English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

sábado, 6 de julio de 2013

MAX BARRET: ¡EL FRACASO DEL « BRANDING » !


Nosotros no conocemos, evidentemente, el costo de esta operación destinada a forjar una “imagen de marca comercial” para la FSSPX a fin de hacerla más atractiva a la gente.

Lo que sí pudimos constatar, fue que durante las ceremonias del 27 y 28 de junio pasado, es que… ¡fue un fracaso! Para el jubileo de tres de los cuatro obispos consagrados en 1988, no contamos mas que unos 200 0 300 fieles en la amplia pradera…¡no más!... Para las ordenaciones del día siguiente lo que se ofreció a nuestra mirada estupefacta fue el número de sillas vacías… ¡jamás visto!... Los amigos con los cuales me arriesgué a estimar como un 30% de sillas vacías, me encontraron muy optimista… Ellos estimaron el 50% pero no garantizo esta evaluación. La inmensa carpa instalada para las comidas y bebidas después de la ceremonia reflejaron este “fracaso” magistral. Cuando había que hacer una larga cola, en otro tiempo, para ser servido, este año nos sirvieron sin la mínima espera…

En todo caso, ¿dónde estaba la fila de los numerosos autobuses estacionados en la orilla de la pradera los años anteriores ?... Este año no hubo mas que tres… Por supuesto que se ingeniaron en justificar tal desastre, pero los argumentos estuvieron lejos de ser convincentes: en el pasado, estos mismos argumentos no suscitaron la misma derrota…

Permítanme compartirles un recuerdo personal.


Para el mismo jubileo de Monseñor Lefebvre, el 23 de septiembre de 1979, en el Palacio del Congreso de Versalles organizamos dos camiones (completos) para salir de Châtillon. La multitud era impresionante: ¡se habló de 15 a 20 mil personas! Para el 60 aniversario de su sacerdocio, el 19 de noviembre de 1989 en Bourget, organizamos un camión de 50 personas. Multitud impresionante también… Para la consagración de los 4 obispos, el 30 de junio de 1988, también organizamos un camión (50 personas) y la multitud llegó. Pero en esa época, teníamos un Jefe… ¡y lo venerábamos!... El “branding” lo hacíamos nosotros mismos… Aparentemente funcionaba mejor. ¡Y el servicio era gratuito!