English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

domingo, 3 de febrero de 2013

CARTA ABIERTA AL PADRE LORANS.- POR UN COFRADE


Antimodernisme: esperamos que esta carta abierta redactada por un cofrade permita reventar un absceso que emploma la tradición desde hace una decena de años…



Carta abierta al padre Lorans
Responsable del GREC y encargado de las comunicaciones de la FSSPX


Estimado Padre y cofrade:
Solo su honor y la credibilidad de su cargo me traen hacia usted. Tres meses después de la entrega, el 14 de septiembre de 2011 por parte del Cardenal Levada a Monseñor Fellay, de un documento con vistas a una solución canónica para la Fraternidad, el Padre Michel Lelong hizo aparecer una obra titulada “Por la necesaria reconciliación”. Este libro nos enseña que con la señora Huguette Pérol, el Padre Dominico Olivier de La Brosse y el Padre Lelong (fundador del Grupo de Amistad Islamo-Cristiano), usted, en 1997, con ocasión de una comida, ha creado el GREC: El Grupo de Reflexión Entre Católicos.

El objetivo del GREC: « una verdadera reconciliación”
Después de la primera sesión pública de GREC, el 23 de mayo de 2000, las reuniones, "discretas y amistosas", se hicieron cada vez más frecuentes, "aproximadamente una vez por mes”. En 2004, se decidió invitar a estos encuentros a "un número de participantes cada vez más grande que representaban las corrientes más diversas de la Iglesia de Francia”. “En estas reuniones participaban - y continúan participando - sacerdotes y laicos pertenecientes a la diócesis de París y a las diócesis de provincia, a la Fraternidad Sacerdotal San Pío X, a la Fraternidad Sacerdotal San Pedro, al Instituto del Cristo-Rey y a otras instituciones eclesiales". La preocupación del GREC es "contribuir a la unidad de la Iglesia, en el respeto de las legítimas diferencias". Como el señor Airiau dijo: "pueden existir católicos del rito griego, los católicos de rito latino, pero también católicos del rito romano de 1969 y católicos del rito romano de 1962”. Para la señora Huguette Perol, "el hecho de conocerse  lo cambia todo" y "las diferencias" entre "tradicionalistas" y "conciliares" son comparables a las diferencias "entre un napolitano" y "un holandés”. El propósito del GREC es" mantener un diálogo entre las diferentes corrientes" de modo que "la tradición" tenga "algo que decir en la Iglesia, cuando recupere su lugar en ella”
Padre Lorans, ¿verdaderamente usted comparte esta visión de las cosas? ¿No enseñó en el seminario o en el Instituto que el liberalismo y el catolicismo son irreconciliables? ¿No sabe usted que el acercamiento del católico al liberalismo es una traición, que el acercamiento de un liberal al catolicismo es una conversión y que cualquiera que sea su nombre, liberalismo católico o catolicismo liberal, conciliar a los dos es un pecado?
« No nos equivoquemos, no se trata de una diferencia entre Monseñor Lefebvre y el papa Paulo VI. Se trata de una incompatibilidad radical entre la Iglesia Católica y la Iglesia conciliar, la misa de Paulo VI representa el símbolo y el programa  de la Iglesia conciliar” (Nota preliminar de Monseñor Lefebvre, 12 de julio de 1976)
Padre Lorans, ¿ha informado de manera suficiente a los cofundadores del GREC y al representante del papa, cuando lo « recibió en la Nunciatura para un diálogo profundo” con la señora Pérol y el Padre Lelong, de las decisiones de la Fraternidad?
« Los contactos que la FSSPX tiene episódicamente con las autoridades romanas, tienen como único objetivo ayudarlas a recuperar la Tradición y no la búsqueda de un imposible “acuerdo” puramente práctico. El día en que la Tradición recupere todos sus derechos, “el problema de la reconciliación no tendrá razón de ser…”» (Mgr Lefebvre a Juan-Pablo II, Carta del junio de 1988). » (Cor unum, n°85, octubre 2006)

El GREC y los contactos romanos
El 28 de octubre de 1998, el padre Lelong le dirigió una carta al Cardenal Sodano diciéndole:
Numerosos sacerdotes y fieles han sido conducidos a acercarse a la Fraternidad Sacerdotal San Pio X no tanto por razones doctrinales, sino por apego a la Misa tridentina (…) Con algunos amigos, hemos constituido en París un grupo de trabajo que se esfuerza en preparar el día en que todos los “tradicionalistas” podrán encontrar su lugar en la Iglesia en la obediencia al Santo Padre y bajo la autoridad de nuestros obispos (…) me parece que el Jubileo del años 2000 podría ser la ocasión de “proponer actos de reconciliación que serían para el honor de la Iglesia”. Es en este espíritu, en una total fidelidad al Soberano Pontífice y a las enseñanzas del concilio Vaticano II, que me permito, en nombre de numerosos católicos franceses, pedirle señor Cardenal, si en un gesto de caridad hacia nuestros hermanos, el Santo Padre podría levantar la excomunión que fue pronunciada por las consagraciones irregulares de obispos realizadas por Monseñor Lefebvre”
A este correo, el Cardenal Sodano respondó el 20 de febrero de 1999:
« La cuestión que usted plantea está muy presente en el corazón del Santo Padre, quien no cesa de trabajar por la unidad de la Iglesia (…) Para ello, es importante que aquellos que quieren regresar al seno de la Iglesia, manifiesten su deseo (…)”.
Padre Lorans, la apertura de las Basílicas romanas durante la peregrinación de la Fraternidad a Roma en el año 2000, la iniciativa misma de esta peregrinación y los contactos romanos que le siguieron, ¿todo eso fue obra del GREC?
Un documento comprometedor
El 20 de octubre de 2008, una carta « firmada por los responsables del GREC y por cierto número de personalidades católicas” fue “enviada al Santo Padre”:
« He aquí que el Motu Proprio de 2007 está creando poco a poco en la Iglesia, un verdadero “cambio en la situación” en el seno de la cual la recepción positiva que le ha dado Monseñor Fellay en nombre de la Fraternidad Sacerdotal San Pio X nos ha llenado de esperanza (…) Convencido de expresar la esperanza de muchos católicos y esperando que esto será para la Sociedad de San Pío X la oportunidad de regularizar su situación canónica y de poder manifestar también su voluntad de entrar en plena comunión con el Santo Padre, nosotros pedimos humildemente a Vuestra Santidad  hacer todo lo posible para lograr el levantamiento de la excomunión que pesa sobre los cuatro obispos consagrados por Monseñor Lefebvre en 1988. En el contexto actual, creemos que este gesto de  Pastor común  ayudará a suavizar las viejas heridas”.'
Padre Lorans, ¿esta carta del GREC significa que usted renunció a ser miembro de la Fraternidad? Porque en el 2008 pidió usted una cosa que nuestro superior, en el 2006, dijo se negaría a hacer: “evidentemente nosotros no vamos a pedir que nos levanten algo que no reconocemos. Siempre nos hemos negado a reconocer la validez de estas excomuniones, no podemos entonces pedir que se nos levante algo que no existe”. (Monseñor Fellay, Sermón den Flavigny, 2 de febrero de 2006. DICI n° 130).
GREC y DICI: un mismo espíritu
El Padre Michel Lelong, cofundador del GREC escribe:
"Hoy más que nunca, valoro la importancia de los textos conciliares, en particular la Declaración Nostra Aetate llamando a los católicos a conocer los valores de las principales religiones; también conviene estar atentos al diálogo entre católicos como al diálogo al que el Concilio Vaticano II nos llamó con los protestantes ortodoxos, judíos, musulmanes, agnósticos y no creyentes; haría falta que sobre el proceso hecho al Santo Padre por la Fraternidad Sacerdotal San Pío X a partir de la expresión que  de buena gana utiliza - la " tradición viva ", por ejemplo - y sobre gestos posiblemente discutibles, pero  que no comprometen su infalibilidad, se transforme en reserva lo que actualmente es una condena. La Fraternidad San Pio X debe dejar de rechazar en bloque el Vaticano II y sus admirables textos - por desgracia muy poco conocidos - que intentaron expresar con palabras de hoy la presencia de la Iglesia en el mundo. Después del Motu Proprio de julio de 2007, se puede esperar que el antiguo y el nuevo rito no sólo coexistan, sino que se enriquezcan mutuamente, según lo deseado por Benedicto XVI. Entonces, después de las desconsoladoras divisiones en torno al altar entre "tradicionalistas" y "conciliares", la Eucaristía verdaderamente será lo que es: el sacramento de la unidad y de la caridad. . Como dijo Benedicto XVI al recibir en Roma en 2005  a los embajadores de los países musulmanes ante la Santa Sede, debemos” reconocer con lealtad lo que nos separa y con alegría y lo que nos une.'' '
Padre Lorans, ¿comparte usted estos juicios y estas esperanzas ? ¿Piensa usted, como el padre Lelong, que para llegar “sin tardanza a un acuerdo” es necesario “que la Fraternidad San Pio X acepte las grandes orientaciones del Vaticano II interpretándolas como lo propone hoy en día el Santo Padre”?
Padre Lorans, usted consiguió convencer al Canónigo Jayr (Instituto de Cristo Rey) de participar en los trabajos del GREC a pesar de todas sus “oposiciones”. ¿Esto fue porque usted comparte los juicios de los padres Barthe (¿escritor?) y Ribeton (Fraternidad San Pedro) que hablan de “liturgia extraordinaria”, de “doctrina extraordinaria”, de una “pastoral extraordinaria”, de una “verdadera carga de almas de los sacerdotes apegados a las pedagogías y modos “tradicionales” de la santificación de las almas”?
Padre Lorans, ¿sus contactos con el GREC serán los responsables del nuevo todo de DICI y de los órganos oficiales de la Casa General? En internet, las intervenciones presuntuosas, aunque deficientes, del señor Jacques-Régis du Cray (Ennemond, de Prévigny…) que desde el 2007 no se ha “perdido la ocasión de asistir a las reuniones del GREC”, forman parte de la Comunicación oficial de la FSSPX? ¿Cómo este joven hombre, tan endeble en  teología como altivo, hubiera podido, sólo, aspirar a ejercer un papel de censor de la Tradición? Este profesor de historia que diserta a tontas y a locas sobre el pretendido espíritu de Monseñor Lefebvre, ¿no le permite usted, Padre Lorans, usted y la Casa General, “preparar” las opiniones diciendo en voz alta lo que ustedes piensan en voz baja? ¿Verdaderamente es de su propia iniciativa la mezquindad con que se ensaña en denigrar a un obispo perseguido y excluido que tuvo la desgracia de amar la verdad como debe ser?
Una antigua tentación
El libro del Padre Lelong es prologado por Dom de Lesquen. Nos revela que el sacerdote de la Fraternidad que más ha colaborado en los trabajos del GREC es el padre Celier. Esto no se debe al azar. Interrogado por el padre Lelong, el padre Auglanier hace esta triste confidencia: “Sabiendo el papel desempeñado por Dom Lesquen con Dom Gérard en su unión del 8 de julio de 1988 con Roma, lo abordé y le hablé de una normalización de la situación de la FSSPX con Roma. ¿No podríamos, con algunos de nuestros amigos, organizar algunas reuniones? (…) Dom de Lesquen consintió a esto”. Doce reuniones tuvieron lugar desde 1992 en Suresnes con « El Padre Celier quien se avocó a estas conversaciones” hasta 1995 en la Escuela Saint-Bernard en Courbevoie.

« De estos coloquios, el Cardenal Ratzinger era informado regularmente por Dom de Lesquen » « Nuestros interlocutores, precisa el padre Aulagnier, comprendieron así que la FSSPX estaba lista para todo acuerdo, para todo arreglo, con tal de que la fe católica le fuera asegurada para ella y para la Iglesia. Esto fue expresado algunos años más tarde por el Padre Celier, en nombre de la FSSPX en su libro “Benedicto XVI y los tradicionalistas”
Padre Lorans, ¿la Casa General le ha encargado continuar la obra del Padre Aulagnier ? Y, con este fin, ¿quiso ella que “el padre du Chalard no dejara de aportar al GREC un apoyo tan discreto como atento” según la confesión del Padre Lelong? Cuando nuestro superior nos dijo que “en la Fraternidad, estamos haciendo de los errores del concilio súper-herejías, como un mal absoluto”, ¿fue bajo la influencia del profesor de historia M. Airiau participante del GREC para quien el “Vaticano II” no es “la abominación de la desolación en el lugar santo”? Padre Lorans, cuando sus colegas “miembros del GREC” escribieron “a Monseñor Fellay el 20 de junio de 2008”, que la FSSPX debería “retomar su lugar dentro de la Iglesia donde tiene tanto que aportar, pero también tanto que recibir”, ¿hablaban de la Iglesia conciliar o de la Iglesia Católica?
Padre Lorans, en vista de su cargo en la Fraternidad, en vista de que « Monseñor Fellay » lo ha « designado para seguir los trabajos del GREC », es de su interés y el de nuestra sociedad religiosa que usted aclare a la brevedad posible, públicamente, los problemas provocados por su participación en las actividades "discretas pero no secretas" del GREC, cuya regla es  "hablar sin enfadarse de cosas que enfadan."
Padre Lorans, en esta hora en que la comunicación de la Casa General sorprende, turba, desconcierta, inquieta, escandaliza e indigna a más de un fiel y a más de un sacerdote, una aclaración franca de su parte sin medias verdades, puede evitar que la situación se deteriore irreversiblemente. Eso no debería ser muy difícil porque según usted:
« El GREC no busca un compromiso hecho de verdades a medias o que se basen en lo no-dicho. Nuestra mutua caridad no excluye la franqueza, al contrario, ella la exige”.
Con mi devoción religiosa:
Un cofrade.