English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

martes, 11 de marzo de 2014

LA CUESTIÓN DE UCRANIA.- DON CURZIO NITOGLIA.


Traducción para Non Possumus de Cristina Pallero.



 En los artículos aparecidos en este sito sobre el Cercano y Medio Oriente, a partir de la Palestina (1948) del Irak (1999/2003), de las “Revoluciones anaranjadas” en Chechenia (1990), de las “Primaveras Árabes” en Egipto, Libia y Túnez (2011) y especialmente en Siria (marzo 2011-marzo 2014) hemos podido constatar que  el “Nuevo Orden Mundial” judío-americano ya está lanzando el último asalto a aquella porción del mundo que no fue aún absorbida en la órbita atlántico/sionista y no ha conocido la revolución iluminista (siglo XVIII) y nihilista (siglo XX) en su máximo o “68º” grado, como en occidente y en la Vieja Europa americanizada en 1968.




No al azar en enero del 2014 hubo un ataque “ideológico” del occidente, durante las olimpíadas en Rusia, contra Putin porque, siendo éste contrario a las uniones homosexuales públicas legalizadas y a la pedofilia que provee un curso de “educación sexual/occidental” para los niños de 4 años, los cuales deben frecuentar obligatoriamente las guarderías de Estado y en los cuales se los inicia también en la práctica de la masturbación solitaria y en compañía, incluso con niños apenas de cuatro años del mismo sexo, curso de “depravación” que desde el 2010 a partir de Mónaco (en Alemania) está llegando a 53 Países  europeos y también en Italia. Putin no ha cedido. Por tanto, se ha pasado a la segunda fase: el ataque físico y bélico del interior, financiado por los Estados Unidos.

La base naval rusa en el Mediterráneo de Tartus, en Siria, depende de aquella de Sebastopol en Crimea




Antes de la “Revolución ucraniana” era claro a todos los anti-mundialistas el plan de los neoconservadores estadounidenses e israelitas de atacar a Siria como trampolín de lanzamiento para invadir el Líbano e Irán y por ende, rodear la Rusia y contener a China.  Pero la Rusia de Putin por motivos de supervivencia geopolítica no podía permitir que los Estados Unidos extendieran su poder hasta sus confines (Iran, Afghanistan y Pakistan), además China por motivos económicos no aceptaba tal expansión atlántica en el Medio Oriente asiático y por tanto los dos colosos, rusos y chinos se han desplegado al lado de Siria y del Irán y han impedido hasta ahora las invasiones.


Ahora en febrero del 2014, ha sucedido “algo de nuevo, al contrario de lo antiguo…”: una nueva “Revolución espontánea” en Ucrania, que pide entrar en Europa (cuando los Países europeos, si pudieran, la dejarían) y salir de Rusia. Revolución financiada y apoyada explícitamente por los Estados Unidos y la Unión Europea. Revolución bien tramada, bien preparada, no solo “ideológica” sino también bien armada, en la cual hemos  visto un guión ya conocido tal cual se desarrolló en Egipto, Túnez, Libia y Siria: chechenios armados sobre los techos que disparaban sobre la multitud, los medios de comunicación masivos que los acusaban de ser militares rusos,  mientras se ha averiguado que son Qaidistas/jihaidistas chechenios y mercenarios a sueldo del “Tío Sam”, que vuelven al asalto en Ucrania y Crimea después de la derrota en Chechenia de 1990.

(Video: Aeksandr Muzychko, alias Sashko Bilyi, terrorista filo-chechenio, superviviente de la guerra en Chechenia, durante el cual se jacta de haber matado numerosos soldados rusos y destruido diversos carros armados de Moscú, durante una reunión del Consejo de la Región de Rovno, donde amenaza a los consejeros con metralleta y otras armas, en 1990).

Manifestantes Euro-Maiden armados que hacen obras de francotiradores y disparan ya sea sobre las fuerzas del orden o sobre los manifestantes.

Para confundir más aún las ideas de los europeos, la inteligencia atlántica ha usado la protesta de “nacionalistas” ucranianos de “extrema derecha”, los cuales (¿de buena fe?) han caído en la trampa que nuestros Servicios secretos tendían a jóvenes italianos de derecha en los “años de plomo” (1970-1980) o como a los “nazi-skin” de los años noventa, mandados al matadero por sus cabecillas los cuales actuaban “detrás de la escena”.


No pienso que el encuentro titánico y global entre el coloso atlántico USA y la Unión Europea (como base aérea americana para proveer los suministros necesarios, dada la distancia entre el occidente y el oriente) y el coloso euro/asiático (Rusia y China), la “derecha” ucraniana no puede gran cosa más allá que confundir las ideas a los opositores del Nuevo Orden Mundial “demo/Pluto/judío/masónico.

Los hechos hablan bastante claro, al lado de la Ucrania se alinean: Israel con Benjamín Netanyahu, Barak Obama, Hollande, Cameron, Angela Merkel; mientras que del lado de Rusia están Siria, Irán, Palestina y el Líbano.

En breve estaremos asistiendo al último acto del drama “Terror infinito” de la mundialización globalista de la cual saldrá, o el “Nuevo Orden Mundial” sionista/estadounidense o su desaparición de la primacía hegemónica, que ha jugado – especialmente a partir de la primera guerra mundial hasta ahora- sobre la escena de este mundo.


 Bernard Henry Levy (en la foto vigilante durante sus visitas en Libia, Siria y Ucrania) ultraizquierdista francés, siempre presente sobre las escenas de las “guerras humanitarias”, de la Libia a la Siria y hoy Urania, donde en Kiev (foto de abajo) incitaba la multitud durante los días de la Euro-revuelta…




Mientras George Soros (a izquierda en la foto de abajo en compañía de John McCain) millonario judío, en Ucrania, en estos últimos años ha invertido millones para el financiamiento, la creación y la formación de activistas de organizaciones no gubernamentales.



¿Cómo acabará esto? Solo Dios lo sabe en los mínimos detalles, nosotros podemos preveer solamente un probabilísimo conflicto universal y nuclear hacia el cual el mundo post-moderno y nihilista se ha acercado a pasos de gigante, sobre todo, a partir de 1968.

Los componentes principales de la Revolución, in interiore homine, del 1968 es la Escuela de Fráncfort y el Estructuralismo francés.

1º) El estructuralismo ha sido bien definido por su fundador, Claude Lévi-Strauss, como Pensamiento salvaje. En efecto, -según él -la lógica, la razón misma del hombre es una invención fundada sobre la filosofía realística y la metafísica del ser, según las cuales existe una realidad objetiva, un sujeto consciente y los términos,  mientras para el estructuralismo existen solo las estructuras o las relaciones, que se manifiestan psicoanalíticamente (Freud) en el subconsciente humano (Myers/Fogazzaro/James) o sociológicamente (Marx) en las relaciones de los pueblos salvajes que no han sido desviados del pensamiento lógico y de la metafísica clásica. El estructuralismo traspone el marxismo de la lucha de clase a lo irracional y al delirio, destruyendo la cultura europea mejor que como lo hubiera hecho la dictadura del proletariado. El deber del estructuralismo es cancelar también en Europa el recuerdo de la lógica y de la metafísica,  para volverse el “viejo continente” igual a los salvajes aborígenes de las tribus primitivas. Por ello Lévi-Strauss propone una contra-evangelización,  que haga salvaje también a la Europa,  la cual antes evangelizaba y civilizaba a los salvajes,  mientras ahora está por ser embrutecida por la invasión en masa de los nuevos “salvajes internos”, o sea los estudiantes en ruinas de las escuelas de 1968 y externos, que vienen del otro océano a embrutecer la vieja Europa.

La conclusión teórica por la cual se llega al estructuralismo es el nihilismo metafísico, cuya consecuencia práctica es el nihilismo moral. En efecto, si por la filosofía moderna más impulsada, o sea el hegelianismo, existe un Espíritu o Yo absoluto, el estructuralismo decreta la muerte de cada realidad no solo objetiva, sino también del sujeto o Yo absoluto. No hay objeto ni sujeto, materia o espíritu, solo hay estructuras o relaciones basadas sobre la nada. Ora ex nixilo nihil fit. Por ende, la misma estructura es imposible. Si el estructuralismo decreta teóricamente la muerte de lo objetivo real o subjetivo del hombre, del conocimiento, prácticamente seguirá la muerte o el vuelco de la moral reemplazada por el psicoanálisis del inconsciente,  que hace lícitas todas las acciones más inmorales y perversas, en cuanto a estructuras o relaciones del subconsciente más oscuro, al cual debe ser dejada toda libertad.

2º) La Escuela de Fráncfort, trasladada a América en 1933 permanece con Teodoro Adorno hasta 1950 y con Herbert Marcuse hasta 1979. Tal escuela política, se caracterizaba por la sustitución del odio de clase del proletariado (en la revolución comunista) que fue reemplazado por el sexualismo freudiano, hasta el desencadenamiento de los instintos y la pérdida del dominio de sí mismo; la mayor parte de sus miembros eran de origen judío (G. Lukàcs, E. Fromm, T. Adorono, W. Reich, W. Benjamín, H. Marcuse, M. Hokheimer, F. Pollock).

El trotskismo es el comunismo más radical y peligroso; es una secta secreta o esotérica,  respecto al comunismo público o exotérico de Stalin. El subjetivismo relativista es la naturaleza del trotskismo, según el cual la teoría está al servicio de la práctica o del movimentismo que debe llevar al caos “infinito y perpetuo”, sirviéndose de cada medio (también de un politiquero “conservador-cristiano”).  Hace falta para el trotskismo, previamente, destruir los valores greco-romano-cristianos. Corromper el mundo de los valores y de los principios, pervertir a la juventud desencadenando los instintos y las pasiones desordenadas como instrumento de subversión (nihilismo filosófico individual y anarquía social) luego se podrá exportar el  comunismo libertario-movimentista en todo el mundo y será así, una sociedad perfecta ( de molde milenario/juaquinista) sobre esta tierra.

La revolución estudiantil de mayo de 1968, fue la victoria del trotskismo según el cual “un cerebro vacío (de los pretendidos estudiantes) es más sensible al comunismo que un estómago de un operario hambriento”. El trotskismo ha hecho la revolución no gracias al proletariado; sino a través de la corrupción de la juventud estudiantil, gracias al freudismo de masas y al desenfreno de las costumbres.

El sindicalismo representa otro caballo de batalla del trotskismo exacerbando los contrastes (y no resolviéndolos): entre emprendedor y laborador, maestro y estudiante, padre e hijo, marido y mujer, sacerdote y fieles. Infiltrando la magistratura;  corrompiendo la escuela,  la enseñanza, la cultura; neutralizando las fuerzas del orden.

La moda y el vestuario han ejercitado un influjo notable en el cambio de mentalidad de los hombres, la música pop, la droga dicha “ligera”, las canciones   llegan a donde el libro, ni siquiera el volante o folleto no llegan; el tipo de vida frenético, inestable,  vagabundo, han revolucionado o cambiado la cara del mundo.  Los llamados periódicos rosas, bajo apariencia de “inocentes” han fabricado una “cultura” de masa psicoanalítica y freudiana.

Freud se ha hecho así, una fuerza política popular que ha sacudido el universo. Moda + música pop + psicoanálisis de masa han cambiado el rostro del mundo y lo han vuelto una fosa infernal, el reino social de satanás, pronto ya, a recibir al anticristo.

No hay que asombrarse si aquéllos se han servido de una potencia militar aparentemente conservadora (USA), para llevar la revolución permanente al mundo entero.

Don Curzio Nitoglia
6 de marzo 2014