English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

lunes, 21 de septiembre de 2015

EXPEDIENTE DE CONTRA-INTELIGENCIA SOBRE EL ACTUAL PAPA DE ROMA - MICHAEL HOFFMAN


La definición de buen católico del pos-Vaticano II: alguien que coopera con el auto-culto judaico y abandona el rechazo de Cristo por los judíos por su condición maldita.

¿No es una forma de “odio judío” virulento, disfrazado de reconciliación? ¿Es el papa Francisco realmente “bueno para los judíos” –o un terrible enemigo que los ha abandonado a su perdición eterna?
_______________

¿Por qué los judíos piensan que el papa Francisco siente vínculos en sus “Kishkes” (entrañas)?

Por Nathan Guttman 

Forward • Septiembre 18, 2015


[Extracto] 

Es poco probable que los judíos  acudan a las calles de la capital de la nación cuando el papa Francisco llegue el 22 de septiembre, justo cuando comienza el Yom Kippur, pero la visita del pontífice a los Estados Unidos sin embargo, ha despertado el interés y entusiasmo entre muchos miembros de la comunidad judía.

A través de sus declaraciones oficiales y sus gestos personales, Francisco ha llegado a ser visto por muchos en la comunidad judía, como uno de los papas más amigables jamás vistos. Durante dos años de su papado, los judíos han sido impresionados, entre otras cosas, por su fuerte postura en contra del antisemitismo, su enfoque más sensible sobre asuntos políticos y sociales en los cuales la mayoría de los judíos tienen una posición liberal e incluso por sus amigos judíos cercanos.

 “Si el papa estuviera para elecciones, seguramente obtendría una gran mayoría del voto judío”, dijo Adam Gregerman, director asistente del instituto de relaciones judío-católicas en la Universidad de San José en Filadelfia.

Historias sobre el cálido abrazo del papa argentino a la comunidad judía, se parecen a veces a los cuentos milagrosos que se cuentan sobre rabís judíos en las comunidades jasídicas. Muchos recuerdan cómo Francisco, al escuchar que su amigo cercano el rabí Abraham Skorka de Buenos Aires estaba visitando Roma durante la fiesta de Sukkot, invitó a Skorka a su residencia en el Vaticano para que el rabí no tuviera que conducir. Francisco también se aseguró que su comida fuera kosher. Cuando Skorka se levantó a recitar la bendición de la fiesta después de la comida, el papa también se levantó y respondió “amén”.


Una historia más reciente se refiere a la visita del presidente israelí Reuven Rivlin al Vaticano a comienzos de Septiembre. La jefa de oficina de Rivlin, Rivka Ravitz, que es Ortodoxa, sintió que no podía inclinarse ante el papa, como la costumbre lo requiere (porque portaba su cruz pectoral -Ed). Francisco, de acuerdo a lo que circula en las publicaciones ortodoxas, cubrió la cruz con la palma de su mano y se inclinó ante Ravitz. “Lo tiene en sus Kishkes (entrañas)”, dijo el rabí Noam Marans, director de las relaciones interreligiosas e intergrupales en el Comité judío americano. “Es natural para él, es parte de lo que es”.

Los judíos Americanos solo tendrán oportunidad de encontrarse con Francisco durante su visita, en el servicio multirreligioso que sostendrá en el Memorial & Museo del 9/11 en Nueva York, el 25 de septiembre.

“El Santo Padre buscaba un lugar donde se pudiera reunir con líderes de otras religiones para hacer un testimonio común de paz”, dijo el obispo James Massa, obispo auxiliar de la diócesis de Brooklyn, quien organizó el evento. Massa dijo a Forward que el evento será en el espíritu del Día Mundial de Oración por la Paz de 1986, organizado por el papa Juan Pablo II en Asís, Italia. “Tendrá lugar en el Memorial del 9/11, donde la religión fue invocada para realizar un terrible acto de terror, y esta reunión lo va a contrarrestar con un mensaje de paz”, dijo.

Por consideración a las restricciones religiosas de algunos de los participantes, incluyendo judíos ortodoxos (que son dogmáticos e intolerantes –Ed.), no habrá una oración común interreligiosa. Pero Francisco “ofrecerá una oración que es inclusiva y no específicamente cristiana”, dijo Massa.

Papas anteriores han sostenido reuniones por separado con los líderes judíos durante sus visitas a los Estados Unidos, pero la apretada agenda de Francisco y las fiestas judías hicieron este evento imposible. Una reunión, sin embargo, podría celebrarse en Roma en un futuro cercano, dijo un oficial judío involucrado en las relaciones con el Vaticano.

Las relaciones entre la comunidad judía y el Vaticano han tenido un aumento histórico desde el Vaticano II, bajo el liderazgo del Papa Juan XXIII, que rechazó la doctrina del deicidio, que hacía a los judíos colectivamente responsables de la muerte de Jesucristo. El Papa Juan Pablo II, que vivió durante el holocausto en Polonia, fue visto como extraordinariamente próximo a los judíos y las preocupaciones judías.

El rabí Alan Iser, profesor adjunto de teología en la Universidad de San José y en la cercana Universidad Villanova, dijo que la oposición de Francisco al antisemitismo se sostiene en las bases establecidas por sus predecesores. “Yo no creo que haya abierto nuevos caminos” –dijo Iser. “No ha agregado mucho al trabajo que sus predecesores Juan Pablo II y Benedicto XVI han hecho”. Pero muchos expertos y oficiales judíos comunales creen que Francisco, cuyo papado comenzó en marzo de 2013, ha llevado estas relaciones a un nuevo nivel. Su papado –dicen- combina un fuerte compromiso a erradicar el antisemitismo de la Iglesia Católica con un enfoque personal único y cercano a la comunidad judía.

Francisco es el primer papa cuya ordenación como sacerdote tuvo lugar después de Notra Aetate, el documento político seminal que rechazó el cargo de deicidio de la Iglesia contra los judíos. “Ha tenido la oportunidad de implementar Nostra Aetate por décadas”, dijo Marans. “Es un nivel diferente en el proceso, comparado a sus predecesores.

Todavía no está claro si el papa Francisco mencionará el 50 aniversario de Nostra Aetate durante su visita, pero justo antes de llegar a Filadelfia, un evento simbólico tendrá lugar en la Universidad de San José.

La escuela develará una nueva escultura, “Sinagoga e Iglesia en Nuestro Tiempo”. El título hace referencia a una escultura que adornó muchas iglesias medievales. Ésta representaba la victoria de Ecclesia, la Iglesia, sobre la sinagoga, una mujer con los ojos vendados que, mirando hacia abajo, representaba el judaísmo[i].

En la nueva escultura (arriba), ambas mujeres son iguales, sentadas juntas y mirando el texto una de otra. El rabí Skorka, el amigo rabínico de Francisco, develará la estatua.

…Es su rechazo contundente del antisemitismo combinado con sus vínculos personales con judíos, lo que hace que Francisco se destaque. “El sigue la dirección establecida en Nostra Aetate en palabras y hechos”, dijo el Rabí David Sandmel, director de asuntos interreligiosos de la Liga Anti Difamación. Sandmel señaló que Francisco puede tener un impacto en la lucha contra el antisemitismo, el cual todavía es relativamente alto en América Latina y entre los Latinos en los Estados Unidos. “Cuando hay fotos del papa y un rabí abrazados, esto tendrá un efecto”, dijo.

…Durante su papado hasta ahora, Francisco ha… evitado la mayoría de las controversias relacionadas con política exterior del Medio Oriente, aunque algunos partidarios de Israel tomaron a mal su reconocimiento del estado Palestino y por su oración en el muro de separación construido por Israel durante su visita a Israel y los territorios palestinos en mayo de 2014.

“Podemos elegir tener un diálogo de reclamaciones sobre problemas como Pío XII, o podemos elegir tener un diálogo y trabajar juntos”, dijo el Rabí Burton Visotzky, director del centro de diálogo interreligioso en el movimiento conservador del seminario teológico judío. “Este es un diálogo en el cual la Iglesia Católica y la comunidad judía pueden hacer la obra de Dios juntos”.

Visotzky conoció al papa Francisco mientras enseñaba en la Universidad Pontificia Santo Tomás de Aquino en Roma. “Le dije, traigo una bendición de los judíos de América, y él dijo, Rabí, rece por mí”, recordó Visotzky. “Por eso todos estamos rezando por él”.

Fin de la cita (Énfasis y fotografías de Michael Hoffman)

Nota de Michael Hoffman:

La Iglesia y la Sinagoga
Este símbolo ancestral de la Iglesia Católica (izquierda) y el judaísmo farisaico (derecha) es ahora una vergüenza a los ojos del papa y sus seguidores.



[i] En las catedrales medievales, estatuas de la figura alegórica de la mujer representando a la Iglesia (Ecclesia) y la Sinagoga (Synagoga), retratan el triunfo de la Cristiandad sobre el judaísmo farisaico. Ecclesia representando a la Iglesia Católica, está coronada, majestuosa y victoriosa. Ella sostiene un cáliz conteniendo la Sangre de Jesús y un bastón en forma de Cruz. Synagoga, representando a la religión de los fariseos, está retratada vencida y vendada de los ojos, su corona cayó a sus pies. La Tora, falsificada y por lo tanto abandonada al judaísmo rabínico, no se ve en ninguna parte.

Esta venerable alegoría icónica es ahora reemplazada por una develada ceremonialmente en la “Universidad de San José”, representando al judaísmo abrazando el Antiguo Testamento. Será develada por el Rabí talmúdico Abraham Skorka, cuya religión nulifica la Palabra de Dios mediante la filtración de las tradiciones rabínicas del hombre (Marcos 7, Mateo 15). El Rabí Skorka es co-autor, con el papa Francisco, del libro Sobre el cielo y la tierra.