English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

jueves, 23 de mayo de 2019

ACTAS DEL CAPITULO GENERAL DE LA FSSPX, DE JULIO DE 2018



´
Publicamos un extracto de las actas del capítulo general de la FSSPX de julio de 2018, y en el que, entre otras cosas, se eligió al nuevo superior general.
En síntesis:
·       El documento es un intento de justificar, con un falso espíritu sobrenatural, la nueva actitud de la FSSPX respecto de Roma, actitud que contradice lo resuelto en el capítulo del año 2006 y el pensamiento definitivo de Mons. Lefebvre acerca de las relaciones con la Roma dominada por liberales y modernistas. De hecho, en evidente orden según una lógica acuerdista, el texto comienza con consideraciones “piadosas” acerca de la caridad con los enemigos, y termina hablando de la prelatura personal.
·       Con el mérito de este texto y con lo que hasta ahora se ha visto del nuevo gobierno de la Fraternidad, se puede concluir que la diferencia, en cuanto a la deriva liberal, entre las administraciones de Mons. Fellay y del P. Pagliarani, radica sólo en que la velocidad de caída es menor con éste que con aquél. 

Nuestros comentarios aparecen en color rojo.


Fraternidad Sacerdotal de San Pío X

EXTRACTO DE LAS ACTAS DEL CAPÍTULO


RELACIONES CON ROMA


1. La cuestión romana. Directiva

"Que en todo momento irradien amor fraterno, ya sea por el que ya es tu hermano o por tu enemigo, para que a fuerza de amor lo hagas tu hermano." (San Agustín, Comentarios a la primera epístola de San Juan a los Partos, tratado 10, 7).

1. La misión de la Fraternidad es la de formar sacerdotes y contribuir a la santificación del clero. En la medida en que cada uno de sus miembros se esfuerce en cumplirla, el "sueño de Dakar" de Mons. Lefebvre, nuestro venerado fundador, se vuelve realidad: la solución a la crisis de la Iglesia, su renovación y la restauración de la cristiandad a través del reinado de Nuestro Señor Jesucristo. [La Neo-FSSPX acostumbra interpretar así el “sueño de Dakar”: en la actual crisis de la Iglesia, la prioridad es formar un clero centrado en la liturgia tradicional o, dicho de otro, modo: lo primero y esencial hoy no es la batalla doctrinal, sino la conservación de la liturgia y la recuperación de una espiritualidad no combativa que, según la Neo-FSSPX, era la de Mons. Lefebvre. Sobre esto, leer acá

2. Por la gloria de Dios y el amor a la Iglesia, tenemos el deber estricto de seguir denunciando los errores para iluminar a las almas perdidas: "Veritatem autem facientes in caritate" (Ef 4,15). [Es verdad que la Neo-FSSPX (todavía) sigue denunciando errores, aunque cada vez más débilmente. Sin embargo, también hay que reconocer que, desde el 2012 a lo menos, ella teme, y cada vez más, denunciar a los autores de esos errores, especialmente al Papa Francisco; incumpliendo, con ello, otro deber estricto. Y ya que hablamos de deberes estrictos, conviene recordar a la Neo-FSSPX, una vez más, esas palabras olvidadas y prohibidas de Mons. Lefebvre en su último libro, Itinerario Espiritual: "Es un deber estricto, para todo sacerdote que quiera permanecer católico, el separarse de esta iglesia conciliar, en tanto que ella no regrese a la tradición del Magisterio de la Iglesia y de la fe católica.”]

En efecto, estamos asistiendo a la realización de las últimas consecuencias de los principios enseñados por el Concilio Vaticano II, a saber, la destrucción del orden natural, porque la adoración del hombre conduce a la destrucción del hombre.

En esta situación, no podemos en modo alguno escapar de la misión que la Divina Providencia nos ha confiado.

A medida que más y más personas están tomando conciencia de la crisis y sus causas, la Fraternidad, fiel a la Tradición y a su gracia particular, puede iluminarlas y ayudarlas. [Pudo, pero la verdad es que FSSPX ha desechado la gran oportunidad histórica de atraer adeptos a la Tradición que se ha presentado, desde el 2013, con la terrible demolición bergogliana. ¿Por qué ha desaprovechado la Fraternidad la ocasión de asumir el liderazgo de todos los que reaccionan varonilmente contra los errores y escándalos de Francisco? Por tener como prioritario el logro de un acuerdo con Roma]

Por eso el espíritu de reconquista y de combate de la fe, el resplandor del espíritu católico debe seguir animándonos, siguiendo el consejo de san Agustín de odiar el pecado y amar al pecador. [La FSSPX cree ahora, como todos los liberales, que el ataque resuelto y frontal contra a los autores de los males que azotan a la Iglesia, implicaría una falta de caridad. Como sucede con todos los católicos liberales, la FSSPX se ha vuelto contradictoria: por un lado declara que quiere combatir por Cristo, pero por otro teme acometer, como en los primeros tiempos de su historia, a los enemigos de Cristo. Y entonces su “combate” va quedando progresivamente confinado al plano académico y de las abstracciones. “No basta, pues, ladearse para evitar el tiro, no; lo primero y más eficaz es dejar inhabilitado al tirador. Así, conviene (…) desautorizar y desacreditar en algunos casos su persona. Sí, su persona, que este es el elemento principal del combate, como el artillero es el elemento principal de la artillería, no la bomba, ni la pólvora, ni el cañón. Se le pueden, pues, en ciertos casos sacar en público sus infamias, ridiculizar sus costumbres, cubrir de ignominia su nombre y apellido (…) Sólo debe tenerse en cuenta no poner la mentira al servicio de la justicia. (…) Los mismos Santos Padres que hemos citado prueban esta tesis. Aún los títulos de sus obras dicen claramente que, al combatir las herejías, el primer tiro procuraban dirigirlo a los heresiarcas. Casi todos los títulos de las obras de San Agustín se dirigen al nombre del autor de la herejía: Contra Fortunatum manichoeum; Adversus Adamanctum; Contra Felicem; Contra Secundinum; Quis fuerit Petilianus; De gestis Pelagii; Quis fuerit Julianus, etc. De suerte que casi toda la polémica del grande Agustín fue personal, agresiva, biográfica, por decirlo así, tanto como doctrinal; cuerpo a cuerpo con el hereje tanto como contra la herejía. Y así podríamos decir de todos los Santos Padres. ¿De dónde ha sacado, pues, el Liberalismo, la novedad de que al combatir los errores se debe prescindir de las personas, y aun mimarlas y acariciarlas? Aténgase a lo que le enseña sobre esto la tradición cristiana, y déjenos a los ultramontanos defender la fe como se ha defendido siempre en la Iglesia de Dios. ¡Que hiera la espada del polemista católico, que hiera y que vaya derecha al corazón; que esta es la única manera real y eficaz de combatir!” (P. Sardá y Salvany, El Liberalismo es Pecado)]

3. En esta batalla, nos enfrentamos a dos frentes:

- Por un lado, a los hombres de Iglesia hostiles a cualquier retorno a la Tradición. Desgraciadamente, ocupan puestos de autoridad y son los más numerosos. En este frente nuestra actitud debe ser firme, sin compromisos ni concesiones.
- Por otro lado, a un número creciente de personas benévolas con la Tradición y que comprenden, a menudo todavía de manera muy imperfecta, la problemática de la crisis y sus raíces filosóficas y teológicas. A los obispos, sacerdotes, religiosos, simples fieles, así como a los miembros de las comunidades Ecclesia Dei tomados individualmente; debemos mostrar, como buenos samaritanos, una actitud caritativa y paciente; ayudarles en su camino no significa en modo alguno justificar sus deficiencias obvias. [1) Bueno sería preguntar a alguno de los jefes de la Neo-FSSPX, en cuál de los dos grupos pone al Papa. 2) La actitud de la FSSPX con Mons. Huonder (a quien la Fraternidad debe considerar como parte del segundo grupo) -entre otros ejemplos- es la del buen samaritano? Es, más bien, la de las vírgenes necias de otra parábola, pues este prelado liberal pretende -según sus propias palabras, las de su vocero, las del Card. Müller y otros- ser el buen samaritano que auxilie a la FSSPX, que la ayude a salir de su “irregularidad” integrándola a la estructura conciliar]. 

Nuestra respuesta a estos dos frentes distintos parte de la misma fuente: “lgnem veni mittere in terram et quid volo nisi ut accendatur” (Lc. 12, 49).

Esta actitud no es una contradicción ni una falta de lógica: “Per caritatem arguebat errantes, ut corrigerentur; per caritatem pro lapidantibus orabat, ne punirentu…; et quem habuit in terram persecutorem, in coelo meruit habere consortem”.1 (San Fulgencio) [De nuevo los escrúpulos -si no hay que suponer algo mucho peor- en cuanto a combatir a las personas responsables de herejías, errores y escándalos; y de nuevo la justificación basada en una concepción de la caridad propia de liberales. “Los propagadores y fautores de herejías han sido en todos tiempos llamados herejes como  autores de ellas. Y como la herejía ha sido siempre considerada en la Iglesia como gravísimo mal, a tales fautores y propagadores ha llamado siempre la Iglesia malos y malvados. Regístrense las colecciones de los autores eclesiásticos. Véase cómo trataron los Apóstoles a los primeros heresiarcas, y cómo siguieron tratándolos los Santos Padres, cómo los han seguido tratando los modernos controversistas y la misma Iglesia en su lenguaje oficial. No hay, pues, falta de caridad en llamar a lo malo, malo; a los autores, fautores y seguidores de lo malo, malvados; y al conjunto de todos sus actos, palabras y escritos, iniquidad, maldad, perversidad. El lobo fue llamado siempre lobo a secas, y nunca se creyó hacer mala obra al rebaño ni a su dueño con llamarle y apostrofarle así.” Cita del P. Sardá y Salvany en la misma obra]

4. Al Superior general pertenece el pleno derecho de decidir la oportunidad de los contactos con la Santa Sede. Le corresponde, con prudencia y cuando llegue la hora dictada por la Divina Providencia, tomar en consideración una modificación del estatuto canónico, sin perjuicio de la convocatoria previa de un Capítulo.

La Fraternidad es una obra de la Iglesia. Por lo tanto, no tiene ningún acuerdo por concluir con el Santo Padre. [Notable ambigüedad: es verdad que un verdadero católico no hace acuerdos con un Papa normal, sino que simplemente obedece. Pero el caso es que la Neo-FSSPX -aunque no quiera usar la palabra “acuerdo”- está dispuesta a concluir un acuerdo, bajo determinadas condiciones, con un Papa liberal y modernista, lo cual constituye una traición a su fundador y -mucho peor y en último término- a la fe, a la Iglesia, al mismo Cristo] Sin embargo, cuando llegue el momento, los verdaderos derechos de la Fraternidad [¿y qué hay de los Derechos de Cristo?] serán reconocidos y codificados canónicamente. [Nótese que se considera como cosa segura o cierta un mero deseo o aspiración. Como si la FSSPX gozara de algún especial don de indefectibilidad]  Por eso se invita a los miembros de la Fraternidad a hablar más precisamente de una normalización, un reconocimiento, una solución o modificación del estatuto canónico, o una renovación de nuestra aprobación canónica. [Eufemismos útiles para la autojustificación de una gran traición]

5. Es a través de nuestro espíritu de fe y de fidelidad a nuestro deber de estado que trabajamos en la edificación espiritual de la Fraternidad y, con ello, para el bien de la Iglesia. Nuestro venerado Fundador lo expresó de la siguiente manera:

"La única solución para la renovación de la Iglesia y del cristianismo está no sólo en transmitir el auténtico sacerdocio, no sólo en la sana doctrina aprobada por la Iglesia; sino el espíritu profundo e inmutable del sacerdocio católico y el espíritu cristiano ligado esencialmente a la gran oración de Nuestro Señor expresada eternamente en su Sacrificio de la Cruz. (Esto es) designar los caminos de la verdadera santificación del sacerdote de acuerdo con los principios fundamentales de la doctrina católica de la santificación cristiana y sacerdotal". (Itinerario Espiritual, Prefacio). [¿Y qué hay de la cita prohibida del mismo libro Itinerario Espiritual?]

Hoec est victoria qui vincit mundum, Fides nostra. (1 Jn 5, 4)

Con respecto a las delegaciones matrimoniales y a la carta de la Comisión Pontificia Ecclesia Dei a los Ordinarios de las Conferencias Episcopales competentes, respecto a los permisos para la celebración de matrimonios de fieles de la Fraternidad San Pío X, de fecha 27 de marzo de 2017 y publicada el 4 de abril de 2017.

Directiva:

1. Esta carta, que trata sin ambigüedades de los matrimonios de la Fraternidad Sacerdotal de San Pío X, no cambia la dramática situación en la que se encuentra la Iglesia, ni el análisis que la Fraternidad ha hecho siempre de ellos.

Sin embargo, esta carta, de carácter disciplinario, escrita desde el punto de vista de la jerarquía, es susceptible de causar problemas entre nosotros. 

En efecto, aunque explícitamente no se hace cuestión acerca de la validez de los matrimonios, el argumento principal de la carta se basa en una pretendida irregularidad de los sacerdotes de la Fraternidad San Pío X. Aunque hubiera una irregularidad, esta no sería, según la ley, un argumento para negarse a dar una delegación matrimonial.

2. Importa precisar que la recepción de los consentimientos matrimoniales no es un acto de jurisdicción, sino sólo el acto del testigo calificado que es el sacerdote con la delegación del Ordinario. [En cuanto a que la actuación en la celebración del matrimonio del testigo calificado (sacerdote), no es acto jurisdiccional; hay que aclarar que esa afirmación no corresponde ni a la ley canónica ni al dictamen unánime de los canonistas, sino “la opinión más común”, como dice Cance en la obra citada por la FSSPX en la nota n° 2 de este documento (n° 389, p. 576)]

La presencia de este testigo es necesaria para la validez del sacramento del matrimonio según la disposición del Concilio de Trento (decreto Tametsi). El uso de la delegación aplica esta disposición tradicional y corresponde al espíritu de la Iglesia, pero sin someterse al Código de Derecho Canónico de 1983 o al nuevo espíritu que transmite. [¿Y qué hay de la intromisión del clero conciliar en la vida de la FSSPX, permitida por ella misma desde que Mons. Fellay hizo aceptación irrestricta o incondicional, el 4 de abril de 2017, de la carta de Comisión Pontificia Ecclesia Dei sobre los matrimonios?] Por lo tanto, donde la delegación del Ordinario puede ser recibida y ejercida sin dificultad [falso supuesto, a no ser que se quiera creer que peligro para la fe que supone la intervención del clero modernista, no es algún tipo de “dificultad”], todo sacerdote de la Fraternidad debe hacer uso de ella. [“Debe”. Es una orden terminante, quede claro; pero es una orden que un sacerdote católico no está obligado a obedecer]

3. Si un Ordinario creara una situación objetiva de "grave incommodum" 2, situación que debe ser constatada por el Superior del Distrito, se recurriría a la forma extraordinaria. [Del “estado de necesidad general en la Iglesia” a la “incomodidad grave creada por un Ordinario”… Vaya cambio de la FSSPX. «Esta actitud dramática de las autoridades eclesiales conlleva sin duda alguna un estado de necesidad para el fiel. En efecto, hay no solamente un grave inconveniente sino un peligro real al poner su salvación entre las manos de pastores imbuidos de este espíritu “adúltero”, nocivo tanto para la fe como para la moral. No tenemos otra opción más que protegernos de tales autoridades, porque ellas “están en una situación de incoherencia y de contradicción permanente” y porque “mientras que este equívoco no sea disipado, los desastres se multiplicarán en la Iglesia”. Nosotros vivimos en unas circunstancias donde la verdadera obediencia reclama desobedecer, pues “es necesario obedecer a Dios antes que a los hombres” (Hechos 5, 29). Hasta que el equívoco de las autoridades eclesiásticas no sea disipado, persistirá igualmente el grave inconveniente previsto por el canon 1098, y se justifica la celebración de matrimonios según la forma extraordinaria.]» (de la Carta de los Decanos de la FSSPX y Superiores de Congregaciones de Francia)] 

4. Los sacerdotes tienen la obligación de instruir a los prometidos en cuanto a que cualquier problema que pueda surgir en su matrimonio debe ser tratado por la Fraternidad San Pío X. [¿La FSSPX sigue o no sigue reservándose el derecho exclusivo a juzgar las causas matrimoniales? Dada la redacción ambigua, queda la duda al respecto]


2. Documentos romanos. Recordatorio

El Superior general tiene el poder de solicitar a sacerdotes de su elección, si lo considera oportuno, que puedan realizar rápidamente un primer análisis de los documentos procedentes de Roma, antes de proceder a una evaluación más profunda. Sin embargo, es necesario subrayar a este respecto la nocividad de la precipitación; que cada Superior de Distrito haga todo lo posible para que lo comprendan los sacerdotes y a los fieles.


3. Prelatura personal. Consideración

En la hipótesis de una estructura jurídica propuesta por Roma, la Prelatura personal se adaptaría mejor a la realidad actual de la Fraternidad San Pío X. Se ultimaría una vez que la cuestión doctrinal se haya resuelto de una manera satisfactoria para la Tradición. [Grave ambigüedad: ¿qué hay que entender por solución “satisfactoria” para la Tradición? Noten los lectores que la FSSPX ya no habla de “conversión de Roma” o de “regreso de Roma a la fe”, sino de “solución satisfactoria para la Tradición”. ¡Ah! Pero “nada ha cambiado en la FSSPX”]

1. Esta Prelatura personal no cambiaría nuestra condición de sacerdotes seculares sin votos y viviendo en comunidad;

2. El fin de la Fraternidad y los medios ordenados para este fin, de acuerdo con nuestros Estatutos actuales, así como la espiritualidad, permanecerían inalterados; [La espiritualidad de la FSSPX ya está gravemente dañada por causa de su deriva liberal, y eso sólo puede empeorar cuando los modernistas conciliares la conviertan en una prelatura personal. Leer acá.] 

3. Se adaptaría a la situación de la Fraternidad San Pío X de acuerdo con lo que es hoy en día, es decir, una sociedad de sacerdotes extendida por todo el mundo y encargada de un cura animarum que no puede ser circunscrita a un territorio. La Prelatura se constituiría principalmente para tener en cuenta esta cura, gozando de la exención del Ordinario local, en la medida en que lo permita la constitución de la Iglesia. [Sobre el verdadero alcance de esa supuesta exención, leer el artículo La prelatura personal será el ataúd de la FSSPX. Sobre otros males graves que inevitablemente caerán sobre la FSSPX cuando ella sea convertida en una prelatura personal, leer la entrada Más sobre la prelatura personal]  

4. Esta Prelatura personal se erigiría por medio del más solemne de los documentos legales por los que la Iglesia legisla: una Constitución apostólica. [Lo que, para la FSSPX, no es garantía de ninguna defensa suficiente contra la Roma liberal, modernista y apóstata, contra la Roma ocupada por legiones de herejes, sodomitas y otros anticristos. Pero de esto la Fraternidad ahora prefiere no hablar... Estamos lejos de un lenguaje claro y simple, cada vez más lejos del sí si, no no de Cristo]


***
1.- San Fulgencio, sermón 3 para la fiesta de San Esteban, el 26 de diciembre, segundo nocturno: "Por caridad argumentaba contra los que erraban a fin de que se corrigieran; por la caridad rezaba por los que le apedreaban por temor a que fuesen castigados....; en cuanto al que tenía como perseguidor en la tierra, hacía méritos para tenerlo como hermano en el cielo.

2.-  El "grave incommodum" a que se refiere el Código (c. 1008; nc. 1116) puede consistir en cualquier dificultad notable que los futuros cónyuges tengan para presentarse ante el Ordinario, el Párroco o el sacerdote delegado. Puede referirse a la salud, los bienes materiales, la reputación, etc., o al uso de medios extraordinarios (Comentario de la BAC al c. 1098). “Este grave inconveniente existe si la celebración del matrimonio tiene como consecuencia un grave perjuicio, material o moral, para el bien común, para los futuros cónyuges o para uno de ellos, para una tercera persona, o incluso para el sacerdote competente.” Adrien Cance, Le Code de Droit canonique, Commentaire, t. II, París, Gabalda, 1951, n° 395, p. 582.




lunes, 20 de mayo de 2019

EL CABALLO DE TROYA

La agencia Zenit  informa:
El Papa Francisco aceptó la dimisión de Mons. Vitus Huonder, de 77 años, de su cargo de obispo de Chur, en Suiza, el 20 de mayo de 2019. Designó a Mons. Pierre Bürcher, de 73 años, como administrador apostólico de la diócesis, a la espera del nombramiento de un sucesor. Según la prensa suiza, Mons. Huonder se retirará al Instituto Sancta Maria de Wangs, perteneciente a la Fraternidad Sacerdotal de San Pío X (FSSPX), separada de Roma. Con su presencia quiere contribuir "a la unidad de la Iglesia".
Además, en una carta a los fieles de su diócesis, Monseñor Huonder, escribió: "Como ya se sabe, me instalaré en la Casa Sacerdotal del Instituto Santa María de Wangs, en el cantón de San Gallen. Este instituto pertenece a la Fraternidad Sacerdotal San Pío X. En línea con el Santo Padre Francisco, me comprometo a contribuir a la unidad de la Iglesia, no a marginar, sino a discernir, acompañar y ayudar a integrar".

DESGRACIA CONSUMADA



Comunicado conjunto de Monseñor Huonder y Padre Pagliarani


Este lunes 20 de mayo de 2019, el Papa Francisco relevó a Mons. Vitus Huonder de su cargo como Obispo de la Diócesis de Coira, nombrando un administrador en vista de la elección de su sucesor.

Según un deseo formulado desde hace mucho tiempo, Mons. Huonder se retira en una casa de la Fraternidad San Pío X. El único propósito de este obrar es consagrarse a la oración y al silencio, celebrar exclusivamente la Misa tradicional, y trabajar por la Tradición, único medio para la renovación de la Iglesia.

La Fraternidad San Pío X valora la valiente decisión de Mons. Huonder y se alegra de poder proporcionarle el marco espiritual y sacerdotal que tanto desea. Ojalá que este ejemplo sea imitado, para "restaurar todo en Cristo".

20 de mayo de 2019

Monseñor Vitus HUONDER 
Obispo emérito de Coira 

R. P. Davide PAGLIARANI
Superior general FSSPX

GRAN NOTICIA




Mañana 21 de mayo,  
el Presidente Bolsonaro 
(acompañado por el obispo Rifán)
CONSAGRARÁ BRASIL
AL CORAZÓN INMACULADO 
DE LA SANTÍSIMA VIRGEN MARÍA.

Deo gratias !

domingo, 19 de mayo de 2019

EL EDIFICIO DE MI FE




“¡Una catedral! A ella se parece todo el edificio de mi fe; de esta fe mía que es demasiado grande para una descripción detallada; y de cuyas distintas piedras sólo con gran esfuerzo puedo determinar las edades”.
G. K. Chesterton, “¿Por qué me convertí al catolicismo?”.


¡He allí un hombre que sabe lo que dice!

No dice que su fe sea grande porque sea orgulloso: recordemos que es el mismo hombre que dijo que “si tuviera que predicar un solo sermón, sería contra el orgullo”.

Lo dice para describir todo lo que la fe contiene, apreciable en una figura majestuosa. Porque eso tan grande que es la fe, puede ser representado por la catedral. La fe es esa montaña de portento en medio de la bajeza del mundo. La fe es eso extraordinario que el mundo desea abatir, y no pudiéndolo hacer, intenta corromper, quemar, vaciar o reconvertir.

La fe, como la catedral, es tradición, es verdad, es belleza, es santidad. Es asentimiento firme como la piedra, que estando afirmada en el suelo, mira de continuo al cielo.

La fe es eso que, aún sin los templos, puede sostenerse (recordemos el caso del Japón), pero cuya gran expresión es la vertical cruz plantada en la historia que da un mensaje a los cielos, a la tierra y al infierno. El templo puede vaciarse de la fe. La fe es lo que sostiene al templo. La fe, que hace que allí reine el Rey de Reyes y Señor de Señores.

No puede haber templos verdaderos sin la fe. Pero puede haber fe verdadera sin los templos de piedra: en las catacumbas adonde estamos siendo empujados.

Los enemigos de la Iglesia creen que destruyendo los templos, destruyen la fe.

Nuestra fe no depende de los templos, no depende de lo que vemos, sino de lo que no vemos.

Ello no nos lleva a un pietismo iconoclasta, a una religión sólo de interior, protestante o liberal.

Ello nos lleva a reconocer los templos por la fe.

Por eso decía Chesterton, inmediatamente antes del párrafo citado, lo siguiente:

Existe entre los hombres una curiosa especie de agnósticos, ávidos escudriñadores del arte, que averiguan con sumo cuidado todo lo que en una catedral es antiguo y todo lo que en ella es nuevo. Los católicos, por el contrario, otorgan más importancia al hecho de si la catedral ha sido reconstruida para volver a servir como lo que es, es decir, como catedral”.

La catedral de Notre-Dame será reconstruida para albergar aún más turistas y menos fieles. La Iglesia está tomada. Curiosidad y espectáculo habían desplazado la austera fe de los humildes. Ahora se sumará el culto ecuménico del Hombre, vándalo de la gloria del Dios Trino.

“Ellos tienen los templos, y nosotros la fe”, decía San Atanasio. Pero también tenemos la imagen, el símbolo, la figura. Figura de nuestra Santa Religión y de nuestro deber.

Todo esto nos lleva a las modestas actuales catacumbas, donde fortalecidos con el Santo Sacrificio de la Misa, podamos ser verdaderos templos del Dios vivo, templos del Espíritu Santo. Porque Dios quiere ser adorado en espíritu y en verdad. En el silencio medieval de nuestras capillas y nuestros aposentos, no en la ruidosa romería de mirones y fotógrafos de museo.

El alma del fiel es el templo más bello y sublime, la santidad preserva la magnificencia en todos los combates.

La catedral es grande, pero no gigante. Cuando sea convertida en obra de titanes, nada restará de la antigua fe de los mayores.

Quedarán entonces las más bellas, las más portentosas catedrales: las almas de los justos de los tiempos apocalípticos, cuyo fuego, en vez de destruir, construye.

La fe creció en las catacumbas, y nació al pie de una cruz.

Cuando nada nos quede, nos quedará el sacrificio. Siempre tendremos la cruz.

Hasta el tiempo sin tiempo de la Jerusalén celeste, para siempre, que arde de un fuego que calienta e ilumina pero no destruye.

Hasta entonces nos toca no bajar las banderas, y portar dentro del pecho el fuego sin el cual las catedrales son heridas de muerte, y el mundo entero se condena. 

Hierarjes.



HACIA LA REHABILITACIÓN DE LOS FARISEOS



El Papa, "en su discurso, destacó cómo la interpretación histórica ha fomentado una imagen negativa de los fariseos, a menudo sin fundamento en los Evangelios."

sábado, 18 de mayo de 2019

COMENTARIO ELEISON Número DCXVIII (618), 17 de mayo de 2019

Comentarios Eleison por su Excelencia Richard Williamson

¡El Brexit de Daniel!

Del sublime Daniel a la vergüenza terrenal de Gran Bretaña,
¡Rescata, oh Dios, rescata Tu Santo Nombre!
Si la pobre Inglaterra necesita urgentemente comprender en profundidad por qué Europa se está equivocando, para salvar a Gran Bretaña de seguir el Nuevo Orden Mundial, cuánto más necesitan los católicos entender en profundidad cómo y por qué su Iglesia se equivocó en el Vaticano II, para salvar al mundo entero de su alejamiento del único y verdadero Dios. En el Antiguo Testamento Dios mismo inspiró en Su profeta Daniel, exiliado lejos de casa por el Cautiverio de Babilonia (590–520 a.C.), una oración urgente de contrición por los pecados de los israelitas para que Dios perdonara a Su pueblo y le concediera restaurar la gloria de Su nombre permitiéndole que volviera a practicar una vez más Su santa religión en la ciudad santa de Jerusalén. No es difícil adaptar al Cautiverio de la Iglesia Católica en el siglo XXI la gran oración de Daniel (Capítulo IX):—
[4] Rogando pues al SEÑOR mi Dios, hice confesión y dije; “Ay Señor, Dios grande y temible, que guardas la alianza y la misericordia con los que Te aman y observan Tus mandamientos, [5] nosotros los Católicos hemos pecado, hemos cometido iniquidad, hemos sido malos y rebeldes y nos hemos apartado en el Vaticano II de Tus mandamientos y de Tus leyes; [6] no hemos escuchado a Tus siervos los Papas fieles que en Tu Nombre hablaron a nuestros presidentes, a nuestros gobernantes, a nuestros padres y a todo el pueblo Cristiano.
[7] Tuya es, Señor, la justicia, y nuestra la confusión del rostro, como sucede hoy, a los Católicos, a los habitantes de Roma y a toda la Iglesia a los que están cerca y a los que están lejos, en todas las tierras a donde los arrojaste a causa de las infidelidades que contra Ti cometieron. [8Oh Señor, nuestra es la confusión del rostro, y de nuestros presidentes, de nuestros príncipes y nuestros padres, pues hemos pecado contra Ti. [9Pero del Señor, nuestro Dios, son la misericordia y el perdón, porque nos hemos rebelado contra Él, [10y no hemos escuchado la voz del SEÑOR, nuestro Dios, para cumplir sus leyes, que Él puso delante de nosotros por medio de Sus siervos los Papas y Obispos fieles.
[11Toda la Cristiandad ha traspasado Tu ley y se ha apartado para no oír Tu voz. Por lo cual se ha derramado sobre los Católicos Conciliares la maldición y la execración que está escrita en la ley de Moisés (Levítico XXVI, Deuteronomio XXVIII), siervo de Dios, puesto que hemos prevaricado contra Él.
[12Por eso Él ejecutó la sentencia que había pronunciado contra nosotros, y contra nuestros jefes que nos gobernaron, trayendo sobre nosotros una calamidad tan grande, que nunca hubo debajo de todo el cielo cosa semejante a lo que se ha hecho por el Vaticano II. [13Todo este mal vino sobre nosotros conforme está escrito en la Ley de Moisés, más no hemos implorado al SEÑOR nuestro Dios para convertirnos de nuestras iniquidades y meditar en Tu Verdad. [14El SEÑOR veló sobre el mal y lo hizo venir sobre nosotros, porque justo es el Señor nuestro Dios en todas sus obras que ha hecho, pero nosotros no quisimos oír Su voz.
[15Ahora pues, oh Señor Dios nuestro, que con mano ponderosa sacaste a los Católicos del mundo impío, y te adquiriste el renombre que tienes hoy, hemos pecado, hemos cometido iniquidad. [16Oh Señor, según todas tus justicias, apártese, te ruego, Tu ira e indignación de Tu Iglesia y de tu santo monte, pues a raíz de nuestros pecados y de las iniquidades de los Padres del Concilio, la Iglesia Católica ha venido a ser epítome de inmoralidad de cuantos viven alrededor nuestro. [17Oye pues ahora, oh Dios nuestro, la oración de tu siervo, y sus súplicas, y por amor del Señor haz resplandecer tu rostro sobre tu Santuario devastado.
[18Inclina, Dios mío, Tu oído y escucha, abre Tus ojos y mira nuestras ruinas, y la Iglesia, sobre la cual ha sido invocado Tu Nombre pues derramamos nuestros ruegos ante Tu rostro, confiando, no en nuestras justicias, sino en Tus grandes misericordias [19¡Escucha SEÑOR! ¡Perdona SEÑOR! ¡Presta atención Señor, y obra! ¡No tardes, por amor de Ti, oh Dios mío!, porque Tu Iglesia y Tu pueblo son llamados por el nombre de Tu Hijo unigénito, Nuestro Señor Jesucristo”
Kyrie eleison.

viernes, 17 de mayo de 2019

ACERCA DEL SUPUESTO MILAGRO EUCARÍSTICO DE SOKÓLKA



Fuente (extracto)

El 12 de octubre de 2008, en la iglesia San Antonio de Sokolka, la  Misa de las 8:30 la celebró un joven vicario, Filip Zdrodowski. Durante la Comunión, a uno de los sacerdotes se le cayó la Hostia. El sacerdote ni siquiera se dio cuenta. Se lo dijo una mujer que estaba arrodillada cuando iba a recibir la Eucaristía. 
El sacerdote se quedó paralizado del susto y pensando que se había ensuciado, la metió en el vasculum, un pequeño recipiente plateado que contiene el agua que utilizan los sacerdotes para lavarse los dedos después de haber dado la Comunión. 
Al final de la Santa Misa, la sacristana, la Madre Julia Dubowska, cogió el vasculum con la Hostia y, para mayor seguridad, la metió en otro recipiente que luego encerró en la caja fuerte donde se guardaban los cálices. 
Una semana después, el domingo 19 de octubre, sobre las 8:00, la monja abrió la caja fuerte, encontró la Hostia prácticamente disuelta pero con extraños coágulos rojos. 
De inmediato convocó a los sacerdotes para mostrar lo que había descubierto. La Hostia se había disuelto prácticamente. Parte de la Hostia estaba unida a ese “extraño coágulo rojo”. 


Entonces el párroco de Sokolka se puso en contacto con la Curia Metropolitana de Bialystok. El Arzobispo Edward Ozorowski junto con el Canciller de la Curia, los sacerdotes y los doctores examinaron la Hostia y, desconcertados, decidieron esperar a que se desarrollaran los acontecimientos y observar. 
El 29 de octubre, el recipiente que contenía la Hostia se llevó a la capilla parroquial y se encerró en el sagrario; al día siguiente, a petición del Arzobispo, el P. Gniedziejko, la depositó sobre un corporal. El corporal se colocó en el sagrario. 
Con el paso del tiempo la Hostia “se fundió” con el corporal y “el coágulo” rojo se secó. Sólo entonces se interrogó a dos científicos de fama mundial y especialistas en anatomía patológica de la Universidad de Medicina de Bialystok. 


La Curia Metropolitana de Bialystok ha dejado esta declaración:   

«1.El 12 de octubre de 2008, una Hostia consagrada se le cayó de las manos al sacerdote mientras daba la Comunión. La recogió y la colocó en un recipiente lleno de agua en el sagrario. Después de la Misa el recipiente que contenía la Hostia se colocó en una caja fuerte que había en la sacristía. 
2. El 19 de octubre de 2008, cuando se abrió la caja fuerte, se pudo ver con claridad una mancha roja en la Hostia que se había caído, que a simple vista dio en seguida la impresión de que era una mancha de sangre.
3.El 29 de octubre de 2008, el recipiente que contenía la Hostia se trasladó al sagrario de la capilla de la casa parroquial. El día después, la Hostia se sacó del agua del recipiente y se colocó en un corporal dentro del sagrario. 
4. El 7 de enero de 2009  la muestra de la Hostia la extrajeron y examinaron por separado dos profesionales de histopatología de la Universidad de Medicina de Bialystok. Ellos han dejado la siguiente declaración común: “La muestra enviada para su examen parece tejido del miocardio. Según nuestra opinión , de todos los tejidos de los organismos vivos, es el que más se le parece”. 


5. La Comisión ha constatado que la Hostia analizada es la misma que se ha desplazado dela sacristía al sagrario dela capilla de la casa parroquial. No se ha detectado la intervención de terceros. 
6.El caso de Sokolka no se opone a la fe de la Iglesia, sino que la confirma».

 El Dr. Sulkowski y la Dra. Sobaniec-Łotowska

“Al principio estaba convencida de que se trataba de un coágulo”, ha dicho la Dra. Sobaniec-Łotowska. ¡Sin embargo la realidad era mucho más sorprendente! 
Los dos científicos de Bialystok, que para sus investigaciones independientes han utilizado los microscopios ópticos más modernos y el microscopio electrónico de transmisión, han llegado a la misma conclusión (el Dr. Sulkowski no sabía que la muestra que estaba analizando procedía de una Hostia): la muestra analizada no era ni un coágulo ni sangre… era un tejido muscular cardíaco humano aún vivo. Y, algo aún más increíble, era un músculo cardíaco con indicaciones típicas de la fase extrema anterior a la muerte. 
Sin embargo algunas personas, que no sólo nunca han analizado el material sino que ni siquiera lo han visto con sus propios ojos, han afirmado que el color rojo de la Hostia se debe a la prodigiosina, un pigmento rojo que produce la bacteria Serratia marcescens. “Obviamente esto es absurdo” han afirmado los especialistas de Bialystok, debido a que el material analizado corresponde al músculo cardíaco y no a una bacteria. 
Algunas acusaciones eran incluso más absurdas, como la que fomentó el grupo de los llamados “racionalistas” según los cuales el tejido analizado pertenecía a un hombre asesinado. Los doctores han reaccionado con una declaración en la que han expresado “una profunda indignación por el hecho de que la opinión pública fuera inducida a error debido a hipótesis pseudocientíficas falsas sobre el fenómeno analizado, sobre todo por parte de personas que ignoran los detalles correspondientes al análisis, no han tenido acceso al material analizado ni a la documentación recopilada y que a menudo no conocen ni siquiera las técnicas de análisis aplicadas”
La redacción del protocolo por parte de los dos científicos de Bialystok ha durado dos semanas. Cuando la Curia de Bialystok fue informada de los increíbles resultados de los análisis, puso en marcha una Comisión Eclesiástica especial convocada por el Arzobispo el 30 de marzo de 2009. Su labor consistía en examinar el milagro desde el punto de vista teológico y en escuchar a todos los que habían visto la Hostia o habían sido testigos de esos acontecimientos extraordinarios. La comisión también se ocupaba de disipar cualquier duda de mistificación y de constatar que nadie hubiese sustituido a escondidas la Hostia en el Sagrario. Los representantes de la comisión han interrogado a todos los testigos y han comprobado la veracidad de sus testimonios. La labor realizada por la Comisión Eclesiástica ha dado lugar a la siguiente declaración: “La Hostia de la que se ha extraído la muestra para el peritaje es la misma que se ha trasladado de la sacristía al sagrario de la capilla de la casa parroquial. No se ha constatado la intervención de personas ajenas”. Algo que por otro lado también excluyen categóricamente los dos científicos de Bialystok. No era posible que alguien hubiese depositado un fragmento de cuerpo humano en el sagrario. ¿Qué llevaba a pensarlo? Los fragmentos [normales] que formaban la Hostia estaban íntimamente interconectados con las fibras del tejido humano, penetraban uno en otro como si un fragmento de “pan” de repente se hubiera transformado en “cuerpo”. 
No es posible manipular un acontecimiento de este tipo. Nadie, absolutamente nadie, habría sido capaz de hacerlo. “Incluso los científicos de la NASA, que cuentan con las técnicas de análisis más modernas, no habrían sido capaces de recrear artificialmente algo parecido”, ha afirmado la Dra. Sobaniec-Łotowska, añadiendo que este hecho para ella ha tenido especial importancia. 

miércoles, 15 de mayo de 2019

NUEVA CAPILLA DE LA SAJM EN SUIZA

P. Alois Brühwiller SAJM

Mons. Williamson acaba de bendecir, en St. Gall, una capilla de la Resistencia construida y servida por el P. Brühwiller, sacerdote suizo que tuvo que abandonar la FSSPX a fin de permanecer fiel a la Iglesia, y se unió a la SAJM. 
El P. Brühwiller vive con otros dos sacerdotes en Riddes, Valais.
(Fuentes de estas informaciones y de las fotografías: acá y acá)




lunes, 13 de mayo de 2019

13 DE MAYO: ANIVERSARIO DE LAS APARICIONES DE LA SANTÍSIMA VIRGEN EN FÁTIMA

(imagen tomada de este interesante artículo)

Las apariciones de Fátima son la clave para entender todos los eventos del siglo 20 y todo lo que vivimos hasta hoy, sea en la esfera religiosa o política. 

Los problemas, las convulsiones y la decadencia sin precedentes de nuestro tiempo son las consecuencias directas del hecho de que los hombres de Iglesia no han querido cumplir con la petición de Nuestra Señora de Fátima:
Vendré a pedir la Consagración de Rusia a mi Inmaculado Corazón y los Cinco Primeros Sábados en reparación de los pecados, dijo Nuestra Señora el 13 de julio de 1917. Si atendieran Mis peticiones, Rusia se convertirá y habrá paz; si no esparcirá sus errores por el mundo, promoviendo guerras y persecuciones a la Iglesia.
La Revolución de Octubre de 1917 que se realizó inmediatamente después del pedido de Nuestra Señora de Fátima, no fue un simple golpe de estado para lograr un cambio de régimen. El objetivo de la Revolución fue especialmente “extender por todo el mundo las instituciones y los valores del ateísmo” (1) y la inmoralidad que sería su secuela (2).

Esta Revolución ocurrió precisamente durante la enorme conflagración de 1914-1918, que fue la primera Gran Guerra teniendo el objetivo de preparar el gobierno mundial. Esto es lo que constituye los errores de Rusia: la creación de una sociedad atea sin Nuestro Señor Jesucristo. Es el asalto supremo en contra del Reinado Social de Nuestro Señor. Y debemos admitir que estos errores se han extendido a todo el mundo. Ninguna nación ha sido preservada.

El único obstáculo efectivo para este plan era la Iglesia. Para proteger a la Iglesia y al mundo de este complot, la Virgen María pidió al Papa Pio XI en 1921, por medio de la hermana Lucía, consagrar Rusia a su Inmaculado Corazón. El Papa no creyó que este asunto valiera la pena. Diez años después Nuestro Señor se quejó con Sor Lucía:
Participa a Mis ministros que, en vista de que siguen el ejemplo del Rey de Francia, en la dilación de la ejecución de mi petición, también lo han de seguir en la aflicción (leer más sobre esto).
Fue efectivamente durante esos años que Moscú creó una organización para infiltrar seminarios y noviciados con agentes que tenían falsas vocaciones. Estos agentes lograron más tarde posiciones influyentes y trabajaron gradualmente para efectuar una nueva orientación en la Iglesia. Esto ha sido probado por un buen número de documentos. Habiendo ignorado el papa la protección que el Cielo ofrecía, la Iglesia se convirtió en el juguete de sus enemigos.

Durante el concilio Vaticano II, Moscú dobló el presupuesto asignado a la organización Pax, que fue uno de los principales agentes de la infiltración comunista en la Iglesia. Entre otras cosas, este grupo contribuyó a los ataques dirigidos a la Curia durante el concilio.

Por lo tanto no debemos sorprendernos que dos documentos principales pasaron en el concilio, y no sin oposición, estos fueron:

- El documento de la Libertad Religiosa, que aprueba la secularización de los Estados, es decir, ellos se convirtieron en Estados ateos, impidiendo el Reinado Social de Nuestro Señor y prohibiendo la constitución de naciones oficialmente Católicas;

- y el documento Nostra Aetate, que, junto con el decreto sobre el ecumenismo, llevó a lo que vemos hoy: hombres de Iglesia que abandonan las actividades misioneras para trabajar hacia la unión de todas las religiones para servir al gobierno mundial ateo y anticristiano. Pero este ecumenismo, que rechaza la conversión de los no católicos, lleva al indiferentismo religioso, y éste lleva a la apostasía y al ateísmo. Es lo que vemos ahora en todo el mundo.
_____________

1. P. Calmel, O.P., El Corazón Inmaculado de María y la paz del mundo Itinéraires 38, Dic. 1959, p. 24.
2. Debemos volver a leer la Encíclica Divini Redemptoris del Papa Pio XI sobre el comunismo ateo, marzo 19 de 1937.

Esta entrada ha sido hecha con textos extractados desde acá.