English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

sábado, 22 de diciembre de 2012

MONSEÑOR FERNANDO AREAS RIFAN.- POR DOM TOMAS DE AQUINO O.S.B.


Fuente: SPES
Agradecemos a la señora R.I.B. por su ayuda en la traducción de este excelente documento.

                                       


          El Obispo Rifan siempre ha sido un líder. Dotado de una inteligencia viva y contacto fácil, no tuvo problemas para ganar la confianza y la admiración de todos.

Ordenado sacerdote en 1974 por el obispo Antonio de Castro Mayer pronto iba a convertirse en el secretario del obispo de campos.

En 1980, con motivo de mi ordenación, el Reverendo Rifan encontró la manera de ir a Ecône. Aprovechando la visita ad limina que Don Antonio hizo en esa ocasión, el Rev. Rifan también visitó nuestro monasterio en Francia y Dom Gerard pronto discernió en él a un futuro obispo. los acontecimientos dan la razón a Dom Gerard, pero de manera muy diferente de lo que cabría esperar en ese momento. Pero no anticipemos.

En Brasil, el Padre Fernando fue solicitado por  fieles a permanecer para celebrar la misa en río. Un diálogo amistoso entre el Padre Rifan y el Dr. Julius  Fleichman se selló una cooperación con Campos  en su permanencia.

 - "No podemos tomar el pan de nuestro campo fieles para darlo a río", argumentó padre rifan quería evitar este ministerio fuera de la diócesis de campos. los de campos siempre resienten un legalismo cierto que limita la acción del Obispo Antonio de Castro Mayer y sus sacerdotes.

- "pero los perros comen las migajas que caen de la mesa de los niños", dijo el Dr. Julio que con esta hermosa respuesta, ganó el partido.

Campos comenzó a servir a los fieles de Río y cuando Santa Cruz fue fundada en 1987, Campos pensó confiarnos este apostolado. sólo consentimiento para una colaboración, porque no quieren asumir la responsabilidad que pudiera perturbar la regularidad de la vida monástica. Nuestro apostolado, según nuestro fundador, el reverendo Muard debería ser más que misiones de las parroquias.

Así que fue hasta el año 1989 ó 1990, cuando Don Lorenzo tomó apostolado en Río, que se añadió a continuación, a Niteroi.

Sin embargo, antes de las consagraciones de 1988. Un buen día, el Obispo Antonio de Castro Mayer tomó una decisión que sorprendió a sus sacerdotes. Ir a Ecône para  las consagraciones. Esta decisión partió del mismo se deja a los Rev. Padres Possidente y Ataide Y se repitió en varias ocasiones. Padre Fernando le siguió, y los Rev. Padres Possidente y Athayde. En la ceremonia de consagración de don Fernando tradujo el sermón corto, o más bien la profesión de fe que don Antonio le hizo para justificar su presencia en esta ceremonia y declarar públicamente su apoyo a la labor de monseñor lefebvre. Este pequeño sermón dejo marcados profundamente a los que lo oyeron.

Después de la consagración de Don Antonio y sus sacerdotes partieron  para le Barroux donde ellos no podían entretenerse con Dom Gérard como deseaban. Dom Gérard los evitaba dejando notar hacia dónde se inclinaba. al salir de Barroux el padre Rifán dejó una carta a Mons. Gérard acerca de la inmensa confusión y decepción que un acuerdo entre Roma y Barroux provocaría en la tradición.

Cuando en Brasil, recibió la noticia de los acuerdos entramos en contacto con el Arzobispo Lefebvre y Monseñor de Castro Mayer para guiarnos en lo que era más prudente hacer. El Padre Rifan, en estas horas difíciles, sirvió de intermediario para comunicar los consejos de Don Antonio. Su excelencia los sacerdotes proponían que cerráramos Santa Cruz y nos instaláramos en la Diócesis de Campos. Una carta del Arzobispo Lefebvre nos hizo decidir de otra manera: no entregar el monasterio y hacer una declaración pública indicando los motivos de nuestra ruptura con Dom Gérard. Los bienes pertenecen a la iglesia de Cristo Rey, no se debe permitir que caiga en manos de los enemigos de su reino universal. Padre Rifan llegó a Nova Friburgo con  el Padre Tam y nos ayudaron a redactar la declaración.

Posteriormente se volvió una vez más a hablar sobre todo con Don José Vannier, que se tomó partido con Dom Gerard, pero tenía la consideración de los sacerdotes de campos. Los Rev. Padres  Rifan y Possidente hablaron con don José, pero sin resultado.

Unos días más tarde, Dom Gérard se presentó al monasterio con Don Emmanuel Butler para tratar de recuperar el monasterio. Padre Fernando estaba allí para ayudarnos de nuevo en las discusiones que tuvimos con Dom Gérard. Queremos expresar aquí nuestro agradecimiento por toda la ayuda dada a Santa Cruz, que contrasta mucho con lo que hace en la actualidad.

Poco después de estos acontecimientos, o un poco antes, el Padre Rifan vino a ayudarnos en nuestra misión en la región, con toda su experiencia en la materia. al final de la misión plantó una cruz con la inscripción: "salva tu alma".

Los lazos entre nosotros y el Padre Fernando aumentaron aún más con ocasión de un viaje a Alemania para obtener ayuda para el monasterio y para la parroquia del Reverendo Rifan.

Pasando por Ecône el Arzobispo Lefebvre nos recibió con la amabilidad que lo caracterizó y colocó en un bolso del Padre Rifan ayuda sustanciosa para la compra de un terreno para la construcción de una iglesia, la misma donde, en la actualidad se aboga por la sumisión al Vaticano II y los decretos litúrgicos de la Iglesia Conciliar.
  
¿Qué diría el Arzobispo Lefebvre si pudiera ver tan mal uso de su generosa ayuda?

Después de la muerte de Don Antonio una cuestión con carácter de urgencia prevaleció entre los Sacerdotes de Campos. ¿Quién reemplazaría a Don Antonio? Esto ya podría haberse hecho en 1988, pero había Campos pasado por alto la ocasión. Después de algunas deliberaciones, el clero fiel decidió elegir un obispo, y se reunió en un pequeño "cónclave". Don Antonio había declarado antes de su muerte, dos nombres: el reverendo Emmanuel Possidente y Mons. Rev. Rangel. Se puede suponer que el Rev. Rifan no tenía las preferencias de Don Antonio de Castro Mayer.

      El Rev. Mons.. Rangel fue elegido. La consagración del Obispo Licinio Rangel tuvo lugar en la ciudad de San Fidel, el 28 de julio de 1991. El obispo consagrante fue el Obispo Tissier de Mallerais, asistido por los Obispos Williamson y Galarreta. A pesar del respeto que sentía por él, el Obispo Rangel nunca perteneció al trío líder del clero de Campos. Los Rev. Possidente, Athayde y Rifan y tuvieron una influencia que limitaba un tanto la acción del Obispo Rangel, que era bastante temperamental reservado y un poco tímido. No hay nada despectivo en lo que se dice aquí de Don Licinio o los tres sacerdotes más influyentes de su diócesis. Esto es simplemente un hecho. Él tal vez podría explicar, en parte, los acontecimientos que siguieron.
      
Invitado por Sacerdotes de la Fsspx para predicar el retiro anterior al Capítulo General donde el Obispo Fellay fue elegido en 1994 para suceder al Rev. P. Schmidberger, el Rev. Rifan hizo cada vez más una referencia en la Tradición. Por eso, cuando la hermandad entró en contacto con Roma después del jubileo del año 2000, e invitó a Campos a participar, el Padre Rifan fue elegido para representar a Campos en estas entrevistas. El drama de Campos comenzaría.

Cuando las condiciones presentadas por Roma parecían inaceptables por la Sociedad de San Pío X, Campos decidió no regresar. Es difícil establecer cuál es la responsabilidad exacta de cada uno de estos eventos. Lo que se puede decir con certeza es que el Padre Fernando se convirtió en el hombre de la situación. Mientras que la obediencia a las directrices del Obispo Rangel, fue el único interlocutor presente durante las negociaciones en Roma. El Padre Rifan, debe tenerse en cuenta, después de cierto tiempo ya había tenido contactos cada vez más frecuentes con los progresistas y también tenía la costumbre de obtener el permiso para rezar la Misa de San Pío V en lugares que pertenecían a los opositores. Aunque esto no es necesariamente malo, que era, en mi opinión, una apertura que contribuyó a la caída del Padre Fernando y toda la diócesis. El mero contacto con estos hombres imbuidos con el modernismo y el liberalismo ¿fue el punto de partida para este otoño? Vale la pena hacerse  esta pregunta.

      Para la gran decepción de los católicos de todo el mundo, el Obispo Rangel firmó un acuerdo con Roma, en la catedral de la ciudad de Campos el 18 de enero de 2002, en presencia del cardenal Castrillón Hoyos, el obispo titular de Campos, Don Roberto Guimarães, y otras personalidades del mundo eclesiástico. Fue la sentencia de muerte de la Tradición en Campos, a pesar de que don Fernando reiteró que no era un acuerdo, sino un reconocimiento. Todos los creyentes han aceptado los acuerdos, engañados por sus sacerdotes que, a su vez, ellos mismos son engañados. En realidad, no todos los creyentes han aceptado estos acuerdos, pero los que se resistieron fueron verdaderamente el "pusillus grex". Entre ellos cabe mencionar aquí al Sr Hirley Nelson de Souza.

      Mons. Licinio, atacado por el cáncer, murió poco después, y el Rev. Rifan sucedió delante de la Administración Apostólica nacida de los acuerdos con Roma. Alentado por el Cardenal Hoyos, Dom Fernando se revelará en la "ralié" [1] por excelencia. Tornándose amigos de nuestros enemigos, él recorrerá todas las diócesis, abrazando a los que una vez atacó con un ardor que los progresistas no olvidarán pronto. Con el cambio de lado, el obispo Rifan se acumulará la prueba de la sinceridad de su "alineación" [2]. Como Abel Bonnard, dijo: "Una" ralié "nunca es suficiente" ralié ". La autoridad del Concilio Vaticano II, la legitimidad de la nueva misa, la obligación de presentar al "magisterio vivo" de los papas liberales; la condena del Arzobispo Lefebvre, considerado un cismático: era todo lo que el Obispo Rifan tenía que aceptar y proclamar.

       Sin embargo, esto no era lo que los sacerdotes de Campos querían, ni lo que habían dicho a los fieles, ni siquiera lo que había insinuado al cardenal Castrillón Hoyos. Prueba de ello, redactaron una declaración, en la que afirmaron su determinación de continuar la lucha contra el liberalismo, el modernismo y el progresismo que inspiró Vaticano II. El Cardenal Hoyos, después de leer la declaración, hizo la siguiente reflexión que uno de los sacerdotes de Campos me dijo: "Sí, eso es lo que acordamos. Pero no hace falta decir todo esto. Simplemente indicando que es permitida la crítica constructiva conforme al Código de Derecho Canónico". "Después de eso, dijo el sacerdote mismo, nuestra lucha ha terminado". Sea por miedo de contristar al Papa o al Cardenal Hoyos, ya sea por falta de convicción o por una fe inconmovible, o el miedo a Don Rifan, o por cualquier otra razón, lo cierto es que Campos se hizo semejante a un perro mudo. El modernista Roma no tiene nada que temer de estos sacerdotes, a pesar de ellos han sido formados en la escuela de uno de los obispos más importantes del siglo XX, que se opusieron firmemente a los errores modernos. ¿Cómo se explica esto? Sin querer penetrar en lo profundo de los corazones e ir más allá de lo que los hechos revelan, creo, sin duda, que el contacto con las autoridades que no profesan la integridad de la fe católica sólo puede conducir poco a poco, a los que se someten a la compartir sus ideas y su forma de ser. El Arzobispo Lefebvre advertido lo suficiente a Dom Gerard. En Roma no haces lo que quieres, sino lo que quiere Roma. Dom Gerard no lo tuvo en cuenta; Dom Fernando, aún menos.

      Pero en la diócesis haría reacción. Los mismos fieles se dieron cuenta con el tiempo de que algo estaba cambiando. Hicieron un llamamiento al monasterio, y Don Antonio-Maria fue a celebrar una Misa para ellos en una finca que tiene el hermoso nombre de Santa Fe, Mons. Fernando se puso furioso. Reunió a los “culpables” y les advirtió  duramente:

      - "¡Ay de ustedes, si una vez más, traen un sacerdote del monasterio o la Hermandad!"

      - "Señor, respondió el campesino que conocía a Monseñor de Castro Mayer, que depende sólo de ti. Si perseverar en esa nueva dirección elegida, llamo todos los años, a un sacerdote de la Sociedad o del monasterio para celebrar la Pascua para mí y mi familia”.

El Obispo Rifan no podía conseguir nada, de aquellos campesinos valientes, que en la actualidad, en las grandes fiestas son más de 250 en una pequeña iglesia construida por ellos, donde los sacerdotes de Administración no pisan más

Por último, se observa solamente que Dom Fernando concelebra hoy con los obispos progresistas y dice que sistemáticamente negarse a rezar la Misa Nueva es una actitud cismática. Es lo que se llama traición: la acción de la falta de lealtad que debe adoptarse a los principios católicos, porque se han confiado a nosotros por la Iglesia, o por Nuestro Señor. Se trata de una observación, nada más. Si prefiere otra definición de traición, puedes aplicar esto: el crimen de una persona que va al lado del enemigo. Es duro, pero es un hecho. Todo el mundo puede ver. Que Dios nos libre de hacer lo mismo, que nosotros, en nuestra debilidad, podemos caer aún más bajo. Actualmente el Obispo Rifan es un amigo de los que condenan el Arzobispo Lefebvre y Monseñor Antonio. Él llama beatos a Juan XXIII y Juan Pablo II. Él es amigo de los liberales, los que destronaron a nuestro Señor y promueven  la descristianización de la sociedad.

Que Nuestro Señor y su Santísima Madre nos libre de perder la herencia legada a nosotros con tanto sufrimiento por el Arzobispo Marcel Lefebvre y Mons. Antonio de Castro Mayer, que son aquellos de los cuales habló San Pablo: “Trasmito lo que recibí” (Cor. 11,23)


Dom Tomás de Aquino O.S. B.