English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

sábado, 21 de julio de 2018

DOBLE LENGUAJE: DECLARACIÓN DEL CAPÍTULO DE LA FSSPX


Doble lenguaje: por un lado, los capitulares dicen que  hacen propia "en su totalidadla brillante declaración de Mons. Lefebvre del 21 de noviembre de 1974, pero, a renglón seguido, la citan mutilada, suprimiendo en ella lo que puede resultar más chocante para Roma. 

En la segunda parte citan palabras de San Pío X que tampoco pueden molestar demasiado a la Jerarquía liberal que gobierna la Iglesia.

Doble lenguaje para un doble mensaje

Mensaje ad intra (del agrado de los miembros de la FSSPX y sus fieles): "Mantenemos los principios de San Pío X y de Mons. Lefebvre. Por eso los citamos. Nada ha cambiado en la FSSPX".

Mensaje ad extra (del agrado de Roma apóstata y de los liberales y modernistas en general): "Hemos madurado. Ahora somos gente civilizada con la que se puede conversar y negociar. Atrás han quedado los tiempos de la intransigencia, de los exabruptos y de la descalificación. Por eso, al citar la declaración de 1974, hemos desechado las palabras excesivas de Mons. Lefebvre y hemos puesto una cita de San Pío X que no hiere a nadie. Noten que hemos puesto el foco de la declaración en el sacerdocio y en la misa, y no en el combate por la fe. Ahora somos inofensivos. Ahora estamos listos para ser integrados a la estructura oficial." 

NP agrega, en rojo, las partes de la declaración de 1974 omitidas por la FSSPX.



Declaración del Capítulo General de la Fraternidad Sacerdotal San Pío X

Finalizado el Capítulo General, la Fraternidad Sacerdotal San Pío X recuerda la importancia y la actualidad de la declaración de su fundador, Mons. Marcel Lefebvre, del 21 de noviembre de 1974 – más de 50 años de “autodemolición de la Iglesia” permiten apreciar cabalmente su exactitud. La Fraternidad la hace propia en su totalidad. “Nos adherimos de todo corazón y con toda nuestra alma a la Roma católica, guardiana de la fe católica y de las tradiciones necesarias para el mantenimiento de esa fe; a la Roma eterna, maestra de sabiduría y de verdad. (...)

Por el contrario, nos negamos y nos hemos negado siempre a seguir la Roma de tendencia neomodernista y neoprotestante que se manifestó claramente en el Concilio Vaticano II y después del Concilio en todas las reformas que de éste salieron. 

Todas esas reformas, en efecto, contribuyeron y contribuyen todavía a la demolición de la Iglesia, a la ruina del Sacerdocio, al aniquilamiento del Sacrificio y de los Sacramentos, a la desaparición de la vida religiosa, a una enseñanza naturalista y teilhardiana en las universidades, los seminarios, la catequesis, enseñanza nacida del liberalismo y del protestantismo, condenada repetidas veces por el magisterio solemne de la Iglesia.

Ninguna autoridad, ni siquiera la más elevada en la jerarquía, puede obligarnos a abandonar o a disminuir nuestra fe católica, claramente expresada y profesada por el magisterio de la Iglesia desde hace veinte siglos. (...) [la declaración de 1974 dice "diecinueve siglos" y no "veinte siglos". ¿Por qué esta alteración? ¿Quieren dar a entender los capitulares que el Vaticano II y el "magisterio postconciliar" no causan un daño grave a la fe?]

“Si llegara a suceder, dice san Pablo, que nosotros mismos o un ángel venido del cielo os enseñara otra cosa distinta de lo que yo os he enseñado, que sea anatema” (Gál. 1, 8).

¿No es esto acaso lo que nos repite el Santo Padre hoy? Y si una cierta contradicción se manifestara en sus palabras y en sus actos así como en los actos de los dicasterios, entonces elegimos lo que siempre ha sido enseñado y hacemos oídos sordos a las novedades destructoras de la Iglesia.

No es posible modificar profundamente la “lex orandi” sin modificar la “lex credendi”.

A la misa nueva corresponde catecismo nuevo, sacerdocio nuevo, seminarios nuevos, universidades nuevas, Iglesia carismática, pentecostal, todas cosas opuestas a la ortodoxia y al magisterio de siempre.

Habiendo esta Reforma nacido del liberalismo, del modernismo, está totalmente envenenada; sale de la herejía y desemboca en la herejía, incluso si todos sus actos no son formalmente heréticos.

Es pues imposible a todo católico consciente y fiel adoptar esta Reforma y someterse a ella de cualquier manera que sea.

La única actitud de fidelidad a la Iglesia y a la doctrina católica, para nuestra salvación, es el rechazo categórico de aceptar la Reforma.

Es por ello que, sin ninguna rebelión, ninguna amargura, ningún resentimiento, proseguimos nuestra obra de formación sacerdotal bajo la estrella del magisterio de siempre, persuadidos de que no podemos prestar un servicio más grande a la Santa Iglesia Católica, al Soberano Pontífice y a las generaciones futuras.

Por eso, nos atenemos con firmeza a todo lo que la Iglesia de siempre ha creído y practicado en la fe, en las costumbres, en el culto, en la enseñanza del catecismo, en la formación del sacerdote y en la institución de la Iglesia, y que ha codificado en los libros publicados antes de la influencia modernista del Concilio, a la espera de que la verdadera luz de la Tradición disipe las tinieblas que oscurecen el cielo de la Roma eterna.”

Y haciendo esto, con la gracia de Dios, el auxilio de la Virgen María, de San José, de San Pío X, estamos convencidos de mantenernos fieles a la Iglesia Católica y Romana, a todos los sucesores de Pedro, y de ser los “fideles dispensatores mysteriorum Domini Nostri Jesu Christi in Spiritu Sancto”. Amén.

La Fraternidad Sacerdotal San Pío X se propone seguir su fin principal, el sacerdocio tal como nuestro Señor Jesucristo lo quiso, dirigiéndolo siempre a lo que constituye esencialmente su razón de ser: el santo Sacrificio de la Misa. Está animada por los mismos sentimientos que San Pío X, su santo patrono: “Aseguramos con toda firmeza que Nos nada queremos ser, y con la gracia de Dios nada seremos ante la humanidad sino ministro de Dios, de cuya autoridad somos instrumentos. Los intereses de Dios son Nuestros intereses; a ellos hemos decidido consagrar nuestras fuerzas y la vida misma. De ahí que si alguno Nos pide una divisa, que exprese Nuestro propósito, siempre le daremos sólo esta: ¡Instaurar todas las cosas en Cristo!” (E supremi apostolatus, 4 de octubre de 1903)

Fortalecida por la misma fe y la misma esperanza que este santo papa, la Fraternidad San Pío X, por su predicación y por sus obras, reivindica para nuestro Señor Jesucristo la plenitud de su dominio sobre todos los hombres y sobre todas las naciones, de manera que sus derechos y su autoridad sean reconocidos par todos con veneración. Por esta razón, sigue trabajando por el triunfo de Cristo Rey e invita a todas las almas de buena voluntad a unirse a ella en esta obra sobrenatural y sublime.

Corazón doloroso e inmaculado de María, ruega por nosotros que recurrimos a vos.

Ecône, 21 de julio de 2018

viernes, 20 de julio de 2018

NOVEDAD EN LA ORGANIZACIÓN DE LA FSSPX: MONS. FELLAY Y EL P. SCHMIDBERGER ELEGIDOS COMO CONSEJEROS GENERALES

FUENTE



"El Capítulo General de la FSSPX eligió a dos Consejeros Generales para formar parte del Consejo del Superior general, P. Davide Pagliarani, conforme al derecho común de la Iglesia.
Se trata de Mons. Bernard Fellay, antiguo Superior General (1994-2018) y el P. Franz Schmidberger, antiguo Superior General (1982-1994) y actualmente director del Seminario Herz Jesu de Zaitzkofen (Alemania)".

La cuenta oficial de Twitter de la FSSPX en inglés, anunció esta mañana:
“El Capítulo General de la FSSPX eligió a dos Asistentes Generales adicionales para asistir al P. Davide Pagliarani: Mons. Bernard Fellay, antiguo Superior General (1994-2018) y el P. Franz Schmidberger, antiguo Superior General (1982-1994).
Enseguida la FSSPX publicó en su sitio oficial de noticias en francés (aún puede verse este comunicado acá acá):
"El Capítulo General de la FSSPX eligió a dos Consejeros Generales adicionales  para formar parte del Consejo del Superior general, P. Davide Pagliaran, conforme al derecho común de la Iglesia.Se trata de Mons. Bernard Fellay, antiguo Superior General (1994-2018) y el P. Franz Schmidberger, antiguo Superior General (1982-1994) y actualmente director del Seminario Herz Jesu de Zaitzkofen (Alemania)".
Luego, fue cambiado por este Comunicado:
"El Capítulo General de la FSSPX eligió a dos Consejeros Generales para formar parte del Consejo del Superior general, P. Davide Pagliarani, conforme al derecho común de la Iglesia.Se trata de Mons. Bernard Fellay, antiguo Superior General (1994-2018) y el P. Franz Schmidberger, antiguo Superior General (1982-1994) y actualmente director del Seminario Herz Jesu de Zaitzkofen (Alemania)".
Los Estatutos de la FSSPX establecen:
"El Consejo General está compuesto por el Superior General y sus dos Asistentes. El Superior General gobierna y administra la Fraternidad. Consulta a sus Asistentes para las decisiones importantes. Los Asistentes son los consejeros del Superior General; tienen voz deliberativa en los asuntos más importantes".
Según el primer comunicado, Mons. Fellay y el P. Schmidberger son “Asistentes generales adicionales”.
El segundo comunicado afirma que son “Consejeros Generales adicionales”.
La tercera versión del Comunicado afirma que son “Consejeros Generales”.

Comentario de Non Possumus: la FSSPX ha debido modificar sus estatutos para crear el nuevo cargo de "consejeros generales". Se debe decir que intensificar los medios de asesoría o de control en una congregación, no es algo ilegítimo. Lo ilegítimo, en este caso, está en el hecho de que los cinco miembros de la nueva cúpula de la Fraternidad, son partidarios de un acuerdo con Roma sin previa vuelta de ésta a la Tradición.

jueves, 19 de julio de 2018

ACERCA DEL SUPUESTO CALENTAMIENTO GLOBAL

¿Hay un calentamiento global antropogénico catastrófico? ¿Qué debemos hacer?


El título de esta ponencia contiene dos preguntas. La primera (¿Hay un calentamiento global antropogénico catastrófico?) es una cuestión científica. La segunda (¿Qué debemos hacer?) es una cuestión moral. Nótese que la cuestión moral depende absolutamente de la cuestión científica, no al revés. La cuestión moral viene en segundo lugar porque, como decían los escolásticos, “el obrar sigue al ser”. Por lo tanto, en primer lugar trataré de dar respuesta a la primera pregunta. En otras palabras, intentaré determinar si la teoría científica del calentamiento global antropogénico catastrófico es verdadera o falsa.

La cuestión científica
La teoría del calentamiento global antropogénico catastrófico parte de dos hechos comprobados: 1) Desde 1850 a la fecha la temperatura media de la superficie terrestre ha aumentado algo menos de 1 °C. 2) En el mismo período, ha habido un aumento significativo del dióxido de carbono (CO2) en la atmósfera, debido sobre todo a las emisiones humanas.
A partir de esos dos hechos, la teoría del calentamiento global antropogénico catastrófico hace dos afirmaciones principales. En primer lugar, afirma que el segundo hecho es la causa principal del primero, o sea que la temperatura global ha aumentado debido principalmente a las emisiones humanas de CO2, por medio del efecto invernadero en la atmósfera. La segunda afirmación principal de esa teoría es que, de seguir aumentando al ritmo actual las emisiones humanas de CO2 y otros gases de efecto invernadero, la temperatura global aumentará varios grados durante el siglo XXI, lo que, supuestamente, tendría efectos catastróficos. Nótese que esas dos afirmaciones no se deducen directamente de las leyes físicas fundamentales, sino que se basan en las proyecciones de modelos de computadora del clima.
En síntesis, la teoría del calentamiento global antropogénico catastrófico responde decididamente “Sí” a las siguientes tres preguntas: 1) ¿Hay un calentamiento global? 2) ¿Es antropogénico (es decir, causado por el hombre)? 3) ¿Es catastrófico?
Aunque muchos no quieran reconocerlo, existe actualmente un debate científico acerca de la teoría del calentamiento global antropogénico catastrófico. Llamaré “catastrofismo climático” y “escepticismo climático” a las dos posiciones enfrentadas en ese debate. Llamo “catastrofistas” a quienes responden afirmativamente a las tres preguntas citadas más arriba y llamo “escépticos” a todos los demás, o sea a quienes ponen en duda o niegan la validez científica de la teoría del calentamiento global antropogénico catastrófico. Nótese que entre los escépticos hay una gran diversidad de respuestas a nuestras tres preguntas: desde Sí-Sí-Quizás hasta No-No-No, pasando por todas las posiciones intermedias, como por ejemplo Sí-Sí-No y Sí-No-No.

¿Hay un calentamiento global?
Consideraré ahora la primera de nuestras tres preguntas: ¿Se está produciendo un calentamiento global? La respuesta no es tan simple como parece a primera vista. Depende de la escala temporal considerada.
En una escala de millones de años, estamos inmersos en una era glacial (la séptima), que comenzó hace unos 65 millones de años y dio origen a los actuales casquetes polares. Durante esa era glacial se alternan períodos fríos (llamados glaciaciones) y períodos cálidos interglaciales.
En una escala de decenas de miles de años, estamos en un período cálido interglacial, probablemente cerca del pico. A largo plazo corresponde esperar la próxima glaciación, con temperaturas entre 5 y 10 °C menores que las actuales.
En una escala de siglos, se debe tener en cuenta dos grandes fenómenos climáticos: el Período Cálido Medieval –que se extendió entre los años 900 y 1300– y la Pequeña Edad de Hielo, que se produjo entre los años 1300 y 1850. Muchos estudios permiten sostener que ambos fenómenos fueron globales y que el Período Cálido Medieval fue tan o más cálido que el Período Cálido Moderno (el actual). Además, ha habido otros períodos cálidos similares en el pasado, por ejemplo, el Período Cálido Romano, que terminó en torno al año 300. El actual calentamiento global no parece ser anormal. Parece razonable pensar que el aumento de 0,7 °C en las temperaturas medias desde fines del siglo XIX puede ser parte de un calentamiento natural a medida que la Tierra se recupera de la Pequeña Edad de Hielo.
Por último, en una escala de años, se han sucedido últimamente tres períodos diferentes:
  • de 1940 a 1975 se produjo un enfriamiento global, que curiosamente generó una corriente alarmista muy similar a la actual, pero de signo contrario.
  • de 1975 a 1998 hubo un calentamiento global, que es la base principal del actual alarmismo.
  • de 1998 hasta el presente se extiende la gran pausa o hiato del calentamiento global, con una temperatura global casi constante. Ningún modelo computacional del clima predijo la Pausa. Los climatólogos catastrofistas han ensayado más de 30 teorías diferentes para explicar la Pausa, hasta ahora sin mayor éxito. Algunos catastrofistas reconocen que no pueden explicarla (véanse los emails filtrados en el Climategate, intercambiados por los principales climatólogos catastrofistas).

¿El calentamiento global moderno es antropogénico?
Pasemos ahora a la segunda de nuestras tres preguntas: ¿el calentamiento global registrado en el siglo XX fue causado por el hombre? Consideraré cuatro cuestionamientos básicos a la teoría del calentamiento global antropogénico.
En primer lugar, ¿es razonable pensar que el CO2 conduce el clima de la Tierra? El clima de la Tierra es un sistema complejísimo, en el que intervienen muchísimos factores relevantes: el Sol, las nubes, las corrientes marinas, los volcanes, etc. El CO2 es un gas vestigial en la atmósfera. Sólo 4 de cada 10.000 moléculas del aire son de CO2. Además, todas las emisiones de origen humano de la historia son responsables de 1 de esas 4 moléculas. ¿El clima de la Tierra es tan inestable que esa molécula adicional de CO2 por cada 10.000 moléculas puede producir un gran cambio climático?
En segundo lugar, ¿el aumento del CO2 se debe al hombre? Algunas mediciones indican que en el año 500 el nivel de COera superior al actual. Además, otros estudios indican que la concentración de CO2, aunque tiene una evolución similar a la temperatura, sigue a ésta con un retardo de 500 años. Vale decir que el aumento del CO2 sería básicamente un efecto, y no una causa, del aumento de temperatura.
En tercer lugar, ¿es razonable pensar, como los catastrofistas, que el vapor de agua produce una realimentación positiva del efecto invernadero causado por el CO2? Las mediciones satelitales muestran que el vapor de agua atmosférico se mantuvo casi constante en los últimos 30 años y algunas publicaciones científicas recientes sostienen que el efecto del vapor de agua podría ser una realimentación negativa. Además, los modelos del clima de los catastrofistas predicen la formación de un “punto caliente” en la tropósfera sobre el Ecuador; pero las mediciones no muestran ese “punto caliente”.
En cuarto lugar, ¿es correcto ignorar al Sol? Hay una muy buena correlación entre la temperatura de la Tierra y el número de grupos de manchas solares. Además, en los años ’90 científicos daneses elaboraron una teoría científica alternativa (a la del calentamiento global antropogénico), basada en la relación entre rayos cósmicos y nubes. Según esa teoría, la actividad solar refuerza el campo magnético solar, el cual bloquea una porción de los rayos cósmicos que entran a la atmósfera. Menos rayos cósmicos crean menos iones por colisiones con los gases atmosféricos. Menos iones proveen menos núcleos de condensación de nubes de baja altitud. Menos nubosidad refleja menos luz solar, por lo que más luz solar es absorbida por la Tierra, haciendo que ésta se caliente. Una disminución del nivel de actividad solar produce el efecto inverso: un campo magnético solar más débil, más rayos cósmicos que entran a la atmósfera, una Tierra más nubosa y más fría.

¿El calentamiento global moderno es catastrófico?
Por último, pasemos a la tercera pregunta: ¿el supuesto calentamiento global antropogénico es o será catastrófico? ¿Qué forma tendría esa catástrofe? Ante todo, consideraré el principal argumento de los catastrofistas, referido al ascenso del nivel del mar. Por ejemplo, James Hansen (un importante climatólogo de la NASA) previó que hacia 2100 la temperatura global aumentará 3 °C y el nivel del mar subirá 25 metros, lo cual sería realmente catastrófico.
La principal evidencia aducida por los catastrofistas es la disminución del casquete polar ártico, que en 2007 alcanzó su tamaño mínimo en 30 años. Sin embargo, los registros históricos muestran que en el pasado se han dado muchas situaciones similares de escasez del hielo ártico,  impulsadas por fuerzas naturales. Además, el hielo ártico flota sobre el Océano Ártico, por lo que, incluso si se derritiera enteramente, no afectaría el nivel global de los mares.  Por último, el hielo ártico es sólo el 1 % del hielo del planeta.
El 90 % del hielo de la Tierra corresponde al casquete polar antártico, que en promedio está creciendo.  En 2013 superó la barrera simbólica de los 20 millones de Km2, por primera vez desde que empezaron las mediciones satelitales, hace unos 40 años. Y el casquete de hielo de Groenlandia, que representa el 8 % del hielo global, está estable.
Desde la última edad de hielo los océanos se han elevado unos 120 m por causas naturales. Actualmente se elevan a una velocidad de casi 20 cm por siglo. Los niveles del mar se elevarán y caerán por causas naturales, y la humanidad deberá seguir adaptándose al cambio climático, como lo ha hecho por miles de años.
Consideremos ahora otros alegatos catastrofistas.
Los catastrofistas afirman que el calentamiento global está causando más y mayores eventos climáticos extremos. Sin embargo, la evidencia empírica no concuerda con esa afirmación.
Los catastrofistas suelen afirmar que el COes un contaminante peligroso. Sin embargo, el CO2 es alimento para las plantas y no es dañino para los humanos hasta niveles muchísimo mayores que los de la atmósfera.
Los catastrofistas suelen afirmar que el cambio climático pone en peligro la salud. Sin embargo, tanto el sentido común como los estudios científicos aseguran que se enferma y muere más gente en las estaciones frías que en las cálidas.
Los catastrofistas suelen afirmar que la abrumadora mayoría de los científicos aceptan la teoría del calentamiento global antropogénico catastrófico. Sin embargo, desde 1997 más de 30.000 científicos norteamericanos han firmado una declaración escéptica sobre esa teoría. [El texto ha sido redactado y puesto en línea por el Instituto de Ciencia y Medicina de Oregon, y a hasta ahora lo han firmado 31.487 científicos, 9.029 de los cuales poseen doctorados en sus respectivos campos. Ver el documento acá. Ver la lista de los firmantes acá. Nota de NP]

La cuestión moral
Pasemos ahora a la cuestión moral: ¿Qué debemos hacer?
Supuesta la validez de la teoría del calentamiento global antropogénico catastrófico, se afirma que el cambio climático es la mayor amenaza enfrentada por la humanidad en toda su historia y se propone la adhesión de los Estados al Protocolo de Kyoto (de 1997) y al Acuerdo de París (de 2015), para disminuir significativamente las emisiones de gases de efecto invernadero (CO2 y otros).
Los catastrofistas impulsan muchos cambios en nuestro actual estilo de vida: reducción del tamaño de las familias, impuestos sobre el carbono, dietas vegetarianas, electrificación de los vehículos, descarbonización de las viviendas, empresas “verdes”, reducción de los viajes aéreos, etc. Los más radicales proponen incluso cambiar el gobierno y la economía, eliminando la democracia y el capitalismo. Para la ideología catastrofista, parar el calentamiento global es la máxima prioridad. De ahí los enormes subsidios actuales a las formas de energía renovable (energía solar, energía eólica, biocombustibles, etc.).
La humanidad está gastando cientos de miles de millones de dólares por año para tratar de resolver un problema cuya misma existencia es bastante dudosa. Esto no parece muy ético. Sin embargo, el Acuerdo de París, firmado por casi todas las naciones del mundo, prevé costos aún mayores para combatir el cambio climático. Según no pocos analistas, dicho Acuerdo sería muy ineficiente. Se ha calculado que, si todos los países cumplieran los compromisos asumidos en el Acuerdo de París, el costo de las políticas correspondientes sería de decenas de billones de dólares, pero la temperatura global esperada para el año 2100 disminuiría sólo 0,05 °C (cinco centésimos de grado). Esas políticas provocarían importantes caídas del PBI y pérdidas de muchos millones de puestos de trabajo. Aunque la teoría del calentamiento global antropogénico catastrófico fuera verdadera, el remedio propuesto parece peor que la enfermedad.
Además, debe considerarse el costo de oportunidad de esas políticas. Cada dólar gastado en combatir el cambio climático es un dólar no gastado en combatir otros problemas, comprobadamente reales, enfrentados por grandes porciones de la humanidad: por ejemplo, la pobreza extrema y todos sus problemas asociados.
Pero, como hemos visto, la misma validez de la teoría del calentamiento global antropogénico catastrófico está cuestionada. Si se confirmara su invalidez, se debería revisar todas las políticas ambientales y energéticas y se debería dar mayor prioridad a la solución de otros problemas, de existencia comprobada.

Raíces de la ideología catastrofista
El miedo a la superpoblación es uno de los cimientos del catastrofismo. Hay una fuerte relación entre catastrofismo, neomaltusianismo y lo que podríamos denominar “imperialismo demográfico”: una serie de políticas que tienden a preservar el nivel de vida de algunos afortunados a costa de limitar la cantidad e incluso el desarrollo de los demás.
A continuación citaré dos textos muy ilustrativos al respecto.
“En la búsqueda de un nuevo enemigo para unirnos, se nos ocurrió la idea de que la polución, la amenaza del calentamiento global, la escasez de agua, el hambre y similares encajarían en ese rol. Todos estos peligros son causados por la intervención humana, y es sólo a través de actitudes y conducta cambiadas que ellos pueden ser vencidos. El verdadero enemigo, entonces, es la humanidad misma” (Alexander King, fundador del Club de Roma, 1991) (1).
“Somos demasiadas personas; por eso tenemos calentamiento global… sobre una base voluntaria, todo el mundo debería comprometerse a que uno o dos hijos es suficiente” (Ted Turner, magnate de los medios y padre de cinco hijos, 2008) (2).
También el neomarxismo es un factor importante en el auge del catastrofismo. Muchos catastrofistas presentan el calentamiento global antropogénico catastrófico como la máxima falla del mercado en la historia económica y abogan por políticas cada vez más intervencionistas para combatirlo. A muchos políticos les gusta esa clase de políticas porque aumenta el poder del Estado y por ende también el suyo.
Además de las ideologías, en la difusión del catastrofismo climático intervienen grandes intereses económicos, que benefician a países, empresas, políticos, científicos, periodistas, etc. Un universitario recién graduado con un doctorado en una ciencia de la Tierra se encuentra ante una encrucijada, debiendo elegir entre dos caminos. El camino del catastrofismo suele conducir hacia contratos de investigación, riqueza, aprobación de los pares, premios, permanencia asegurada en la universidad y fama mediática. En cambio el camino del escepticismo suele conducir hacia la acusación de “negacionismo climático”, falta de contratos de investigación, burla de los medios, privación, crítica de los pares y pobreza. No es de extrañar que, por convicción o conveniencia (o una mezcla de ambas), la mayoría elija el camino del catastrofismo.

La Encíclica Laudato Si’ y la teoría del calentamiento global antropogénico catastrófico
El 24 de mayo de 2015 el Papa Francisco promulgó su segunda carta encíclica. Dicha encíclica, llamada Laudato Si’, trata “sobre el cuidado de la casa común”, es decir del planeta Tierra. Citaré los dos pasajes de esa encíclica más relevantes para nuestro tema.
En el primer pasaje, Francisco se pronunció inequívocamente a favor de la teoría del calentamiento global antropogénico catastrófico, por primera vez en la historia del Magisterio pontificio: “Hay un consenso científico muy consistente que indica que nos encontramos ante un preocupante calentamiento del sistema climático. (…) La humanidad está llamada a tomar conciencia de la necesidad de realizar cambios de estilos de vida, de producción y de consumo, para combatir este calentamiento o, al menos, las causas humanas que lo producen o acentúan. Es verdad que hay otros factores (…), pero numerosos estudios científicos señalan que la mayor parte del calentamiento global de las últimas décadas se debe a la gran concentración de gases de efecto invernadero (dióxido de carbono, metano, óxidos de nitrógeno y otros) emitidos sobre todo a causa de la actividad humana.” (Laudato Si’,n. 23).
En el segundo pasaje, Francisco recuerda que la Iglesia no tiene competencia directa en cuestiones científicas: “Hay discusiones sobre cuestiones relacionadas con el ambiente donde es difícil alcanzar consensos. Una vez más expreso que la Iglesia no pretende definir las cuestiones científicas ni sustituir a la política, pero invito a un debate honesto y transparente, para que las necesidades particulares o las ideologías no afecten al bien común.” (Laudato Si’, n. 188).
(...)
Daniel Iglesias Grèzes
Jornada de Reflexión Provida
Montevideo, 23 de junio de 2018
_____________
Notas
1) Citado en: Steve Goreham, The Mad, Mad, Mad World of Climatism –Mankind and Climate Change Mania, New Lenox Books, New Lenox IL USA, 2012, p. 21.
2) Citado en: Ídem, p. 33.

_______________________________


martes, 17 de julio de 2018

COMENTARIO ELEISON Número DLXXIV (574) -14 de julio de 2018


Inteligencia Artificial – I
¡Qué tontos son los seres humanos que quieren volver
Las computadoras en Dios! ¡Humanos, despierten!
Parece que actualmente se habla cada vez más de IA, o Inteligencia Artificial. En otras palabras, tanta gente está tan impresionada por el extraordinario progreso realizado en los últimos años en el desarrollo de las computadoras y de las máquinas dirigidas por computadoras, que consideran seriamente la posibilidad de que los robots computarizados se encarguen de cada vez más tareas normalmente humanas e incluso divinas. Cualquiera con un grano de sentido común sabe que hay límites estrictos a lo que las máquinas son capaces de hacer, pero también sabe cómo el sentido común está siendo erosionado hoy por el Nuevo Orden Mundial, que tiene un gran interés en utilizar sus medios de comunicación, la política, la educación, etcétera, para separar cada vez más a la gente de la realidad para que puedan ser más fácilmente controlados. Es hora de repetir algunos conceptos básicos muy simples.
Todos los seres, cualesquiera que sean, caen en una de las seis categorías: bajo Dios el Creador hay cinco rangos ordenados de Sus criaturas: ángeles, seres humanos, animales, vegetales y minerales. Estos cinco rangos son claramente distintos entre sí, aunque los programas de televisión hacen todo lo posible por desdibujar las distinciones, especialmente entre hombres y animales. Pero las distinciones son claras en la realidad. Empezando desde abajo,
El mineral simplemente existe, porque no tiene en su interior ningún principio u origen de vida o movimiento.
El vegetal existe y vive, porque desde dentro, ingiere (por ejemplo, agua), crece y se reproduce.
El animal tiene todas estas tres habilidades dentro de él, pero también siente, en otras palabras, por algunas o todas de las cinco facultades sensoriales (vista, oído, olfato, tacto y gusto), tiene conocimiento sensorial de las cosas fuera de él.
El hombre tiene todas estas habilidades materiales o facultades del animal y vegetal, pero también comparte con los ángeles las facultades espirituales de la mente y de la voluntad, en otras palabras, tiene sentido y razón, es decir, la habilidad de la mente para leer, dentro de las sensaciones particulares, sus esencias universales, y la habilidad de la voluntad para desear de acuerdo con lo que su mente ha leído. Estas dos facultades ningún animal tiene (cuando un animal se comporta con inteligencia aparente, como una abeja por ejemplo, eso es gracias sólo a los instintos animales implantados en él por su Creador supremamente inteligente).
Los ángeles tienen mente y voluntad, pero no las facultades materiales de los animales, porque los ángeles son puramente espirituales. (Las facultades animales del sentido-conocimiento y del sentido-deseo involucran a la materia, ausente en los ángeles).
Ahora bien, lo que es verdaderamente humano, o humano como tal, es lo que los hombres tienen que ni los animales, ni los vegetales, ni los minerales tienen. Pero todas las máquinas son puramente minerales y esencialmente, por su esencia, inanimadas. En su forma más complicada todavía no tienen ningún principio u origen de vida o movimiento desde su interior. Cualquier movimiento de ellas por la electricidad, por ejemplo, es desde fuera. De ello se deduce que las computadoras no tienen ninguna comprensión interna de ninguna actividad verdaderamente humana, que, como humana, se les escapa por completo. Todo lo que pueden hacer es registrar desde fuera lo que es observable y computable en el comportamiento de las personas, y producir estadísticas y hojas de cálculo, es decir, números, en los que son buenas. Pero Churchill dijo –no era un santo, sino un político humano – “Hay mentiras, grandes mentiras y estadísticas”. ¿Y por qué mienten las estadísticas, si no es porque lo esencialmente humano se les escapa?
He aquí un ejemplo. En Nueva York, tal vez hace 15 años, un grupo de expertos en computación creó una computadora, Deep Blue, para jugar ajedrez contra Kasparov, el campeón mundial de ajedrez. Ahora bien, si hay un juego adecuado para las computadoras es el ajedrez, porque si sólo una puede procesar miles de millones de movimientos alternativos en unos pocos minutos, o segundos, puede llegar a la mejor jugada que no deja nada al azar. ¿Adivinen qué? ¡Después de unos cuantos juegos, los expertos tuvieron que reiniciar la computadora para responder a la forma en que Kasparov estaba jugando! Las computadoras no tienen vida interior ni iniciativa, no pueden pensar fuera de la caja programada en ellas, no pueden responder a ninguna eventualidad fuera de su caja. ¡Juego, set y partido a los seres humanos!
Kyrie eleison.

MÁS SOBRE LA BLASFEMA "MET GALA 2018"


"La escena es una verdadera profanación de objetos sagrados y bendecidos, que son utilizados para la celebración de los sagrados Oficios y que, después de la Reforma litúrgica de 1968, fueron encerrados en la Sacristía y remplazados por ornamentos más “modernos”."

lunes, 16 de julio de 2018

ACERCA DE UN HECHO EXTRAÑO


En el primer comunicado por el que la FSSPX anunció la elección del P. Pagliarani como Superior General, se dijo:

Mañana los 41 capitulares elegirán a los dos Asistentes generales por el mismo período de 12 años.

Sin embargo, Rorate Caeli filtró el mismo día 11 de julio, que los Asistentes serían Mons. De Galarreta y el P. Bouchacourt:



Por su parte, el conocido vaticanista Andrea Tornielli, también hizo la misma filtración cuando afirmó, ese mismo día 11 de julio:

Mañana, jueves 12 de julio, el capítulo proseguirá con la elección de los dos nuevos asistentes del superior. Salvo sorpresas de última hora, serán el obispo Alfonso de Gallareta (uno de los cuatro obispos ordenados por monseñor Lefebvre sin el mandato del Papa en 1988, acto que provocó el mini cisma y la excomunión, que fue revocada por Benedicto XVI en 2009), y el superior del distrito francés, Christian Bouchacourt.

Ya estando filtrada la noticia, la FSSPX emitió su segundo comunicado, anunciando la elección de los Asistentes.

Todo esto implica que la decisión de elegir como asistentes a Mons. de Galarreta y al P. Bouchacout, estaba tomada por alguien antes de que el capítulo efectuara la elección.

domingo, 15 de julio de 2018

SERMÓN DEL DOMINGO 8° DESPUÉS DE PENTECOSTÉS - P. TRINCADO (republicación)




Dice el Evangelio de hoy que los hijos del siglo (los mundanos) son más prudentes (en el sentido de astutos) que los hijos de la luz.

Enseña Santo Tomás que la astucia consiste en emplear medios simulados o aparentes para conseguir un fin bueno o malo (Suma Teológica, II-II, c. 55, a. 3) El astuto, para alcanzar el fin que pretende, utiliza el engaño, la mentira, la ambigüedad, la doblez, la simulación, la intriga. Lamentablemente hemos visto mucho de eso en el actual acercamiento a la Roma liberal y modernista por parte de las autoridades de la FSSPX.

El diablo es sumamente astuto, y también dice Santo Tomás que intentó desde el principio apartar al hombre de la obediencia [a Dios] bajo pretexto de libertad (Suma Teológica, III, c 8, a 7). En último término, ahí está el origen del liberalismo, que ha sido bautizado en el Vaticano II y hacia el cual la Fraternidad está dando actualmente un giro innegable, ¿o acaso no ha dicho el Superior General, entre muchas otras, estas escandalosas e increíbles palabras?: después de las discusiones, nos hemos dado cuenta de que los errores que creíamos provenientes del concilio, de hecho son el resultado de la interpretación que comúnmente se ha hecho de él (entrevista a CNS, 11-5-12).

Non serviam (Jer 20, 20) dijo el demonio en su rebelión, esto es, no estaré al servicio de nadie, seré libre. De ahí que para el liberal lo primero sea la libertad. Para el católico, en cambio, lo primero es la Verdad. Cristo dice “la Verdad os hará libres”. El liberal dice lo contrario: “la libertad os hará verdaderos”. Por eso la Fraternidad disminuye ante Roma la exigencia de la Verdad y aumenta la petición de libertad. Se conforma con un rincón seguro en la estructura oficial, con que se le conceda un espacio en el que pueda gozar de libertad. Las seis condiciones del Capítulo de 2012 protegen a la Fraternidad contra el establecimiento de cualquier acuerdo que sea, si las autoridades romanas no garantizan verdaderamente la posibilidad de la existencia en seguridad y de la operación en libertad a la Tradición católica (Mons. de Galarreta, entrevista de 7-4-13 publicada en «Zawsze Wierni», revista polaca de la FSSPX, mayo-junio de 2013).

El Vaticano II es una obra satánicaEs la fundación de la nueva religión humanista, la religión que rinde culto al hombre.

Dice el P. Álvaro Calderón FSSPX, en su libro “Prometeo, la religión del hombre”, que la palabra clave [para comprender el concilio] es «humanismo», pronunciada por primera vez en el siglo XIV (…), [la que] desde el comienzo se contrapuso a la palabra «cristianismo». En su origen primero, el «humanismo» es un engaño diabólico por el que Satanás nos desprecia envolviéndonos en sofismas análogos a aquellos en los que él mismo se enredó con su «non serviam». (…) El Concilio Vaticano II es el mayor -y quizás último- esfuerzo por sostener un humanismo católico que se levanta ante el cristianismo o Religión de Cristo, como la Religión del Hombre. El Concilio (…) fue una maniobra de prudencia humana llevada a cabo por una jerarquía de constitución divina, que hizo arder para los hombres el incienso que pertenece a Dios. Para el Concilio el fin de la creación y del hombre ya no es Dios, sino el mismo hombre (…) ¡Ya no es más la gloria de Dios el mayor bien del hombre, sino la gloria del hombre el mayor bien de Dios! Este es el pecado de Lucifer, que prefirió la contemplación a su propia esencia, como más perfecta imagen de la divinidad, a tener que subordinarse con toda la naturaleza en adoración al Verbo Encarnado.

El Padre Calderón es un gran teólogo, y su libro Prometeo es extraordinariamente importante porque, como ningún otro, desenmascara admirablemente al Vaticano II, demostrando lo que es: una trampa satánica y el engaño más funesto y destructivo de toda la historia de la Iglesia Católica. Sin embargo, las autoridades de la FSSPX no quieren dar a esta obra la difusión debida por temor a desagradar a los liberales y dificultar el entendimiento con la Roma apóstata.

Al respecto, el Padre Rafael Arízaga OSB relata la siguiente anécdota: Yo mismo fui testigo de esta aversión a este libro. Durante nuestro retiro de agosto del 2012 en Silver City, visité en su celda al R. P. Pflugger. Con el libro “Prometeo” en la mano le pregunté: “Padre, ¿qué opina de este libro?”. En cuanto lo vio, saltó hacia atrás en su silla como espantado, como si hubiera visto a una serpiente, y me dijo: “no es un buen libro”. Y como le indagara  acerca de la razón de su rechazo, me contestó: “a decir verdad, lo que dice este libro está bien, pero si lo presentamos a Roma, ellos nos rechazarían por extremistas”. Fue cuando me di cuenta que la verdad y la defensa de la fe ya no eran la prioridad de la FSSPX, y que algo grave estaba pasando en ella.

Y Mons. Williamson, dijo sobre este libro: Está en español, fue traducido al francés, pero llegaron órdenes de arriba de que no fuera publicado por la Fraternidad en francés. La traducción ya está lista, está ahí, quizá hasta lo llevaron a la imprenta y… ¡luz roja!, porque no quieren que el concilio sea condenado y no quieren que Benedicto XVI sea condenado tampoco. Para la Fraternidad esto es una locura. Peor que una locura: es un suicidio, es el suicidio de la FSSPX. Es como comprar un perro guardián y amordazarlo en la noche para que no ladre (conferencia de Bristol n° 8, año 2012).

"Es un suicido, el suicidio de la FSSPX". Que por la intercesión de la santísima Virgen María, Dios nos libre del liberalismo, del Vaticano II, y de las autoridades indulgentes con las trampas y mentiras que sabemos provienen del diablo.

jueves, 12 de julio de 2018

EL P. PAGLIARANI ES PARTIDARIO DEL ACUERDO SIN PREVIA CONVERSIÓN DE ROMA




Dicen en el foro francés de le Resistencia: "He aquí una pequeña entrevista al Padre Pagliarani (13 de agosto de 2011) que tranquilizará a los acuerdistas:

Si el Vaticano, hipotéticamente, ofreciera a la Fraternidad la posibilidad de estructurarse en un ordinariato directamente dependiente de la Santa Sede, ¿cómo podría recibirse esta propuesta? 
Podría ser tomada serenamente en consideración, sobre la base de principios y prioridades, y especialmente con la prudencia sobrenatural en la que siempre se han inspirado los Superiores de la Fraternidad. 
¿Podría decirnos algo más al respecto? 
Sólo puedo repetir lo que ya han explicado claramente mis Superiores: la situación canónica en la que se encuentra hoy la Fraternidad es consecuencia de su resistencia a los errores que infestan a la Iglesia; por consiguiente, la posibilidad de que la Fraternidad se acerque a una situación canónica regular no depende de nosotros, sino de la aceptación por parte de la jerarquía de la contribución que la Tradición puede hacer a la restauración de la Iglesia. Si no se prevé una regularización canónica, significa simplemente que la jerarquía no está suficientemente convencida de la necesidad y urgencia de esta contribución. En este caso, tendremos que esperar unos años más, esperando un aumento de esta conciencia, que podría crecer proporcionalmente con la aceleración del proceso de autodestrucción de la Iglesia."

DECEPCIONANTE PRIMERA ENTREVISTA DEL NUEVO SUPERIOR GENERAL DE LA FSSPX



La FSSPX ha publicado una entrevista de poco más de 6 minutos al P. Pagliarani, la primera que da como Superior General.

Pues bien, es triste constatar que en ella el Padre habla como cualquier clérigo conservador o como un superior más de congregación Ecclesia Dei, esto es, recalcando algunas verdades de siempre, PERO SIN TOCAR CIERTOS PUNTOS QUE PUEDEN MOLESTAR A ROMA: SIN HACER NINGUNA MENCIÓN A LA CRISIS DE LA IGLESIA, AL COMBATE EN DEFENSA DE LA FE, AL VATICANO II O A MONS. LEFEBRVE. Cero. Nada. Silencio absoluto.  

Los adversarios acuerdistas seguramente dirán que nos apresuramos a criticar al P. Pagliarani, que no le damos una oportunidad, que desde el primer momento lo atacamos, que buscamos pretextos para condenarlo; pero ¡por favor!, ¿cómo se explica que el nuevo superior de la más importante congregación que todavía se opone (al menos oficialmente) al liberalismo y al modernismo imperantes en la Jerarquía católica desde hace 50 años, omita referirse, EN EL MOMENTO EN EL QUE LOS OJOS DE LOS CATÓLICOS DEL MUNDO ENTERO ESTÁN DIRIGIDOS HACIA ÉL, a lo que es absolutamente prioritario para la Iglesia de Cristo en la hora actual, enfocando, en cambio, su discurso en ciertas ideas usuales sobre la santidad sacerdotal?

TRANSCRIPCIÓN DE LA ENTREVISTA
El Padre Davide Pagliarani, recién elegido como el nuevo Superior General de la Fraternidad San Pío X, tuvo a bien responder algunas preguntas para FSSPX.Actualidad en una videoentrevista. He aquí la transcripción de sus palabras.
Reverendo Superior General, ¿cómo se siente después su elección?
Digamos que, desde luego, ya había escuchado algunos rumores con antelación. Pero me preguntaba hasta qué punto se trataba de una broma o si los rumores tenían algún fundamento. Así que estaba esperando este día. Debo admitir que, aun en este momento, no sé muy bien qué fue lo que sucedió el día de hoy.
Fue un día muy largo; pero en la semana que lo precedió, durante el retiro, puse todo en manos de la Santísima Virgen y de la Providencia. Pienso que es ella quien está detrás de toda la historia de la Fraternidad. Y es ella también quien guiará nuestro Capítulo General. Pero, tal vez, es muy pronto para que pueda responder esta pregunta.
¿Podría hablarnos un poco de usted, por favor?
Soy de Rimini, una ciudad de la costa adriática de Italia, donde hay un priorato de la Fraternidad desde hace mucho tiempo. Ahí fue donde conocí a la Fraternidad San Pío X. Ingresé a Flavigny en 1989. Posteriormente, realicé mi servicio militar. Fui ordenado sacerdote en 1996. Pasé 7 años en mi ciudad natal desempeñando mi ministerio sacerdotal, 3 años en Singapur, regresé a Italia y desde hace 6 años y medio me encontraba en Argentina. Y ahora estoy aquí...
Hasta el día de hoy, usted era el Rector del Seminario de Argentina...
Creo que lo más difícil para mí será abandonar ese lugar. Me parece que es el sitio más bello para un sacerdote, y, particularmente, para un sacerdote de la Fraternidad. Los seminarios son el corazón de la Fraternidad. ¡No Menzingen! Creo que sabe a lo que me refiero...
Es ahí donde formamos a los sacerdotes y vemos cómo la gracia, aún hoy en día, es capaz de transformar completamente a esos jóvenes. Cada vocación es un milagro, y creo que cuando se trabaja en uno de los seminarios se puede comprender perfectamente lo que es la Fraternidad.
¿Qué espera de sus dos Asistentes?
Debo admitir que son dos hombres por los que siento una gran admiración. Los conozco muy bien, porque al Padre Bouchacourt lo conocí en Argentina, y a Monseñor de Galarreta ya lo conocía antes. Me considero muy afortunado de poder trabajar con personas mayores que yo, que serán buenos consejeros y, debo decir, con un padre tan simpático como el Padre Bouchacourt...
¿Tiene algún proyecto para la Fraternidad San Pío X?
Creo que el objetivo de la Fraternidad es la formación de sacerdotes. Pero, al mismo tiempo, un sacerdote debe seguir madurando, formándose y santificándose durante toda su vida. Pienso que es aquí donde debemos concentrar todos nuestros esfuerzos para ayudar a los sacerdotes a perseverar en esta búsqueda de la santidad.
Me parece que cada uno de los sacerdotes, cada vida sacerdotal se parece un poco a una cuerda de violín a la que hay que cuidar mucho para que esté bien estirada y afinada, para que siempre pueda producir la nota correcta... la nota que Dios espera de cada uno de nosotros. En este sentido, pienso que entre la vida del seminario, la formación del seminario y lo que esperamos posteriormente del sacerdote en su ministerio, existe una cierta unidad, una continuidad que no debe dejar de existir en esta búsqueda de la santidad. Pienso que ésta es la solución a la mayoría de nuestros problemas.
¿Qué espera de los fieles y qué piensa que ellos esperan de usted?
Esa es una buena pregunta. Es más fácil responder a la primera parte. Primero, quiero agradecer a los fieles por todas las oraciones que hicieron por este Capítulo. Y quisiera decirles que el Capítulo apenas está comenzando. Pues ahora debemos empezar a tratar todos los temas y discusiones. Por tanto, les agradezco todas sus oraciones hechas desde el mes de enero, y les pido que redoblen generosamente sus esfuerzos.
Ahora, ¿qué es lo que ellos esperan de mí? Pienso que esperan que la Fraternidad sea fiel a la razón por la que fue fundada. Ya he dicho que fue fundada para formar sacerdotes, pero el sacerdocio existe para la santificación de las almas, por lo que la fidelidad de los sacerdotes a su sacerdocio y a su santificación afecta inevitablemente a los fieles. Eso es lo que los fieles esperan, no sólo de mí, sino de todos los sacerdotes de la Fraternidad.