyo gobierno desde hace ocho años continúa persiguiendo impunemente a los ucranianos de habla rusa, por a quienes incluso les está prohibido hablar en su propio idioma (...) Y es escandaloso que guarden silencio sobre el uso de civiles como escudos humanos por parte del ejército ucraniano, que coloca sistemas antiaéreos dentro de centros poblados, hospitales, escuelas y guarderías precisamente para que su destrucción pueda causar muertes entre la población.

Los principales medios de comunicación tienen cuidado de no mostrar imágenes de soldados rusos ayudando a los civiles a alcanzar posiciones seguras u organizando corredores humanitarios, a los que disparan las milicias ucranianas. Así como también se calla sobre ajustes de cuentas, masacres, violencias y robos por parte de grupos de la población civil, a quienes Zelensky ha dado armas: los videos que se pueden ver en internet dan una idea del clima de guerra civil que se vive. (...) A esto se suman también los presos liberados para ser reclutados en el Ejército y también los voluntarios de la legión extranjera: una masa de fanáticos sin reglas y sin formación que contribuirá a empeorar la situación, haciéndola inmanejable. 

Es evidente que el pueblo ucraniano, más allá de las cuestiones que la diplomacia pueda resolver, es víctima del mismo golpe de Estado global que están realizando potencias supranacionales que pretenden, no la paz entre las naciones, sino el establecimiento de la tiranía del Nuevo Orden mundial. Hace solo unos días, la parlamentaria ucraniana Kira Rudik le dijo a Fox News, mientras sostenía un kalashnikov: “Sabemos que no solo estamos luchando por Ucrania, sino también por el Nuevo Orden Mundial”.

Las violaciones de derechos humanos en Ucrania y los crímenes de las milicias neonazis denunciados reiteradamente por Putin no encontraron solución política porque fueron planificados y fomentados por la élite globalista, con la colaboración de la Unión Europea, la OTAN y el deep state estadounidense.

Si hay un aspecto positivo que cada uno de nosotros podemos reconocer en esta crisis es que ha revelado el horror de la tiranía globalista, su cinismo despiadado, su capacidad de destruir y aniquilar todo lo que toca. No son los ucranianos los que deben entrar en la Unión Europea o en la OTAN, son las demás naciones las que deben finalmente ser sacudidas por el orgullo y el coraje de salir de ellas, sacudiéndose este detestable yugo y redescubriendo su propia independencia, soberanía, identidad, y fe.

Que quede claro: el Nuevo Orden no es un destino ineludible, y puede ser subvertido y denunciado, si los pueblos del mundo se dan cuenta de que han sido engañados y estafados por una oligarquía de criminales claramente identificables, que un día tendrán que responda por esas sanciones y esos bloqueos de fondos que hoy aplican impunemente a todo aquel que no doble la rodilla ante ellos.

La crisis ruso-ucraniana no estalló repentinamente hace un mes. Ha sido preparado y fomentado durante mucho tiempo, ciertamente a partir del golpe blanco de 2014 que deseaba el estado profundo estadounidense en clave antirrusa. Así lo demuestra, entre otros hechos incontestables, el entrenamiento del Batallón Azov por parte de la CIA “para matar rusos”, forzando la CIA a revocar la enmienda que prohibía la ayuda al batallón hecha por el Congreso en 2015. Las intervenciones hechas por Joe y Hunter Biden han ido en la misma dirección. Por lo tanto, hay evidencia de premeditación a largo plazo, consistente con la implacable expansión de la OTAN hacia el Este. La revolución de colores de Euromaidan, así como el establecimiento de un gobierno pro-OTAN compuesto por homines novi entrenados por el Foro Económico Mundial y George Soros, tenía la intención de crear las condiciones para la subordinación de Ucrania al bloque de la OTAN, quitándolo de la influencia de la Federación Rusa. Para ello, la acción subversiva de las ONG del filántropo húngaro, apoyadas en la propaganda mediática, ha silenciado los crímenes de las organizaciones paramilitares neonazis, financiadas por los mismos que patrocinan a Zelensky.

Los Estados Unidos de América y los Estados europeos no deben marginar a Rusia, sino forjar una alianza con ella (...) con miras a la reconstrucción de una civilización cristiana, que es la única que puede salvar el mundo del monstruo transhumanista tecno-sanitario y globalista.

[Esta entrada está hecha con extractos de l texto completo que puede leerse acá]