English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

domingo, 23 de diciembre de 2012

"CARTA A LOS CARDENALES", DOCUMENTO PÓSTUMO DE DON LUIGI VILLA, EN ESPAÑOL

Documento póstumo de Don Luigi Villa. No se pierdan este excelente documento. Agradecemos la traducción a la señora Cristina Pallero, de Canarias. ¡Buena lectura!
Original en italiano aquí.

¿BEATIFICACION DE PAULO VI?
-Carta a los Cardenales-

Eminencia Reverendísima:

He leído en la prensa que el 11 de diciembre los Cardenales y los Obispos, superado el obstáculo de los teólogos, darán el "" para la beatificación de Paulo VI, no obstante no haya tenido, ni de vivo, cualquier fama de santidad, y haya sido por demás, el primer responsable de todas las corrupciones de la Iglesia, por no decir, encima, que el resultado, luego de su Pontificado fue verdaderamente catastrófico!

Me sea entonces, concedido al cardenal Montini aquello que viene contado en la publicación de "Avvenire" del 19 de marzo 1999, en la página 17, en grandes caracteres "Ruini (-el cardenal-) traza el perfil del Papa (Paulo VI) que cambió la Iglesia".

¡Verdaderamente! Nosotros lo habíamos demostrado con nuestra "Trilogía montiniana", nunca hallada ni falsa, ni inválida por mis opositores, siempre a mofas e insultos vulgares, sin nunca denunciar en público, el "como" y el "dónde" y el "porqué" nuestras argumentaciones y nuestros documentos fuesen contrarios a lo verdadero.

Cierto, decir la "Verdad" no es de hecho un ofensa,  ni siquiera a la persona de Paulo VI, ya entrado en la historia, por el que todo su vivir es objeto de estudio sin reticencia ni mistificación sin colocar la aureola sobre su cabeza,  lo que significaría colocarla también a su "revolución" operada por la Masonería, por medio de El, en nombre del Vaticano II.

***
Es obligatorio, entonces informar un esquema de sus presuntas virtudes, necesarias para tener una beatificación. El Cardenal Ruini, en su discurso de clausura del "Proceso diocesano", dice: >"Su Fe trasluce de su persona, brilla en sus palabras. En 1967, da vida al Año de la Fe. En 1968, sobre el sagrado de San Pedro, proclama el "Credo" del pueblo de Dios; una Fe basada sobre el "Credo de Nicea">

Ahora, en cuanto aquello de su presunta Fe, que el Cardenal dice además,  "apasionada" la desmiente el mismo Paulo VI en su famoso discurso sobre la auto-demolición de la Iglesia: >"La Iglesia se encuentra en una hora de inquisición, de auto-crítica. Se diría  incluso de auto demolición. Una Iglesia que casi ve golpearse a mi misma. Todos esperan del Papa gestos clamorosos y decisivos. Pero el Papa no considera el deber de seguir otra línea que no sea aquella de la confianza en Jesucristo, el cual premia su Iglesia más que a cualquier otro. Será El a calmar la tempestad">

Pero este su decir, suena como traición a su  deber de Vicario de Cristo, el cual,  para la defensa de la Fe, se sirve siempre de sus sucesores, comenzado inmediatamente con San Pedro, Su primer Vicario en la tierra. Por lo tanto, aquel rechazo decidido de Paulo VI de defender El mismo la Fe, fue un abierto rechazo de hacer aquello que era, en cambio, su principal deber. Por lo cual, su política del "no intervenir",fue una abdicación de su deber de oficio de intervenir propio en aquella auto destrucción de la Iglesia, que EL MISMO CONDUCIA!. Un Rechazo, entonces, que constituye un auténtico "pecado de omisión"

¿Cómo pensar por lo tanto, de querer llevar a los altares a la veneración de los fieles un Papa que así gravemente era venido  menos a su principal deber cual es, efectivamente, la defensa del "depositum fidei"?...

Paulo VI abdicó de aquello; no cumpliendo su deber de "Jefe" de la Iglesia católica para meterse al "servicio" de la Humanidad, para conciliar todas las creencias y todos los cultos en una única religión universal. Pero soñando de hacerse el gran unificador del los pueblos. Él sacrificaba al Iglesia católica, la Tradición, las Instituciones, los fieles mismos, para formar aquel Movimiento de animación espiritual de la "Democracia Universal" que debe someter a todas las Iglesias del mundo.

Paulo VI así, no distinguiendo más la Iglesia de Cristo, que es "Una y no dos o más", fue el primer Papa que evocó las comunidades religiosas cismáticas y heréticas, en su Discurso de apertura de la Tercera Sesión , el 14 de setiembre 1964, diciendo:"Oh Iglesias lejanas y cercanas a nosotros!...Oh Iglesias objeto de nuestro sincero pensamiento! Oh Iglesias de nuestra incesante nostalgia! Iglesias de nuestras lágrimas!>… y anunció luego, mas repetidamente, el muto perdón por las recíprocas culpas!.
Más tarde, su sincera propaganda ecuménica, fue solo para conducir al reconocimiento de las otras comunidades cristiana y no a verdaderas comunidades de salvación.

 Es una confirmación, también su visita al "Consejo Ecuménico de las Iglesias" el 10 de junio 1969, donde fue recibido por 234 comunidades religiosas. Aquí Paulo VI asume el lenguaje y participó además a aquél cisma general con esta afirmación:<<La fraternidad cristiana…entre las Iglesias que hacen parte del Consejo Ecuménico y las Iglesias católicas>>…ignorando que no se puede hacer hermandad, amistad entre la Iglesia católica y los "disidentes". En cambio, fue el mismo a elevar la cuestión diciendo :"<La Iglesia católica debe hacerse miembro del "Consejo Ecuménico"<. Y luego dice: "en toda fraternal grandeza, Nosotros no consideramos que la cuestión de la participación católica al "Congreso Ecuménico" sea madura a tal punto que se le pueda y se le deba dar una respuesta positiva. La cuestión permanece todavía en el campo de las hipótesis…graves implicaciones…camino largo y difícil."

Pero fue un discurrir, un globo sonda" porque, bajo bajo, era ya su "sí"; Lo probó con este su decir: ">El espíritu de un sano ecumenismo, que anima los unos y los otros… exige, como primera condición de cada fructuoso contacto entre diferentes confesiones, que cada uno profese lealmente la propia fe>>" y aquí Paulo VI invitó a reconocer los valores positivos cristianos evangélicos, que se encuentran en las otras confesiones y a abrir a cada posibilidad de colaboración…como en el campo de la caridad y de la búsqueda de la paz entre los pueblos.

A la pregunta al fin, de que si aquella salvación en una o en otras de aquellas 234 "iglesias", miembros del "COE", mientras la doctrina de la Iglesia católica había siempre respondido negativamente, Paulo VI, al contrario, responde afirmativamente!. Esta, su "mens" se la ve siempre después, acogiendo judíos, musulmanes, bonzos, budistas…y andando a ellos durante sus "viajes apostólicos", para hacer "diálogo".

Pero antes de Paulo VI, algún Papa había desviado la Fe al plural; Paulo VI en cambio, decía que las "fedes" se hacen homenaje recíprocamente.
Durante su viaje en Uganda, Paulo VI habló de los "Mártires ugandeses", él fue, sí a visitar estos "Mártires católicos", pero los confunde, indiscriminadamente, con los musulmanes, con los protestantes; según Él, ellos fueron muertos en "espíritu ecuménico", todos unidos más allá los conflictos dogmáticos. También en su viaje a Bombay (donde los hinduistas le regalaron un pequeño ídolo, y los budistas le ofrecieron un Buda!), Paulo VI no mostró algún discernimiento entre las religiones humanas y aquella católica.

Y podría continuar a largo sobre este tema de la Fe. Bastará indicar, aquí,  su aquel escandaloso gesto que hace entregando, con un escrito de escusa, el "glorioso estandarte de Lepanto" a los turcos, casi como excusándose  que ellos no fueron dejados libres de ocupar toda la Europa católica para dárselas al Islam.

En cuanto a su "Credo del pueblo de Dios" que el Cardenal Ruini ,acercó al "Credo de Nicea" y que eso como el no más allá de la "Fe" de Paulo VI, hay que decir que el dicho "Credo" recitado en público sobre el sagrado de San Pedro, antes de formularlo, Paulo VI había introducido "dos precisiones: la primera, que el quería dar un "firme testimonio a la verdad divina confiada a la Iglesia (y esto es loable!), pero con la segunda aclaración volvía aponer todo en discusión porque excluía, expresamente, que su "Credo" fuese "una definición dogmática".

De hecho dice: "Nosotros nos añadimos a hacer una profesión de Fe, a pronunciar un "Credo" que,  sin ser  una definición dogmática,  y también como cualquier desarrollo solicitado de las condiciones espirituales de nuestro tiempo".

Ahora, este su decir, quitaba a nuestro "Credo" católico, la firma de inhabilidad, de ser, por tanto, de las "Verdades revelantes", de fe divina y de fe católica, testificadas en la Sacra Escritura y en la Tradición.

En San Pedro se lee: "Inde oritur unitas sacerdotii", o sea el Papa debe ser el vínculo de la "Caridad", es decir, de la unión. En cambio, Paulo VI honoraba y prefería "Aquellos que son lejanos", más que aquellos vecinos en la Fe, mostrando por éstos, muchas veces, una fría amistad, admiraba el lenguaje, los ritos religiosos y las tradiciones de los "otros", mientras perseguía los pertenecientes a la antigua tradición católica. Las puertas de su casa, eran siempre abiertas para los teólogos aventureros, para los agitadores, para aquellos que esparcían escándalos y herejías, no disimulando nunca en cambio,  su antipatía hacia los tradicionalistas e integristas que defendían aquello que Él quería destruir.
No los excomulgó porque no tenían motivos canónicos, pero sin embargo tomaba precauciones para no tener contacto directo con ellos. Lo que es más que una excomunión, porque es "anulación" es "supresión dialéctica" del adversario que, como el abajo firmante, nunca se dobló a las locuras, a los caprichos, a las torceduras, a las extravagancias de mucho clero progresista, obediente a la "don Abbondio" (1)  en el llevar a término, como dice el cardenal Garrone, " la derrota del otro partido".De tantos hechos de su falsa "caridad", podéis leer no pocos de mis tres libros sobre Paulo VI, respecto a su sectarismo que tenia todo el sabor del cisma. Sí, porque el cisma, siendo la separación de la Iglesia católica de una porción de fieles, da el derecho a definirlo un "pecado-delito", contra la Caridad, que es amor, guiado de la Fe y de la Esperanza; y que implica, necesariamente, el odio contra el Reino de Dios, la Iglesia, para debilitarla y arrancarle las ánimas, mediante, precisamente, escisiones y herejías!.

Por eso, Paulo VI no hubiera nunca podido lanzar aquel grito suyo:
<CHARITAS CHISTI URGET NOS!>
*  *  *
Después de aquello que he escrito sobe Paulo VI estoy obligado a poner en profundo misterio de la "mens" de Paulo VI modernista a través de "hechos" y "dichos", porque estos constituyen la razón de mi reacción espiritual que tanto me hace sufrir.

Se digne, Eminencia, de tomar en consideración mi trabajo, expresión de mi respeto y de mis oraciones.


                     

Listado de "Hechos" y "Dichos" de Paulo VI

Paulo VI y la Doble Misa Negra
La elección al papado del Cardenal Montini (21 junio 1963) fue debida a la intervención de algunos representantes de la Alta Masonería Hebraica de los B´nai B´rith.

El 29 de junio 1963, ocho días después de la elección de Paulo VI, en la Capilla Paulina y en una Capilla de Charleston (Carolina del Sud- USA) fue celebrada una doble Misa negra con el fin de entronizar Lucifer en la Capilla de San Pablo, corazón del Catolicismo.

Al término de esta misa sacrílega, los participantes de la Capilla Paulina juraron:

"de transferir el Alma en las manos del Omnipotente Lucifer";
"de ser el voluntarioso instrumento y colaborador de los Fundadores de la Casa del Hombre sobre la Tierra";
"de modelar la "Nueva Era del Hombre";
"de erigir la "Iglesia Universal del Hombre".
Después de esta Misa negra, qué cosa hace Paulo VI por todos sus quince años de Pontificado?
Desde su viaje en Tierra Santa, del 1964, Paulo VI comenzó a llevar
El Ephod,
símbolo de la negación de la divinidad de Jesucristo.

En 1964, Paulo VI en presencia de 2.000 Obispos, depuso definitivamente la Tiara sobre el altar, rechazando los tres poderes papales, casi significando que El no quería más gobernar la Iglesia.

Leyendo la "Trilogía montiniana" de don Luigi Villa, se descubre que Paulo VI:
-ha inventado un cristianismo nuevo desenganchado de la Cruz;
-ha sustituido el "Culto de Dios" con el "Culto del Hombre", o sea la primacía de la "Ley de Dios" con la primacía de la "conciencia";
-ha sustituido la primacía del "Reino de Dios" y de la "vida eterna" con el primado del "mundo", de la "Paz" y del "paraíso en tierra";
-ha inventado un cristianismo que considera Cristo como un "libertador", no del pecado sino del sufrimiento y del sometimiento;
-ha inventado un Evangelio confuso con la "Carta de los Derechos del Hombre" y puesto al servicio de la "justicia social!; y "Derechos de Dios", abolidos a provecho de la exaltación de los "Derechos" y de los "gustos" del hombre;
-ha reducido la evangelización del sobrenatural "docente" a un "diálogo" que se apoya solo sobre los medios humanos y no mira a la conversión.
-ha inventado un cristianismo que, idolatrando al hombre, ha hecho proclamar la "Libertad Religiosa" como derecho fundamental y absoluto del hombre, y ha promovido un falso amor por el hombre sobre el cual Paulo VI ha fundado su "Religión del hombre":

>Debemos asegurar a la vida de la Iglesia un nuevo modo de sentir, de querer, de comportarse>;
<La religión debe ser renovada>;
<No es más el caso de atraer las ánimas y de interesarlas a las "cosas supremas">;
<No se trabaja para la Iglesia, sino se trabaja para la humanidad>;
<El hombre moderno no llegará, un día (…) a tender la oreja a la voz maravillosa del Espíritu que palpita en ella?...No será la religión del mañana?>
<El nuestro humanismo se hace Cristianismo y el Nuestro Cristianismo se hace teocéntrico, tanto que podemos igualmente afirmar: para conocer a Dios, necesita conocer al Hombre!>
<El hombre se nos revela gigante. Se nos revela divino. Se nos revela divino no en sí, sino en su principio y en su destino. Honor al hombre, honor a su dignidad, a su espíritu, a su vida>! <Honor al hombre; honor al pensamiento! Honor a la ciencia!...Honor al hombre, Rey de la Tierra, y ahora también, Príncipe del cielo!>

El 7 de diciembre 1965, Paulo VI, delante a toda la Asamblea Conciliar, pronunció el Discurso en el cual proclamo el "CULTO DEL HOMBRE":
<Para conocer a Dios, necesita conocer el hombre>.
<Todas estas riquezas doctrinales del Concilio no miran que a una sola cosa: servir al hombre>
<El humanismo laico y profano es aparecido, y por fin en su terrible estatura, y tiene, en un cierto sentido, desafiado el Concilio. La religión de Dios que se ha hecho hombre se ha encontrado con la religión del hombre que se ha hecho Dios…Nosotros más que cualquier otro, NOSOTROS QUEREMOS EL CULTO DEL HOMBRE!>
<…El hombre se revela divino. No en sí, sino en su principio y en su destino"


PAULO VI MASON

Monseñor Montini dice a P. Félix A. Morlion, O.P: "No pasará una generación y, entre las dos sociedades, (Iglesia y Masonería) la paz será hecha"
El 20 de marzo 1965,  Paulo VI recibe en audiencia unos dirigentes del "Rotary Club", una organización masónica, y dice: <la forma asociativa de aquel grupo para-masónico< era buena,  y que "bueno era el método" y por lo tanto "buenos también los fines"

En 1965, Paulo VI recibe en el Vaticano el Jefe de la Logia P2, Licio Gelli, y a continuación les confirió la nomina a Comendador: "Equitem Ordinis Sancti Silvestri Papae".

Paulo VI tuvo el elogio fúnebre del Gran Maestro del Palacio Giustiniani, Giordano Gamberini, escrito según "La Revista Masónica".

En el Comité directivo para una "Biblia concordada", Paulo VI quiso también el Gran Maestro del Gran Oriente de la Italia, el profesor Giordano Gamberini, uno de los fundadores y "obispos" de la Iglesia Gnótica "italiana, que es la "iglesia satanista", fundada en Francia, en 1.888.

El Conde León Poncins refirió que la Masonería, "con Paulo VI había ganado"!
El otro iniciado Marsaudon, hablando de Montini escribe: "<se puede hablar verdaderamente de Revolución la cual, partida de nuestras Leyes masónicas, se está ampliando magníficamente más allá de la Basílica de San Pedro".

Paulo VI quitó  las "censuras" sobre la Masonería, por el cual el Gran Maestro Lino Salvini pudo decir:" Nuestras comunicaciones con el Vaticano son óptimas!"

En el Pontificado de Paulo VI pasaron leyes masónicas, como el aborto, el divorcio, la separación entre Iglesia  y Estado, la degradación de los Seminarios y de las Congregaciones Religiosas.

Paulo VI, en la ONU, entró en la "Meditation Room"; sobre el monte de los olivos, Paulo VI abrazó al Patriarca ortodoxo Athenagoras I, masón del 33º grado!!!

Paulo VI dará "su Pastoral" y "su Anillo" al budista birmano y masón U´Thant, Secretario General de la ONU.
El 23 de marzo 1966, Paulo VI coloca en el dedo del dott. Ramsey, laico y masón, su "nuevo anillo" conciliar, y luego, junto a él, imparte la "bendición" a los presentes.

En 1971, Paulo VI recibió en audiencia pública en el Vaticano, a miembros de la "Logia masónica" de los B´nai B´rith, que Paulo VI llamó: "Mis queridos amigos!"
Un alto iniciado (en el lenguaje masónico) mejicano Carlos Vasquez Rangel ha revelado que "Angelo Roncalli y Giovanni Montini, fueron iniciados, el mismo día, a los augustos misterios de la fraternidad".

Paulo VI –según expertos en heráldica y nobleza- sería un descendiente de judíos convertidos. Además, él habría sido "iniciado" a la Logia de los B´nai B´rith.

Los principales y potentes colaboradores de Paulo VI eran masones. Entre ellos:

Mons.Pasquale Macchi, su Secretario personal desde 1967 a 1978;
Card. Jean Villot, por largos años Secretario de Estado de Paulo VI;
Card. Agostino Casaroli, el hombre al cual le confió su Ostpolitik;
Card. Ugo Poletti, representante de Paulo VI en la Diócesis de Roma;
Card. Sebastiano Baggio, Prefecto de la "Congregación por los Obispos";
Card. Joseph Suenens, uno de los grandes electores de Paulo VI;
Mon.Annibal Bugnini, al cual Paulo VI se confió la Regorma Litúrgica;
Card. Franz Köening, Arzobispo de Vienna;
Card. Achille Liénart;
Mons. Paolo Marcinkus, Presidente del IOR, ligado a la Mafia.

Otras pruebas de la pertenencia de Paulo VI a la Masonería son:

El relieve  n.12 de la "puerta de bronce" de la Basílica de San Pedro, en la cual sobresalía una "Estrella a cinco puntas", inscripta en un borde sobre el dorso de la mano izquierda de Paulo VI.

El Monumento a Paulo VI, sobre el Sacro Monte de Varese, (Italia), que glorifica las tres traiciones de Paulo VI en las comparaciones de Cristo, de la Iglesia y de la Historia.

La extraña firma, que aparece sobre el retrato oficial de Paulo VI, además de la Marca de la Bestia, al Número del Anticristo y a la declaración de guerra a Dios, indica Paulo VI como la Segunda Bestia venida de la tierra del Apocalipsis de San Juan, y mejor dicho: el Jefe Supremo del Orden de los Iluminados de Baviera.

Sobre el Palio de Paulo VI aparecía la Cruz Templaria, puesta encima de la "antorcha", símbolo del Jefe Supremo del Orden de los  Iluminados de Baviera.

Sobre la tumba de Judit Alghisi (madre judía de Paulo VI, muerta en 1943), en el cementerio de Verolavecchia (Brescia-Italia), están incisas y bien visibles, los símbolos masónicos, escuadra, compás, triángulo, dibujados por Mon. Montini. Estos símbolos expresan la geometría de la blasfemia y satánica Triple Trinidad masónica, el secreto más profundo y celosamente custodiado de los Superiores Incógnitos de la Masonería. El significado de esta representación no puede ser otra que la "predestinación" de los Jefes Incógnitos de monseñor Montini como futuro Patriarca del Mundo, y, por lo tanto, como futuro Jefe Supremo del Orden de los Iluminados de Baviera.

PAULO VI Y EL COMUNISMO

Durante los años de la segunda guerra mundial, don Bautista Montini trabajó para la inteligencia militar de la Oficina de Servicios Estratégicos (el precursor de la CIA), como también con la Inteligencia Británica y Soviética, y transferían sus informaciones que servían a los aliados para individualizar los objetivos estratégicos a bombardear.

Montini tiene encuentro secretos con los comunistas, no obstante la posición oficial anti-comunista de los Papas Pío XI y Pío XII. En 1938 Mon. Montini tiene un encuentro reservadísimo con los comunistas Donini y Sereni; en 1944, entró en negocios con Palmiro Togliatti; en 1945, con el comunista Eugenio Reale.

En 1954, Pío XII recibe del Coronel Arnauld las pruebas de la traición de monseñor Montini con los servicios secretos y lo alejó de la Secretaría de Estado.

En el archivo del Cardenal Tisserant, estaban las "cartas" de Montini que señalaban al K.G.B. los nombres y movimientos sacerdotales que ejercitaban clandestinamente el ministerio sacerdotal entre las gentes opresivas y perseguidos de los países comunistas.

En el archivo del card. Tisserant, estaba también el "credo" marxista del entonces mon. Bautista Montini.

En 1954, Pío XII descubrió también que Mons. Montini "le había escondido todos los despachos relativos al cisma de los Obispos chinos.

En 1.954 en Milán, Montini reunió en torno a él, una camarilla de compañeros de viaje de mentalidad liberal, anarquistas, comunistas, socialistas, mafiosos y miembros de la comunidad artística y literaria de vanguardia.
Otro escándalo fue la sustracción fraudulenta de la "Petición de 450 obispos" que querían  en setiembre de 1965, en Concilio, la condena al Comunismo, pero Paulo VI no quiere que el Concilio lo condenase. Una verdadera traición!

Paulo VI no interviene más, mucho menos condenó las campañas a favor del Comunismo y a la exaltación del racismo negro, mientras permanece frío delante a las desgracias de los cristianos injustamente reducidos en esclavitud.

Paulo VI abrió la Iglesia al "diálogo" y a la cooperación con los comunistas. Su traición se manifestó en 1971, con la remoción forzada del grande Cardenal Mindszenty al cual Paulo VI impidió de publicar sus "Memorias".

Paulo VI tiene encuentros con Gromyki, con Podgorny, sus largas sesiones con Monseñor Nicodemo, arzobispo de Leningrado y agente secreto de alto nivel.

Se descubrió después que Berlinguer, el entonces secretario del Partido comunista, era exagente diplomático secreto de Paulo VI entre el Gobierno comunista de Hanoi.

Paulo VI en una llamada a la China, manifestó su alegría al anuncio de la Revolución Cultural.

Bajo el Pontificado de Paulo VI, fueron consumadas las traiciones al Cardenal Mindsenty, al Cardenal Slipyi, y a tantos otros millones de víctimas del Comunismo, especialmente en Hungría, Checoslovaquia, Sud Vietnam, Angola, Mozambique, Uganda….

La "Iglesia del Silencio" fue un crimen de condenación sobre los "testimonios" que se hacían matar por testimoniar y defender Jesucristo!


La "Apertura al Este" de Paulo VI fue un verdadero matadero por la Fe" Aquella "apertura", dicha "Ostpolitik" llega a ser la más grande traición de todos los tiempos, porque Paulo VI se servirá de la Iglesia  para fines subversivos, hasta hacer de Cristo, un "Revolucionario social" para un bienestar humano.

La "Iglesia del Silencio", daba fastidio al "Silencio de la Iglesia" de Paulo VI. Por esto, el Cardenal Slipyi, después de decenas de campos de concentración y de trabajos forzados, por voluntad de Paulo VI, viene al Vaticano para volver a ser encerrado enseguida en una prisión donde- como me dijo El mismo, durante una "visita" mía: "En cada instante está fija en mi mente la odisea pasada en los campos Soviéticos, y mi condena a muerte; pero en Roma, detrás de los muros del Vaticano, he vivido momentos peores!"

Paulo VI depone al Cardenal Mindszenty de su encargo de Primado de Hungría, porque no quiere nunca aceptar el diálogo con el comunismo. El Cardenal, en un encuentro en Viena, me dijo: "Me crea…Paulo VI ha entregado países enteros en mano del comunismo…pero la verdadera Iglesia es todavía  aquella nuestra, obligada a las catacumbas!"

El hilo comunista de Paulo VI llevó la victoria del comunismo en Italia.
Su "Ostpolitik" en su Pontificado, miraba y tenía conducido a un decisivo acercamiento con la Rusia bolchevique.

Su "Populorum Progressio" (26 Marzo 1967) es toda de sabor marxista, porque su "Justicia" equipara con la palabra "Igualdad" y porque quiere la fusión de las religiones.

PAULO VI HOMOSEXUAL

Los testimonios de la homosexualidad de Paulo VI son:

El escritor homosexual Robin Bryans que contó la relación homosexual entre monseñor Montini y Hugh Montgomery.

El ex embajador homosexual Roger Peyrefitte, que habló de la homosexualidad de Paulo VI diciendo que, de Arzobispo en Milán, él iba a una casa apartada para encontrarse con jóvenes ad hoc.

El "New York Time", que hace también el nombre de un famoso actor italiano, Paolo Carlini, que se había hecho un visitador frecuente de Paulo VI, en sus apartamentos privados en el Vaticano.

El Abbé Georges de Nantes, que expuso las acusaciones de homosexualidad contra Paulo VI, citando variadas fuentes.

El escritor Franco Bellegrandi que escribió sobre los siguientes hechos: los soviéticos chantajeaban a Montini para conocer los nombres de los sacerdotes invitados clandestinamente más allá de la Cortina de Hierro; el proceso de "colonización homosexual" bajo el Reino de Montini; Montini de Arzobispo, fue detenido, de noche, por la policía, en  ábitos burgueses y en dudosa compañía; el predilecto de Montini tenía autorización a entrar y salir del apartamento del Papa a su gusto; Paulo VI, por su homosexualidad, fue sometido a un chantaje de parte de masones que  querían y obtuvieron la cremación después de la muerte.

El cardenal Pietro Palazzini era detentor de dos extensas carpetas llenas de documentos que testificaban, en modo inconfundible, el vicio impuro y contra natura de Paulo VI.

La homosexualidad de Paulo VI fue instrumental en el viraje paradigmático que vió la subida del "Colectivo homosexual" en la Iglesia Católica de los Estados Unidos.
Entre estos, estaban:

El Card. Joseph Bernardin, el Card. Terence James Cooke, el Card. John Wrigth, el Arzobispo Rembert George Weakland, el Obispo James S. Rausch, el Obispo George Henry Gutfoyle, el Obispo Francis Mugavero, el Obispo Joseph Hubert Hart, el Obispo Howard James Hubbard…

PAULO VI Y SU PONTIFICADO

Paulo VI fue un Papa que no ha gobernado la Iglesia. La acción demoledora del Pontificado de Paulo VI, se puede resumir así:
- la demolición del Santo Oficio, guardián de la ortodoxia;
- la abrogación del "Juramento Antimodernista";
- la supresión del "Indice", que prohibía la lectura de libros dañosos a la Fe;
- la escandalosa pasividad de frente al cisma holandés;
- la autorización de una edición italiana del Catecismo de los heréticos holandeses;
- la visita a la Asamblea del Consejo Ecuménico de las iglesias;
- la ruina del tesoro litúrgico;
- la luteranización de la Misa:
- los homenajes públicos hechos a Lutero;
- la demolición de encíclicas que habían condenado el Comunismo, el Modernismo, la Masonería;
- la demolición de la vida religiosa y clerical;
- la nómina constante de Obispos liberales o progresistas a las sedes vacantes en todo el mundo católico.

Paulo VI ha sustituido la "religión" principio de unión entre los hombres, con la "libertad". Con Paulo VI y el Vaticano II ha entrado en la Iglesia la "desunión", también entre la jerarquía, por el cual nos encontramos de frente no más a una Iglesia, sino a dos iglesias diversas: la "Iglesia de Cristo" y la "Iglesia Universal del hombre", de inspiración satánica.

Enseguida después de la elección a Sumo Pontífice, Paulo VI se pone  al servicio del renacimiento de la "Nueva Teología" volviendo a llamar a la enseñanza bíblica a los jesuitas Lyonnet y Zerwhick, ya condenados por el Santo Oficio; luego llamó a formar parte de la Comisión Bíblica, los cardenales Alfrinky Köening, y otros cuatro estudiosos progresistas modernistas, los cuales, el 21 de abril 1964, publicaron una "Instrucción" que era el rechazo del "Monitum" del Santo Oficio que defendía el historicismo de los Evangelios.

Paulo VI hace su "hombre de confianza" a Michele Sindona, que gestionaba dinero de la Mafia Siciliana, de la Logia Propaganda 2 y de la CIA.

Paulo VI decide las "dimisiones" de los Obispos a los 75 años, y de  miembros del Conclave a 80 años para los Cardenales.

Paulo VI hace desaparecer todas las formas de devoción y de rezo público. A Él no se lo ha visto casi nunca rezar. Ni si quiera en Fátima, ninguno lo ha visto nunca ni sentido recitar un Ave María!

Lo mismo se puede decir de las "costumbres". Bajo su Pontificado ha habido un hundimiento general. Incluso el matrimonio de los sacerdotes fue desarrollado con su consenso, complicidad  e incluso cooperación. Paulo VI introduce luego, también el divorcio por mutuo acuerdo.

Paulo VI no condenó el pérfido y satánico Catecismo holandés, queriendo que aquel libro venenoso se difundiese en toda la Iglesia.

Paulo VI acoge en el Vaticano a todos los terroristas y los degolladores de mujeres y niños. En efecto, en 1970, recibió a los tres jefes del terrorismo de Angola, Mozambique, Guinea-Bissau y Cabo Verde.

Bajo Paulo VI fueron descartadas la "Escolástica Tomística" y la "Tradición" de la "Ley Natural", sustituyéndolas con los métodos tecnológicos de pensamiento científico, como la Fenomenología y el Existencialismo.

Bajo el Pontificado de Paulo V, los sacerdotes se hicieron de figura afeminada, a menudo poca casta, sentimentales, acomodados, ecuménicos, indiferente a los errores y a quien los enseña y los difunde, incapaces de conducir una batalla contra el mal para la búsqueda del bien.

El mismo Paulo VI preside a la completa laicización de millares de sacerdotes validamente ordenados, concediéndoles la dispensa "pro-gratia".

Paulo VI debilitó el Sacerdocio célibe y obligatorio abriendo al diaconado permanente de no célibes, y a la aceptación de "Ministros laicos" para asumir los roles de "Lectores" y para abrir el camino al "rito laico de la Comunión".

Paulo VI quiere que se saquen el hábito por otro hábito burgués.

Paulo VI ha eliminado todas las Órdenes Menores: la tonsura, el Ostiariado, el Exorcismo, el Subdiaconado; ha permitido "concelebraciones" de Pastores anglicanos; ha tentado varias veces de suprimir la "vida de clausura"; ha permitido la Comunión en la mano, y también a hacer dar la Comunión, a muchachas en minifalda.

Paulo VI ha abolido el latín en la liturgia, obligando a la lengua nacional e incluso los "dialectos"; ha arruinado la música sacra también con el uso de los "tam
tam" y del rock; ha hecho girar los altares-mesa para la "Cena" protestante- hacia el pueblo, contra la "Humani Generis";  ha dejado demoler los dogmas;  ha dejado oscurecer los Sacramentos y debilitar los Mandamientos;  bendice los "pentecostales" danzantes y  gritones en San Pedro.

Paulo VI con su actualización, su puesta al día, para adaptarse al mundo, ha vaciado los Seminarios, los Noviciados religiosos; ha dado a la Iglesia, sacerdotes sindicalistas de izquierda, reducido el mensaje de la Cruz a un vil humanismo; ha suprimido muchas fiestas de precepto; ha suprimido la abstinencia de la carne, el viernes; ha emitido un "Decreto" para el matrimonio mixto, sin más exigir el Bautismo católico de los fieles.

Paulo VI envió al cardenal Willebrandt, como su legado, a la Asamblea Luterna de Evian, para urdir el elogio de Lutero; ha destruido el triunfalismo de la Iglesia, creando el slogan "La Iglesia de los Pobres"

Paulo VI tiene como un ensañamiento en destruir los Estados Católicos (Italia, España, etc.).

Paulo VI por su orgullo, su sensualismo, su materialismo, su laicismo, no hace nunca nada de serio y de empeño para rehabilitar la Europa descristianizada.

Paulo VI destruye la excomunión "latae sententiae" de San Pío X, contra los eclesiástico que impugnaban el "decreto Lamentabili" y la encíclica "Pascendi" e impone que no se hablase más de excomunión.

Paulo VI a pesar de que no tuviese alguna formación teológica y a pesar de que carecía de espíritu sobrenatural, también en el "Concilio" Vaticano II cambió y profanó literalmente toda la Religión católica.

Paulo VI en 1978 dijo: "La hora presente….es, ahora, de tempestad!. El Concilio no nos ha dado…la tranquilidad sino, lamentablemente, ha suscitado turbación."

Paulo VI con el Motu Propio, "Sacrum diaconatus ordinem", estableció que, "pueden ser llamados al diaconado hombres de edad madura, sean célibes que unidos en matrimonio". Fue un gesto papal que anunciaba la Ordenación Sacerdotal también para los casados.

Paulo VI, con el Motu Propio "Matrimonia mixta", quita al conyugue no católico la solemne promesa de dejarse bautizar y educar los hijos en la Iglesia católica. Fue una normativa que pasó luego, en el "Código de Derecho Canónico" del 1983 (can. 1125)

Paulo VI con la instrucción "Memoriale Domini" autorizaba las Conferencias Episcopales a conceder la distribución de la Comunión también sobre la mano. Fue otro gesto sacrílego!.

Paulo VI con la instrucción "Fidei custos", autorizaba a los "laicos" a distribuir la Comunión, contra el deber que Jesús había reservado a los Apóstoles y el Clero.

Paulo VI mientras aceptaba la amistad con disidentes, heréticos, mundanos revoltosos, ateos y miembros de todas las religiones, tuvo una constante hostilidad e inflexibilidad con los defensores de la Fe católica.
Paulo VI se rehusó de recibir 4.000 católicos tradicionalistas de todo el mundo, pero recibió en audiencia en cambio, un grupo de Rabinos Talmúdicos y al Patriarca de los Bonzos.

Paulo VI con su escusa de un "aggiornamento" también doctrinal, abrió las puertas a cada género de herejías.

PAULO VI Y SU NUEVA IGLESIA

La "Nueva Iglesia " de Paulo VI se resumía en estos términos:

- debía cambiar en su concepto verdadero  profundo;
- debía sustituir el "enseñante" con el "diálogo";
- debía ser liberada de los dogmas;
- debía hacerse la "Iglesia del hombre";
-debía aprender un nuevo modo de rezar;
-debía tener una nueva liturgia;
- La Iglesia debía ser descristianizada para "absolverla" de su pasado;
- debía aceptar el primado seglar y no aquel religioso;
- debía sustituir la "filosofía perenne" con otra "filosofía revolucionaria";
- debía abrir al Mundo, a todas las falsas religiones, a los no creyentes, a los ateos;
- debía abandonar lo sobrenatural por un simple" comportamiento religioso";
- debía hacerse una contra religión natural;
- debía servir a la creación de un "Nuevo Orden Mundial "masónico";
- debía ser protestantizada para favorecer su transformación en "Iglesia Universal del Hombre";
- debía adoptar la política de no intervención, para hacer proceder la auto-destrucción de la Iglesia.

Paulo VI en 1963 declaró:" No es de sorprenderse que después de veinte siglos…el concepto verdadero, profundo, completo de la Iglesia, cual Cristo fundó…todavía tenga necesidad de ser más precisamente anunciado".

En su encíclica "Ecclesiam Suam" Paulo VI ha escrito:"La Iglesia se hace diálogo" y este "diálogo" deberá caracterizar nuestro deber católico". El quería abrir a todas las religiones y las ideologías del mundo, que fueron inmediatamente sus colaboradores en su "auto-destrucción" de la Iglesia, para sustituirla con la satánica "religión del hombre"!

Paulo VI hace aprender a la Iglesia un nuevo modo de rezar, coralmente; una "nueva Liturgia", un "nuevo comportamiento hacia el mundo", una "nueva" relación  con los hermanos de otras iglesias y confesiones cristianas, con los "hermanos mayores judíos"; con los "no cristianos"; con los "no creyentes"…
Paulo VI quería protestantizar toda la Iglesia, para después disolverla en la "Super-Iglesia-Universal" masónica, o sea, en una religión sintética, la "O.R.U",  Organización de las Religiones Unidas".

Paulo VI llevó a cabo la política de "no intervención" para abdicar a su deber de intervenir para impedir la "auto-destrucción de la Iglesia que El mismo conducía para meterse al servicio de la Humanidad y conciliar todas las creencias y todos los cultos en una única Religión Universal.

PAULO VI Y SU MISA

Paulo VI consideraba que la Iglesia dogmática fuese el obstáculo mayor para el ecumenismo, porque la "verdad" revelada por Cristo, para fundar la Unidad en la Verdad, hubiese sido en cambio, un obstáculo a la unidad de las religiones!.

Paulo VI, con la Constitución "Missale Romanum", y luego con el "Novus Ordo Missae" del 3 de abril 1969, sustituyó el antiguo Rito Romano de la Santa Misa con su "Nueva Misa", toda de materia protestante.
La "Misa" de Paulo VI es la destrucción intencional del concepto y del valor intrínseco del "Sacrificio Eucarístico", de la "Presencia Real" y de la "sacramentalidad" del Sacerdocio ministerial, vale a decir: la destrucción de cada valor dogmático esencial de la Santa Misa.

La Misa ecuménica de Paulo VI "desacraliza" la Santa Comunión, tomada de pié, en la mano y distribuída por laicos: ataca el "Sacrificio Propiciatorio" del "pueblo de Dios" con aquello del Sacerdote (hecho solo "Presidente") con el rito por la cual la "reforma" fue inspirada de un masónico ecumenismo sincretista.

La Misa de Paulo VI fue ásperamente criticada por los dos cardenales Ottaviani y Bacci, porque "se alejaba, en modo impresionante tanto en conjunto como en detalle de la Teología católica de la Santa Misa".Paulo VI fue forzado a cambiar su definición herética pero, en la "nueva definición" que hace, sólo le agrega una débil referencia al "Santo Sacrificio", sin cambiar algo en todo el resto del texto litúrgico.

Con su "Nueva Misa", Paulo VI ha impuesto los "errores" condenados por el Concilio de Trento y de Pío VI, que condenó los mismos errores del "Sínodo de Pistoia" contra los Jansenistas.

Paulo VI después de haber suspendido las "Ordenes Menores" y el "Subdiaconado", hace en modo que, poco a poco, los "laicos" tomaran el puesto de los Sacerdotes, propio como hizo Lutero y como hacen los protestantes.

PAULO VI CONTRA EL CULTO DE MARIA SANTISIMA

Montini no tenía "sensibilidad Mariana": siempre ausente a la tradicional festividad de coronación de María y peregrinaje a Loreto, y no participaba nunca al rezo público del Rosario.
Paulo VI tentó incluso de limitar el culto de María Santísima, para complacer a los protestantes.
En Milán dice: <"La propuesta de un nuevo título, vale a decir aquello de "Mediadora",de atribuir a María S.S., me parece  "inoportuno" e incluso "dañoso"…>
>La extensión de este título no parece favorecer la verdadera piedad>
La "Meditación de María", fue del Vaticano II totalmente ocultada, propio por el querer de Paulo VI.

EL FERETRO DE PAULO VI

Sobre  el féretro de Paulo VI no había ningún símbolo cristiano, ni siquiera la Cruz.

(1)               Don Abbondio es el personaje de un clásico de la literatura italiana:"I Promessi Sposi de Angelo Manzoni ("La promesa de los esposos"), el cual representa a un párroco de un pueblo que fue amenazado por unos brabucones enviados por un prepotente señor para que no celebrara la boda de una pareja (LorenzoTramaglino y Lucía Mondella).El Padre Don Luigi Villa se autocompara con  aquel personaje y el deber sacerdotal.