English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

miércoles, 31 de julio de 2013

MONSEÑOR FELLAY, ¿ES CREÍBLE AHORA?.- LA SAPINIÈRE



¿Monseñor Fellay es creíble ahora?

Este artículo consta de dos partes. La 1a parte será un análisis de la entrevista escandalosa de Monseñor Fellay a The Angelus en abril de 2013, y la segunda parte la declaración de los 3 obispos por los 25 años de las consagraciones de fecha 27 de junio de 2013.

En resumen, veremos que Monseñor  Fellay no ha cambiado, que todavía no es creíble y aunque Monseñor Fellay parece dar marcha atrás, sigue siendo peligroso.

1a Parte

Se le pregunta a Monseñor Fellay su « reacción » cuando se « enteró » que él había sido « escogido por Monseñor Lefebvre para la consagración episcopal »

La respuesta de Monseñor nos manifiesta su humildad: Mi primera reacción fue pensar que debía haber otros mejores que yo, y de ser posible, ¡que pase de mí este cáliz! Mi segunda reacción fue por mis compañeros sacerdotes, mis hermanos en el sacerdocio, “pro fratribus”, porque es obvio que es una gran cruz. Es una cuestión de dedicación a los demás ».

En resumen, ¡es un hombre santo, un hombre providencial!

Di Noia-Fellay: ¡mismo combate!


Se le pregunta enseguida qué relación hay entre el sueño/visión de Monseñor Lefebvre en la catedral de Dakar y las consagraciones de 1988. Respuesta de Superior: ¡no hay relación!

Yo no creo que la medida de consagrar obispos esté directamente relacionada con la misma obra (de Monseñor Lefebvre). Es solamente una medida de supervivencia. No es esencial para la obra, la cual es para formar y construir sacerdotes de acuerdo al Corazón de Jesús. Es lo más importante.

La cuestión es artificial, porque no se explica lo que fue el sueño de Dakar (un sueño donde Monseñor Lefebvre vislumbró la restauración del sacerdocio) pero al plantearla, ella permite a Monseñor Fellay repetir lo que nos escribió Monseñor Di Noia, el romano encargado de hacernos entrar a la Roma actual.

Más bien se les pide renovar la flama de su celo ardiente para formar sacerdotes de Jesucristo. Sin duda, ha llegado el momento de abandonar la retórica dura y contraproducente que ha surgido en los últimos años. Ese carisma original confiado a Monseñor Lefebvre debe recuperarse, el carisma de la formación de los sacerdotes en la plenitud de la tradición católica en aras de realizar un apostolado con los fieles que fluya de esta formación sacerdotal. Este fue el carisma que la Iglesia discernió cuando la Fraternidad Sacerdotal de San Pío X fue aprobada por primera vez en 1970. (…) El auténtico carisma de la Fraternidad es la formación de sacerdotes para el servicio del pueblo de Dios, no la usurpación del cargo de juzgar y corregir la teología o la disciplina de otros dentro de la Iglesia.

Callémonos, dejemos al error tranquilo, seamos perros mudos… Discurso que nos recuerda la revelación del padre Girouard acerca del « branding » querido por los superiores de la FSSPX: una operación que consiste en modificar el comportamiento general de una empresa comercial a fin de mejorar su « imagen de marca » y de parecer, a los ojos de sus clientes, más creíbles.

 ¿Padre o tirano?

Enseguida viene una cuestión sobre la jurisdicción episcopal y el poder del orden.

¿Podría explicar cómo el papel de Superior General no implica el poder de jurisdicción para el obispo?

Esta cuestión anacrónica permitirá a Monseñor Fellay subrayar lo siguiente:

       Debemos distinguir dos clases de jurisdicciones. (…) Como obispos, no tenemos jurisdicción ordinaria en este momentopero como Superior General, tengo la otra clase de jurisdicción.

En otras palabras, yo soy el jefe y tengo la intención de hacer que se sienta, se me tiene que obedecer, ¡Ay de los que se permiten contradecirme en mi voluntad acuerdista! ¡El Padre Beauvais sabe al respecto! En el nombre de la obediencia, Monseñor Fellay puede apartar de los puestos claves y directivos y poner en sus lugares a gente sumisa a su voluntad o a personas serviles o jóvenes sacerdotes que no tendrán ni la experiencia ni la fuerza de oponerse a  su nueva política. Así es como los jefes liberales pueden destruir una sociedad antiliberal bajo la apariencia de la legalidad: el gobierno por traslados. Es el golpe maestro de Satanás que se reproduce: la perversión de un cuerpo por la obediencia.

El Joker: Monseñor Lefebvre

Se le pide enseguida a Monseñor Fellay « un recuerdo particular para compartir sobre el espíritu de Monseñor Lefebvre. Monseñor Fellay alaba entonces a Monseñor Lefebvre en su simplicidad y su sentido común, su alta visión sobrenatural de  las cosas: él siempre se tornaba hacia Dios.

Esto es verdadero pero… es remarcable que Monseñor Fellay no haya pensado en alabar su combate aislado y heroico contra el error. Además alabar a Monseñor Lefebvre no es suficiente para merecer nuestra confianza… Según dice Monseñor Fellay, el mismo Benedicto XVI, siendo completamente modernista, alabó a Monseñor Lefebvre como un gran misionero.

Todo va bien
The Angelus aborda enseguida los « cambios positivos y negativos más importantes en la Fraternidad desde las consagraciones de 1988 »

Allí Monseñor Fellay no ve mas que cambios superficiales: Sacerdotes de edad más avanzada, más casas en más países, en resumen un desarrollo normal pues él continúa con esta frase espantosa: Teníamos 4 obispos y ahora solamente tenemos 3. Esto es un cambio, pero nada grave ni esencial (él persiguió a un obispo y a una veintena de sacerdotes en un año, ¡pero todo va bien!

Luego continúa sobre las relaciones con Roma: « evidentemente la situación todavía no está madura » « Los cambios en la Iglesia que esperaba Monseñor Lefebvre –el regreso a la Tradición- todavía no existen » Allí Monseñor Fellay quiere verse tranquilizador, pero enseguida añade:

Por otro lado, mire lo que ha pasado en los últimos años: la admisión de que la Misa antigua no está abrogada, las excomuniones de 1988 han sido levantadas y hemos adquirido una influencia en la Iglesia que no tuvimos jamás anteriormente. Sin hablar de la crítica siempre más importante del Concilio, incluso en Roma

Monseñor Fellay persiste en presentar como victorias de la Tradición lo que no fueron más que maniobras modernistas para dividirnos y para salvar el principio de la hermenéutica de la continuidad de la revolución conciliar.

Como Monseñor Fellay continúa engañándose y engañándonos, recordemos que en el 2007 se reconoció que la misa tridentina jamás había sido abrogada solamente en tanto rito extraordinario y se proclamó su igualdad y santidad con el rito bastardo que es el ordinario. Esta es la realidad que Monseñor Fellay rechaza. En el 2009, se levantaron por un acto de misericordia las « excomuniones »; agradeciendo estoa Benedicto XVI, Monseñor Fellay ha ratificado públicamente el hecho de que las consagraciones fueron culpables, poco importan las restricciones verbales que pudo hacer, esto no cambia nada la realidad oficial.

¿Desde cuándo la vida no tiene dificultades?

Enseguida Monseñor Fellay es invitado a hablar del crecimiento de la FSSPX desde las consagraciones de 1988. Su respuesta es prodigiosa:

 « Sin los obispos, la Fraternidad estaría moribunda: sus obispos son indispensables para la continuación de la obra » « Es verdad que sin obispos, no podría haber sacerdotes, pero ese no es el elemento esencial de la obra. Es esencial para sobrevivir, pero no para la naturaleza de la obra.

Se le plantea entonces la objeción de los que ya firmaron con Roma, que continúan existiendo sin obispos propios e independientes de la Roma modernista.

Monseñor Fellay observa que « actualmente, los frutos de su apostolado están totalmente sujetos a la buena voluntad de los obispos diocesanos. Las comunidades Ecclesia  Dei están obligadas a mezclarse con las novedades del Vaticano II, del mundo y del Novus Ordo. Allí se encuentra la gran diferencia entre la Fraternidad y las comunidades Ecclesia Dei »Pero hace unos años nuestro Superior dio a entender lo contrario, que no sería imposible cooperar con los obispos modernistas:

 « Es verdad –como es el derecho de la Iglesia- que para abrir una nueva capilla o fundar una obra sería necesario tener el permiso del ordinario local (…) Aquí o allá, esta dificultad sería real, pero ¿desde cuándo la vida no tiene dificultades ? (Monseñor Fellay, DICI n° 256 del 8 de junio de 2012.
Pero estén tranquilos, ¡Monseñor Fellay jamás buscó un acuerdo!

¿Hay que consagrar?

Viene enseguida una cuestión crucial: ¿Son suficientes tres obispos para llevar a cabo todo el trabajo? ¿Hay que consagrar más?

La respuesta es sabrosa: “Desde 2009, en efecto, trabajamos solamente con tres obispos. Evidentemente, funciona. Por lo tanto está claro que nosotros podemos funcionar con tres. No hay razón urgente o de gran necesidad para consagrar otro… cuando, y si las circunstancias que llevaron a Monseñor Lefebvre a tomar tal decisión se presenten de nuevo, tomaremos las mismas medidas”

No hubo razón urgente ni de gran necesidad para consagrar un obispo en Campos en los años 90. ¡Pero se realizó! La respuesta de Monseñor Fellay no es, por lo tanto, una respuesta. Además, Asís I y las respuestas romanas a las dubia sobre la libertad religiosa motivaron a Monseñor Lefebvre a consagrar. Asís III y las “discusiones doctrinales” (2009-2011) que revelaron las posiciones romanas tan sorprendentes e irreconciliables con la fe, debió de haber motivado a Menzingen a consagrar en vez de buscar un acuerdo práctico.

Enseguida se aborda lo que se llamó en un subtítulo:

La iniciativa romana de una normalización canónica
Este subtítulo llama a hacer dos observaciones

1era observación: iniciativa romana: engaña a la gente; el GREC fue una iniciativa Fraterni-romana. Y si Monseñor Fellay dice: Yo no he dado el primer paso, él olvida de decir que ha abierto el camino. Si el papa me llama, corro, dijo él.

2ª observación: normalización canónica: Es una mentira por omisión. Porque es esconder la realidad: se ha buscado un secundario acuerdo práctico omitiendo lo principal que es el combate de la fe en una solución doctrinal. Todos los capitulantes pueden testimoniarlo pero se callan.

Monseñor Fellay justifica enseguida su política por estas palabras: He tratado de ver si la situación fuera tal que pudiéramos seguir adelante sin perder nuestra identidad. Evidentemente, ese no es todavía el caso.

Pero eso no es lo que Monseñor Fellay le dijo a Benedicto XVI el 27 de junio de 2012. Lo deja comprender que desgraciadamente, no podrá firmar en razón del contexto actual de la Fraternidad que no está dispuesta a aceptar la nueva declaración. Y declara a pesar de la oposición y la inquietud importante en la Fraternidad hacer todos sus esfuerzos para continuar en el camino de la unión.

Luego Monseñor Fellay nos vuelve a sacar lo mismo que su conferencia en Ecône de septiembre de 2012 donde se preguntaba “¿Qué pasará con Roma? Excomunión…status quo…o desbloqueo de la situación…?” Y respondió con una deslumbrante claridad: “yo diría: esperen un poco” . Siempre esta misma imprecisión, falsamente abandonado a la providencia escondiendo una voluntad propia. Dice: “No tengo idea del tiempo que tomará, o cuántas tribulaciones deberemos de sufrir para llegar a este momento. Tal vez diez años, tal vez menos, tal vez más. Está en las manos de Dios”.

La finalidad es no dar lugar a la crítica para avanzar. Ya que a la pregunta:“Sigue estando abierto a nuevos contactos por parte de Roma y en particular del nuevo Papa? Monseñor Fellay responde: “Por supuesto que permanezco abierto ¡Es la Iglesia de Dios!”

¡Es la Iglesia de Dios! ¿La que beatifica a los modernistas y ecumenistas condenados por la Iglesia de Dios? ¿Como Juan XXIII, Juan Pablo II? Estos hombres jamás podrán ser santos de la Iglesia católica. Una Iglesia que venera a estos monstruos no es católica. Pero para Monseñor Fellay:

 “El Espíritu Santo está todavía allí para superar los obstáculos sembrados en la Iglesia después del Vaticano II”

Esto se parece a lo que nos escribió Monseñor Di Noia:
“Incluso si estamos convencidos de que nuestra perspectiva en una cuestión particular disputada es la verdadera, no podemos usurpar el oficio del pontífice universal presumiendo públicamente el corregir a otros dentro de la Iglesia… Ha sido un error tomar cada punto difícil de la interpretación teológica del Vaticano II como una cuestión de controversia pública, tratando de influir en aquellos que no son teológicamente sofisticados a adoptar el propio punto de vista acerca de sutiles cuestiones teológicas”.

Enseguida se le pregunta a Monseñor Fellay: “¿Cuáles signos debemos esperar que nos muestren que el regreso a la Tradición ya se realizó?” Esta es su respuesta. Es asombrosa:

 “Es muy difícil decir que empezará por esto o aquello. Con el Papa Benedicto XVI tuvimos el gran signo de la liturgia (¡!!), y tal vez también algunos otros esfuerzos menos sostenidos”.

Monseñor Fellay debería leer el libro “nuestras relaciones con Roma” del padre Pivert. Allí  dice Monseñor Lefebvre:

 “Cuando nos plantean la pregunta de saber cuándo habrá un acuerdo con Roma, mi respuesta es simple: cuando Roma vuelva a coronar a Nuestro Señor Jesucristo. El día en que ellos reconozcan de nuevo a Nuestro Señor como rey de los pueblos y de las naciones, no es a nosotros a quienes ellos se unirán, sino a la Iglesia Católica en la cual permanecemos nosotros (Flavigny, diciembre de 1988)

Y después de esto, se pretende que la Fraternidad no ha cambiado de línea. Monseñor Fellay persiste. No quiere tener en cuenta el balance de la situación hecho por Monseñor Lefebvre después de las consagraciones:
 “En ese momento, soy yo quien plantearía las condiciones. Yo no aceptaría más estar en la situación en la que nos encontramos durante los coloquios. Se acabó. Yo plantearía la cuestión en el plano doctrinal: “¿Es que usted (Francisco) está de acuerdo con las grandes encíclicas de todos los papas que lo han precedido? Si usted (Francisco) no acepta la doctrina de vuestros predecesores, es inútil hablar. En tanto que usted (Francisco) no haya aceptado reformar el concilio, considerando la doctrina de estos Papas que os han precedido, no hay diálogo posible, es inútil” (Fideliter, septiembre de 1988)

 “No somos nosotros quienes debemos firmar cualquier cosa. Son ellos quienes deber firmar, garantizando que aceptarán la doctrina de la Iglesia. Ellos quieren nuestra sumisión pero ellos no nos dan la doctrina” (Nuestras relaciones con Roma, pág. 296)

Monseñor Fellay y ciertos superiores de la Fraternidad, incluso antes de firmar el acuerdo exteriormente, mental e interiormente ya lo han hecho. El “branding” de la Fraternidad, la imagen de marca querida por el padre Wegner y Monseñor Fellay ha concluido que desde hace quince años, ¡estábamos en un error! Hay que dejar de combatir a esta iglesia conciliar moribunda. Debemos concentrarnos en el lado positivo, mostrando la belleza de la liturgia tradicional y de esta manera hacernos simpáticos a la gente. Como si alabar la salud ¡pudiera dispensar de combatir los microbios! ¡Como si el papel del buen médico de las almas pudiera consistir en no decirle a la gente que están enfermos para agradarlos!

Así pensaba Dom Gérard de Barroux:

 “Nosotros queremos tratar, decía él, de no tener ya esta actitud crítica, estéril, negativa. Nosotros nos vamos a esforzar en abrir nuestras puertas a todos aquellos que quieren aprovechar la bienaventuranza de la vida monástica” Monseñor Lefebvre hizo este comentario: “en esta época, me inquieté de lo que yo consideraba como una operación muy peligrosa. Era la apertura de la Iglesia al mundo y hemos constatado que fue el mundo quien convirtió a la Iglesia”  (Fideliter n°66)

Por lo tanto, Dom Gérard, Di Noia y Fellay: Mismo combate, misma visión de las cosas. ¡Allí reside el problema de la FSSPX! Después, para borrar el rastro, Monseñor Fellay nos dice todo y su contrario sobre los signos del regreso de Roma a la Tradición.

 “El movimiento deberá venir necesariamente de la cabeza”; “Sin embargo, un movimiento puede venir también de abajo… Yo creo que esta tendencia ya está en marcha… ciertamente es un signo”. “El cambio profundo deberá venir de arriba, del papa” “Puede venir de varios lados”

Monseñor Fellay no se atrevió a decir que el regreso a la Tradición podría venir también ¡de ninguna parte! Pero Monseñor Fellay, a pesar de las imposturas pasadas, sí se atrevió a hablar de nuevo de una nueva cruzada del rosario: “En cuanto al rosario, no me opongo a una nueva cruzada” Verdaderamente la Casa General no le teme a nada.

El malvado Monseñor Williamson

Llegamos al final de la entrevista que es una obra maestra de manipulación.
Pregunta: ¿Qué diría usted a aquellos que lo acusan de haber querido comprometer los principios de la Fraternidad en lo que se refiere al Concilio y a la Iglesia posconciliar?

Respuesta: Es pura y simple propaganda difundida por aquellos que quieren dividir la Fraternidad. Yo no sé de dónde sacan esas ideas.

a) Un juicio de intención; ¡nuestra meta sería dividir la Fraternidad y no salvar su honor manchado por los compromisos del superior general!

b) Una ceguera deshonesta: Él no sabe de dónde sacan esas ideas. Que vuelva a leer su declaración doctrinal del 15 de abril donde acepta implícitamente los fundamentos de la revolución en la Iglesia (continuidad del Vaticano II, nueva misa y nuevo Código), donde se calla la condenación de la revolución conciliar… A pesar de estos hechos, Monseñor Fellay continúa afirmando:

 “Ellos se han aprovechado de la situación tan delicada del año pasado para acusar al Superior de cosas que jamás fueron hechas o que no se tenía la intención de hacer. Jamás tuve la intención de comprometer los principios de la Fraternidad”.

¿De qué habla? ¿De quién se burla? ¿Quién escribió: “Por el bien común de la Fraternidad, preferiríamos de lejos la solución actual de status quo intermediario, pero manifiestamente, Roma ya no lo tolera”? (Monseñor Fellay a los tres obispos, carta del 14 de abril de 2012). ¿Quién confió a la prensa americana (CNS), el 11 de mayo de 2012: “Yo no puedo excluir que haya una división” de la FSSPX? ¿Quién declaró a DICI (n°256), respecto a la negativa de sus cofrades de un acuerdo puramente práctico: “Creo que mis cofrades podrán reajustar su juicio con el estatus canónico en la mano y los hechos bajo los ojos”? ¿Quién pretendió que “Muchos son los que comprenden el Concilio de manera equivocada (…) Después de las discusiones, nos dimos cuenta que los errores que creíamos como salidos del concilio de hecho no han salido de él sino de la común interpretación que se ha hecho de él”? (Monseñor Fellay, You Tube, Traditional leader talks about his movement, Roma)

Nadie acusa al Superior de haber tenido la intención de comprometer los principios de la Fraternidad sino por el contrario, se le ha acusado a justo título de haber querido hacer un acuerdo puramente práctico sin acuerdo doctrinal ignorando el consejo de Monseñor Lefebvre, desobedeciendo al Capítulo general de 2006, despreciando el sabio consejo de los otros tres obispos de la Fraternidad y contradiciendo sus propios compromisos pasados y de haber destruido, de facto, por su declaración del 15 de abril de 2012, los fundamentos del combate de la fe.

Pero de eso no quieren hablar. El mismo Padre de Cacqueray renunció a hacerlo en un documento al distrito de Francia diciendo: “cualesquiera que sean las dificultades y las inquietudes pasadas de estos dos últimos años…” para contentarse con la declaración del 27 de junio de 2013.

Enseguida Monseñor Fellay dice respecto de una “división en la Fraternidad”:
 “Aquellos que dividen la Fraternidad por su dialéctica, deberían reflexionar sobre los motivos de sus acciones. Por ellos, quiero decir Monseñor Williamson y los sacerdotes que lo siguen”.

Dos observaciones:

a)                No somos nosotros los que dividimos la Fraternidad, sino el Superior general que ha asumido en el Cor Unum su escandalosa y vergonzosa declaración que ensucia gravemente el honor de la FSSPX, y que pide una retractación. ¿Cómo podemos nosotros en conciencia seguir a un jefe que piensa como el enemigo y que rechaza reconocer su error en materia de fe?... es por el bien común de la Fraternidad y el mismo honor de Monseñor Fellay que nosotros queremos que él borre esta mancha por la confesión pura de la fe.

b)            ¿Quién expulsó a Monseñor Williamson y a los sacerdotes? ¡Monseñor Fellay! ¿Por qué lo hizo? Lo hizo porque él no soportaba que se le manifestara la falsedad de su política conciliante y liberal. Y una vez expulsado, ¿por qué querer todavía tener autoridad sobre ellos? ¿Cómo puede exigir la obediencia de aquellos que ha expulsado?

El mismo Padre de Cacqueray en su carta de julio de 2013 da a entender que al menos antes de la declaración del 27 de junio, era legítimo separarse de Monseñor Fellay y Menzingen. En efecto, él escribió que “sería una paradoja querer salir de la fraternidad cuando esta declaración acaba de producirse” y que “desde ahora” ya no hay “estado de necesidad en el estado de necesidad” que podría justificar a los “francotiradores”. Por lo que antes de esta declaración, ¡había estado de necesidad en la Fraternidad! ¿A causa de quien y de qué? A causa de Monseñor Fellay y de su declaración del 15 de abril de 2012. Ahora bien, si Monseñor Fellay la ha retirado,  también la justificó y asumió  un año después en el Cor Unum n°104. Por lo tanto, el problema permanece en su totalidad.

2Parte

¿Y la declaración de los tres obispos?

Esta no es suficiente para reparar el mal cometido por Monseñor Fellay.

Monseñor de Galarreta, antes del capítulo había dicho que Monseñor Fellay no podía hacer otra cosa que renunciar, que él estaba desacreditado en los dos lados y ya no podría gobernar más: los liberales le reclamarían no haber ido hasta el final de un acuerdo con Roma; los antiliberales le reclamarían haber traicionado la doctrina y de haber ido muy lejos. Y antes del Capítulo, le confió a un cofrade: “no aflojaremos, hay que estar dispuestos a recomenzar desde cero”.

Desgraciadamente, los antiliberales fueron puestos en minoría en el capítulo, y en vez de irse para no avalar los compromisos que tendrían lugar y de avalar la exclusión injusta de uno de nuestros obispos, se quedaron. Se deduce de los dos pasos que se dieron antes (un acuerdo práctico con una declaración escandalosa), no quedó más que un solo paso que dar para adelante (un acuerdo práctico tal como somos). El capítulo de 2012 por lo tanto, le dio legalidad al abuso de poder de Monseñor Fellay quien cambió motu proprio, la línea de la FSSPX adoptada por el capítulo de 2006 y que era: no al acuerdo práctico antes de una solución doctrinal. Por lo tanto, la mayoría de los capitulantes ayudó a Monseñor Fellay a darle legalidad a lo que era ilegal.

Y desgraciadamente Monseñor Tissier y de Galarreta avalan este abuso de poder de Monseñor Fellay en su Declaración con ocasión del 25 aniversario de las consagraciones episcopales (30 de junio de 1988-27 de junio 2013)

11. Este amor de la Iglesia explica la regla que Monseñor Lefebvre siempre observó: seguir a la Providencia en todo momento, sin jamás pretender anticiparla. Entendemos que así lo hacemos, sea que Roma regrese de modo rápido a la Tradición y a la fe de siempre –lo que restablecerá el orden en la Iglesia- (capítulo de 2006), sea que se nos reconozca explícitamente… el derecho y el deber de oponernos públicamente a los errores y a sus fautores, sean quienes fueren –lo que permitirá un comienzo de restablecimiento del orden. (Capítulo de 2012)

¡Ilusión, ambigüedad grave y ceguera!

La Iglesia conciliar no puede permitir el profesar en su seno una doctrina contraria a la suya. El comportamiento de las comunidades que han hecho acuerdo lo prueba: Campos, Fraternidad San Pedro, Instituto del Buen Pastor, benedictinos de Flavigny, Barroux… Todos guardan un silencio prudente sobre todas las herejías del Concilio al punto de terminar por tenerlas por verdades de la Tradición “viva”. En resumen, este párrafo 11 tienta a Dios al aceptar la hipótesis de la cuadratura del círculo. ¿Y de qué Iglesia hablamos?

Si se trata de la Iglesia Católica, en ese caso no se pasa un “acuerdo” bajo condición con ella a menos de adherirse a la doctrina de la Iglesia, si no, no nos adherimos a ella; y si se trata de la Iglesia conciliar, Monseñor Lefebvre lo dijo y lo repitió:

 “Es una ilusión total. No son los inferiores los que cambian a los superiores, sino los superiores los que cambian a los inferiores” (Fideliter n°70, julio-agosto de 1989)

 “Esta transferencia de autoridad, esto es lo grave, esto es excesivamente grave. No es suficiente decir: no cambiamos nada en la práctica… Es esta transferencia la que es grave porque la intención de estas autoridades es de destruir la Tradición”

Monseñor Fellay afirma exactamente lo que condena Monseñor Lefebvre. En The Angelus, Monseñor Fellay dice: Cualquiera que sea el acuerdo, siempre habrá una condición sine qua non: ¡no al compromiso! Nosotros permanecemos tal y como somos”. Y Monseñor Lefebvre dijo: No es suficiente decir: no hemos cambiado nada en la práctica…”

La Declaración de los obispos de la Fraternidad acepta una reconciliación con Roma en los dos casos (sea/sea) mientras que Monseñor Lefebvre, después de las consagraciones, no acepta más que la primera de las dos posibilidades, precisando que la segunda era muy peligrosa:

 “Es por lo tanto un deber estricto para todo sacerdote que quiera mantenerse católico, separarse de esta Iglesia conciliar, en tanto que ella no reencuentre la tradición del Magisterio de la Iglesia y de la fe católica” (Itinerario espiritual, 1990, pág. 29)

 “Nosotros decimos que no se puede estar sometido a la autoridad eclesiástica y conservar la Tradición. Ellos (los acuerdistas) afirman lo contrario. Esto es engañar a los fieles” (¡Y ahora, 3 de los 4 obispos consagrados por Monseñor Lefebvre lo dicen! Solamente Monseñor Williamson rechazó públicamente este engaño).

 “No se entra en un marco y bajo superiores, diciendo que vamos a pelear cuando estemos dentro, mientras que ellos tienen todo en las manos para controlarnos. Ellos tienen toda la autoridad. Lo que nos interesa por principio, es mantener la fe católica. La cuestión canónica es secundaria”

Esta condición “que las autoridades nos dejen la libertad de crítica, de oponernos públicamente a los errores y sus fautores” es ridícula e insignificante por tres razones:

1)        Esta nos lleva a prometer obediencia al papa con la libertad de desobedecerlo.

2)        Cuando los sacerdotes denunciaron públicamente los errores de la declaración doctrinal de Monseñor Fellay del 15 de abril: fueron expulsados o reducidos al silencio. ¿Cómo podemos exigir hacer en el exterior de la Fraternidad lo que no somos capaces de hacer en el interior? Monseñor Fellay fue, en su declaración del 15 de abril, un fautor de error. Pero no tenemos el derecho de decirlo. ¿Por qué?

3)                    El derecho y el deber de oponerse públicamente a los errores y sus fautores… ¡Pero he aquí que la Casa general ya no cumple su deber desde hace años!

¿Dónde están los comunicados oficiales de la FSSPX que condenan las ambigüedades sacrílegas del motu proprio de 2007, haciendo de la misa bastarda un rito ordinario tan santo como la Misa tridentina? ¿Y las ambigüedades sacrílegas del motu proprio de 2009? ¿Dónde están los comunicados que condenan a Asís III? Respecto a esto, recordemos la nota del padre Thouvenot: Hay que pedir reparación por esta impiedad. Monseñor Fellay desea dejar a cada superior (…) una cierta libertad para juzgar lo que conviene hacer (…) se podrá por medio de un sermón (…) explicar las razones de nuestra condenación (…) evitando los anatemas (…) las polémicas estériles, como nos pidió nuestro fundador en 1977 (…)”

¿Dónde están los comunicados que condenan la escandalosa beatificación de Juan Pablo II? Recordemos el inquietante eufemismo del padre Pfluger hablando simplemente de la “desafortunada beatificación de Juan Pablo II”.
¿Es así como cumplimos el deber frente a los fautores de errores? ¿Dónde están los anatemas que protegen nuestra fe?

Espero que comprendan que la declaración de los tres obispos no es suficiente para volver creíble a Monseñor Fellay. Porque cuando le conviene expresa sugratitud filial al Santo Padre por el acto del levantamiento de las excomuniones (Menzingen, 24 de enero de 2009) Pero cuando le conviene reafirma la injusta acusación de desobediencia (Declaración del 27 de junio de 2013)

La declaración no es suficiente para volver creíble a Monseñor Fellay. Porque cuando le conviene dice “La nueva misa está penetrada de un espíritu ecuménico y protestante, democrático y humanista que ignora el sacrificio de la Cruz” (Declaración del 27 de junio de 2013) pero cuando le conviene, esta misa es legítimamente promulgada, es decir, buena. (Declaración de abril de 2012)

La declaración no es suficiente para volver creíble a Monseñor Fellay. Porque cuando le conviene, la causa de los errores que están demoliendo la Iglesia no reside en una mala interpretación de los textos conciliares, sino en los mismos textos (Declaración de junio de 2013), pero cuando le conviene,“Después de las discusiones, nos dimos cuenta que los errores que creíamos como salidos del concilio, de hecho no salieron de él, sino de la común interpretación que se ha hecho de él” (Monseñor Fellay, You Tube…)

La declaración no es suficiente para volver creíble a Monseñor Fellay. Pues cuando le conviene: el Vaticano II inauguró un nuevo tipo de magisterio, desconocido hasta entonces en la Iglesia, sin raíces en la tradición, un magisterio imbuido de principios modernistas” (Declaración de junio 2013) pero cuando le conviene: el Concilio Vaticano II aclara, profundiza y explica ulteriormente, ciertos aspectos de la vida y de la doctrina de la Iglesia, implícitamente presentes en ella y no formulados todavía” (Declaración de abril de 2012)

Monseñor Fellay constató que había una oposición radical a su autoridad en noviembre de 2012;

 “Estoy consciente que no sirve de nada decir… “tengan confianza”. Es después de los hechos, por los actos, que poco a poco ella podrá regresar” (Ecône, 7-9-2012).

Monseñor Fellay ha hablado demasiado, se ha contradicho demasiado en materia grave para que podamos creerle mientras que no haya reparado el desastre que creó. ¡Se necesitan los actos! Ad intra: una amnistía general; ad extra: la Canonización de Juan Pablo II será una buena prueba. Monseñor Lefebvre le escribió a Juan Pablo II en 1985: “si el Sínodo no regresa al magisterio tradicional de la Iglesia en materia de libertad religiosa, pero confirma este grave error, fuente de herejías, tendremos el derecho de pensar que los miembros del Sínodo no profesan ya la Fe católica.(…) Si el Sínodo, bajo vuestra autoridad, persevera en esta orientación, usted ya no será el Buen Pastor”.  Monseñor Fellay debería entonces escribir públicamente a Francisco que si él canoniza a Juan Pablo II, un mal pastor, él será también un “mal pastor” ya que por eso él se hace también apóstol de la libertad religiosa.

En el 2012, hubo un terremoto, un cataclismo en la FSSPX: nos dimos cuenta que el superior de la FSSPX piensa y actúa como el Superior de la Fraternidad San Pedro. Y peor que él, pues el Superior de la Fraternidad San Pedro al menos no se esconde detrás de mentiras y manipulaciones; sus principios son falsos pero los afirma simplemente y al menos los asume. Si Monseñor Fellay no pudo llegar al final, es en razón de una oposición, una presión y una coacción interna, solamente por eso.

Hubo un cambio SUBSTANCIAL en la cabeza de la FSSPX en Menzingen. Antes de firmar el acuerdo, Monseñor Fellay y otros piensan y actúan como si ya lo hubieran hecho. Ese es el problema. Dejemos de enfocarnos en un acuerdo hipotético con Roma. El peligro no viene de los romanos sino de nosotros mismos. Nuestro superior general ya no distingue entre la Roma conciliar y la Roma Eterna. Monseñor Fellay es intelectualmente irrecuperable y desde hace mucho tiempo, inoculó un veneno, un estado de espíritu mortal en la Fraternidad.

Declaración de compromiso

El capítulo de 2012 y esta declaración no arreglan este problema. Estos son actos de compromiso. Se ha preferido la unidad de la Fraternidad al combate de la fe y la reputación del superior a las exigencias de la verdad. Querámoslo o no, a pesar de sus afirmaciones doctrinales, la Declaración del 27 de junio es una operación de “re-centrado” interno de la Fraternidad con una voluntad de tratar bien la Roma de Francisco. ¡Es una declaración bastarda! El veneno de Monseñor Fellay está en esta Declaración. Este veneno es una omisión colosal, una ausencia mortal que nos destruirá poco a poco.

En la declaración de 1974, Monseñor Lefevbre es explícito:

 “Nosotros nos negamos seguir a la Roma de tendencia neo-modernista que se manifestó claramente en el Concilio Vaticano II… Ninguna autoridad, ni siquiera la más elevada en la jerarquía, puede obligarnos a disminuir nuestra fe católica…” Monseñor Lefebvre recordó a San Pablo en este caso:“que sea anatema”. Porque “Esta reforma, salida del Liberalismo, del Modernismo, está completamente envenenada, ella sale de la herejía y termina en la herejía, incluso si todos sus actos no son formalmente heréticos”.

En su Carta a los futuros Obispos, es todavía más explícito:

 “La silla de Pedro y los puestos de autoridad de Roma, están ocupados por anticristos… la Roma anticristo. Esta Roma modernista y liberal, sigue su obra destructiva del Reinado de Nuestro Señor, como lo prueban Asís y la confirmación de las tesis liberales del Vaticano II sobre la libertad religiosa”.

Enseguida Monseñor Lefebvre habla de un sucesor de Pedro perfectamente católico en las manos del cual podrán depositar la gracia de vuestro episcopado para que él la confirme”.

Pues la Declaración con ocasión del 25 aniversario de las consagraciones episcopales, omitió TODOS estos puntos. En 25 años, se ha pasado de lo explícito a lo implícito o mejor dicho, de lo claro a lo ambiguo. Esta evolución es preocupante y manifiesta una debilidad mortal en nuestra Fraternidad.

 Esta Declaración del 27 de junio, engaña a los fieles sobre la gravedad de la situación actual en la Fraternidad. Monseñor Tissier y de Galarreta debieron haber visto el nuevo tono y los silencios de esta declaración. La firmaron como un mal menor para salvar a cualquier precio la unión en la Fraternidad y darle confianza a los fieles y sacerdotes.

La crisis de la FSSPX cesará sea que Menzingen regrese al principio de 2006 y reconozca los errores de la Declaración del 15 de abril de 2012, sea que Menzingen reconozca explícitamente a los sacerdotes el derecho y el deber de oponerse públicamente a los errores de esta declaración y a los fautores de estos errores, sean quienes fueren. Esto evidentemente incluye a Monseñor Fellay.

Así como el Vaticano II pecó por atracción del mundo maldito por Cristo, así mismo, nosotros pecamos por atracción de la Iglesia conciliar excomulgada y virtualmente cismática. Así como el Vaticano II fue una subversión realizada por los “superiores” que contaminaron a los “inferiores”, así la “auto demolición” de la FSSPX emprendida por Menzingen pero bloqueada por el momento, es una subversión realizada por los de arriba.


¿Los inferiores de la FSSPX lograron hacer cambiar a los superiores?
El futuro lo dirá, es muy temprano para concluir. Monseñor Fellay ha cedido a la presión pero no ha cambiado en el fondo y sigue siendo el jefe. El peligro permanece. Oremos, esperemos y seamos vigilantes. Adjutorium nostrum in nomine Domini…