English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

sábado, 27 de octubre de 2012

CUANDO OLVIDAMOS A MONSEÑOR LEFEBVRE!.- Max Barret.


 


 Uno de los mayores deseos de Monseñor Lefebvre fue  que los cuatro obispos permanecieran “profundamente unidos por el mayor bien de la Fraternidad” . (Carta a los cuatro obispos del 16 de junio de 1988). Esta unidad acaba de volar en pedazos por la exclusión de Monseñor Williamson de la FSSPX, de la cual él era el decano.

« Esta medida era deseada por Roma » (Le Figaro, 24 de Octubre)

Notamos con interés que Monseñor Williamson (72 años) era el profesor de Monseñor Fellay mucho más joven que él (54 años) en el seminario de Ecône. Notemos también, para ser completamente objetivos, que Monseñor Lefebvre agregó en su carta que los obispos debían permanecer

« sometidos al Superior General en la Fe Católica de siempre, acordándose de esta palabra de San Pablo a los Gálatas (c. I, vers. 8 y 9): “Aún si nosotros o un ángel del Cielo os anunciara un evangelio distinto del que os anunciamos, sea anatema.

Y para estar bien seguro de ser comprendido en materia tan grave, agregó inmediatamente:

“Como ya os lo dijimos, os lo volvemos a decir: si alguien os anunciara un evangelio distinto del que recibisteis, sea anatema”. (Monseñor Lefebvre citó este llamado en latín). ¡De ahí nuestra perplejidad!

Hace mucho tiempo que esta unidad ya no existe: Monseñor Fellay le puso término. Los tres obispos no fueron consultados durante las negociaciones secretas que él mantenía con Roma, la prueba fue proporcionada por la carta común que los obispos le dirigieron el 7 de abril del 2012.

 “Monseñor, Padres, pongan atención, ustedes conducen a la Fraternidad a un punto sin retorno, a una profunda división sin marcha atrás y, si ustedes llegan a un tal acuerdo, a poderosas fuerzas destructivas que Ella no soportará.(…) escuchen a su Fundador. El tuvo razón hace 25 años. Todavía tiene razón hoy”. 

No es una cuestión de inmiscuirnos, como laicos, en la administración de la FSSPX. Monseñor Fellay siendo el Superior General, es él quien responderá. Pero es nuestro deber conocer, aunque sea por los “ruidos”, cuál es su objetivo. En la conferencia de Villepreux el 13 de octubre pasado, Monseñor de Galarreta declaró que él

 « Considera la normalización de la FSSPX sin exigir que Roma regrese completamente a las normas tradicionales ».

¡Está claro!... Se pueden adherir a la Roma apóstata… sin que ella reniegue de sus herejías! Pero no olvidemos que Monseñor Lefebvre nos advirtió cuando nos lo recordó dos veces en su carta a los obispos:

« Si alguien les anuncia un evangelio diferente etc.… »

¿Y Ratzinger no está anunciando un « evangelio diferente » ?... ¡Qué él sea anatema!... Y es posible el ponernos bajo su dirección… sin ser también reputados como anatemas?...

También nos gustaría saber si todos nuestros sacrificios financieros, nuestros trabajos, nuestras inversiones humanas van, o no, a ser llevadas en la carreta de la « normalización”? Porque en ese caso, nos concierne directamente. ¡Y cómo nos concierne por la doctrina que será enseñada en las capillas “normalizadas”! ¿Será enseñado todavía el Reinado Social de Nuestro Señor Jesucristo? ¿Monseñor Tissier tendrá que abjurar de su declaración solemne por la cual él acusaba a Joseph Ratzinger de ser

« un modernista perfeccionado, un súper-modernista escéptico”? (Conferencia de noviembre de 2007 en París)

Por lo tanto, ¡un hereje ! Pero Monseñor Fellay respondió con desprecio y desdén a los tres obispos, haciéndolos sospechosos de sedevacantismo (crimen imperdonable) haciéndoles una pregunta más que ambigua y llena de sobre-entendidos: “¿Para ustedes, Benedicto XVI todavía es papa?” ¿Cómo osa hacer esta pregunta, si Monseñor Lefebvre se la hacía también pero con otro espíritu? “Es posible que estemos en la obligación de creer que este papa no sea papa. Yo no quiero decir todavía de una manera solemne y formal, pero parece, a primera vista, que sea posible que un papa sea pública y formalmente hereje” (Fideliter” n°51 –mayo-junio 1986) Por lo tanto es indiscutible: se han olvidado completamente del fundador de la FSSPX… ¡tienen el camino libre!