English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

lunes, 13 de agosto de 2018

DONDE NO HAY ODIO A LA HEREJÍA, NO HAY SANTIDAD



El colmo de la deslealtad para con Dios es la herejía. Es el pecado de los pecados, lo más odioso de las cosas que Dios contempla desde el cielo en este mundo malvado. Apenas entendemos, sin embargo, lo detestable que resulta. Es la contaminación de la verdad de Dios, la peor de las impurezas.
Aun así, no le damos importancia. Contemplamos la herejía y permanecemos tranquilos. La tocamos y no nos estremecemos. Nos mezclamos con ella y no sentimos temor. Vemos cómo afecta a cosas sagradas y no tenemos sensación de sacrilegio. Aspiramos su olor y no mostramos ninguna señal de rechazo o asco. Algunos buscamos su amistad e incluso atenuamos su culpa. No amamos lo suficiente a Dios como para airarnos por causa de su gloria. No amamos lo suficiente a los hombres como para tener con ellos la caridad de decirles la verdad que necesitan sus almas.
Habiendo perdido el tacto, el gusto, la vista y todos los sentidos celestiales, podemos habitar en medio de esta plaga odiosa, con tranquilidad imperturbable, acostumbrados a su vileza, presumiendo de lo liberales que somos, incluso con cierta diligente ostentación de simpatía y tolerancia.
[…]
Nos falta devoción por la verdad como verdad, como la verdad de Dios. Nuestro celo por las almas es exiguo, porque no tenemos celo por el honor de Dios. Actuamos como si Dios tuviera que felicitarse por nuestras conversiones, en lugar de como almas temblorosas, rescatadas por un despliegue de misericordia.
Contamos a los hombres medias verdades, la mitad que más se ajusta a nuestra pusilanimidad y a su engreimiento, y después nos preguntamos por qué son tan pocos los que se convierten y por qué, de esos pocos, tantos apostatan. Somos tan débiles que nos sorprendemos de que nuestras medias verdades no tengan el éxito de la verdad completa de Dios.
Donde no hay odio a la herejía, no hay santidad”.
P. Frederick William Faber, The Precious Blood, 1860
______________________
El P. Faber, anglocatólico converso del anglicanismo, dijo hace mas de siglo y medio lo que hoy nadie se atreve a decir y, por eso mismo, necesitamos desesperadamente escuchar: la fe es lo más valioso que tenemos y el hecho de que seamos incapaz de indignarnos cuando se adultera no es señal de que somos muy tolerantes y misericordiosos. Es señal de que hace tiempo que perdimos esa fe y nuestra sal ya no sabe a nada.
Precisamente porque la fe es lo que nos salva, la Iglesia no tiene misión más importante que conservar sin contaminación esa fe que vale más que el orotransmitida a los santos de una vez para siempre. Con ella nos jugamos lo más serio que tenemos, de ella depende el camino que tomemos: la vida sin fin o la muerte eterna, la Verdad que libera o el error que esclaviza, el Amor divino o el pecado del hombre, la gracia que salva o la desesperanza del esfuerzo inútil. Por eso los mártires mueren antes que renunciar a la fe, por eso los misioneros han ido al fin del mundo a anunciarla. Y por eso hoy nuestra Iglesia agoniza en tantas partes del mundo, porque hemos dejado de creer que la fe vale más que la vida.
La herejía no es un tema abstracto propio de teólogos, una sana muestra de pluralismo o una inevitable evolución de la doctrina, como tantos pretenden. Es, en realidad, un engaño diabólico y mortal, que nos impide conocer al verdadero Cristo, lo sustituye por un falso cristo inventado por nosotros y destruye la vida que Él quiso regalarnos con su sacrificio en la Cruz. Si no la odiamos es porque somos tibios y, además, tontos.