English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

martes, 25 de diciembre de 2012

CONFERENCIAS DE MONSEÑOR WILLIAMSON EN BRISTOL. NÚMERO XI.

En esta extraordinaria conferencia, Monseñor Williamson analiza la crisis de la FSSPX y nos habla de la Resistencia. Sigue con el análisis del Syllabus. No se la pierdan. Les recuerdo que todas las conferencias de Bristol tuvieron lugar en junio de este año.




Anoche hablaba por teléfono. El  Padre Joe Pfeiffer me llamó,  el padre que dio un sermón explosivo que está en todo el Internet, al igual que el del Padre Chazal, y me dijo que el Padre Laisney, que es un hombre de Monseñor Fellay, realmente estaba intentando hacer presión al Padre Chazal, y que una de las cosas que P Lasiney espetó en la mitad de su aplicación de presión era que después del Capítulo General iba a haber una purga. Yo creo que él estaba citando al Padre Pfluger. El Padre Pfluger es realmente un, ¿cómo decirlo? Un hombre fuerte. Hubiera querido usar la palabra “matón” pero no puedo usar la palabra “matón”. No es correcto en lo más mínimo. El Padre Pfluger no es tan inteligente como Monseñor Fellay. Monseñor Fellay es inteligente,  el Padre Pfluger no es inteligente pero está absolutamente fanatizado. Estas gentes están fanatizadas ahora, y están dirigiéndose hacia su meta, y su meta es apoderarse de la Sociedad y deshacerse de la oposición. El Padre Chazal citó al Padre Pfluger, quien dijo, “esperemos hasta el Capítulo General y después habrá una gran purga”. Así que están esperando la llegada del Capítulo General y van a manejar el Capítulo General con mayoría, ellos así lo esperan. Ellos cuentan indudablemente con tener una mayoría en su bolsillo, y si ganan la votación habrá una gran purga. Las cabezas rodaran después de esto. Todo aquel que esté en oposición será eliminado, aplastado, hecho puré, expulsado.

Dios, en cualquier caso, seguramente quiere la purificación de la resistencia a la apostasía de la Iglesia, esta resistencia fue establecida por Monseñor Lefevbre hace 40 años y la sacó adelante por 20 años de una manera heroica, y fue continuada por un tiempo por sus sucesores, pero es normal que sin su presencia la Sociedad no permanecería en ese camino, así como sucedió en Campos. Una vez que Monseñor de Castro Mayer se hubo ido, Campos no tardó mucho tiempo para salirse de las vías, y la Fraternidad, ahora está saliéndose de los rieles, se podría decir. Solo hay una esperanza: de que en el Capítulo General, los chicos buenos tengan la posibilidad de mostrar suficientes argumentos buenos para persuadir a los votantes en el Capítulo General y arrebatarle la mayoría a Monseñor Fellay. Solo es una esperanza. Si ellos hacen esto en el Capítulo, no sé como, tendrán que deshacerse de Monseñor Fellay. Es una esperanza. Es un sueño. Si no hay un acuerdo ahora y Monseñor Fellay permanece en el poder, entonces las cabezas rodarán de una forma más silenciosa que si tuviera la mayoría en el Capítulo General, pero si él sigue siendo reconocido como cabeza y tiene la autoridad, él hará rodar las cabezas. El se deshará del Padre Morgan. El se deshará del Padre Cacqueray. El pondrá sus propios hombres, así como lo ha venido haciendo aquí y allá, y la próxima vez que el Capítulo General se lleve a cabo, él estará seguro de tener una mayoría y se unirá a Roma como él quiere y está decidido a hacerlo. Así que tienen que deshacerse de él. Si hay una votación crucial en su contra, entonces él tendrá que desafanarse.

El Obispo Fellay es astuto. Él es muy, muy astuto. Los chicos buenos seguramente forzarán la cuestión y tendrá que haber una discusión y tendrá que haber una votación, creo. Hay aproximadamente 30 superiores de varias clases y diez veteranos que conforman el total de 40; los diez veteranos más antiguos, los diez sacerdotes ordenados con mayor antigüedad en la historia de la Fraternidad. Por supuesto, normalmente la experiencia nos vuelve más prudentes, por eso, de estos diez experimentados, algunos de los cuales conocieron al Arzobispo y sabían de qué trataba, esperamos que ellos sean suficientes para darle un giro al voto.

Todo está en manos de Dios. En cualquier caso, Dios va a purificar Su resistencia. Él va a purificar a los seguidores de Su causa, que es la resistencia a la apostasía del mundo moderno,  Él va a limpiarla. Con o sin la Fraternidad, El va a limpiar la resistencia, estoy seguro. Desde un punto de vista humano Roma gana de cualquier manera. Roma ha tenido éxito dividiendo la Fraternidad, y Roma ha roto el “Humpty Dumpty, Humpty Dumpty” (n.del t.: personaje de una rima infantil inglesa, Humpty Dumpty es un huevo que se sienta en un muro, se cayó y se hizo pedazos) y no se puede unir otra vez, pero yo no lo creo. Si los buenos se hacen cargo de la situación, los malos tendrán que irse. Esperemos que se vayan. Pero si los malos permanecen en el cargo y toman la Fraternidad, si se apoderaran de su mecanismo, si se hacen cargo de la estructura, entonces no creo que lo que hacen sobreviva. No creo que la Fraternidad pueda permanecer unida. No puede ser bendecida por Dios, como yo lo veo. No veo cómo pueda ser bendecida por Dios, a pesar de que algunos de ellos estarán de buena voluntad. Algunos de ellos pensarán que unirse con Roma es lo mejor, pero luego la realidad los atrapará y, si vemos lo sucedido a la Fraternidad San Pedro, habrá muy pocos que saltarán del barco y lo abandonen. La mayoría de ellos, una vez que hayan decidido ir a Roma, permanecerán en su decisión, y ​​se irán a la deriva, y en el mejor de los casos se saldrán en forma individual  para establecerse por su cuenta para tener un ministerio individual como muchos sacerdotes lo han  hecho durante los últimos 40 años, pero la mayoría de ellos se quedarán.

Eventualmente, cierto número de ellos, al igual que el obispo Rifan ahora, terminarán diciendo la Nueva Misa. Habiéndose convencido a sí mismos de que no hay nada de malo en la Roma conciliar, entonces empezarán a convencerse de que no hay nada de malo con el Concilio. Luego se convencerán de que no hay nada de malo en la Nueva Misa, y dirán la Nueva Misa antes de saber dónde están.
San Pedro fue fundada para unirse a la  Roma Conciliar. Por lo tanto ir con  la  Roma Conciliar es parte de su constitución. La Fraternidad San Pío X, no se constituyó para estar con la Roma Conciliar, y por eso va a haber tensiones  internas. Si los chicos malos toman el poder habrá tales tensiones que no creo que sea posible que prospere. Yo no creo que sea posible que prospere. No estoy seguro de la fraternidad se destrozará positivamente, pero van a diluirse y ablandarse y luego simplemente desaparecerá en la carpintería Conciliar. Ese es el diablo.

Recuerdo que en 1977, el Diablo estuvo trabajando en Ecône. Hubo una revuelta izquierdista en 1973. Hubo otra revuelta izquierdista en 1975, cuando algunos profesores decentes dejaron al Arzobispo, y esa es una de mis historias favoritas. Recuerdo que en 1975, un año antes de mi ordenación, yo era un seminarista, y la crisis me parece que fue en el verano. Fue porque Roma pretendió declarar la disolución de la Fraternidad  San Pío X, y aparentemente  la Iglesia oficial, en otro movimiento, le quitó  la legitimidad a estos sacerdotes decentes que llegaron al seminario para ayudar a la Arzobispo. Así que algunos de estos sacerdotes decentes, creo que hubo al menos cuatro de ellos, habiendo perdido su respetabilidad, le dijeron al Arzobispo que lo abandonaban y regresaron, así que parecía que habría un faltante de profesores para el año siguiente. Estuvieron de acuerdo en enseñar hasta el final del año escolar, el verano de 1975, pero le hicieron saber al Arzobispoque se irían, por lo que los seminaristas sabían que se iban.

Fui a ver al Arzobispo y le dije: "¿Qué pasa? Vamos a perder nuestros profesores." Recuerdo que me dijo tranquilamente: "Bueno, si no tenemos profesores los seminaristas tendrán que aprender por sí mismos." Muy tranquilamente. "No vamos a cambiar la ruta. Lo harán con los manuales. Van a tener que cuidar de sí mismos." Ni siquiera se cuestionó en cambiar su posición. Así era él: sin escándalos, sin ruidos, sin gritos. Solamente: "Bueno, si no tenemos profesores los seminaristas tendrán que cuidar de sí mismos." Pero no abandonaría a los seminaristas, y no dejaría que se convirtieran en modernistas. No les daría profesores modernistas, así que si no hay profesores, mejor ninguno que modernistas. Ese fue el Arzobispo. Ese era su estilo.

Así que los de San Pedro tenían en su constitución unirse a la Roma Conciliar. Yo llamaría a la Fraternidad de monseñor Fellay, la Fraternidad Fellayita, digamos, la Fraternidad Fellayita, la Fraternidad que Fellay  ha Fellayizado no tiene contemplado en sus estatutos ir a la Iglesia Conciliar. Es por eso que habrá graves tensiones internas, y yo no creo que pueda mantenerse unida.

Recuerdo que en 1977,  dos años después de la crisis que acabo de mencionar, había una crisis tras otra en el seminario, y la siguiente, 1977, fue por el ala derecha, cuando el sedevacantismo  empezaba, por lo que el Arzobispo tenía que equilibrar la otra dirección. Siempre tiraba hacia la derecha,  a la derecha,  a la derecha. Esta vez tuvo que tirar un poco a la izquierda. Como un burro con una mochila a la espalda, el paquete se desliza hacia la izquierda, se tiene que empujar hacia la derecha,  luego se desliza hacia la derecha, se tiene que empujar hacia la izquierda, para mantener el paquete ajustado en el centro. Así que el Arzobispo estaba ajustando la mochila en la espalda del burro. En 1977 tuvo que empujar a la derecha, ya que poco después del comienzo del año escolar hubo otro grupo de profesores y seminaristas que se fueron, incluyendo [inaudible 12:47] muy lamentablemente, persuadidos de que si se iban a Francia podrían iniciar un seminario propio, que sería aprobado por la Iglesia sin todos los defectos de funcionamiento del Arzobispo. Creo que fueron alrededor de 20 seminaristas y otros tres o cuatro profesores que se fueron otra vez hacia la izquierda, y que se disolvieron muy pronto. Realmente no duraron mucho tiempo, y algunos de los seminaristas entraron en seminarios oficiales, seminarios aprobados y así sucesivamente, pero no duró mucho tiempo. El diablo logró lo que quería. Se había llevado 20 seminaristas de Ecône, y sacó a varios profesores de Ecône, y el Arzobispo tuvo que escarbar para llenar los vacíos de los profesores. Fue entonces cuando me llevaron a Ecône para comenzar a enseñar. Yo estuve allí por cinco años, y el Padre Tissier, que eso era entonces, se convirtió en el rector del seminario y yo me convertí en uno de los profesores, y nos quedamos allí durante cinco años, por lo que el Monseñor Tissier y yo nos conocemos desde hace mucho tiempo. Entonces fui enviado a los Estados Unidos. Todo es historia.

Humanamente hablando, el diablo gana de cualquier manera porque de cualquier manera la sociedad se ve seriamente disminuida. En el mejor de los casos se disminuye en número, pero en el peor de los casos, acaba de romperse por completo debido a que la estructura cae en manos de los conciliares y la Fraternidad del Arzobispo está prácticamente terminada, pero su trabajo no ha terminado. Su Fraternidad puede ser mutilada, pero su trabajo no se mutilará debido a la resistencia, que  estoy seguro, que va a seguir adelante. La resistencia se reformará, se reagrupará y continuará. Creo que tendrá que continuar en una forma diferente, pero va a continuar.

Es muy interesante lo que el P. Joe Pfeiffer me decía anoche, que habló con el P. Gruner, a quien muchos de ustedes conocen, y el P. Gruner estaba dando su punto de vista sobre la situación, y el P. Gruner decía que él ve la continuación en la  resistencia, en una forma ligeramente diferente - no en una congregación estrictamente, sino una federación descentralizada. Si la votación va en la dirección equivocada en el Capítulo General -hay una buena probabilidad de que sea así, tal vez la Madre de Dios puede evitarlo, pero si va por el camino equivocado, entonces será vital juntarse a manera de una red de seguridad para los sacerdotes que caen fuera del trapecio de la traicionera Fraternidad San Pío X,  para que tengan un lugar adonde ir, que no sientan que no tienen a donde ir. El peligro es que algunos buenos sacerdotes que no quieren seguir con los conciliares, porque ellos mismos no son conciliares y no quieren serlo, el peligro es que permanezcan en la Fraternidad Conciliarizada. Creo que esa es la mejor manera de decirlo - porque no tendrán a donde ir, pero si tuvieran algún otro sitio donde ir, entonces yo creo que un buen número no se quedarán a la deriva junto con la Fraternidad Conciliarizada, que es un peligro para ellos. Si dejan la Fraternidad Conciliarizada, y creo que habrá un buen número de sacerdotes que la abandonarán,  entonces será volver a las misas de garaje y a luchar para obtener las vestiduras, pero habrá benefactores, le apuesto lo que quieran.

El punto es que, humanamente hablando, el diablo gana de cualquier manera, pero, hablando divinamente, Dios gana de cualquier manera, porque si la Fraternidad continúa, por un milagro, deshaciéndose de Monseñor Fellay y su banda, porque creo que sería un milagro, un milagro si consiguen entonces un número de sacerdotes Conciliaristas, solamente ellos se reunirán con la corriente principal de la iglesia. Si no pueden llevar a la Fraternidad con ellos, se reincorporarán a la corriente principal de la Iglesia uno por uno. Y será, con toda honestidad, que se vaya a la basura lo malo, y la Fraternidad estará muy purificada, que es lo que Dios busca. Estoy bastante seguro de que Dios está, detrás de eso, porque con lo que viene: con la globalización, con la caída constante de la Iglesia dominante, con la purga de la Fraternidad - la purga es necesaria para obtener la resistencia en forma para una posible persecución, una persecución muy severa que viene con el triunfo de los globalistas justo antes del castigo. Creo que el castigo está en camino. Entonces el Señor Dios está purgando. Si los buenos se aferran a la Fraternidad, será muy purgado y purificado hasta la corrupción que viene. Si los malos se aferran a la Fraternidad  entonces la resistencia se reformará al exterior, y otra vez Dios va a ganar porque la resistencia atraerá, estoy seguro de que muchos de los mejores sacerdotes, no todos pero muchos, humanamente juzgados, de los mejores sacerdotes. Cómo juzga Dios es diferente, por supuesto, y Dios sabe.

El punto es que, humanamente hablando, el diablo gana de cualquier manera. Divinamente hablando, Dios gana de cualquier manera, porque si la Fraternidad continúa, habiéndose liberado de Monseñor Fellay y su banda, porque pienso que eso sería un milagro, si se obtiene ese milagro entonces algunos sacerdotes conciliares se irán y se unirán a la Iglesia oficial uno por uno. Y será, honestamente, una liberación de la basura y la Fraternidad se purificará que es lo que Dios quiere. Estoy seguro que esto es lo que Dios quiere porque con todas las cosas que se vienen, con la globalización, con el colapso de la iglesia oficial, con la purga de la Fraternidad –la purga es necesaria para formar a la resistencia para una posible persecución, una severa persecución se acerca con el triunfo de los globalistas justo antes del castigo. Creo que el castigo está en camino. Por lo que Dios está purificando y limpiando hasta la siguiente corrupción. Si los malos se mantienen en la Fraternidad entonces la resistencia se reformará fuera de ella y de nuevo Dios ganará porque la resistencia atraerá, estoy seguro, a los mejores sacerdotes, no todos pero sí muchos, juzgando humanamente. Dios juzga muy diferente, por supuesto, y Dios sabe.

Entonces, hablando humanamente, el demonio gana de todas formas. Hablando divinamente, Dios gana de todas formas, por lo que esta tremenda batalla es entre Dios y el Diablo, que Dios permite para el beneficio de los elegidos. Es misterioso, pero San Agustín dice: "Dios permite que los hombres malos actúen ya sea con el fin de convertirlos o para que se ponga a la prueba a los buenos", así que cualquiera que sea el camino, Dios gana.

Dado este drama está pasando ahora mismo, puede parecer anticuado  entrar en estos documentos del siglo 19, pero no están anticuados, y fíjense con qué frecuencia el Arzobispo se refirió a ellos, porque éstos eran el ancla del Arzobispo. Por ellos el Arzobispo no cambió, porque había comprendido lo que los Papas piensan  del mundo moderno. Él entendió que el Concilio era el mundo moderno penetrando en la Iglesia. Nunca tuvo dudas sobre lo erróneo y  miserable que es el Concilio. Hoy en día el Diablo andará detrás de nosotros, y no debemos tener ninguna duda sobre la maldad de la Conciliarización de la Fraternidad del Arzobispo, porque estos documentos fueron el ancla mental del Arzobispo y no sólo un ancla provisional. Él vio esto como un ancla permanente.

Vamos a continuar con Quanta Cura. La familia, los derechos de los padres, la educación de los niños  que dependen del Estado, y el Estado interfiriendo en la familia,  que, por supuesto, es lo que está sucediendo hoy. Dije justamente que hoy el Estado está obligado a acercarse a la familia, porque la familia está muy destruida. Judeo-masonería es el nombre con guión para esa combinación de todos los judíos trabajando con los masones, y los masones trabajando con los judíos, para establecer un nuevo orden mundial completo, un completo nuevo orden sin Dios para introducir al Anticristo. No todos los judíos trabajan con los masones y para el Nuevo Orden Mundial. No todos los masones están trabajando conscientemente con los judíos para el Nuevo Orden Mundial;  por desgracia son los masones más importantes y los judíos más importantes  quienes están trabajando para el Nuevo Orden Mundial. En todo gobierno donde la masonería tiene una influencia, han ido trabajando deliberadamente para disolver y fracturar la familia porque la familia viene de Dios. La familia de un hombre, una mujer,  un padre biológico y una madre biológica unidos hasta que la muerte los separe, de tantos niños como Dios manda, sin medios artificiales de control de la natalidad: que es una institución de Dios, y es esto precisamente lo que han conseguido desechar.

Los abusadores tienen una vulnerabilidad, y la vulnerabilidad  es, sin duda, una necesidad de amor, una necesidad de algo que mamá y papá deberían haberle dado. Hogares monoparentales, el padre está ausente o falta la madre,  no tienen lo que necesitan. Todos tenemos necesidad de nuestra mamá, de lo mamá puede dar, lo que una mujer puede dar, y lo que sólo una mujer puede dar, y de papá lo que un hombre puede dar, lo que sólo hombre un puede dar. La madre biológica y el padre biológico juntos hasta que la muerte los separe. Esa es la idea de Dios. Es la idea correcta. Eso es lo que la masonería se encargó de atacar, como veremos más adelante también, en el Syllabus  La masonería atacando fuertemente a la familia.

"Contra la Iglesia en particular."
La Iglesia sometida al Estado, la Iglesia en el orden temporal, ponen una camisa de fuerza a la Iglesia. "Otros errores  ponen a la Iglesia sometida al Estado, y tratan de negar a la Iglesia derecho alguno en el orden temporal." Temporal significa mundano. Viene del latín  tempos, tiempo. El Tiempo que se opone a la eternidad. Tempus significa tiempo, por lo tanto temporal es lo opuesto a lo eterno. El orden es temporal en este mundo. El orden es eterno en el mundo venidero. "Las leyes de la Iglesia obligan sólo si son promulgadas por el Estado." Así que la Iglesia no puede hacer leyes para la Iglesia sin la intervención del estado. El Estado se acerca a la Iglesia y controla sus leyes. "Las leyes que vienen del Papa sobre la Iglesia y la religión deben ser aprobadas por el Estado." Una vez más el Estado se está colocando por encima de la Iglesia: monstruoso error. "La Iglesia no puede condenar a la masonería tolerada por el Estado." Así que ustedes pueden ver que los masones están detrás de todos estos errores. La masonería insistiendo en otorgarse derecho por el Estado, los cuales la Iglesia no puede condenar.

"Los Papas y los Concilios que defienden los bienes de la Iglesia sólo tiene un motivo terrenal": Es un error monstruoso. Esto vale la pena pensarlo, porque está en la televisión todo el tiempo: los medios viles todo el tiempo están diciendo que los clérigos quieren propiedades, los eclesiásticos  están buscando dinero, los eclesiásticos quieren posesiones, los eclesiásticos quieren riqueza. Hey, pobre vieja naturaleza humana - es obvio que es verdad. En la práctica hay clérigos que sólo quieren la riqueza, el dinero y comodidades, pero en principio no hay nada de malo en que la Iglesia tenga propiedades. De hecho, la Iglesia necesita las propiedades con el fin de mantener su independencia. Dios sabe que en la Fraternidad San Pío X, en los últimos 40 años, cuando los laicos controlan las propiedades frecuentemente creen que pueden decirle a los sacerdotes lo que deben hacer porque son dueños de la propiedad y dicen al sacerdote: "Si usted no hace lo que queremos que haga, entonces no podrá venir aquí a decir misa." Así que el sacerdote está navegando en un arroyo sin remos. Eso es si la propiedad pertenece a los laicos. La propiedad debe pertenecer a la Iglesia. La Fraternidad San Pío X ha tenido que ser dueña de sus propias propiedades para asegurarse de que es el sacerdote quien lleva la voz cantante, no porque el sacerdote quiera ser un dictador, Dios no lo quiera, sino porque la Iglesia, y nunca olviden esto, la Iglesia marcha a un tambor diferente del mundo, y los laicos a menudo tienen ideas mundanas. Dios los bendiga – ese es su negocio. Están en el mundo, tienen las ideas del mundo, pero la Iglesia no siempre funciona como el mundo. De hecho, frecuentemente no es así, y por lo tanto los laicos no siempre pueden entender por qué los clérigos actúan como lo hacen y por qué toman esas decisiones. Así que los sacerdotes deben ser capaces de tomar sus propias decisiones.

Los Estados Pontificios eran un cinturón entero por todo el centro de Italia, un cinturón sustancial, controlado políticamente por el Vaticano, y no era una cosa mala que la Iglesia controlara políticamente las propiedades así. Esto garantizaba la independencia del Papado. De lo contrario, si el Vaticano fuese gobernado por otro Estado, el Estado podría ejercer fuertes presiones sobre el Vaticano. En 1870, pocos años después de Quanta Cura, empezó la revolución en Italia y los Estados Pontificios fueron tomados por el Estado italiano. El Vaticano fue despojado de sus posesiones políticas, su reino político, y el Papa fue reducido al estado Vaticano. Providencialmente Pío IX fue muy buen Papa, y no perdió en nada su prestigio espiritual y su poder, pero Él perdió su poder temporal. El Estado  ahora rodeaba al Vaticano, pero él no le cedió el paso. Hubo un acuerdo final, el Acuerdo de Letrán en 1929, cuando Mussolini creó el Vaticano como un Estado autónomo, y eso es lo que tenemos hasta hoy. El Vaticano es un Estado. Es sólo un diminuto enclave en Roma, con muy poco territorio, pero es, en sentido estricto, un Estado autónomo. Por lo tanto, Mussolini estaba regresándoles un poco, la suficiente independencia política, la propiedad política y la condición de Estado político para asegurar que no iba a ser devorado por el Estado Italiano. Mussolini estaba medio a favor de la Iglesia Católica. Él no era el villano terrible que nuestros viles medios de comunicación presentan, así que no crean  lo que leen acerca de Mussolini en los medios viles. Vayan al Internet y entérense de ambos lados del tema.

Por lo tanto, no es cierto que los papas y los concilios que defienden bienes de la Iglesia sólo tengan una motivación terrenal. No, ellos tienen un motivo divino. Tienen un fin sobrenatural, porque la Iglesia debe ser independiente.

"La Iglesia no puede obligar a la conciencia en el orden temporal." La Iglesia puede decir a la gente lo que deben hacer y decirles que van a ir al infierno si no hacen algo en el orden eterno, de las cosas de Dios, pero no en el orden temporal - siempre hay esta separación del orden temporal del orden eterno, la separación de este mundo y del mundo futuro. Es el Diablo, divide y vencerás. Si dividen los intereses de este mundo de los intereses de la otra vida, de esa manera ustedes controlan los intereses de este mundo, y mediante el control de los intereses de este mundo le restan interés al otro mundo. Si se apoderan de la política ustedes entonces rodean, sofocan y asfixian la religión. Eso es exactamente lo que tenemos hoy. Es un punto muy importante. "La Iglesia no puede obligar a la conciencia en el orden temporal,"  en otras palabras, la Iglesia está limitada a las cosas del templo. No hay ninguna religión fuera de la sacristía y de la Iglesia, no haya ninguna religión fuera de los límites de la Iglesia. Esa es la importancia que tiene para la Iglesia Católica las procesiones en las calles de una ciudad, donde la Iglesia está de nuevo en público y en las calles, en donde hay también manifestaciones de los políticos. La Iglesia pertenece  a la calle, tanto como al templo.

"La Iglesia no puede castigar temporalmente a quien viole sus leyes." Una vez más la Iglesia puede decir: "Oh, tienes que rezar un rosario" o "No puede comulgar por un año," como era en la Iglesia antigua. Si en la Iglesia primitiva, en la Iglesia de las primeras épocas, usted había cometido un pecado grave, no se les permitía comulgar por un año o algo así, por lo que ese tipo de castigo al interior de la iglesia, está bien. Un castigo mundano dado por la Iglesia no está bien. Una vez más la misma separación: La Iglesia está aquí y el mundo está acá. Se trata de una separación de la gracia y la naturaleza, la separación de lo sobrenatural y lo natural, con el fin de controlar los recursos naturales y mediante el control de los recursos naturales ahogar lo sobrenatural, porque, por supuesto, lo sobrenatural se propone para estar entrelazado con lo natural. Si lo natural es totalmente sesgado, en ninguna parte puede aterrizar lo sobrenatural. Así que ustedes separan los dos, sesgan lo natural de lo sobrenatural, entonces lo sobrenatural justamente no tiene cabida, esa es la idea.

Pregunta de la Audiencia: ¿Debería el estado imponer sanciones en nombre de la Iglesia?

Si están unidos la Iglesia y el Estado, esto es lo ideal. Así era  cuando el Estado era católico, y el Estado dice a la Iglesia: "Está bien, no necesitamos sacerdotes que nos digan cómo poner el alcantarillado o cómo luchar contra los que amenazan al Estado. El Ministerio de Defensa es nuestro negocio, los soldados, las armas, ese es nuestro negocio, pero por favor díganos cómo cuidar de los matrimonios, la forma de cuidar de la familia y cómo cuidar la moral de la gente. Si nuestra gente tiene buenas costumbres morales ellos van a ser mejores soldados que si se drogan desde la adolescencia, etc. "Así es la unión adecuada entre Iglesia y Estado. El Estado se ocupa de sus propios asuntos. La Iglesia se ocupa de sus propios asuntos. Tampoco interfiere en lo que es el dominio propio de cada uno, pero el Estado y la Iglesia están unidos de modo que la Iglesia va a ayudar al Estado, y el Estado ayudará a la Iglesia.

Les daré un ejemplo clásico de esto. Tomen un pueblo - una pareja está peleando, llaman a la policía, se están matando uno a otro, y el policía sabe que no es su asunto. Él llama al sacerdote: "Padre, mire, le interesa ponerse en contacto con esta familia porque me están llamando y yo sé que no puedo hacer mucho, pero ¿y usted?" Así que este sacerdote dice: "Sí, Seguro, está bien, oficial, no hay problema. "El sacerdote va. Hay una coordinación natural posible entre la policía y el sacerdote, y eso es una imagen a pequeña escala de la cooperación que puede ser y debería ser entre las Estado y la Iglesia. Si, por el contrario, el sacerdote tiene algún alborotador en su iglesia el domingo, el sacerdote no va a quitarse la casulla, bajar allí y darle un puñetazo. No es exactamente lo adecuado, pero puede llamar a la policía y decir: "¿Te importaría entrar y cuidar de esta persona desordenada en la congregación?" "Padre, no hay problema, con mucho gusto." Así que la policía hace lo que mejor sabe hacer, el sacerdote hace lo que mejor sabe hacer, y ambos cooperan para la salvación de todas las almas. Eso es la cooperación natural de los intereses más altos y los más bajos, de los intereses eternos y los temporales.

La Iglesia puede castigar temporalmente. Por ejemplo, la Iglesia en la Edad Media solían tener prisiones para encerrar a los sacerdotes que habían sido malos, y era mejor que los sacerdotes no aparecieran delante de los tribunales civiles, ya que está por debajo de su dignidad, pero se puede admitir sólo a los sacerdotes que no han estado delante de los tribunales temporales, si la Iglesia tiene sus propios tribunales que realmente hagan su trabajo, si realmente castigan a los sacerdotes que se portan mal. Si el Estado puede confiar en la Iglesia que cuide de esos sacerdotes, entonces es mejor que si el Estado lo hiciera, porque entonces los sacerdotes no sufrirían la humillación pública de ser enviados a una prisión estatal con matones y todos los criminales. Ustedes pueden ver que hay un orden natural allí, y eso es lo que solía suceder en la Edad Media.

Pregunta de la audiencia: ¿Esta es una de las razones de Enrique II, cuando trató de deshacerse de Santo Tomás Becket, porque Enrique II quería juzgar a un sacerdote en el tribunal civil y se negó Santo Tomas?

Es muy posible. Obviamente Becket se levantó contra el Rey por los derechos de la Iglesia, y tenía toda la razón. No sé los detalles. El rey quería el control, en ese momento había suficiente fe entre la gente. Mató a Becket. Él envió a cuatro caballeros y Becket fue asesinado, y como consecuencia de ello se acrecentó la devoción a Becket, porque el pueblo inglés tenía la fe. Repercutió en Enrique, al igual que en el continente con el Emperador Enrique IV que tuvo que ir con Hildebrand, futuro papa Gregorio VII, y pedir perdón, así que básicamente  fue el mismo conflicto.

"El Estado puede legítimamente adjudicarse todas las propiedades de la Iglesia" Un error monstruoso. "La Iglesia no es diferente ni independiente del Estado" - error monstruoso. "La Iglesia no es más que un departamento del Estado" - horror. "Las decisiones papales no necesitan ser tenidas en cuenta, salvo en la fe y la moral." Así que esta es una separación de lo sobrenatural y lo natural. Es esta separación entre el orden temporal y el orden eterno, del orden natural y el orden sobrenatural, el desgarramiento de lo natural y lo sobrenatural, y una vez que la naturaleza ya no está integrada en lo sobrenatural, y protegida por lo sobrenatural, la naturaleza es mucho más vulnerable. Los malos vienen y tuercen la naturaleza, por ejemplo, diciendo que el matrimonio no es un sacramento. Imagínese una costura de 20 puntadas, si en una costura se deshace la primera puntada todos los otros puntos de sutura se sueltan. Si hay alguna tensión todas las otras puntadas se separan. Para mantener la costura unida hay que hacer hasta la puntada 20, y la puntada vigésima necesita ser anudada. Entonces nada se deshace. Del mismo modo, la sacramentalidad del matrimonio está en el orden natural. Es la vigésima puntada. En el siglo 19 los masones atacaron el sacramento del matrimonio, porque si se pudiera deshacer esa puntada se llegaría al divorcio, la anticoncepción, el aborto, la eutanasia, todos los horrores que vemos en nuestros días, y todo es porque el matrimonio no ha sido defendido, porque la sacramento del matrimonio católico se ha deshecho y por lo tanto la costura entera se está derrumbando, la familia se separa, la sociedad se está desmoronando, y esa lucha se libró entre la masonería y la Iglesia en el siglo 19. Se podría decir que los masones han ganado, y por eso tenemos este lío hoy en día.

"Las decisiones papales no necesita ser tenidas en cuenta, salvo en la fe y la moral."  Es la misma diferencia. El negocio del Papa es la eternidad, lo sobrenatural, los sacramentos, todas esas cosas de la iglesia, pero el mundo no es su negocio, en absoluto - tonterías. Si el mundo se deja en manos del diablo la Iglesia tendrá poco o nada para trabajar. La Iglesia estará absolutamente en crisis, que es exactamente lo que vemos hoy en día.

La siguiente sección es muy importante - "Todos estos errores están en contradicción con la plenitud del poder dado por Jesucristo a Su única Iglesia." Nuestro Señor le dio plenos poderes a su Iglesia, es decir, el poder no sólo en el orden sobrenatural, sino también en el orden natural tanto como sea necesario para asegurar que el orden sobrenatural pueda actuar. No es que el Señor quiera a sus sacerdotes en la política. Por el contrario, Él no quiere que se metan en política. Los sacerdotes tienen algo mucho más valioso y más importante que hacer que meterse en política, pero los políticos tienen que obedecer la ley eterna y la ley natural, y ellos necesitan que los sacerdotes les hablen de  la ley eterna y la ley natural, y es necesario prestar atención a lo que los sacerdotes les dicen de la ley eterna y la ley natural. Por lo tanto, los políticos deben escuchar a los sacerdotes sin que los sacerdotes se metan en la política. Eso es distinto, pero no va separado. Nuestro Señor quiere que Estado e Iglesia se distingan pero Él no quiere que ellos se separen. Diferentes para que los sacerdotes no entren en la política y que los políticos no se involucren en asuntos de la Iglesia. Cada uno tiene que ocuparse de sus propios asuntos, y también debe cuidar uno del otro y no deben estar separados.

Los masones trabajan no únicamente por la distinción, sino también por la separación. La separación significa una vez más que sin la protección de la Iglesia, ellos serán capaces de hacer lo que quieran con la natura. Ellos torcerán todo, y ​​entonces la Iglesia tendrá grandes dificultades, exactamente como hoy, trabajando con almas que están ya influenciadas por los medios de viles, por la pornografía, el aborto, por todos esos horrores. La Iglesia tendrá una enorme dificultad para salvar las almas contaminadas por todas estas cosas.


FIN DE LA CONFERENCIA