English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

lunes, 11 de febrero de 2013

ACTUALIDAD DEL DILUVIO UNIVERSAL.- DON CURZIO NITOGLIA






Traducción del italiano: Cristina Pallero




Monseñor Richard Williamson, en el nº 290, de su "Carta Semanal" de "Comentarios Eleison" (1) del 2 de febrero de 2013, hizo la siguiente consideración:" …ver a qué punto Dios está hoy perdido para la gran mayoría de las almas alrededor nuestro…".
No solo eso, sino que están seguros de querer vivir sin Dios, además  que "esta condición empeora día a día". Ahora, "esto no puede durar". De hecho, esta situación "solamente puede ser comparada con el estado de la humanidad en el tiempo de Noé" (Génesis VII, 11 ss.). "Historia magistral vitae. La Historia es maestra de vida" y especialmente la "historia sagrada", que es una "Maestra Santa", pero muy poca escuchada por los hombres.

 Algún "tradicionalista adulto" habrá sonreído: "..¡he aquí el usual "profeta de desgracias!". En realidad todo va bien. Así cuando Benedicto XVI lanzó la "hermenéutica de la continuidad", la crisis en el entorno eclesial terminó: el "Concilio Vaticano II es aceptable al 95%". Basta ya con estas "jeremiadas…."

Salvo que Monseñor Vicenzo Paglia como Presidente del "Consejo Pontificio para la Familia" el 5 de febrero (tres días después) dijo: "sí al reconocimiento de derechos para las parejas no casadas y homosexuales (…) sin embargo, el verdadero matrimonio es entre un hombre y una mujer…" Él en este caso- no solo lo confirma el proverbio romano: "Quien es el más sucio, lo hacen Prior "; sino que también se contradice porque afirma y niega al mismo tiempo la misma cosa (el matrimonio homosexual está legalizado) y su opuesto (el verdadero matrimonio es heterosexual).

Además Monseñor Paglia ha añadido que Benedicto XVI ha encargado al "Pontificio Consejo para la Familia" de encontrar una "solución para el caso de los divorciados vueltos a casar que ahora no pueden acercase a los sacramentos", si quieren permanecer en ese estado. Esto deja en claro que la solución practicada hasta Juan Pablo II hoy se haya vuelto impracticable, pastoralmente anticuado y, por lo tanto, habrá que darles los sacramentos aún sin decirlo explícitamente.

En este punto, Santo Tomás, en la Suma Teológica (II-II, q.154,11), explica que la homosexualidad (y la legalización de ella) es un pecado contra el orden y el modo de la naturaleza (pero hoy en día teorizado y legalizado por el "Pontificio Consejo para la Familia", bajo Benedicto XVI) (2), y no solo repugna a la ley divina, sino también la recta razón. Porque el que, en el orden práctico, actúa contra la naturaleza (o peor todavía, quiere hacer lo antinatural, natural), pierde "sindéresis" ("hacer el bien, evitar el mal"), es similar a aquellos que en el orden especulativo niegan el primer principio notable y evidente, sobre todo el de identidad y no contradicción (Sí=Sí; No=No; Sí =/=No; bien=bueno; malo = malo; correcto=/=malo). En cambio, Jesús nos enseñó: "Que vuestro hablar sea sí, sí, no, no, porque todo lo demás viene del maligno" (Mt.v.37). Todo esto explica la contradicción de Paglia -paglia en italiano es : - paja- (para el infierno), decía San Alfonso María de Ligorio, y el Pontificio Consejo para la (destrucción de la) familia de Benedicto XVI.

Además, se nota en las palabras de Mon. Paglia una oposición formal al principio de los "dones de la Gracia y de la Verdad divina, ello según el Catecismo de la Doctrina Cristiana", publicado por orden de San Pío X el 18 de octubre de 1.912 (3) (nº 152-153) que son: la desesperación de salvarse, la presunción de salvarse sin mérito, la impugnación o negación de la verdad conocida, la obstinación en los pecados, y por lo tanto la impenitencia final y la condenación, ya que se niegan a aceptar la Verdad natural y revelada y el convertirse.

Por lo tanto, el estado actual no es solo igual, sino directamente peor de aquel Diluvio Universal en los tiempos de Noé, y también a la situación práctica ( y no teórica y legalizada como hoy, año 2013),  que llevó a la destrucción de Sodoma y Gomorra en los tiempos de Abrahán (1900 a. C.).

Veamos aquello que dice la Sagrada Escritura a propósito de estos dos acontecimientos:

1)       El Diluvio Universal (Génesis VI, 5; IX,17) "Viendo Dios como era grande la  maldad del hombre sobre la tierra y que todos los pensamientos de su corazón se dirigían únicamente al mal" su Justicia decretó el Diluvio Universal (Gen.VI,5-7).
Pero entre todos los hombres impíos, se encontraba Noé "hombre justo y perfecto, que era unido a Dios" (v.14). Dios usó de su Misericordia y le ordenó de construir una arca (hebreo "thebah"= casa"), es mas, una casa con cuatro paredes, que se elevaba sobre una balsa grande y robusta. Dios le explicó: "Yo mandaré sobre la tierra las aguas del Diluvio y mataré todos los hombres (4)(…)pero yo hará un pacto contigo" (Gen.,VI, 17-22). El Pacto con Noé consistía en salvarse él y su familia (8 personas en total) más todos los animales de cada especie.

Noé hace todo lo que Dios le había ordenado y se hace el "segundo progenitor" del género humano, una suerte de "segundo Adán" figura de Cristo el "Nuevo Adán". Los animales debían ser salvados, ya que Dios los había creados para servir al hombre y no para "animalismo/ecologismo"; Noé no era un "verde".

Del anuncio de Dios del futuro Diluvio desde su inicio pasaron 120 años.  Noé empleó cerca de 100 años para construir el Arca (Gen.V, 1), no obstante las burlas de sus contemporáneos, figura de los "tradicionalistas mayores". El les predicaba la penitencia y el futuro castigo, pero sus amigos lo miraban con ironía y compasión (5).

Al contrario, como Jesús ha narrado en el Evangelio (Mt.XXIV, 37):"los hombres no se ocupaban de su prédica, comían y bebían…., hasta que no vino el Diluvio y se los llevó a todos, mientras Noé entraba en el arca". La Misericordia de Dios se había agotado y había llegado la hora de su Justicia (6). En efecto, Dios dijo de entrar en el Arca puesto que dentro de siete días haré llover por cuarenta días y cuarenta noches" (Gen.VII, 1 ss). Siete como los días de la creación y cuarenta como los años de la travesía del desierto en  Egipto y los cuarenta días del ayuno de Jesús en el desierto.

El agua se elevó, hasta sumergir toda la tierra y sobrepasó de 15 cúbitos (7) las montañas más altas (Gen. VIII,4) es decir, cerca de cuatro metros. Las aguas sometieron sobre la tierra por 150 días (Gen.VIII, 10-24). Luego, el Arca se apoyó despacio sobre el monte Ararat (5.165mts.) que se encuentra en la Turquía oriental (Armenia).

Monseñor Williamson continua: la humanidad en los tiempos de Noé dejó a Dios un solo modo para corregirla, el castigo de su Justicia, pero en el tiempo mismo la Misericordia del Señor concede a los hombres un período notable para hacer penitencia (cerca de 120 años del anuncio del Diluvio, siete días del inicio del Diluvio a la clausura del Arca, cuarenta días y noches de lluvia interrumpida y 150 días para el proceso de reabsorción del Diluvio).

"Al mismo modo hoy un castigo mundial, continua Mon. Williamson, es seguramente el único modo que la humanidad ha dejado a Dios ya que un gran número de almas se puedan todavía salvar del horror de condenarse para la eternidad". El castigo de la Justicia Divina deja siempre un espacio a la Misericordia, si el hombre se arrepiente y acepta la gracia de Dios, se salva, si persevera en el mal y rechaza a Dios, se daña. Es aquello que sucederá entre no mucho, si pensamos como enseña la "Maestra más desoída del hombre: La Historia Sagrada".

     2º) La destrucción de Sodoma y Gomorra (Gen.,XVIII, 16-XIX, 28). Los habitantes de Sodoma practicaban la sodomía u homosexualidad, pero ella no era legalizada ni sostenida ni por los simples ciudadanos ni del Patriarca Abraham y ni siquiera del Presidente del "Pontificio Consejo para la Familia"

Aún Dios dijo: "el grito de Sodoma y Gomorra está creciendo y sus pecados son agravados más allá de la medida" (Gen. XVIII, 17), es decir, la sodomía es un "pecado que clama venganza del cielo" (8), o sea que vuelve a llamar la pena divina ya sobre esta tierra también a través de elementos naturales. O sea, debe hacerse entender qué cosa piensa Dios del estado actual de la humanidad y especialmente de los "Consejos Pontificios" para la "auto demolición de la Iglesia" (Paulo VI).

Abraham, cuyo hermano Lot habitaba en Sodoma, con  la mujer y dos hijos, y vivía según la ley de Dios, rogó a Dios y le pidió de tener Misericordia de Sodoma: "Castigarás, Hoy Señor, el justo con el impío?. Si en Sodoma se hallaran 10 justos, también a ellos los destruirás?. Por amor a los 10 justos no destruiré Sodoma, responde el Señor" (Gen. XVIII, 23). Dios exige que sean al menos 10 justos, comentan los Padres, para hacernos comprender que para ir al Paraíso se necesitan observar los 10 mandamientos, que no son 11, ni siquiera 9. Pero en Sodoma, no eran ni siquiera 10 justos, sino solo cuatro (Lot, su mujer y sus dos hijos), exactamente la mitad de los justos que se salvaron del Diluvio. El Señor hacer llover sobre Sodoma y Gomorra azufre y fuego del cielo y destruye las dos ciudades, sus habitantes y la región en su alrededor (Gen.XIX, 23 s.)

La conclusión es simple: evitar las malas compañías (como nos enseñaban nuestros padres "preconciliares"), los "Profetas del super-optinismo", Sodoma, Paglia, los "consejos de los Papas" nombrados por Benedicto XVI. "Cum Sancto Sancus eris et cum perverso perverteris" recita el salmo. Si alguno tienta de "seducirse" a frecuentar a esos," gritarlo desde la azotea" (Mt.X ,27): "Atención al lobo" (9), de lo contrario, un día "las piedras se pondrán a gritar" (Mt.XXI,Lc. XIX,40),como hacen hoy los que están hechos unas ruinas del "Muro de los Lamentos" del Templo de Jerusalem, los cuales nos recuerdan el deicidio y el castigo de la Judea en el 70. Sin embargo, Juan Paulo II y Benedicto XVI han ido a venerar el "Muro de los Lamentos" y sus hijos "fieles", definidos erróneamente "Hermanos mayores" (Juan Paulo II) y Padres (Benedicto XVI) del Cristianismo" y no fueron a escuchar sus gritos contra los enemigos de Jesús y de su Iglesia, el judaísmo talmúdico, que- según la Revelación divina-  tiene "por padre al diablo " (Gv., VII, 42)

Atención, no son los "Consejos Pontificios" o los "Institutos" para sostener la Verdad y la Gracia, pero es la Verdad y la Gracia a sostener a ellos, en la medida que ellos creen y predican la Verdad y viven la Gracia; condenando el error y evitando el mal.

El pacto que Dios estrecha con el hombre o una Congregación es recíproco: "si tu serás fiel, Yo te bendeciré. Pero si tu serás infiel, Yo te maldeciré " (Dt.XI, 26; XXVII, 11-XXVIII,69).

Jesús nos ha dicho "Ego sum Via, Veritas et Vita" (Gv.XIV, 6),"sin Mi no podeis hacer nada" (Gv.V, 19). Lejos de Él, todo se derrumba y la ruina será terrible.
No decimos: "Templum Domini, Templum Domini, Templum Domini sumus". Sin verdad y vida también el Templo de derrumba. Que Noé, Abraham y Lot nos sean de amonestación.

Construyamos en el interior de nuestra alma una "celda interior" (Santa Catalina de Siena), una especie de "arca" donde vivir escondidos junto al Señor y unámonos con los pequeños oasis de justos que viven en la presencia de Dios, en espera que el Diluvio y el azufre del Cielo hayan pasado. Ya "estamos en los postres", al contrario "a la Paglia". No nos hagamos ilusiones. No son ni Paglia ni Ratzinger que nos salvarán, por el contrario: si les escuchamos estamos en compañía de los contemporáneos de Noé que lo ridiculizaban y de los habitantes de Sodoma y Gomorra- Así moriremos "Di Noia". Estos Sumos Sacerdotes del Nuevo Testamento, análogos a Caifás y Anás, tienen "por padre al diablo" (Gv.VIII, 42).

Jesús reconocía en Caifás y Anás los Sumos Pontífices de la Antigua Alianza,  también si no seguimos las hormas de Dios, sino del diablo, "homicida desde el inicio" (Gv.VIII, 44), puesto que querían matarlo. Sin embargo, no seguía sus modos de hacer y de hablar. En esta "hora del poder de las tinieblas" (Gv.XVI, 4; XVIII, 20) también nosotros debemos No seguir el decir y el hacer de los Sacerdotes y Maestros del Vaticano II, sin desconocer sus estados jurídicos, pero sin "sacar lecciones espirituales " de "Di Noia" (…di noia en italiano, quiere decir: "de aburrimiento ")

A buen entendedor, pocas palabras!

(V."Comentario Eleison nº 291, 9 febrero 2013")
Kyrie, eleison

Notas:
1)      Para recibir gratuitamente la "Carta semanal" de "Comentarios Eleison" vía mail, basta solicitarlo a italiancommentes@dinoscopus.org

2)     Algunos, especialmente a partir de la elección de Benedicto XVI, se obstinan a querer ver la continuidad y no la ruptura con la Tradición, del Magisterio del Vaticano II y del pos-concilio. Pero en este caso, cómo conciliar la enseñanza de un " Consejo Pontificio" con la Sagrada Escritura, la Tradición y la recta razón?.
Benedicto XVI en este caso, como en aquel del uso del "profiláctico con los prostituidos (!), como inicio de un acto moralmente bueno" nos hace  "añorar" hasta Juan Pablo II…, que había explícitamente prohibido y condenado el uso del profiláctico también entre esposos afectados del síndrome del Sida y el acceso a los Sacramentos para los divorciados que conviven y no quieren dejar tal estado desordenado.

3)     Cfr. AAS, 2 diciembre 1.912.

4)     "Todos los hombres" obstinados en el mal, según la interpretación más común de los Padres, son los descendientes de Caín y Set, que vivían en la región limítrofe a aquella habitada por Noé, y no todos los hombres del globo terrestre. El Diluvio, por lo tanto, habría guardado solo la parte de la humanidad descendiente de Caín y Set, en Asia menor (Turquía, Armenia, Arabia Saudí, Palestina, Líbano, Siria) y África septentrional (Egipto, Túnez, Libia, Marruecos) y no los otros hijos de Adan, que habitaban el resto del mundo.

5)     Como se hace hoy con Monseñor Willamson.

6)     Se murieron todos los descendientes de Set y de Caín, incluso ocho personas de la familia de Noé, entre el África mediterránea y el Asia menor, eso no significa que todos fueron condenados. Algunos de ellos tuvieron el tiempo de pedir piedad al Señor (siete días, cuarenta días y luego, ciento cincuenta) y salvarse el alma. Todo esto, exalta la Justicia y la Misericordia de Dios,  que no van nunca separados ("Misericordia et Justitia osculate sunt. La Misericordia y la Justicia son abrazadas y besadas", Sir., V,6). La sola "Misericordia" sin Justicia es bondad o "bonachería"; la sola "Justicia" sin Misericordia es crueldad. Dios no es ni bonachón ni cruel, sino infinitamente Justo y Misericordioso, "superexaltat autem Misericordia Justitiam. La Misericordia divina supera su Justicia" (Giac., V,6)

7)     El "cúbito" era la unidad de medida de la antigüedad y equivalía a la largueza de un codo, o sea, la extremidad superior, que va del hombro o brazo al antebrazo (cerca 20/30 cm.),  por eso, 15 cúbitos son cerca de 3-4,5 metros.

8)   Según el "Catecismo de San Pío X" del 18 de octubre 1912 (n.152 y 154) los pecados que claman venganza en presencia de Dios son cuatro: "el homicidio voluntario, la homosexualidad, la opresión de los pobres y estafar la justa paga a los operarios". También aquí cuál es la continuidad entre Benedicto XVI y San Pío X?

9)     El "buen pastor" (Gv.,X, 1-21) cuando ve el lobo y lo afronta porque ama sus ovejas (los fieles). En cambio el mercenario o el "mal pastor", las abandona, "no solo huyendo, sino también callando" (San Juan Crisóstomo, Comentario del Evangelio de San Juan). Si de frente a quien quiere seducir la resistencia al modernismo con la táctica del "entrismo", tachamos también sin aprobar, pues entonces huyamos como el "mal pastor"