English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

lunes, 29 de octubre de 2012

CONFERENCIAS DE MONSEÑOR WILLIAMSON.- NUMERO IV

Les recuerdo que la transcripción de la conferencia conserva el estilo hablado.





IV
 
 
Les dije que estábamos llegando a un precioso y muy importante pasaje de la conferencia del Arzobispo a sus sacerdotes, medio año antes de morir, estamos llegando como al pasaje central. Es el problema de problemas. El ha estado hablando acerca de esta gran batalla, y dice que la lucha en la que estamos ahora es exactamente la misma que hubo en el siglo 19, especialmente. Es simplemente el mundo moderno liberal en contra de la Iglesia Católica, contra la Fe Católica.

Hemos escogido ser contrarrevolucionarios, permanecer con el Syllabus, estar en contra de los errores modernos, estar con la Verdad Católica, defender la Verdad Católica. Estamos en lo correcto”. Hay que darse cuenta de que esto es muy importante. Yo puedo decir muy bien: “Soy un estúpido, no soy nadie. Soy un pecador, olvídenme”, pero no puedo decir a la gente: “Olviden la Verdad” Si estoy en la Verdad no puedo fingir que no lo estoy porque sería un mentiroso como los fariseos, como dice Nuestro Señor. Un católico que profesa la Fe sabe que está en la Verdad y sabe que es un regalo de Dios. El sabe que no es por nuestros méritos. No es su posesión personal. Simplemente Dios le ha dado este regalo y el no puede traicionarlo.

 “Nosotros estamos en lo correcto” dice el Arzobispo, y no hay trazas de orgullo cuando lo dice. Es una seña de humildad –“Esta es una gran verdad a la cual me estoy sometiendo. Ella me absorbe, está sobre mí. Es mucho más grande que yo”. No hay orgullo aquí.

 El Vaticano II está profundamente equivocado - "Esta lucha entre la Iglesia y los liberales y modernistas es una lucha por el Vaticano II. Es tan simple como eso, y las consecuencias son de largo alcance. "
 
La enfermedad está ahora llegando a la Fraternidad, lo que es típico del mundo moderno. El mundo moderno nos rodea, el mundo moderno se filtra dentro de todos nosotros, y así está filtrado en la Fraternidad, y en vez de tener el problema afuera, exactamente el mismo problema está dentro de la Fraternidad.

 “Entre más analizamos los documentos del Vaticano II, entre más analizamos su interpretación por las autoridades de la Iglesia, más nos damos cuenta que lo que está en juego no son meramente los errores, algunos errores –ecumenismo, libertad religiosa, colegialidad, un cierto liberalismo- sino más bien una completa perversión de la mente, una filosofía totalmente nueva basada en la moderna filosofía del subjetivismo”.

Regresemos a Pascendi. Subjetivismo –el sujeto no conoce el objeto, por lo tanto toda la verdad está dentro del sujeto porque no se puede conocer la verdad objetiva. Este es Emmanuel Kent. Ni siquiera puedo saber que allí hay un piano. Pienso que lo es, me puedo comportar como si lo fuera, me puedo sentar como si lo fuera, y puedo tocarlo como si lo fuera, pero todavía no se que ese es un piano. Esto es enfermo, esto es una locura, es la filosofía moderna. Ella me libera del objeto. Esta es la libertad suprema. Ni siquiera estoy obligado a decir que eso es una pared y que eso es una puerta. Soy libre. Si quiero decir que eso es una puerta pero es una pared, puedo hacerlo. Esa es la filosofía moderna. Está loca, está enferma, pero eso es lo que es, y ese es el problema que está dentro de la Iglesia.

El Arzobispo continúa –“Un libro apenas publicado por un teólogo alemán, Johannes Dörmann es muy instructivo. Muestra como el pensamiento del Papa, especialmente en un retiro que predicó en el Vaticano en 1976, es subjetivista de principio a fin”. El pensamiento de Juan Pablo II es subjetivista. El es Kantiano. El no conoce el objeto, por lo que cualquier religión viene del interior, y por lo tanto, la religión es chocolate. Es para ser chocolate. Es para sentirse bien en el interior. Es una religión “me siento bien”. El dice que Juan Pablo II “la disfrazó para hacerla parecer como la antigua religión, pero es una religión completamente nueva”. En vez de ser enteramente objetiva, es completamente subjetiva. Y luego cuando se leen los sermones de Juan Pablo II, dice el Arzobispo, uno se da cuenta que verdaderamente ese es su pensamiento.

El Arzobispo tuvo más tiempo para leer al final de su vida, cuando no estaba corriendo por todo el mundo confirmando y ordenando. El estaba leyendo Emmanuel Barbier, Johannes Dörman y sus ojos –en cierto sentido- se abrieron. Instintivamente el arzobispo lo hizo muy bien cuando luchó contra los torcidos Modernistas, y fue una batalla heroica. Lo que esto sugiere es que no juntó todo en su mente hasta que leyó estos libros al final, Dörmann y Barbier. Entonces vio algo que no había visto claramente con anterioridad. El Arzobispo siempre vio la importancia del Syllabus y de Pascendi. Todavía no había visto cuan profundamente locos fueron el Vaticano II y Juan Pablo II; pero ahora lo ve.

El dice: “Cuando se leen los discursos de Juan Pablo II, uno se da cuenta que verdaderamente ese es su pensamiento”. El Arzobispo indudablemente leyó los discursos de Juan Pablo II, pero, como para la mayoría de nosotros, no tenían sentido. Es muy difícil de leer. Es galimatías. No es nada claro.

Yo fui dos veces a reunirme con Johannes Dörmann en Alemania. El decía la Misa antigua. Se había retirado. Era un verdadero teólogo católico de la mejor clase, porque él estaba todavía en la Verdad, y cuando sucedió Asís en 1986, Dörman dijo, “Hey, ¿qué está pasando? Esto es una locura”. Dörman dijo que se dijo a sí mismo, “Tengo que saber que se propone este hombre”. Entonces Dörman se impuso una gran penitencia leyendo todos los libros y todos los sermones y cada palabra impresa de Juan Pablo II. Eso es una penitencia, porque son ríos de encíclicas. Ellos continúan eternamente y todo es galimatías, pero Dörman dice, “Tengo que encontrar en donde anda este hombre. Asís es una locura”. El arzobispo tuvo exactamente la misma reacción. El Arzobispo reaccionó violentamente a Asís mientras Dörman reaccionó calmadamente pero muy sustancialmente. Entonces Dörman se propuso leer y estudiar todos los escritos, sermones y discursos de Juan Pablo II. Siendo un teólogo y siendo inteligente, y teniendo indudablemente perseverancia, ya que ciertamente se atoró hasta que pudo descifrar a Juan Pablo II y lo que descifró fue a un modernista perdido. En otras palabras, Juan Pablo II se las ingenia para mantener las apariencias y las expresiones están apenas dentro de la ortodoxia. Es un gran versado en ambigüedad. Puedes interpretar las cosas que dice Juan Pablo II en un sentido católico ordinario, pero cuando lo ves de cerca, cuando lo estudias cuidadosamente y te das cuenta lo que está detrás, verás que de hecho está yendo en una dirección completamente diferente. Está yendo en la dirección de Juan Pablo II viajando por todo el mundo, visitando todas las religiones, yendo en medio de la jungla a estrechar sus manos con el Rey vudú o dejándose marcar con el pagano tilak de la religión hindú en la frente, y esto es una locura. Ahora, hemos tenido a Benedicto XVI yendo a la mezquita y orando a la manera Mahometana. Yo no sé cual es la manera Mahometana de rezar, pero él fue a la mezquita y oró al modo mahometano. ¿Los mahometanos creen en Jesucristo o no? Claro que no. Ellos piensan que es un simple profeta, no creen que es Dios. ¿Qué está haciendo allí? Está alentando a los católicos a pensar que el Mahometismo no es tan malo. Es un escándalo increíble, pero hemos tenido tantos escándalos como esos que simplemente ya no se registran.

Entonces Dörman descifra a Juan Pablo II y escribe cuatro libros, el primero de esos pequeños libros que es el más delgado y fácil, es como una introducción a los próximos tres. Los siguientes tres lidian con las grandes encíclicas de Juan Pablo II, en el Padre, El Hijo y El Espíritu Santo. Son tres encíclicas.- Redemtor Hominis, Dominum et Vivifacantem y Dives in Misericordia. Los libros de Dörman son muy difíciles de leer, pero él toma las piezas y nos muestra ideas coherentes tras las galimatías. Las ideas coherentes son, por ejemplo, que todos los hombres están salvados, que todos los hombres están unidos a Jesucristo y que Jesucristo no nos salvó por Su Pasión sino por su Encarnación, y el hecho de que Jesucristo se unió a la naturaleza humana significa que todos nosotros estamos unidos con Jesucristo, lo sepamos o no, nos guste o no, y como consecuencia, todos nosotros estamos salvados, y la única ventaja del catolicismo es que nosotros sabemos mejor lo salvados que estamos. Entonces viaja por todo el mundo para decirles a todos que son muy buenos –a la mayoría de la gente le gusta que le digan que son buenos- y que verdaderamente ya están salvados. Tu no dices “Todos ustedes son realmente Cristianos” porque a ellos no les va a gustar, pero dices, “Todos ustedes son buenos”, tienen una religión muy bonita, Ustedes quieren a Dios Altísimo, no? Nosotros realmente creemos en el mismo Dios, ¿no es así? A la mayoría de la gente les gusta eso. Es una bonanza para el rey vudú ver al gran hombre de blanco venir a él y honrarlo en medio de la jungla. Guau! Esa si es una magia poderosa. No le va a decir al papa que se pierda. “Venga y deme más crédito, por favor. Usted puede visitarme una vez al mes si usted quiere. Cada vez que viene nos estrechamos las manos y nos toman una foto, oh que maravilla!. Es lo mismo con los otros, lo mismo con los mahometanos. En vez de ser despreciados por la religión Católica como lo fueron siempre, al menos ahora son respetados y honrados por el jefe de la religión Católica.
 

No me puedo imaginar a los judíos disfrutando jugar con el Papa, pero como eso ayuda a engañar al Papa, estoy seguro que hasta los judíos les encanta jugar con él. Apuesto a que no les gusta porque es el Papa quien está en medio y no ellos, pero como esto va a ayudar a hacerlo tonto, bien, juguemos juntos. Entonces todas las religiones juegan juntas, pero no cambian ni siquiera un poco sus ideas. No se trata de convertir, y esa es la nueva religión –todos están bien y nadie necesita convertirse. Este es el mensaje popular, y es por eso que todas las religiones del mundo estuvieron en el funeral de Juan Pablo II.

El Arzobispo, después de leer a Dörman, volvió a Juan Pablo II, lo leyó y dijo: “Dios mío, eso es. Sí, eso es. “Dörman tenía razón. Esto es lo que este hombre piensa” Antes de esto, el Arzobispo probablemente nunca había descifrado el pensamiento de Juan Pablo II. El entendió lo que hizo Juan Pablo II, él castigó Asís junto con Monseñor de Castro Mayer, pero no había entendido lo que estaba detrás. Ahora lo entiende y esto es lo que Dörman se propuso descubrir. Dörman dijo: “¿Qué hay detrás de esto? ¿Cómo puede un Papa católico hacer estas cosas? ¿Qué se propone? Entonces, ciertamente se enteró de lo que se proponía.

 “Podría parecer Católico”, dijo el Arzobispo, “pero no es Católico”. En otras palabras, los frascos todavía tienen sus etiquetas en la farmacia, pero el contenido es completamente diferente. Las apariencias de Catolicismo se mantienen. El Papa se expresa, como Benedicto XVI, se expresa de un modo que puede ser interpretado todavía como católico, pero el espíritu y el contenido y la dirección y el manejo son completamente diferentes y no son Católicos.

 “No”, dice el Arzobispo, “la noción de Dios del Papa, la noción de Nuestro Señor, vienen de lo profundo de la conciencia”. Mi noción de Dios viene de mi interior, es subjetivo. No es el Dios de los Ejércitos haciendo humo en el Monte Sinaí frente a los israelitas que están temblando. Eso es objetivo. Incluso a millas de distancia, los israelitas tenían miedo porque podían ver al Señor Dios haciendo bailar y humear a la montaña. Dios es Dios. Dios puede hacer a las montañas bailar cuando El lo quiera. Eso es bastante objetivo. Si la casa comienza a derrumbarse, yo no voy a decir “esto es solamente mi impresión subjetiva”. Voy a salir por la ventana tan rápido como pueda. La realidad tiene un modo de hacerme regresar a ella. Puedo incluso envolverme en mis sueños subjetivos, pero de todos modos no voy a atravesarme en frente de un camión.

 Materialismo –allí si tomo la realidad seriamente. Cuando se llega a diseñar un aeroplano, voy a hacerlo bien. No voy a diseñar mal el aeroplano, puesto que si lo diseño mal, se va a estrellar. Escojo tomar las apariencias seriamente cuando se trata de cosas materiales, pero cuando es cuestión de cosas espirituales, entonces yo soy Dios, pienso como a mí me gusta, yo digo cuáles mandamientos voy a obedecer, yo digo en cuáles dogmas voy a creer. ¿Por qué? Porque lo espiritual es tonto, lo material es serio, ese es el hombre moderno. Todos adoran a los científicos. Si sale en un par de espectáculos, si aparece en una bata blanca en televisión –todo el mundo lo trata como a un sacerdote. La ciencia es la religión del hombre moderno. La religión es una cosa tonta para mujeres y niños.

El Arzobispo dice: “La noción del Papa de Dios, su noción de Nuestro Señor, viene de su interior y no de una revelación objetiva de fuera a la cual se adhiere con su mente”. Las verdades de la Fe son reveladas a nosotros por la enseñanza Católica. La verdad es que la Fe es revelada desde el exterior. Hace volar mi mente. ¿Cómo puedo yo creer que Dios está substancialmente, verdaderamente y realmente presente bajo las apariencias de un pequeño trozo de pan y un poco de vino? ¿Cómo puedo creerlo? Esto es una locura. Mi mente dice que no es científico, de ningún modo, pero lo que digo si tengo la Fe es “Yo no entiendo. Mi mente no puede entenderlo, pero mi mente se somete porque fue revelado por Dios, por lo tanto, es cierto”. Yo creo porque fue revelado por Dios. Esto es todo. Esa es la Fe. Entonces la mente se somete a la Verdad que viene del exterior objetivamente. La Iglesia me ha enseñado lo relativo a la Transubstanciación, me lo ha enseñado.

Nuestro Señor dice: “Este es mi Cuerpo”. “Esta es mi Sangre”. Ustedes no tendrán la vida eterna si no comen mi Cuerpo y beben mi Sangre”. Esto es una locura –NO, yo me someto. La Fe, como dice San Pablo, es una obediencia. Yo escojo someter mi mente y aceptar esas verdades que vienen del exterior, las cuales nunca me imaginé. Nunca hubiera soñado que el Señor Dios se pusiera El mismo dentro del pan y el vino para darme alimento y bebida. Esto va más allá de mi pequeña mente, no puedo imaginarlo, pero ahí está. Es verdad. Yo me someto. Lo acepto. Esa es la Fe. Es Objetiva, no subjetiva. ¿Qué persona hubiera soñado a Dios haciendo tal cosa?

 “Juan Pablo II construye la noción de Dios. El dijo recientemente en un documento- increíble- que la idea de la Trinidad pudo surgir bastante tarde porque la psicología interior del hombre tenía que ser capaz de definir la Trinidad. En otras palabras, es el hombre el que fabrica a la Trinidad. ¿QUE? El Arzobispo dice que eso es lo que Juan Pablo II ha escrito. ¿Puede este hombre tener la Fe Católica? Es difícil creerlo.

Se puede entender por qué los sedevacantistas son sedevacantistas. Yo no lo soy. Yo nunca he sido un sedevacantista, pero puedo entenderlos. Yo tengo cuidado porque cuando los sedevacantistas se van al extremo, terminan esterilizándose ellos mismos. Ellos terminan por ni siquiera ir a Misa. Ellos no asisten a ninguna Misa de ningún sacerdote. Es muy peligroso, es un callejón sin salida, pero eso es si se van al extremo. Es una especie real de agonía -¿cómo puede alguien ser Papa, si dice que la Trinidad solamente podría ser creída cuando la mente del hombre hubo evolucionado suficientemente? ¿Cómo este hombre puede ser Papa?. Yo entiendo el problema. Cualquiera de nosotros debería entender el problema.

Dentro de la Fraternidad, actualmente, el espantapájaros que se agita frente a cualquiera para hacerlo unirse a la idea del acuerdo con Roma es: “Si usted no viene con nosotros, usted es un sedevacantista”. El sedevacantismo es el horror de todos los horrores. Esa es la actitud de los liberales dentro de la Fraternidad. Es lamentable, es estúpido, pero ese es el modo en que trabajan los liberales.

De ahí la idea de que la Trinidad no viene de una revelación exterior, dice el Arzobispo, en el pensamiento de Juan Pablo II. Pero desde luego que viene del exterior. ¿Quién soñaría la complicada y difícil idea de un Dios Trino y Uno y Uno y Trino si no se nos hubiera revelado? Los judíos eran monoteístas. Ellos insistían en la unidad de Dios, Dios siendo Uno. Y tienen razón, pero el judío nunca hubiera imaginado la idea de Dios Trino en Uno si no les hubiera sido revelado. El Arzobispo, citando a Juan Pablo II dice: “La idea de la Trinidad, de acuerdo al pensamiento de Juan Pablo II no vino de la revelación, vino de su conciencia interior”. Mis tripas empiezan a rocanrolear un domingo por la tarde cuando me siento muy santo, y he tenido la idea de que Dios es Tres y Uno y Uno en Tres, y eso viene desde dentro de mi.- loco absolutamente loco. Juan Pablo II está loco.

Así es que surgió dentro del hombre.- Vino de las profundidades de la conciencia humana.- “Increíble”, dice el Arzobispo- Increíble, inverosímil, pero esa es la realidad. Yo no puedo creer que alguien sueñe que la Trinidad viene del interior, como un eructo. Esto es una locura, pero así son estos personajes.

El Arzobispo concluye: “Es una versión totalmente diferente de la revelación, de la Fe, de la filosofía”. Es una idea totalmente diferente de la Verdad. Es una idea totalmente diferente de cómo el hombre se relaciona con el mundo exterior, el cómo sabe, el cómo piensa, cómo se relaciona. Todo viene del interior. Esto es orgullo. Es poner al hombre en el lugar de Dios. Todo viene de Dios. La creación viene de Dios, no salió de nosotros. Viene de Dios. Pero si digo que todo viene de mi interior ¿qué estoy haciendo? Me estoy haciendo Dios.

  “Es una perversión total”, dice el Arzobispo. “¿Cómo vamos a salir de todo esto? No tengo idea, pero en cualquier caso es un hecho, y como muestra este teólogo alemán, que tiene, creo, otras dos partes de su libro para escribir sobre el pensamiento del Santo Padre, es verdaderamente aterrador."

Benedicto XVI es básicamente lo mismo, y estas son las personas a cargo de la Iglesia, y este es la mentalidad que amenaza tomar ahora la FSSPX. ¡Auxilio, auxilio! Esta es la mentalidad que ahora está carcomiendo el interior de la Fraternidad San Pío X - y ese es el mundo moderno. El mundo moderno en su totalidad está sumido en estos disparates. Los aviones vuelas porque toman seriamente la realidad cuando se trata de cosas materiales. El hombre moderno es brillante al diseñar aeroplanos, no hay problema, pero desarrollar quién es Dios, dónde está Dios, de dónde viene Dios, reconocer a Dios, pensar en Dios, en la vida, en el hombre y en la eternidad… olvídenlo.

  “No son pequeños errores. No se trata de bagatelas. No estamos lidiando con nimiedades. Estamos frente a una línea de pensamiento filosófico que se remonta a Kant y a Descartes, la línea entera de filósofos modernos quienes allanaron el camino a la Revolución”. Es el total del mundo moderno. Kant salió del Protestantismo. De Lutero salió Kant, y de Kant vienen los modernistas y de todos ellos salió el Vaticano II.

 “Déjenme darles una cita relativamente reciente, por ejemplo, sobre el ecumenismo. En el Osservatore Romano de Junio 2 de 1989, cuando el Papa estuvo en Noruega: “Mi visita a los países escandinavos es una confirmación del interés de la Iglesia Católica en trabajo del ecumenismo, el cual es promover la unidad entre todos los Cristianos. Hace 25 años, el Segundo Concilio Vaticano insistió claramente en la urgencia de este desafío para la Iglesia. Mis predecesores persiguieron éste objetivo con atención perseverante, con la gracia del Espíritu Santo, el cual es la fuente divina y la garantía del movimiento ecuménico”. “El está haciendo que Dios respalde lo absurdo,  estas personas están realmente fuera de sí. “Desde el principio de mi pontificado hice del ecumenismo la prioridad de mi preocupación pastoral”.

Esta claro, dice el Arzobispo, que este hombre es disparatado, pero, como dije antes, no son ni siquiera los peces gordos del Vaticano II que son la libertad religiosa, la colegialidad y el ecumenismo. Es algo más profundo y está detrás de ellos. Es ese desquiciamiento de la mente. Es la inversión completa del objeto y el sujeto. Mi mente ya no gira alrededor del objeto. Ese es un piano si lo miro de esa manera, y de esa, y de esa otra. Es lo que es y mi mente gira alrededor de lo que es. Desde ahora, de acuerdo a la filosofía moderna, el piano gira alrededor de mi menta, y si al circular alrededor de mi mente se convierte en un osito de peluche entonces el piano es un osito de peluche porque está girando alrededor de mi mente, y mi mente hace al piano lo que es, y si yo lo hago un osito, entonces es un osito. Estas personas están completamente locas. El ecumenismo, la libertad religiosa y la colegialidad y todos los errores del Vaticano II son solamente productos de esta total revolución de la mente, de esta destrucción total, esta locura de la mente, y esta locura está alrededor de nosotros, y la locura ahora está tratando de penetrar a la FSSPX. Esta es la total profundidad del problema. No estamos lidiando con pequeños errores. San Pio X dijo que es el compendio de todas las herejías. No es una sola herejía. Si yo digo que Dios tiene cuatro personas, eso es negar la Trinidad, pero no es negar la Transubstanciación. No es negar esto, aquello u algo más. Es una herejía localizada, por decirlo así. La herejía moderna no está localizada. La herejía moderna es la total disolución del pensamiento sano, la inhabilidad de concebir el pensamiento sano, y está completamente alrededor nuestro.

 Vamos 100 yardas en tal dirección. Llegamos a la casa de, digamos, a la casa del doctor. Yo no sé quién es, por supuesto, yo solamente lo estoy inventando, pero el querido doctor maneja todos los días del Hospital de Bristol, el lidia con pacientes, el sabe de la medicina moderna, receta medicina moderna, pero si tu le preguntas acerca de la religión, de la filosofía, nos saldrá con esa basura. El toma la realidad suficientemente en serio porque es material. La medicina para los seres humanos es cuando menos significativamente material porque nuestros cuerpos son materiales, por lo que nos dan medicinas materiales para lidiar con él. Ellos no saben nada acerca del alma, pero tienen toda esta tremenda variedad de poderosos medicamentos para lidiar con el cuerpo, y cuando no pueden lidiar con el alma solamente recetan un medicamento tan poderoso para el cuerpo, que el pobre tipo queda completamente hecho polvo, y eso es todo lo que la medicina moderna puede hacer. Pero le quitas la medicina y lo pones en la realidad tal cual, queda fuera de sí. Este error tan profundo está por todas partes, y se filtra entre nosotros todo el tiempo.

 Recuerdo a las hermanas dominicas en Idaho, ellas llegaron de Francia, y yo solía conocer a la Hermana Gabriel, que estaba a cargo de los primeros años de la escuela. Ellas llegaron y empezaron su escuela con niñas pequeñas. El modo dominico es que se empieza con las dos clases más bajas, y luego cada año se agrega una clase nueva, por lo que no se empieza la escuela con niñas que ya fueron corrompidas por los modos modernos de educación, que ya están des-educadas e ineducables. Empiezan con poco y poco a poco crecen. Entonces ellas empezaron con niñas relativamente pequeñas, y puedo recordar a la Hermana diciéndome una vez, “Vimos hoy en el recreo, las pequeñas niñas sentadas en cuclillas viendo los escarabajos en el suelo”. La hermana dijo “Este fue un gran triunfo” porque estas pequeñas niñas ya viven en un mundo virtual, televisión, internet, el mundo irreal de los electrónicos, y verlas verdaderamente mirando un objeto de la vida real, con sus mentes trabajando en un objeto de la vida real en vez de soñar virtualmente, ese fue un gran paso adelante para las hermanas maestras.

 La hermana dijo: “Estas pequeñas niñas, mienten”. La verdad es lo que hacen de un momento a otro. No tienen idea del Octavo Mandamiento porque no tienen idea de la verdad, por lo tanto no tienen idea de la mentira. Lo que tengan es su cabeza es tan verdadero como lo que no tengan en sus cabezas. Estas son niñas de familias relativamente Católicas Tradicionales que quieren que las Dominicas enseñen a sus niñas. Bueno, lo primero que una hermana dominica enseña es el sentido de la realidad, por eso fue un gran paso adelante cuando las niñas observaban la realidad, en vez de hacerse ellas el centro de la realidad.

Los niños no deberían ser llamados estudiantes. Ellos no son estudiantes, son niños. Son niños de escuela, niños y niñas de escuela hasta los 18 años. No deberían ser llamados estudiantes. Ni siquiera los estudiantes de la Universidad deberían ser llamados estudiantes porque la mayoría de los estudiantes universitarios hoy en día no estudian nada. Cuando alguien me dice que va a la universidad, les digo “¡Qué está estudiando? ¿En qué universidad? “Oh, estoy estudiando ciencia doméstica”. Bueno, si ella está estudiando ciencia doméstica, que bien por ella, porque tiene la oportunidad de que la ciencia doméstica la ayudará un poco a ser ama de casa, que es lo que la pobre chica debería estar estudiando para saber cómo llegar a ser una buena esposa y una buena madre que ve por su esposo y por sus hijos y criar a la próxima generación, los Mahometanos tomarán Inglaterra en los próximos diez, veinte, treinta o cuarenta años porque los Mahometanos tienen hijos, y los maravillosos, los blancos no tienen hijos, ciertamente no los suficientes para mantener a Inglaterra blanca, para mantener a Inglaterra inglesa, y esa es la culpa de Inglaterra. Es totalmente la culpa de los ingleses.

  “Ahora, cuando se leen la cantidad de documentos sobre el ecumenismo, y Juan Pablo II hace discurso sobre discurso sobre el ecumenismo, porque él recibió delegación sobre delegación de todas las religiones, de todas las sectas, por lo que el asunto es siempre ecumenismo, ecumenismo, ecumenismo, pero no se obtiene nada. El resultado final es nada, absolutamente nada, excepto, al contrario, mantener a los no-católicos en sus errores sin buscar el convertirlos y entonces los confirman en su error”.- Esto es lo que Isaías llama “poner una almohada bajo el pecado”- poniéndolos cómodos con sus errores, en su camino al infierno.

“La Iglesia no ha progresado, ni un poco por este ecumenismo, todo lo que dice es un verdadero mish-mash- “comunión”, “acercamiento” “en unidad” y sigue. No hay progreso real. No pueden progresar de esta manera. Es imposible”. ¿Por qué no pueden? Porque la Iglesia Católica es la Iglesia de la Verdad. La Verdad es esencial para la Iglesia católica. Frente a Pilatos, Nuestro Señor dice, “Vine a decir la Verdad, los que son de la Verdad escuchan Mi Voz.”

El Arzobispo continúa con otro caso, del papa al cardenal Casaroli, quien era el secretario de Estado –otro delincuente. Debe estar ardiendo en el infierno. En el Osservatore Romano de febrero de 1989, hablando a la Comisión de las Naciones Unidas para los Derechos del Hombre, éste es Casaroli hablando: “Respondo con gran placer a la invitación que me ha sido extendida para acudir ante ustedes, y traerles el estímulo de la Santa Sede, espero pasar unos pocos momentos, como todos ustedes comprenderán, en un aspecto de la libertad básica de pensamiento y acción en concordancia con la conciencia personal -libertad religiosa”:

 El Arzobispo comenta –“Tal cosa viniendo de la boca de un cardenal –libertad de pensamiento y acción en concordancia con la propia conciencia, la libertad religiosa” El Arzobispo no podía entender como un alto prelado podía decir esas cosas.

Regresando a Casaroli – “Juan Pablo II no dudó en declarar el año pasado en un mensaje para el Día Mundial de la Paz, que la libertad religiosa constituye como la piedra angular en el edificio de los derechos del hombre. La Iglesia Católica y su Pastor Supremo, quien ha hecho de los derechos del hombre uno de los mayores temas de su predicación, no ha fallado en recordar que en un mundo hecho por el hombre y para el hombre…” El Arzobispo interrumpe “Estas son las reales palabras del Cardenal Casaroli, un mundo hecho por el hombre y para el hombre”.

El Cardenal continúa –“La entera organización de la sociedad solo tiene sentido en la medida en que haga de la dimensión humana su preocupación central”. El Arzobispo comenta “¿Y Dios? ¿Y Dios?, No hay dimensión divina en el hombre? Es horrible. Es paganismo”.

 El Arzobispo vuelve a citar a Casaroli: “Cada hombre, todos los hombres son la preocupación de la Santa Sede; y sin dudarlo, es la suya también”. La preocupación de la Iglesia no es el hombre. La preocupación de la Iglesia es Dios, porque el hombre es para Dios. Dios es el por qué estamos aquí, para ir al cielo. La Iglesia está preocupada con Dios, no con el hombre, y aquí tenemos estos altos prelados yendo a las Naciones Unidas y diciendo, hombre, hombre, hombre, hombre, derechos del hombre, democracia del hombre, libertad del hombre, igualdad del hombre”. El Arzobispo dice “Un prelado diciendo estas cosas? Porque el objetivo ya no es Dios. Es el hombre subjetivo –Yo soy Dios; todo se trata de mi, todo es por mí. Falso. Yo soy totalmente para Dios. Ustedes pueden ver cómo esta filosofía que se aleja del objeto y se vuelca completamente hacia dentro del sujeto, callando a Dios. “Dios es una creación de mis entrañas, de mis tripas, yo produzco a Dios”- Esta gente simplemente está loca.

 “¿Qué puede hacer usted? El Arzobispo comenta: “¿Qué puede hacer con gente como esa? ¿Qué tenemos en común con gente como esa? Nada. Es imposible.

 ¿Qué tiene en común la FSSPX con esas personas, esas pobres gentes en Roma que han perdido la cabeza, que han literalmente perdido sus mentes? Creo que les he citado a uno de los sacerdotes que fue uno de los cuatro teólogos de la FSSPX que se encontró con los teólogos Romanos. Al final de la junta, yo hablé con él. El dijo, “Están mentalmente enfermos”. Estos cuatro teólogos romanos, estos altos prelados de la Iglesia de Roma, escogidos para hablar con la Fraternidad, tienen su mente de papilla. La prueba fue que por las ocho veces que ellos se reunieron –cuatro de un lado de la mesa, cuatro en el otro, creo, a menos que haya sido una mesa redonda para que fuera todo lindo, lindo – y los cuatro tuvieron ocho ocasiones para escuchar por horas hasta el final, para hablar, para discutir, para pensar, para ver lo que los romanos estaban pensando. Al final él dijo: “Ellos están enfermos de la mente”. Eso es, y ¿queremos lidiar con esas personas de mente enferma, gente enferma, y vamos a tratar con ellos como si fueran seres humanos normales, como si tuvieran algo que darnos?

 Ellos tienen la autoridad. Ese es el problema –ellos tienen la autoridad. Es por esto que este sacerdote de la Fraternidad dijo: -“Están enfermos mentalmente pero ellos tienen la autoridad”. Entonces ¿Qué podemos hacer? “Nada” dice el Arzobispo. “Es imposible”.

 Cuando el Arzobispo tomó la decisión de Consagrar, su mente se estaba aclarándose. Su mente cada vez estaba más clara. El lee a Barbier, él lee a Dörmann, y cada vez ve más claramente. El resultado fue, desde 1988 hasta el 2000, 12 años de tranquila unidad y progreso dentro de la FSSPX, y el fruto fue el Jubileo, un muy exitoso Jubileo, 6000 peregrinos de todo el mundo por las calles de Roma, procesiones por las calles de Roma, apariciones en cada una de las basílicas, un gran éxito, y entonces el demonio empieza. Desde 1988 hasta el 2000, los romanos usaron un palo –excomulgados, excomulgados, excomulgados. En las calles de Roma, toda una multitud, tranquila y piadosa –“El palo no está funcionando. Mejor cambiemos a la zanahoria –toda clase de nueces, comidas a seis tiempos y abrazos”. Y allí empezó. El cambio del palo por la zanahoria –otros 12 años y la zanahoria ha funcionado. Oh guau. “Oh Monseñor Fellay, Oh por favor Su Excelencia. Siéntese. ¿Qué quisiera? –un café o quisiera algo de arsénico? Oh, maravilloso Monseñor Fellay, Oh, nosotros lo escuchamos. Oh que sabio es usted, Oh, tremendo. ¿Usted sabe que pudiéramos hacerlo cardenal” Otros 12 años y el truco está casi terminado. Es donde estamos ahora. Les estoy dando mi opinión. Repito, si les gustaría que Monseñor Fellay viniera aquí y se sentara para darles su opinión, absolutamente bienvenido, por así decirlo, y si ustedes prefieren pensar que el tiene más razón que yo, está bien, creen su propia manera de pensar.
 
 

FIN DE LA CONFERENCIA.