English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

jueves, 18 de octubre de 2012

¿VIDENTE EN LA FSSPX?


Monseñor Fellay y el plan de paz propuesto por la Madre de Dios.

 

Nadie puede servir a dos señores. Porque o tendrá aversión al uno y amor al otro, o si se sujeta al primero mirará con desdén al segundo. (Mat. 6, 24)



Monseñor Williamson concluyó, en su respuesta a la carta abierta de Monseñor Nicola Bux del 19 de Marzo del 2012, diciendo el día 22 de marzo:

Y si él (Benedicto XVI) desea apoyo con oración o con obras, con las cuales la humilde FSSPX podría ayudarle a consagrar Rusia al Corazón Inmaculado en unión con todos los obispos del mundo, a quienes la Madre Celestial podría convocar, él sabe que puede contar primero y principalmente con el apoyo del Obispo Fellay y con los otros tres obispos de la FSSPX, de quienes el menor es

Su devoto servidor en Cristo,


+Richard Williamson



La Declaración de Vienna, Virginia del 10 de agosto del 2012 por los cinco sacerdotes, concluyó diciendo:


Debemos esperar a que Nuestra Señora convierta al Papa y lo inspire a consagrar Rusia a su Inmaculado Corazón en unión de todos los obispos, y nosotros debemos perseverar en la Caridad de la Verdad y la Verdad de la Caridad, organizando un cuerpo de sacerdotes fieles a la posición que siempre mantuvo Monseñor Lefebvre.


- Fr. Joseph Pfeiffer, Fr. Ronald J. Ringrose, Fr. Richard Voigt, Fr. David Hewko, Fr. François Chazal



El Padre David Hewko dijo en su sermón predicado en la primera Misa celebrada por el recién ordenado padre Steven Reuter en Winona en Junio 17, “¿Y nos preguntamos por qué la Virgen María nos suplicó rezar el Rosario para que el papa consagrara Rusia?... Recemos el Rosario, queridos fieles, para que el Papa consagre Eusia, esa es la solución!. El Sermón del padre Pfeiffer de Agosto 22, fiesta del Inmaculado Corazón de María, repite el mismo tema, la necesidad de orar para que el papa consagre Rusia al Inmaculado Corazón de María en unión con los obispos del mundo.

Las referencias por Moseñor Williamson y los otros sacerdotes por la largamente esperada Consagración de Rusia de acuerdo a las prescripciones de la Bienaventurada Virgen Maria, son asumidas por la mayoría como refiriéndose meramente y específicamente al mensaje que dio la Bienaventurada Virgen María en Fátima a los tres niños. Este no es el caso. Hay mucho más para contar.

De hecho se refieren a una solicitud específica hecha en el 2004 por la Santísima Virgen María a un laico de la FSSPX. El 24 de abril del 2004, el domingo del Buen Pastor, la Bienaventurada y Siempre Virgen María, Madre de Dios, se apareció a esta persona y le dio un mensaje para ser enviado a Monseñor Fellay, el Superior General de la FSSPX. Ella le pide a Monseñor Fellay que condujera a los fieles en una Cruzada de Rosarios con la intención de obtener la gracia para el Papa Benedicto XVI de consagrar Rusia, en unión de los obispos del mundo, a su Inmaculado Corazón. Ella prometió que si Monseñor Fellay cumplía su petición, Ella iba a obtener la consagración de Rusia.

Desde abril del 2004 a enero del 2006, se llevó a cabo una investigación en relación a las afirmaciones del vidente, por el sacerdote de la capilla local de la FSSPX. Su investigación encontró que las afirmaciones eran creíbles y dio su permiso al vidente para contactar a Monseñor Fellay en enero del 2006.

A finales de julio de 2006, Monseñor Fellay anunció su plan para una “Cruzada de Rosarios” para “obtener del Cielo para el papa Benedicto XVI, la fuerza requerida para realizar la liberalización de la Misa de siempre, llamada Misa Tridentina”. Fue después del lanzamiento de esta Cruzada de Rosarios que Monseñor Fellay llegó a entender que la intención de la Cruzada para la Consagración de Rusia era una solicitud de la Madre de Dios. Después del lanzamiento de la primera Cruzada, Monseñor Fellay llevó a cabo su propia investigación. Entró en directa comunicación con la visionaria para clarificaciones específicas sin llegar a una determinación inmediata.

En una entrevista publicada en “The Remnant”, el 15 de julio de 2007, Monseñor Fellay hizo referencia específica de la necesidad de la Consagración de Rusia pero esta no fue la intención de la primera Cruzada de Rosarios:

P: Fue anunciado en su sitio de noticias que los fieles de la Fraternidad rezaron 2.5 millones de rosarios por el Papa Benedicto XVI, a quien los presentó con una carta dirigida a él. ¿Le ha enviado este ramillete espiritual y podría decirnos algo del contenido de la carta?

R: La carta aún no ha sido publicada. Ha sido enviada, pero todavía no se publica, por lo que no puedo decir mucho. Por supuesto, cuando se ofrece un ramillete espiritual con una carta, no se puede decir mucho más que las recomendaciones que lleva el ramillete. Por lo tanto, es un mensaje limitado, podría decirse. Pero las intenciones de esta cruzada o ramillete son muy claras y precisas.

Cuando se habla del triunfo del Inmaculado Corazón de María, se tiene en mente Fátima. También se tiene en la mente la gran, gran, gran batalla anunciada por la Santísima Virgen María –la batalla entre el diablo, las fuerzas del mal, y la Iglesia- la lucha en la cual estamos enganchados. Creemos que Fatima tiene mucho que ver en esa lucha. Si mencionamos eso, es que tenemos la intención de incluir la presente situación y la crisis de la Iglesia en esa gran batalla. Y vemos que la victoria llegará haciendo lo que la Santísima Virgen ha pedido…

Entonces le estamos ofreciendo un ramillete, pero en el ramillete, hay algunas flores con algunos mensajes. Por supuesto, más inmediatamente, está la Misa. Pero cuando decimos la Misa, no es solamente el permiso para decir la Misa. Sabemos que la Misa tridentina tiene un poder tremendo. Tiene el poder para restaurar la Iglesia –el poder de matar los virus que han sido introducidos a la Iglesia por el Vaticano II.

Todo esto está presente en este ramillete, en nuestras intenciones. Parte de esto está dicho, parte no está dicho, pero está definitivamente allí.

La "parte que no está dicha” en el mensaje al Papa Benedicto fue  la consagración de Rusia al Inmaculado Corazón de María en unión con todos los obispos del mundo. La única parte del mensaje que fue muy clara y precisa fue la intención para la liberalización de la Misa tradicional.

El vidente se dirigió otra vez a Monseñor Fellay para transmitirle la solicitud específica de la Virgen María de que debía conducir una Cruzada de Rosarios con el propósito específico de obtener la consagración de Rusia. Esto fue transmitido a Monseñor Fellay desde Septiembre del 2997 hasta abril del 2008. Para ese entonces, hay evidencia de que Monseñor Fellay llegó a la conclusión de que las apariciones y mensajes de la Virgen María eran creíbles. Todavía en una comunicación escrita al final del 2007, Monseñor Fellay parecía no estar seguro y confesó al vidente que él “todavía no se cómo expresar todas las intenciones, las cuales tendrían que ser dadas a conocer a los fieles, y realmente su carta me recuerda el punto claro y evidente de la consagración de Rusia. Trataré de corregir la intención la próxima ocasión.

A principios del 2008, la Virgen Santísima dijo que Monseñor Fellay “no usara la Cruzada para la intención del levantamiento de las excomuniones” que Ella describió como “falsas”.Ella dijo también que si lo hacía, “sería fatal para la Fraternidad” y que Ella no bendeciría ese esfuerzo pero que se usarían los Rosarios para otros propósitos. El 20 de Marzo del 2008, Sábado Santo, la Virgen dijo: “Dile a Monseñor Fellay que el  no puede acercarse más a Roma de lo que ahora está, no importa lo bien intencionado que pudiera estar el Santo Padre”.Luego repitió, “Recuerda, no importa lo bien intencionado que pudiera estar el Santo Padre”
Para junio del 2008, el Vaticano se dio cuenta que Monseñor Fellay pudiera estar preparando una Cruzada de Rosarios para la Consagración de Rusia por una carta (cuyo autor no se nombrará) que fue enviada al Papa pidiendo su bendición para tal empresa. El Vaticano tomó la carta seriamente. El Cardenal Darío Castrillón Hoyos mandó llamar a Monseñor Fellay a Roma desde Hawai, donde Su Escelencia se encontraba para administrar el sacramento de Confirmación. 
En junio 4, el Cardenal Castrillón con un grupo de al menos 4 clérigos, intimidaron y amenazaron a Monseñor Fellay de que si llamaba a una Cruzada de Rosarios para la consagración de Rusia, Roma cerraría la puerta para cualquier futura discusión y reafirmaría las excomuniones que ellos habían dejado de proclamar. Monseñor Fellay recibió la orden de firmar el “Ultimatum Vaticano” aceptando cinco condiciones necesarias para cualquier discusión posterior.

A finales de ese mismo mes en Winona, la frase más sobresaliente del sermón de Monseñor Fellay fue “Ellos solamente dicen “cállense”… Nosotros no vamos… a callarnos” Luego hizo una analogía de un iceberg, la punta del iceberg siendo la Misa en Latín mientras que el resto de la Tradición la representaba como la masa de hielo bajo el agua, diciendo, Lo que suceda con este Motu Proprio (Summormum Pontificum) es como si hubieran tomado esta punta del iceberg. Cuando vemos esto, nosotros tenemos la impresión, OK, ellos tomaron la punta, entonces tomaron todo lo que está debajo. Pero no es exactamente lo que hicieron. Trataron de tomar la punta y plantarla sobre otro iceberg, el iceberg de las cosas nuevas. Entonces tenemos dos puntas y ellos dicen que es una sola punta. Pero si vamos a ver bajo el agua, lo que está debajo, veremos que lo que tienen debajo son las cosas nuevas”.

Acerca del “Ultimátum Vaticano”, Monseñor Fellay dijo en una entrevista con la radio Suiza:Tal vez sea erróneo decir tan directamente que rechazo, que yo rechazo totalmente (elultimátum), eso no es cierto. Mas bien veo en éste ultimátum una cosa muy vaga y confusa… tenemos relaciones con roma que se desarrollan a cierto ritmo, el cual es realmente lento… ahora estaríamos en un período congelado, pero para mí, no está finalizado.”

Entonces, el 5 de octubre de 2008, Monseñor Fellay, en directa oposición a la advertencia hecha por la Santísima Virgen María, decidió llamar a la segunda Cruzada de Rosario con la intención del levantamiento de las falsas excomuniones, la cual empezaría el 1 de Noviembre hasta la Navidad. El mismo día, Nuestro Señor Jesucristo le hizo saber al vidente Su ira, con su mando cayendo para destruír la FSSPX, refiriéndose a ellos como “Fariseos e hipócritas, ya no puedo aguantarlos”. En medio de la mano cayendo de Nuestro Señor, la Virgen intercedió y pidió misericordia diciendo: Recuerda la fragilidad del hombre”. Las excomuniones fueron levantadas en enero 24 del 2009, y Monseñor Fellay se lo atribuyó a la intervención de la Santísima Virgen María. Sin embargo, ella no se tomó el crédito.

Poco después de una visita personal del Padre Nicholas Gruner, director del Cruzado de Fátima, Monseñor Fellay, en abril 12 del 2009, en contra de las directivas del Vaticano, cambió el curso y trató de cumplir la solicitud de la Virgen diciendo:

Nos parece que es el momento indicado para lanzar una ofensiva de envergadura, profundamente enraizada en el mensaje de Nuestra Señora de Fátima, en el que Ella misma ha prometido un resultado exitoso, ya que ha anunciado que al final su Corazón Inmaculado triunfará. Nosotros le pedimos este triunfo a través de los medios que ella misma ha pedido: la consagración, por el Pastor Supremo y todos los obispos del mundo católico, de Rusia a su Corazón Inmaculado, y la propagación de la devoción a su Corazón doloroso e inmaculado.De allí que, con ese fin, queremos ofrecerle, a contar desde ahora hasta el 25 de marzo de 2010, un ramillete de doce millones de rosarios, como una corona correspondiente a tantas estrellas que enjoyan su persona, acompañada de una suma equivalentemente importante de sacrificios cotidianos, que nos daremos el cuidado de procurarlos, ante todo, en el cumplimiento fiel de nuestro deber de estado, y con la promesa de propagar la devoción a su Corazón Inmaculado.

 Winona, Pascua, Abril 12 del 2009.


La Tercera Cruzada, de acuerdo con el Padre Alain Lorans en “Cuáles son los resultados de la Cruzada de Rosarios?” (DICI, abril 17, 2010), tenía como su objetivo “La consagración de Rusia al Inmaculado Corazón de María por el Sumo Pontífice y todos los obispos del mundo Católico, de acuerdo con el mensaje de Fátima en el cual Nuestra Señora anunció el triunfo final de Su Inmaculado Corazón”.

 El padre Lorans reporta:

Para DICI es una alegría anunciar en exclusiva a sus lectores que la cifra de 12 millones de coronas, que iban a conformar la corona de 12 estrellas de María Reina, se superó con creces, pues se registraron más de 19 millones de rosarios. Entre los distritos podemos tomar nota de la generosidad de los Estados Unidos (5.496.295), Francia (3.113.231), África (2.819.395) y Asia (2.919.257). También podemos consignar los de Canadá (738.891), Alemania (695.899), América del Sur (603.086), Suiza (451.965), Australia (444.021), México (335.794), Gran Bretaña (218.645) , Italia (172.960) e Irlanda (147.575). 


Una vez obtenida la cifra final de los rosarios rezados en todo el mundo durante el tiempo que duró la Cruzada, Monseñor Fellay se la entregará al Santo Padre. ¡Hacemos llegar a todos cuantos han participado en esta Cruzada del Rosario nuestro sincero agradecimiento por este maravilloso fervor mariano!


Monseñor Fellay fue entrevistado por “The Remnant” acerca del ramillete presentado al Papa el 25 de marzo del 2010. La entrevista cubrió “La Cruzada de Rosarios y las Discusiones Doctrinales”.


Brian Mershon: Su Excelencia, ¿cuál es su reacción ante el hecho de que la Sociedad hay pedido 12 millones de rosarios y que el resultado fuera de más de 19 millones ofrecidos?

 Mons. Fellay: En primer lugar, estoy muy, muy feliz de ver tal entusiasmo y tal respuesta a nuestra llamada. Estoy seguro de que este número no es sólo de fieles de la Sociedad; estoy seguro de que muchos otros se han unido y de los cuales no tenemos las cifras totales. Eso es lo primero. Y en segundo lugar, me alegra el entusiasmo por comprender la importancia de este asunto. Este tema es muy, muy importante.

Brian Mershon: Las otras dos cruzadas de rosarios resultaron en respuestas bastante rápidas e históricas – la liberación de la Misa Tradicional en latín para todos los sacerdotes en todo el mundo, y la disolución de las excomuniones de los obispos de la Sociedad, lo que condujo al comienzo de los diálogos doctrinales con la Santa Sede. ¿Anticipa una respuesta similarmente dramática a esta tercera cruzada de rosarios?


Monseñor Fellay: Lo dejo totalmente en las manos de Dios y de la Bienaventurada Virgen María. Pero probablemente, no. Uno nunca sabe, pero me sorprendería mucho si el Papa consagrara Rusia. Sería una gran, gran sorpresa. Pero, por otra parte, ya hemos sido sorprendidos antes, por lo que no me asombraría si esto sucediera tan rápido. En esta ocasión, lo que estamos pidiendo es muy importante y muy grande, y está en directa relación con todos los eventos de la historia de nuestros tiempos.

La Virgen Santísima no bendijo esta Cruzada de Rosarios para obtener la Consagración de Rusia ni la Cuarta Cruzada que siguió de la Pascua del 2011 a Pentecostés del 2012.

¿Por qué? ¿Qué pasó? Monseñor Fellay, en un intento de agradar a Dios y al hombre, intento seguir dos direcciones de acción opuestas. El 13 de Noviembre del 2009, las discusiones doctrinales entre la FSSPX y Roma comenzaron. Al entrar a éstas discusiones con Roma, Monseñor Fellay puso a la Fraternidad en un curso de acción que estaba en directa desobediencia a la advertencia de la Santísima Virgen. 

Monseñor Williamson fue contactado por el vidente a principios de febrero de 2011. Su Excelencia llevó a cabo una investigación independiente que incluyó viajar para entrevistar al vidente y examinar directamente la evidencia. Siguieron juntas con el vidente que viajaba a encontrarse con Su Excelencia así como intercambio de comunicaciones escritas. Monseñor Williamson, en una comunicación con el vidente el 5 de agosto de 2011 dijo:

Nuestro Señor estaba totalmente enojado, porque después de que Pio XI en los años treinta pensó que sabía mejor que la Madre de Dios como manejar el Comunismo y se negó a consagrar Rusia al Corazón de su Madre, con la II guerra mundial como resultado, Nuestro Señor le dio gracias especiales a la FSSPX por las cual debió haber sabido mejor que Pio XI. Y ahí va, a exactamente las mismas maquinaciones humanas, burlándose de Su Madre. Solamente Ella podría salvar o proteger a la FSSPX”.

Todo tiene sentido. Pobre Monseñor Fellay. Se vió presionado por Roma en la primavera-verano del 2008 para no hacer la Cruzada de Rosarios para consagrar Rusia. Monseñor Fellay agonizó sobre la decisión y finalmente, el 5 de octubre, decidió.

El 24 de marzo del 2012, Monseñor Williamson en una carta a un confidente del vidente dijo:

“He tratado de telefonearle quizá una media docena de veces, pero ahora ya no es tan necesario después de la respuesta a Monseñor Bux, la cual quizá respondió al menos en parte su preocupación por la negativa a la solución de Nuestra Señora, la cual en efecto, es nuestra única esperanza. Paciencia. Dios todavía está al mando!

El 14 de abril de 2012, en una comunicación con el vidente, Monseñor Williamson dijo:

En cuanto a su carta a Monseñor Fellay, me parece que usted muestra un grado notable de comprensión de por qué ha hecho lo que ha hecho. El no puede objetarle ni su manera, ni su falta de comprensión.

Entonces su carta no tendrá utilidad, pero debe contentarse al saber que usted hizo todo lo que pudo. Esté contento con eso, es mi consejo, incluso si continúa teniendo esa gran angustia como la que debió haber sufrido la Hermana Lucía.

En cuanto al obispo inglés, el consejo de su consejero es bueno, así me parece. Estoy contento de que usted lo haya recibido de alguien más que no tiene posición de autoridad, para decirle a todo el mundo tales verdades como las que desea decir. Realmente Monseñor Fellay es la figura clave. ¿Podría esperar que ese sabio consejo sea seguido?

Personalmente, creo que el Demonio está tras de usted. ¿Cómo podría no estarlo?


¿Y cuál fue la respuesta de Monseñor Fellay? No lo sabemos directamente, pero el padre Chazal dijo el 6 de agosto de 2012 en la carta al padre Couture, superior del distrito de Asia, en respuesta a su segunda monición canónica:


Por último, me gustaría terminar mi defensa con la Virgen. Al día de hoy, yo todavía no entiendo cómo la piedad de nuestros fieles hacia Ella fue elegida como un instrumento de los planes de reconciliación. ¿Y tienen conciencia de que el hombre que tratará los planes de reconciliación es el prefecto de la CDF, un hombre conocido por la negación de la virginidad de la Virgen María? He escuchado de la “boca del caballo” (el primer asistente) que no podemos construir nuestros planes en un triunfo milagroso de la Virgen por encima de la institución del Papado; Recuerdo que Benedicto XVI es el jefe que trazó la sepultura del mensaje de Fátima, y, al final, en lugar de que Nuestra Señora elija el momento y la naturaleza de su triunfo, nosotros le diremos cuáles son las circunstancias que ella debe seguir y supuestamente esta es la forma en que el papado se convertirá.

No podemos construir nuestros planes en un triunfo milagroso de la Virgen por encima de la institución del Papado. ¿Es esta una respuesta indirecta a Monseñor Fellay o es el consejo que un consejero incompetente ha puesto en su cabeza?

 El vidente a quien se le apareció Nuestra Señora para transmitir estos mensajes a Monseñor Fellay, permanecerá anónimo. No es el propósito de este escrito demostrar la virtud, sinceridad, simplicidad, unidad de propósito, competencia mental o psicológica del vidente, o la autenticidad de la aparición y la veracidad del mensaje. Lo que ha sido demostrado es que, después de una profunda investigación por parte de los sacerdotes de la FSSPX y luego por Monseñor Fellay y finalmente por Monseñor Williamson, ellos creen que verdaderamente la Bienaventurada siempre Virgen María de hecho se apareció a esta persona y comunicó lo que Ella quería que Monseñor Fellay y la FSSPX hicieran para el bien de la Iglesia. Monseñor Fellay desobedeció en dos ocasiones específicas lo que creyó ser una orden de la Madre de Dios mientras trataba de cumplir Su Cruzada de Rosarios en sus propios términos.







David Drew