domingo, 21 de diciembre de 2014

EL ADMINISTRADOR DEL DINERO DE LA NEO-FSSPX Y EL “PODER DE LOS 72”


Maximiliano Krah se graduó recientemente del programa internacional de usureros que llevan a cabo conjuntamente la Escuela de Negocios de Columbia y la Escuela de Negocios de Londres. Un video de la ceremonia de graduación fue subido a Youtube. Allí se muestra a Oren Heiman, que está conectado con la Mossad, hablando ante los graduados. Maximiliano Krah está sentado en primera fila, el tercero desde la derecha de la pantalla, cuando la cámara enfoca a la audiencia.

Cuando el discurso llega a su clímax (min. 7:28), el señor Heiman implora a sus compañeros de clase que nunca olviden el “poder de los 72”:

“Antes de bajar de este glorioso podio, les pido, les imploro no olvidar la herramienta que se nos ha inculcado, la madre de todas las herramientas, la fuente de poder de los negocios globales, de influencia y de la habilidad de hacer el bien (sic) en el mundo. Nos hemos referido constantemente a esta herramienta como el poder de los 72”.

Cuál es el punto que el señor Heiman desea enfatizar tan fuertemente a sus compañeros “líderes futuros del mundo”. Cuando cortamos a través de la santurronería y el misticismo, vemos simplemente que él está hablando del poder del interés compuesto. El poder, ley o regla de los 72, como es llamado alternativamente, es una fórmula para calcular el tiempo que toma doblar el dinero por medio de una taza de interés dada.

Pero tal vez no debemos desdeñar completamente el misticismo, porque es evidente que hay mucho más que una simple ecuación matemática para esta gente. La clase está compuesta del simbólico número de 72 personas, la ceremonia se lleva a cabo en una capilla y el señor Heiman se refiere al “poder del 72” como “la madre de todas las herramientas”. Esto merece una mirada más de cerca.

Uno de los primeros registros del “poder de los 72” se escuentra en la Summa de Arithmetica del Fraile Franciscano del Renacimiento, ocultista y matemático, Luca Pacioli, cuyos escritos sobre la contabilidad de partida doble siguen siendo influyentes hoy en día y, por buenas razones, son vistos por muchos como el génesis del capitalismo moderno. Compañeros frailes protestaron en contra de Luca Pacioli “de acuerdo a lo que entendemos y vemos diariamente como un hombre que debe ser corregido”. En respuesta a la preocupación que tenían los frailes respecto a este pionero de nuestra presente cultura muerta, él fue designado como cabeza de su monasterio por el Superior General Franciscano.


Algo sobre este libro

Luca Pacioli es otra de las muchas figuras renacentistas en el cual la avaricia, las matemáticas y el ocultismo, se entrecruzan en una ideología que es la progenitora de nuestra época podrida.

Luca Pacioli creía que “todo lo que se manifiesta a lo largo del universo inferior y superior, todo esto debe estar necesariamente sujeto al número, peso y medida”, que casi no se distingue del ocultista de la corte de la Reina Isabel, John Dee, que creía que“Por los números se tiene una manera para la búsqueda y comprensión de todas las cosas que pueden ser conocidas”. Pero el ocultista católico Luca Pacioli infiltró este principio autista en la Cristiandad, 60 años antes que John Dee.

Estimado lector, bajo los fastuosos edificios y arte renacentista financiados por la usura, se esconde la más fría, inhumana,  impía filosofía materialista que no puede más que producir frutos podridos.

Esta idea de que Dios y Su creación pueden ser comprendidos y replicados completamente por las matemáticas, nos está llevando a la destrucción, y la “creación” de riqueza por medio de la usura, es la raíz de este mal.

Hay un cierto contingente de tradicionalistas tratando de resucitar los más podridos aspectos de lo oculto, el Catolicismo usurero renacentista. Cuidado.


Nota Syllabus:
El “Poder del 72” hace referencia también a una enseñanza de la kabbalah según la cual por la combinación de tres letras hebreas se obtienen 72 nombres de Dios, que representa para estos judíos una fuente de poder. Un muy difundido libro habla de esa enseñanza gnóstica.



Maximilian Krah, brazo derecho jurídico y financiero de Mons. Fellay.
(Etiquetas en la foto subida por Krah en instagram: vacaciones, relax, Dubai, el Palm Atlantis, fiestas, lujo, baño, jacuzzi)

HA SIDO ELIMINADO EL NACIMIENTO BENDECIDO POR MONS. FELLAY EN EL PARLAMENTO EUROPEO

Como era absolutamente previsible, los enemigos de Cristo que sin contrapeso dominan ese antro masónico llamado Parlamento Europeo, han eliminado rápidamente (a las 72 horas) el nacimiento bendecido por Mons. Fellay. 














DESDE EL MIN. 0,54 DEL VIDEO (ABAJO) SE MUESTRA CÓMO LOS RESTOS DEL NACIMIENTO SON ASPIRADOS




¿QUÉ PENSAR DEL MILENARISMO? Parte VI





"La teoría del milenarismo tuvo sus raíces en la literatura judía, obsesionada siempre con la idea de un Mesías reinando gloriosamente sobre la tierra" 


Cita del libro Le Sens Mystique de l’Apocalypse, por Dom Jean de Monléon OSB (*), Edit. Nouvelles, Paris, 1948, pags. 325-329 (hemos destacado ciertos pasajes en negrita):

El reino de los mil años

(...) el Anticristo tendrá la pretensión de imponer a sus súbditos un rito análogo al del bautismo, donde los nuevos cristianos son marcados en la frente con el sello de Jesucristo. Todos estos servidores permanecen fieles a Dios a pesar de la persecución, son muertos, es verdad, a los ojos de los hombres: pero, en realidad, habiendo franqueado las puertas del otro mundo, ellos encontraron, en la unión de su alma con su Creador, una vida nueva mucho más perfecta que la de aquí abajo. Y ellos reinaron mil años con Cristo.

Estas últimas palabras requieren algunas explicaciones, pues es por ellas que se introdujo la doctrina llamada del milenarismo; doctrina rechazada por la Iglesia desde hace siglos y que sin embargo ve, de vez en cuando, levantarse nuevos campeones a su favor, bajo el falaz pretexto que cuenta con la opinión favorable de varios Padres auténticamente ortodoxos. Sus partidarios, los milenaristas, llamados también quiliastas, sostienen que antes del día de la resurrección general, los justos retomarán sus cuerpos y  resucitados, reinarán mil años en esta tierra, en Jerusalén restaurada, con Cristo. Luego vendrá la segunda revuelta de Satanás, el combate supremo contra la Iglesia llevado a cabo por Gog y Magog, la aniquilación de los rebeldes por Dios, y finalmente la resurrección universal seguida del Juicio final. Habría así dos resurrecciones sucesivas, separadas por un intervalo de mil años: la de los mártires primero, luego el resto de la humanidad.

La teoría del milenarismo tuvo sus raíces en la literatura judía, obsesionada siempre con la idea de un Mesías reinando gloriosamente sobre la tierra. Retomada, en tiempos de San Juan, por el heresiarca Cerinto, es exacto que en los siglos II y III de la era cristiana, algunos Padres, y no los menores, lo adoptaron bajo formas diversas y más o menos atenuadas. Podemos citar entre ellos a San Justino, san Ireneo, Tertuliano, etc. …

Pero el parecer de estos escritores no puede de ninguna manera ser mirado como representativo de la creencia de la Iglesia: para que el testimonio de varios Padres pueda ser considerado como la expresión de la Tradición católica, es necesario, dicen los teólogos, “que no sea impugnado por otros”. Esta condición no existe en este caso: el mismo San Justino reconoció que la teoría milenarista estaba lejos de ser admitida por todos; Orígenes la reprobó y la trató de necedad judaica. San Jerónimo rompió deliberadamente con ella:

Nosotros no esperamos, escribió, con las fábulas que los judíos decoran con el nombre de tradiciones, que una Jerusalén de perlas y de oro desciendan del cielo; nosotros no nos someteremos de nuevo a la injuria de la circuncisión, a ofrecer carneros y toros como víctimas, y a dormir en la ociosidad del Sabbat. Hay demasiados de nosotros que han tomado en serio estas promesas, notablemente Tertuliano en su libro titulado De la esperanza de los fieles; Lactancio, en su séptimo libro de las Instituciones; el obispo Victoriano, de Pettau, en numerosas disertaciones y, últimamente, nuestro Sulpicio Severo en el diálogo al cual dio el nombre de Gallus. En cuanto a los Griegos, cito el primero y el último, Irineo y Apolinar.

San Agustín se pronunció en el mismo sentido: si al principio tiene ciertas dudas, enseguida lo vemos, en La Ciudad de Dios, condenar claramente el quiliasmo, y esta opinión es la que prevaleció a partir de entonces, tanto en Oriente como en Occidente, en la Iglesia. A partir del siglo IV, no encontramos ningún escritor católico digno de consideración, que defienda el milenarismo, y el parecer unánime de los teólogos, entre los más importantes hay que citar a Santo Tomás y San Buenaventura, lo desecha resueltamente.

Sin duda, en la Edad Media, escribe el Padre Allo, Joaquin de Fiore y su escuela enseñaron una doctrina que era una especie de milenarismo espiritual, pero que no hay que confundir con quiliasmo antiguo. Éste no perseveró más que en ciertos luteranos o en las oscuras sectas protestantes; muy raros son los exegetas católicos que se esfuerzan en renovarlo bajo una forma atenuada y conciliable con la ortodoxia. Aunque el quiliasmo no haya sido calificado como herejía, el parecer común de los teólogos de todas las escuelas ve allí una doctrina errónea a la que ciertas condiciones de los tiempos primitivos pudieron arrastrar a algunos antiguos Padres.

La expresión: Y ellos reinaron mil años con Cristo, debe entonces, como ya lo indicamos, entenderse en un sentido místico. Los mil años designan todo el período que comprende entre el día en que Cristo, por su Resurrección, abrió el reino de los cielos, franqueando las puertas con su Santísima Humanidad, hasta el día que, gracias a la resurrección general, los cuerpos de los elegidos entrarán a él. Pero las almas de los bienaventurados ya están allí, estrechamente unidas a Aquél que es su verdadera vida; ellas participan en la gloria de Cristo, ellas constituyen su corte, ellas reinan con Él.
(...) 
¿En qué consiste esta primera resurrección? En salir, por la penitencia, del estado de pecado, en apartarse de la muerte espiritual, a recobrar la vida de la gracia. Todos aquellos que sabrán tomar parte en ella y perseverar, serán un día bienaventurados y santos: bienaventurados porque ellos obtendrán la beatitud saliendo de este mundo; santos, porque ellos serán establecidos y confirmados en la gloria, de tal manera que la segunda muerte, es decir, la condenación eterna, no tendrá ningún poder sobre ellos. Ellos serán los sacerdotes de Dios y de Cristo, ellos ofrecerán sin cesar el sacrificio de alabanza a Dios autor de todo bien, y al mismo tiempo que a Cristo, obrero de nuestra Redención; y sus almas reinarán en el cielo con Él durante mil años, es decir: hasta el día en que sus cuerpos les serán devueltos.
_________________________________


(*) Otras obras del P. Monleón:

Le Cantique des Cantiques
La Fête du Christ-Roi
Les Patriarches (Histoire Sainte 1)
Moïse (Histoire Sainte 2)
Josué et les Juges (Histoire Sainte 3)
Le prophète Daniel (Histoire Sainte 4) 
Le roi David (Histoire Sainte 5)
Les instruments de la perfection (commentaire ascétique sur le chapitre IVe de la Règle de S. Benoît)
Commentaire sur le Prophète Jonas
Les noces de Cana
L’Oraison
Les XII degrés de l’humilité (commentaire ascétique sur le chapitre VIIe de la Règle de S. Benoît) 


sábado, 20 de diciembre de 2014

COMENTARIO ELEISON Número CCCLXXXVIII (388).- 20 de diciembre de 2014




Clamor del Salmista


En tiempos antiguos el Pueblo de Dios clamó por ayuda.
Cuanto más hoy en día ello necesita gritar.

La estación de la venida de Nuestro Señor entre nosotros es seguramente un momento adecuado para hacernos recordar cuanto necesitamos a Dios. Por supuesto siempre ha sido así. Antes de Cristo, Dios vino al cada vez más malvado mundo pagano, especialmente a los Israelitas con el Antiguo Testamento para preparar la venida de Su propio Hijo. Aquí sigue el Salmo 43, todo el cual aplica a ambos los Israelitas y los Católicos, los pueblos de Dios en el Antiguo y Nuevo Testamentos (Biblia de Monseñor Straubinger; títulos y paréntesis agregados):—

A. DIOS SOLÍA PROTEGER A SU PUEBLO.

1 Epigrafe: Al maestro de coro. De los hijos de Coré. Maskil 2 Oímos, oh Dios, con nuestros oídos, nos contaron nuestros padres, los prodigios que hiciste en sus días, en los días antiguos. 3 Tú, con tu mano, expulsando pueblos gentiles (paganos), los plantaste a ellos (nuestros Padres); destruyendo naciones (paganos), a ellos (nuestros Padres) los propagaste. 4 Pues no por su espada ocuparon (nuestros Padres) la tierra, ni su brazo les dio la victoria; fué tu diestra y tu brazo, y la luz de tu rostro; porque Tú los amabas. 5 Tú eres mi Rey, mi Dios, Tú, el que dió la victoria a Jacob. 6 Por Ti batimos a nuestros enemigos; y en nombre tuyo hollamos a los que se levantaron contra nosotros. 7 Porque no en mi arco puse mi confianza, ni me salvó mi espada, 8 sino que Tú nos has salvado de nuestros adversarios, y has confundido a los que nos odian. 9 En Dios nos gloriábamos cada día, y continuamente celebrábamos tu Nombre.

B. AHORA EL LOS HA RECHAZADO

10 Pero ahora Tú nos (Israelitas) has repelido y humillado; ya no sales, oh Dios, con nuestros ejércitos. 11 Nos hiciste ceder ante nuestros enemigos, y los que nos odian nos han saqueado como han querido. 12 Nos entregaste como ovejas destinadas al matadero, y nos desparramaste entre los gentiles. 13 Vendiste a tu pueblo sin precio, y no sacaste gran provecho de esa venta. 14 Nos hiciste el escarnio de nuestros vecinos, la irrisión y el ludibrio de los que nos rodean. 15 Nos convertiste en fábula de los gentiles, y recibimos de los pueblos meneos de cabeza. 16 Todo el día tengo ante los ojos mi ignominia, y la confusión cubre mi rostro, 17 a los gritos del que me insulta y me envilece, a la vista del enemigo, ávido de venganza.

C. CON TODO HEMOS SIDO FIELES

18 Todo esto ha venido sobre nosotros, mas no nos hemos olvidado de Ti, ni hemos quebrantado el pacto (Mosaico) hecho contigo. 19 No volvió atrás nuestro corazón, ni nuestro paso se apartó de tu camino, 20 cuando nos aplastaste en un lugar de chacales y nos cubriste con sombras de muerte. 21 Si nos hubiéramos olvidado del nombre de nuestro Dios, extendiendo nuestras manos a un Dios extraño, 22 ¿no lo habría averiguado Dios, Él, que conoce los secretos del corazón?

D. OH DIOS ¡ VEN EN NUESTRA AYUDA!

23 Mas por tu causa somos ahora carneados cada día, tenidos como ovejas de matadero. 24 Despierta, Señor. ¿Por qué duermes? Levántate; no nos deseches para siempre. 25 ¿Por qué ocultas tu rostro? ¿Te olvidas de nuestra miseria y de nuestra presión? 26 Agobiada hasta el polvo está nuestra alma, y nuestro cuerpo pegado a la tierra. 27 ¡Levántate en nuestro auxilio, líbranos por tu piedad! (fin del Salmo 43)

En otras palabras, hubo un tiempo cuando Dios elevó Su Iglesia Católica a grandes alturas. Pero hoy en día se está haciendo el hazmerreir del mundo, al punto que uno puede casi estar avergonzado de ser un Católico. Sin embargo, hay todavía Católicos fieles. Oh Dios, ¡ven en su ayuda!, Oh Dios¡ven en nuestra ayuda!

Kyrie eleison.



SÁBADO MARIANO: NO OLVIDE REZAR EL ROSARIO.-


viernes, 19 de diciembre de 2014

¿QUÉ PENSAR DEL MILENARISMO? Parte V



DEL SENTIDO DE LA PALABRA "REINO" EN EL PADRENUESTRO, SEGÚN SANTO TOMÁS DE AQUINO





Fuente: Stat veritas


SANTO TOMAS DE AQUINO: "EL PADRENUESTRO y EL AVEMARÍA COMENTADOS"



Segunda Petición VENGA A NOS TU REINO


Como está dicho, el Espíritu Santo hace que amemos, deseemos y pidamos rectamente. 

Y primeramente causa en nosotros el temor por el que tratamos de que sea santificado el nombre de Dios.

Otro don es el don de piedad. La piedad es propiamente un afecto tierno y devoto al Padre, y también a todo hombre que se halle en la miseria.

Como Dios es ciertamente nuestro Padre, no solamente debemos reverenciarlo y temerlo, sino que también debemos tenerle un amor tierno y delicado. Y este afecto es el que nos hace pedir que venga el reino de Dios. Tit 2, 12-13: "Vivamos en este siglo con piedad y justicia, aguardando la feliz esperanza y la manifestación de la gloria del gran Dios".

Mas se podría preguntar: El reino de Dios siempre ha existido: ¿por qué pues pedimos que venga?

Debemos responder que esto puede entenderse de tres maneras.

A) En primer lugar porque algunas veces un rey tiene tan sólo el derecho del reino o del señorío; y sin embargo aún no se declara el dominio de ese mismo reino porque la gente del reino aún no se le sujeta. Luego su reinado o dominio se declarará cuando la gente del reino se le sujete.

Ahora bien, por sí mismo y por su naturaleza Dios es el Señor de todo. Dan 7, 14: "A Él se le dio el poder, el honor y el reino". Es necesario, por lo tanto, que todo le esté sometido. Pero esto no se ha realizado aún, sino que se realizará al fin del mundo. 1 Cor 15, 25: "Él debe reinar hasta que ponga a todos sus enemigos a sus pies". Por lo cual pedimos y decimos: "Venga a nos tu reino".

Y esto lo pedimos en cuanto a tres cosas: que los pecadores se conviertan y sean salvados por la gracia de Dios; que los pecadores sean castigados en la vida presente para su conversión para que escapen el castigo eterno;  que los pecadores contumaces en impenitencia final sean castigados; y la muerte destruida.

Porque los hombres están sometidos a Cristo de dos maneras: o voluntariamente, o a la fuerza. Como, en efecto, la voluntad de Dios es de tal manera eficaz que se tiene que cumplir totalmente y Dios quiere que todas las cosas se le sometan a Cristo, una de esas dos maneras será necesaria: o sea, que o el hombre haga la voluntad de Dios sometiéndose uno a sus mandatos, y esto es lo que hacen los justos; o que Dios haga con todos su propia voluntad castigándolos, y esto hará con los pecadores y con sus enemigos. Lo cual será en el fin del mundo. Salmo 109, 1: cuando "ponga a tus enemigos de escabel de tus pies".

Por lo cual les es dado a los santos (los justos que viven en el estado de gracia santificante) el pedir que venga el reino de Dios, o sea, que se le sometan aquéllos totalmente.

Mas para los pecadores contumaces es algo horrible, porque el pedir que venga el reino de Dios no es sino que por voluntad de Dios se les someta a los suplicios. Amos 5, 18: "¡ Ay de los [pecadores] que ansían el día del Señor!".

Pero con esto se destruirá la muerte. En efecto, como Cristo es la vida, en su reino no puede existir la muerte, que es lo contrario de la vida. Por lo cual se dice en 1 Cor 15, 26: "El último enemigo en ser destruido será la muerte".

Y esto ocurrirá en la resurrección. Fil 3, 21: "Transformará nuestro vil cuerpo en un cuerpo semejante al suyo glorioso".

B) En segundo lugar el reino de los cielos se llama gloria del paraíso. Ni es de admirar, porque reino no significa sino gobierno. Y se da el mejor gobierno donde nada hay contra la voluntad del gobernante. Ahora bien, la voluntad de Dios es la salvación de los hombres, porque El quiere que [todos] los hombres se salven (cf. 1 Tim 2, 4). Y esto será principalmente en el paraíso, donde no habrá nada contrario a la salvación de los hombres.

Mt 13, 41: "Los ángeles quitarán de su reino todos los escándalos". Mas en este mundo hay muchas cosas contrarias a la salvación de los hombres. Así es que cuando pedimos "Venga a nos tu reino" oramos para ser partícipes del reino celestial y de la gloria del paraíso.

Y este reino es sobremanera deseable por tres motivos. Primeramente por la soberana justicia que en él hay. Isaías 60, 21: "Tu pueblo: todos justos". Y si bien aquí los malos están mezclados con los buenos, allá no habrá ningún malo y ningún pecador.

También por su perfectísima libertad. Pues aquí no existe la libertad, aunque todos naturalmente la desean; pero allá habrá libertad plena contra toda clase de esclavitud. Rom 8, 21: "La criatura misma será liberada [de la esclavitud] de la corrupción". Y no sólo serán todos libres sino que también serán reyes: Apoc 5, 10: "Nos hiciste reyes para nuestro Dios".

La razón de ello es que todos tendrán la misma voluntad con Dios; y Dios querrá todo lo que los santos quieran, y éstos lo que Dios quiera: de modo que al hacerse la voluntad de Dios se hará la de ellos. Y por lo mismo todos reinarán, pues se hará la voluntad de todos, y el Señor será la corona de todos. Isaías 28, 5: "En aquel día el Señor de los ejércitos será corona de gloria y diadema de gozo para el resto de su pueblo".

También por su maravillosa plenitud [de bienes]. Isaías 64, 4: "Ningún ojo ha visto, sino sólo Tú, oh Dios, lo que has preparado para los que te están aguardando".
Salmo 102, 5: "El es el que sacia con sus bienes tus deseos".

Y adviértase que el hombre hallará todo en solo Dios más excelentemente y más perfectamente que todo cuanto encuentre en el mundo. Si buscas el deleite, el supremo deleite encontrarás en Dios; si riquezas, en El encontrarás toda la abundancia que da su razón de ser a las riquezas; y así en cuanto a lo demás. Dice San Agustín en sus Confesiones: "Cuando el alma fornica alejándose de ti, fuera de ti busca las cosas puras y límpidas que no encuentra sino cuando vuelve a ti".

C) El tercer motivo [de pedir a Dios que venga su reino] es que algunas veces reina en este mundo el pecado. Y esto ocurre cuando el hombre está de tal manera dispuesto que sigue inmediatamente y hasta el final su inclinación al pecado. Dice el Apóstol en Rom 6, 12: "Que no reine, pues, el pecado en vuestro cuerpo mortal"; sino que Dios debe reinar en tu corazón. Isaías 7, 7: "Sión, reinará tu Dios". Y esto ocurre cuando está presto a obedecer a Dios y a observar todos sus mandamientos.

Así es que cuando pedimos que venga el reino de Dios, pedimos que no reine en nosotros el pecado, sino Dios.

Por esta misma petición llegaremos a la bienaventuranza, de la que se dice en Mt 5, 4: "Bienaventurados los mansos". En efecto, según laprimera explicación [del "venga a nos tu reino"], por desear el hombre que Dios sea el Señor de todos, no se
venga de la injuria que se le infiera, sino que se la deja a Dios. Porque si te vengaras, no desearías que viniese su reino.

Y según la segunda explicación, si esperas su reino, o sea, la gloria del paraíso, no debes preocuparte si pierdes los bienes de este mundo.

Asimismo según la tercera explicación, si pides que Dios reine en ti y su Cristo, como El fue mansísimo, también tú debes ser manso. Mt 11, 29: "Aprended de Mí
que soy manso". Hebr 10, 34: "Con alegría aceptasteis el despojo de vuestros bienes".
______________________________________

Para el mayor teólogo de todos los tiempos, la palabra "reino" del Padrenuestro nunca se relaciona con el supuesto reino milenario de Cristo. 
El reinado de Cristo visible por mil años en la tierra es una idea incompatible con la teología de Santo Tomás de Aquino.

NEO-FSSPX: COMUNICADO ACERCA DE LAS REUNIONES "INFORMALES"


COMUNICADO DE MÉNZINGEN ACERCA DEL ENCUENTRO "INFORMAL" CON EL CARD. BRANDMULLER, EL 5 DE DICIEMBRE





DICI (Hemos destacado parte del texto en color rojo)


Alemania: encuentro informal con el cardenal Brandmuller


El 5 de diciembre de 2014, el cardenal Walter Brandmuller, presidente emérito del Comité pontifical de ciencias históricas, se reunió con Monseñor Bernard Fellay, Superior general de la FSSPX, acompañado de varios sacerdotes. La reunión se llevó a cabo en el Seminario Herz Jesu de Zaitzkofen, en Baviera.

Este encuentro tuvo lugar tras la reunión del 23 de septiembre de 2014 en Roma, donde de común acuerdo se decidió continuar las discusiones doctrinales “en un marco amplio y menos formal que el de los precedentes intercambios”. Su tema fue el concilio y su autoridad magisterial. 

La finalidad de estas discusiones es hacer conocer mejor la Fraternidad y las obras de la Tradición ante las autoridades de la Iglesia, exponiendo las graves objeciones y los puntos de divergencia que permanecen en lo que concierne al concilio Vaticano II y sus reformas. En esta perspectiva, se prevén otras dos reuniones en los próximos meses, una en el seminario Santo Cura de Ars en Flavigny (Francia), el otro en el seminario Santo Tomás de Aquino de Winona (USA).



Otra reunión "informal".

jueves, 18 de diciembre de 2014

ACERCA DE LA CONSAGRACIÓN DE RUSIA AL CORAZÓN INMACULADO Parte IV

MONS. LEFEBVRE Y LA CONSAGRACIÓN DE RUSIA AL CORAZÓN INMACULADO DE MARÍA




Monseñor Lefebvre siempre pensó que la Consagración de Rusia debía realizarse:

La Santísima Virgen desea que Rusia sea consagrada a su Corazón Inmaculado. ¿Por qué? Para que su hijo reine en Rusia. Para que el reinado de Nuestro Señor Jesucristo regrese a ese país que ahora está entregado a Satanás, el instrumento de Satanás para destruir el reinado de Nuestro Señor Jesucristo en toda la humanidad, en el mundo entero. Entonces la Santísima Virgen, Ella, que aplasta la cabeza de la Serpiente, Ella, que lucha contra Satanás, sabe que es allí que hay que traer la bendición de Dios. Es por eso que Ella pidió que Rusia sea consagrada a su Corazón Inmaculado. Ella quiere ser la Reina de Rusia, para hacer reinar allí a su Hijo.  Sermón, Pascua, 22 de abril de 1984.

Y con el objetivo de poner fin a este asalto infernal, ¿no convendría obedecer el deseo explícito de la Virgen María en Fátima, de consagrar nominalmente a Rusia a su Corazón Inmaculado? Carta de Mons. Lefebvre al Card. Ratzinger, 17 abril 1985.

Si los obispos con el papa consagran Rusia a la Virgen Santísima de Fátima -al Inmaculado Corazón de María- ellos temen que los comunistas se pongan furiosos. Y ahora, con el ecumenismo, ellos quieren ser amigos de los comunistas, y es muy difícil ser amigos de los comunistas y hacer la consagración. El papa tiene miedo. Tiene miedo. Entrevista a Mons. Lefebvre, 27 de abril de 1986 en St. Michael's Mission, Atlanta.

María pidió que el papa y todos los obispos que consagraran el mundo, y más particularmente Rusia, a su Corazón Inmaculado y al Corazón de Jesús. No lo hacen. Se niegan a hacer lo que María pide. Hay una verdadera oposición a la Virgen María porque la Virgen María no es ecuménica. Sermón 14 mayo de 1989, Pentecostés.


CONSAGRACIÓN DE RUSIA AL CORAZÓN INMACULADO DE MARÍA, REALIZADA POR MONS. LEFEBVRE EN FÁTIMA EL 27 DE AGOSTO DE 1987


En agosto de 1987, al ver que la crisis de la Iglesia no cesaba de agravarse en castigo por la desobediencia de la jerarquía, Monseñor Lefebvre fue en peregrinación a Fátima con sus principales colaboradores. El día 27, después de la Misa celebrada ante 2000 fieles, el fundador de la FSSPX hizo la siguiente consagración de Rusia al Corazón Inmaculado de María: 

Prosternados al pie de vuestro trono de gracia, oh Reina del Santísimo Rosario, nos proponemos cumplir, en cuanto está de nuestra parte, los pedidos que has expresado al venir hace 70 años apareciéndote a nosotros sobre esta tierra.

Los abominables pecados del mundo, las persecuciones dirigidas contra la Iglesia de Jesucristo, más todavía, la apostasía de las naciones y de las almas cristianas, y, finalmente, el olvido por parte de la mayoría de los hombres de tu maternidad de gracia destrozan tu Corazón doloroso e Inmaculado, tan unido en su Compasión a los sufrimientos del Sagrado Corazón de tu divino Hijo.

Con el fin de reparar tantos crímenes, Tú has pedido el establecimiento de la devoción reparadora a tu Corazón Inmaculado. Con la finalidad de detener los flagelos de Dios que has predicho, te constituiste en la mensajera del Altísimo para requerir del Vicario de Jesucristo, unido a todos los Obispos del mundo, la consagración de Rusia a tu Corazón Inmaculado. Desgraciadamente, no han tenido en cuenta todavía tu mensaje.

Por esto, a fin de anticipar el dichoso día en que el Soberano Pontífice accederá por fin a los requerimientos de tu divino Hijo, sin atribuirnos una autoridad que no nos pertenece, mas penetrados de solicitud por la suerte de la Iglesia universal, por una humilde súplica dirigida a tu Corazón Inmaculado, y unidos a todos los Obispos, sacerdotes y creyentes fieles, nos hemos resuelto a responder por nuestra parte a los pedidos del Cielo.

Dígnate, pues, oh Madre de Dios, aceptar en primer lugar el acto solemne de reparación que presentamos a tu Corazón Inmaculado por todas las ofensas con que él, junto al Sagrado Corazón de Jesús, es destrozado por parte de los pecadores y de los impíos.

En segundo lugar, en cuanto está en nuestro poder, damos, entregamos y consagramos Rusia a tu Corazón Inmaculado: te suplicamos, en tu maternal misericordia, tomar esta nación bajo tu poderosa protección, hacerla dominio tuyo en el cual reines como Soberana, hacer de esa tierra de persecución una tierra de elección y de bendición. Te conjuramos a que sometas a ti tan bien esta nación que, convertida de su impiedad legal, llegue a ser un nuevo reino para Nuestro Señor Jesucristo, una nueva herencia para su dulce cetro. Que convertida también de su antiguo cisma, regrese a la unidad del único redil del Pastor eterno, y que sometida así al Vicario de vuestro divino Hijo, llegue a ser una ardiente apóstol del reinado social de Nuestro Señor Jesucristo sobre todas las naciones de la tierra.

Te suplicamos además, oh Madre de misericordia, por este milagro tan espléndido de tu omnipotencia suplicante, que manifiestes al mundo la verdad de tu mediación universal de gracia. Dígnate en fin, oh Reina de la paz, conceder al orbe la paz que el mundo no puede dar, la paz de las armas y la paz de las almas, la paz de Cristo en el Reino de Cristo, y el Reino de Cristo por el reino de tu Corazón Inmaculado, Oh María, amén. 

EL SEMINARIO DE LA FSSPX DE USA RIFA UN MERCEDES DE 30.000 DÓLARES.-


  • ¡Gane un Mercedes-Benz C300 4matic 2014!
  • El fin de semana de las Ordenaciones: Junio 13 de 2015
  • Un boleto gratis por cada cinco comprados.
  • Apoye a la formación de sacerdotes Católicos.
  • ¿Cómo participar?
    • Mediante cheque.
    • Tarjeta de credito/debito.

Cada boleto cuesta 100 dólares, por cada 5 boletos le regalan uno más.




"No améis al mundo ni las cosas que están en el mundo. Si alguno ama al mundo, el amor del Padre no está en él. Porque todo lo que hay en el mundo, la concupiscencia de la carne, la concupiscencia de los ojos y la soberbia de la vida, no es del Padre sino del mundo" 1Juan 2, 15 - 16


miércoles, 17 de diciembre de 2014

ACERCA DE LA CONSAGRACIÓN DE RUSIA AL CORAZÓN INMACULADO Parte III



¿Ha Realizado ya algún Papa la Consagración de Rusia?


Por el R. P. Gérard Mura, FSSPX
Texto extraído del libro Fátima Roma Moscú, pp. 33-37


 


Fuente: Biblia y Tradición (extracto)


¿Ha Realizado ya algún Papa la Consagración de Rusia? Requisitos para la Consagración

La petición de consagrar Rusia no fue cumplida por Pío XI. En cambio, Pío XII y Juan Pablo II han hecho varios intentos de cumplir lo solicitado por el Cielo. ¿Han correspondido realmente estos intentos de consagración al pedido de María, o todavía está pendiente la consagración tal como la pidió Nuestra Señora? Para poder contestar a esta pregunta es necesario exponer brevemente los requisitos exactos para la consagración de Rusia que María Santísima indicó el 13 de junio de 1929 en la aparición a Sor Lucía, en Tuy.

1. El Papa debe consagrar Rusia al Inmaculado Corazón de María. Rusia, por ende, tiene que ser el propio y único objeto de la consagración. Una consagración del mundo con la sola mención de Rusia no es suficiente. Rusia debe ser explícitamente nombrada. Es inimaginable que una consagración sea eficaz sin la expresa denominación del sujeto a consagrar. El sólo encomendar confiadamente Rusia a María, no es suficiente; tiene que tratarse de una verdadera consagración.

2. Todos los obispos tienen que efectuar la consagración en unidad con el Papa y simultáneamente, ya sea unidos ante el Papa o cada obispo en forma solemne en su diócesis. El Papa debe ordenar esta co-ejecución. Solamente así se constituye la consagración como verdadero acto de la Jerarquía Eclesiástica.

3. La consagración debe ser suficientemente solemne y tener carácter público de resonancia mundial.

4. El Papa y los obispos deben asociar solemnemente al acto de consagración un acto (con oración) de expiación o reparación por las ofensas al Corazón Inmaculado de María.

5. El Papa debe comprometerse también a promover oficialmente la Devoción de los cinco Primeros Sábados del Mes en desagravio al Corazón Inmaculado de María.

Al repasar estos requisitos precisos resulta evidente que, hasta el día de hoy, ningún Papa ha cumplido completamente con la consagración de Rusia tal como la pide el Cielo.

Examinando los intentos de los Papas de llevar a cabo esta consagración, veremos por qué la consagración de Rusia al Corazón Inmaculado aún está pendiente.

Pío XII efectuó una consagración al mundo al Inmaculado Corazón de María el 31 de octubre de 1942. Fue, sin embargo, una consagración del mundo y no de Rusia.

Se debe diferenciar muy bien entre el deseo del Cielo de la consagración de Rusia y el pedido del Cielo de la consagración del mundo (con especial mención de Rusia) y las respectivas promesas para cada caso. Son dos consagraciones, cada una con una promesa distinta del Cielo. Para la consagración del mundo, se prometió adelantar el término de la guerra mundial; y, para la consagración de Rusia, la conversión de ese país.

En las apariciones a Lucía, en Fátima y en Tuy, la Virgen María pidió solamente la consagración de Rusia. Habiendo resultado infructuosas las reiteradas peticiones hechas a la Santa Sede en este sentido, el obispo de Leiria-Fátima, Monseñor Da Silva, optó por rebajar los pedidos del Cielo: exhortó a Sor Lucía a pedir la consagración del mundo con mención de Rusia. Desde el punto de vista diplomático es mucho más simple cumplir esta petición. Los obispos de Portugal tenían noticia, a través de la venerable estigmatizada Alexandrina María Da Costa (fallecida el ¡13 de octubre! de 1955) de la petición del Señor de consagrar el mundo al Corazón de María. El obispo Da Silva quiso, en esta coyuntura, sustituir el pedido de la Santísima Virgen de Fátima por una consagración del mundo combinándola, por su propia iniciativa, con la mención de Rusia.

Ante esto, Sor Lucía rezaba intensamente, ya que no sabía si podía cambiar las palabras de la Madre de Dios. Fue entonces cuando, el 22 de octubre de 1940, se le apareció Nuestro Señor y le dijo que, por la consagración del mundo con la mención de Rusia hecha por el Papa, Él acortaría los sufrimientos de la guerra. Sin embargo, no prometió la conversión de Rusia, como lo hizo notar expresamente Sor Lucía. La consagración del mundo con mención de Rusia, en el contexto de todo el mensaje de Fátima es, por ende, algo de segundo orden.

Y el Papa Juan Pablo II, ¿ha efectuado la consagración de Rusia? Podría pensarse que sí, ya que realizó tres intentos. En primer lugar, el Santo Padre realizó el sólo la consagración en Fátima, el 13 de mayo de 1982; luego, el 16 de octubre de 1983, en Roma, rodeado de los Padres del Sínodo Episcopal; y por último, el 25 de marzo de 1984, en Roma, luego de haber hecho una petición epistolar a los obispos para que se le unieran. En los tres intentos usó el mismo texto de oración, salvo modificaciones insignificantes.

En esta fórmula de consagración empleada, Rusia no aparece como objeto exclusivo y verdadero de la consagración, sino que se trata siempre de una consagración del mundo. Sor Lucía ha recalcado reiteradamente que esta fórmula no satisface el pedido de la Madre de Dios y que, por lo tanto, no se ha cumplido con el pedido del Cielo. Otros de los requisitos citados tampoco fueron cumplidos.

Podría objetarse que nuestro punto de vista es de mira estrecha. ¿Hace acaso Dios depender la salvación de continentes enteros sólo por el cumplimiento de algunos detalles formales? … las causas del no-cumplimiento tienen raíces muy profundas.

Entre los fieles conservadores a menudo se objeta: ¿qué pasaría si los obispos se negasen a participar del acto de consagración? El Papa debe, según el deseo del Cielo. ordenar la participación de los obispos. Pero en caso de que muchos obispos se negasen, aun así el Papa habría hecho lo necesario y parece que esto sería suficiente para cumplir las exigencias del Cielo. Incluso si muchos obispos se negaran, no obstante se alcanzaría el carácter público necesario del acto de esta consagración.

¿Por qué Dios hace depender la salvación del mundo de un acto tan sencillo e insignificante?

La insignificancia de la consagración debe poner de manifiesto la eficacia de María en la conversión realizada.

Desde el punto de vista humano, el acto que Dios pide para la conversión de Rusia no tiene proporción alguna con el efecto prometido. Sin embargo, será precisamente esto lo que destacara ante todos los hombres la gran conversión como un hecho sobrenatural. Además, como la consagración, según la petición de María, debe tener un carácter público y mundial, también el conocimiento del advenimiento sobrenatural de la conversión será accesible a todos los hombres. Justamente, por esta falta de proporción, el gran papel de María como Mediadora de Todas las Gracias, brillará ante todos los hombres en su plena grandeza, como también se pondrá de manifiesto su victoria sobre el demonio.