English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

miércoles, 12 de diciembre de 2012

CARTA A LOS SACERDOTES DE LA FRATERNIDAD SAN PIO X



Se suplica a todos los fieles que hagan llegar una copia de la presente carta a sus sacerdotes, si no pueden hacerlo personalmente, pueden hacerlo anónimamente. Lo importante es que los sacerdotes lean esta carta. La carta fue enviada en lo personal a muchos de ellos vía correo electrónico, pero no a todos. Se hizo una pequeña corrección en el apartado de la "sexta condición".

Contamos con todos los fieles para que manifiesten su apoyo a los sacerdotes que decidan hablar en su Capilla, es muy importante.


Carta a los sacerdotes de la Fraternidad San Pio X
 (Leída y aprobada por un sacerdote)





Muy estimados sacerdotes de la Fraternidad San Pio X,

Estamos enviando esta carta a aquellos de entre ustedes de quienes pudimos procurarnos la dirección de correo electrónico antes a nadie porque, esperamos, sus fieles se las harán llegar en algunos días y les harán, probablemente, las preguntas ubicadas abajo. Nuestra intención de escribirles es clara: salvar lo que todavía se puede salvar de la Fraternidad San Pio X. Nosotros rechazamos la revolución silenciosa que se está operando en este momento en la Fraternidad. La razón nos dice que cuando alguien dice: ¡fuego!, vayamos a investigar para ver qué sucede. Esto es lo que les proponemos hacer con esta carta. Esperamos que las informaciones y los comentarios que contiene les den los elementos para juzgar la situación, en su alma y en su conciencia.

« Proceder revolucionario », dirán algunos… Monseñor Lefebvre utilizó el mismo proceder el 27 de agosto de 1986. El envió a ocho cardenales una carta circular pidiéndoles actuar públicamente en contra del escándalo de Asís y de apoyarse mutuamente en la resistencia. Anteriormente, luego del Concilio, trató de organizar una resistencia, hacer peticiones, etc. Monseñor Lefebvre era extremadamente creativo, dice Monseñor Tissier de Mallerais en su biografía. Nosotros tratamos de caminar sobre sus huellas.

El 1ero de noviembre de 2012, en Ecône, Monseñor Fellay dijo, en su sermón a los seminaristas: “Yo envié a Roma los documentos del Capítulo general, nuestra Declaración final es clara, y nuestras condiciones para  eventualmente, cuando  esta venga, estar de acuerdo sobre un posible reconocimiento canónico. Condiciones sin las cuales es imposible vivir, sería demolernos, simplemente”.

Con estas palabras, Monseñor Fellay confirma que en adelante, el principio de un acuerdo práctico con Roma sin su conversión es la regla en la Fraternidad San Pio X. Los principios del Capítulo del 2006 están, en consecuencia, definitivamente abrogadas. Actualmente, estos principios están considerados como de tendencia sedevacantista (cf. La respuesta de Monseñor Fellay a los tres obispos el pasado abril). Las seis condiciones son el marco considerado para protegernos en el momento de la firma del acuerdo. Este es el primer trastorno de nuestra Fraternidad. Ahora bien:


Las seis condiciones son peligrosas y no protegen a la Fraternidad.

He aquí el por qué, en pocas palabras :

La primera condición, que es conservar la libertad de criticar abiertamente las personas y los errores, es ineficaz. ¿Por qué?

1.- Porque el papa comete regularmente errores graves que la Fraternidad ya no osa criticar firmemente y claramente (ej. Monseñor Fellay dijo una sola vez, en nuestro conocimiento, algunas frases tímidas en contra de Asís III y sancionó al padre de Cacqueray por su buen artículo publicado en La Porte latine a este respecto)

2 Porque es aberrante reclamar al papa el poder criticarlo queriendo estar bajo su autoridad: La Fraternidad no osaría hacerlo más tarde si ya ahora está dudando. El papa podría fácilmente amenazarla de nuevo con la excomunión y, paralizados, los miembros de la Fraternidad no se atreverían a decir nada. Los sacerdotes de la Fraternidad no se atreven a criticar a Monseñor Fellay actualmente. Por lo tanto, no se atreverán a criticar al papa que está todavía más elevado que Monseñor Fellay en cuando estén bajo su autoridad.


3.- Porque todos los otros movimientos tradicionales que han tenido un acuerdo con Roma han reclamado y obtenido la libertad de criticar y que en definitiva, lejos de criticar a la Roma conciliar, todos ellos se han sometido mas o menos a sus ideas modernistas. Incluso el padre Laguérie (última entrevista a Monde&Vie) no ve en el presente ningún inconveniente en reemplazar en sus estatutos la expresión “rito exclusivo” por la expresión “rito propio”. El afirma igualmente en esta entrevista que no es Roma, sino la FSSPX que tiene necesidad de convertirse…
¿Seremos nosotros más fuertes que él, siendo que, incluso antes del acuerdo, los compromisos empezaron en el seno de la Fraternidad? Recordemos el preámbulo doctrinal escrito por Monseñor Fellay y enviado a Roma el 15 de abril de 2012, texto que el Padre Pfluger leyó en parte el 5 de junio de 2012 en Saint Joseph des carmes: “La Tradición entera de la fe católica debe ser el criterio y la guía de comprensión de las enseñanzas del Concilio Vaticano II, la cual a su vez aclara ciertos aspectos de la vida y de la doctrina de la Iglesia, implícitamente presentes en ella, todavía no formulados. Las afirmaciones del Concilio Vaticano II y del Magisterio Pontifical posterior relativos a la relación entre la Iglesia Católica y las confesiones cristianas no católicas, deben de ser comprendidas a la luz de la Tradición…”
Este texto es un compromiso inaceptable. Este texto, dicen, ha sido anulado por Monseñor Fellay, pero únicamente de manera verbal, en reuniones privadas (el 7 de septiembre en Ecône y el 9 de noviembre en París), y con motivo de que hizo polémica, no por motivos doctrinales. La Fraternidad queda entonces oficialmente bajo la influencia de este texto grabado en internet y escuchado por todos.

La segunda condición es la de conservar toda la liturgia del Misal de 1962. Esta condición tampoco tiene valor porque el Misal de 1962 fue modificado actualmente por Monseñor di Noia, y las modificaciones serán obligatorias muy pronto, al parecer dentro de 5 años para todos los movimientos Ecclesia Dei. Una Voce se inquieta. ¿Podremos escaparnos de la obediencia en ese momento? De todas maneras la liturgia, aunque es muy necesaria, no es suficiente para proteger la doctrina.

La tercera condición es la de contar con al menos un obispo, escogido en el seno de la Fraternidad. Esta condición es catastrófica. Un único obispo no es suficiente para el apostolado en el mundo entero. Es materialmente imposible para un solo obispo hacer todo. ¿Tendremos, por este medio, la intención de hacer intervenir a los obispos diocesanos en nuestras capillas como sucedió en Córcega? Monseñor de Galarreta en Villepreux trató de tranquilizarnos sobre este punto diciendo que todos en la Fraternidad estaban de acuerdo que se necesitaban varios obispos. ¿Debemos creerlo? Al parecer no porque Monseñor Fellay no ha enviado a Roma la modificación de las seis condiciones. En efecto, él afirmó en la reunión de priores en Francia el 9 de noviembre de 2012, que no había enviado nada a Roma desde el Capítulo de julio (lo que es probablemente falso, ya que la Comisión Ecclesia Die, en su comunicado del 27 de octubre de 2012, menciona que la última carta de la FSSPX fue del 6 de septiembre de 2012, en la cual Monseñor Fellay solicita más tiempo a Roma para reflexionar sobre sus proposiciones del 13 de junio –proposiciones inaceptables, según las declaraciones oficiales de Monseñor Fellay y del Padre Schmidberger... Pero por detrás, las discusiones continúan, manifiestamente). Por lo tanto, las palabras de Monseñor de Galarreta y las palabras de la reunión en Ecône el 7 de septiembre no tienen ningún valor porque no hay nada escrito oficialmente.
Estas palabras de Monseñor Fellay están destinadas únicamente a anestesiarlos, a tranquilizarlos, a impedirles reaccionar y a calmar sus escrúpulos...
Luego de la reunión de Ecône del 7 de septiembre de 2012, Monseñor Fellay diría que las seis condiciones se volverían obligatorias. Esto es falso: las otras tres condiciones siguen siendo deseables para Roma, ya que Monseñor Fellay niega haber escrito a Roma desde el „último“ correoluego del Capítulo. Roma entonces no ha recibido ninguna modificación sobre este punto. Es muy probable que de hecho Monseñor Fellay haya escrito el 6 de septiembre, pero lejos de haber endurecido la posición de la Fraternidad, la carta pediría por el contrario un aplazamiento de reflexión suplementario sobre una proposición inaceptable.

Cuarta condición deseable: Que poseamos los tribunales de primera instancia. Los tribunales de primera instancia de todas maneras son insuficientes porque en la última instancia, Roma tendrá la facultad de destruir sin apelación lo que se ha decidido en la primera.
Quinta condición deseable: La exención de la tutela de los obispos. Esta exención todavía permanece como deseable, contrariamente a lo que Monseñor de Galarreta dijo en su sermón. Esto es verdaderamente terrible: algunos de estos obispos son hasta masones. Algunos hasta satanistas, como lo dijo el padre Amorth, exorcista del Vaticano. La mayoría son herejes. Estos son los obispos que nos van a mandar, a decidir la apertura de nuevas capillas y cerrarán las capillas de menos de tres años. Ellos van a confirmar a nuestros hijos y predicar en las ceremonias. ¿Qué quieren nuestros superiores? ¿Ponernos entre las manos de estos lobos? Ciertamente las cosas se ven muy mal.
Se podría objetar: Esto no es verdad, porque Monseñor Fellay dijo lo contrario en Ecône.
Bien, pues que lo proclame claramente de manera oral y escrita y que él escriba al Vaticano en un comunicado PUBLICO. Es fácil decir „blanco“en una conversación y hacer „negro“ en los hechos. Queridos sacerdotes, no se dejen engañar.

Sexta condición deseable: „una comisión pontifical en dependencia del papa, con la mayoría de los miembros y la presidencia de la Tradición“
Desde el momento en que esta comisión está bajo la dependencia del papa, no nos protege nada. El papa nombró al hereje Monseñor Müller para la congregación de la doctrina de la Fe. El mismo papa profesa herejías que fueron reveladas por Monseñor Tissier de Mallerais y Monseñor Lefebvre. El escribió sus reales intenciones en la carta del 30 de junio a Monseñor Fellay. Sus intenciones son las que siempre ha tenido: que reconozcamos la legitimidad de la nueva misa y que reconozcamos al Vaticano II y todo el magisterio posterior a este „a la luz de la Tradición“. ¿Tradición entendida en qué sentido? El Papa tiene una concepción evolutiva de la Tradición, mientras que nosotros pensamos que la Verdad no cambia. Pero, pensarán algunos, ¿es quizá posible reconocer a la luz de la verdadera Tradición el Concilio Vaticano II y el magisterio posterior a éste? ¡No! No podemos aceptar herejías a la luz de la verdad. Es imposible. Monseñor Lefebvre lo comprendió  muy bien al final de su vida cuando dijo que exigiría la conversión de Roma. ¿Tienen confianza en Benedicto XVI como jefe de esta comisión?

Segundo trastorno: en la FSSPX, una nueva teología de la Iglesia sale a la luz, muy diferente de la de Monseñor Lefebvre.

Monseñor Lefebvre distinguía la Roma eterna (la Iglesia católica, la Iglesia de siempre) de la Roma de tendencia neo-modernista y neo-protestante (la Iglesia conciliar, la Iglesia oficial)... Monseñor Fellay nunca ha hecho esta distinción e insiste en lo contrario por el hecho de que la gracia pasa por los obispos heréticos. En su sermón del 2 de septiembre de 2012, afirma „Estos obispos que profesan toda suerte de herejías, ¿cómo pueden darnos la fe? Pues sí. ¿Cómo es que Jesús muerto puede ser Dios?” El compara entonces a estos obispos heréticos (algunos de ellos masones) a Jesús muriendo en la Cruz. En el mismo sermón afirma: La fe en la Iglesia nos obliga a profesar lo que decimos en el Credo: “Yo creo en una Iglesia una, santa”. Nosotros lo decimos y no hablamos de una Iglesia en el aire! Nosotros hablamos de la Iglesia que está allí, real, delante de nosotros, con una jerarquía, con un papa. Ese no es el fruto de nuestra imaginación, allí está la Iglesia, es real, la Iglesia católica romana. Nosotros debemos decir y debemos profesar a esta Iglesia como santa, como una, porque la fe nos obliga.

San Atanasio no dijo eso. Esto es lo que él escribió a propósito de los arrianos:
 „Que Dios os consuele (...) Ellos ocupan nuestros templos, pero ellos están fuera de la verdadera Fe Católica.
Confrontemos pues qué cosa sea más importante, ¿el templo o la Fe? y resultará evidente desde luego, que es más importante la verdadera Fe. Por tanto, ¿quién ha perdido más, o quién posee más, el que retiene un lugar, o el que retiene la Fe? El lugar ciertamente es bueno, supuesto que allí se predique la Fe de los Apóstoles, es santo, si allí habita el Santo. Vosotros sois los dichosos que por la Fe permanecéis dentro de la Iglesia, ustedes que se sostienen firmemente a los fundamentos de la fe que proviene de la santa Tradición y si un odio nefasto ha querido desplazarla, no ha podido hacerlo; son ellos quienes se han separado en la presente crisis.Nadie prevalecerá jamás contra vuestra Fe, mis queridos hermanos y creemos que un día Dios nos regresará nuestros templos. Así pues, entre más se empeñen en ocupar los lugares de culto, más se separan de la Iglesia. Ellos pretenden representar a la Iglesia, en realidad ellos mismos se expulsan y se extravían. Los católicos fieles a Dios en la santa Tradición, incluso si son reducidos a un puñado, ellos son la verdadera Iglesia de Jesucristo.
Sí, se podría objetar pero eran los arrianos. No es tan claro en la actualidad. Recordemos, queridos sacerdotes de que San Pío X dijo: El modernismo es la suma de todas las herejías. La situación, por lo tanto, es peor en la actualidad, porque no es contra una herejía clara que debemos de luchar sino contra un enemigo pérfido, como dice San Pio X en Pascendi, un enemigo astuto con una doctrina ondeante, multiforme, moviente, indefinible, que dice todo y lo contrario a todo.

¿Qué dijo Monseñor Lefebvre sobre este asunto?
-El 29 de julio de 1976 afirmó: „La Iglesia que afirma tales errores es a la vez cismática y herética. Esta Iglesia conciliar por lo tanto no es la católica. En la medida que el papa, los obispos, los sacerdotes y los fieles se adhieren a esta nueva Iglesia, ellos se separan de la Iglesia católica. La Iglesia actual no es la verdadera Iglesia mas que en la medida en que ella continúe unida a la Iglesia de ayer y de siempre. La norma de la fe católica, es la Tradición
El 4 de octubre de 1987: „Roma ha perdido la fe, queridos amigos. Roma está en la apostasía. Estas no son palabras, no son letras en el aire lo que les digo. No podemos tener confianza en esa gente. Han dejado a la Iglesia, ellos han dejado a la Iglesia, ellos dejan la Iglesia. Es seguro, seguro, seguro.“

Monseñor Lefebvre, Fideliter n°66, noviembre-diciembre de 1988, conferencia dada en Ecône el 9 de septiembre de 1988. La Iglesia visible se reconoce por las señales que siempre ha dado para su visibilidad: es una, santa, católica y apostólica. Les pregunto: ¿dónde están las verdaderas notas de la Iglesia? ¿Están más en la Iglesia oficial (no se trata de la Iglesia visible, se trata de la Iglesia oficial) o en nosotros, en lo que representamos, lo que somos? Queda claro que somos nosotros quienes conservamos la unidad de la fe, que desapareció de la Iglesia oficial. Un obispo cree en esto, el otro no; la fe es distinta, sus catecismos abominables contienen herejías. ¿Dónde está la unidad de la fe en Roma? ¿Dónde está la unidad de la fe en el mundo? Está en nosotros, quienes la conservamos. La unidad de la fe realizada en el mundo entero es la catolicidad. Ahora bien, esta unidad de la fe en todo el mundo no existe ya, no hay pues más de catolicidad prácticamente.[…] ¿La apostolicidad? Rompieron con el pasado. Si hicieron algo, es bien eso. No quieren saber más del pasado antes del Concilio Vaticano II. […]La apostolicidad: nosotros estamos unidos a los Apóstoles por la autoridad. Mi sacerdocio me viene de los Apóstoles; vuestro sacerdocio les viene de los Apóstoles. Somos los hijos de los que nos dieron el episcopado. Mi episcopado desciende del santo Papa Pío V y por él nos remontamos a los Apóstoles. En cuanto a la apostolicidad de la fe, creemos la misma fe que los Apóstoles. No cambiamos nada y no queremos cambiar nada. Y luego, la santidad. No vamos a hacernos cumplidos o alabanzas. Si no queremos considerarnos a nosotros mismos, consideremos a los otros y consideremos los frutos de nuestro apostolado, los frutos de las vocaciones, de nuestras religiosas, de los religiosos y también en las familias cristianas. De buenas y santas familias cristianas germinan gracias a vuestro apostolado. […]Todo eso pone de manifiesto que somos nosotros quienes tenemos las notas de la Iglesia visible. Si hay aún una visibilidad de la Iglesia hoy, es gracias ustedes. Estas señales no se encuentran ya en los otros. No hay ya en ellos la unidad de la fe; ahora bien es la fe que es la base de toda visibilidad de la Iglesia. La catolicidad, es la fe una en el espacio.
La apostolicidad, es la fe una en el tiempo. La santidad, es el fruto de la fe, que se concreta en las almas por la gracia del Buen Dios, por la gracia de los Sacramentos.

Monseñor Lefebvre, Fideliter n° 70, p.6 „Esta historia de la Igle­sia visible de Dom Gérard y M. Madiran es infantil. Es increíble que se pueda hablar de Iglesia vi­sible para designar a la Iglesia conciliar por oposición a la Iglesia católica que intentamos represen­tar y continuar. Yo no digo que somos la Iglesia católica. No lo he dicho nunca. Nadie puede repro­charme de haber querido nunca considerarme un papa. Pero re­presentamos verdaderamente a la Iglesia católica tal como era en to­do tiempo puesto que continua­mos lo que ella siempre ha hecho. Somos nosotros quienes poseen las notas de la Iglesia visible:la unidad, catolicidad, apostolicidad, santidad. Es esto lo que constituye la Iglesia visible.

-El 4 de diciembre de 1990, menos de 4 meses antes de su muerte, escribió a Monseñor de Castro Mayer que debería escoger un sucesor y consagrarlo „porque la Iglesia conciliar“que está ya extendida universalmente, difunde errores contrarios a la fe católica y, con motivo de sus errores, ha corrompido las fuentes de la gracias que son el santo Sacrificio de la Misa y los sacramentos. ESTA FALSA IGLESIA ESTÁ EN RUPTURA CADA VEZ MAS PROFUNDA CON LA IGLESIA CATÓLICA“.

¿Es decir que el papa no es papa? Monseñor Lefebvre no lo creía así.
¿Es decir que nosotros podemos afirmar con certeza que, strictu sensu, el papa y los obispos están fuera de la Iglesia? No, porque no hay certeza en cuanto a la herejía formal. Igualmente habría que conocer lo que piensan en su fuero interno. Lo que hay que hacer, es cambiar el debate de plano: dejar de fijarse en lo que son y mejor estudiar lo que hacen, Porque lo que podemos juzgar con certeza, son sus acciones: estas acciones son objetivamente criminales, heréticos, y conducen las almas al infierno. No sabríamos jamás con certeza quién es masón y quien no  lo es, pero lo importante es ver que ellos aplican la doctrina y los principios de la masonería en la Iglesia. Esto es suficiente para nosotros. Las acciones y la doctrina de estas personas no son las acciones y la doctrina de la Iglesia Católica y van en contra de ésta, que es la de salvar las almas. En esto, ellos no representan la doctrina de Nuestro Señor Jesucristo.


Antimoderisme.info/info explica así el problema:
Nota de antimidernismo.info: La Iglesia está asolada por el modernismo como una enfermedad interna... ¿cómo desasociar al modernismo de la Iglesia? Los liberales dirán que la misma iglesia modernista es la Iglesia y los sedevacantistas dirán que la Iglesia no existe. ¿Cómo encontrarla? Tomad una manzana podrida. La manzana es la Iglesia. La podredumbre es el conciliarismo. La podredumbre es, y no es, la manzana.

Ella es, en tanto que no es otra más que la manzana quien está podrida. La manzana es el sujeto inseparable de su podredumbre.
Ella no lo es, porque la podredumbre es otra cosa que la manzana, porque no se la puede comer. La manzana todavía está allí mientras que la podredumbre no haya terminado su obra de podrir, pero la podredumbre puede llegar muy lejos sin que la manzana esté completamente destruida.
Monseñor Lefebvre habló hacia el fin de sus días sobre este error que confunde la manzana podrida con la manzana sana.

¿Vamos a someternos a los enemigos de Nuestro Señor bajo el pretexto que tienen altas funciones en la Iglesia? Nuestro Señor, ¿se sometió a Caifás por obediencia? Igual que Caifás fue un criminal con una  función legítima, asimismo el papa actual mata a las almas siendo todavía papa. Debemos huir de él, eso es todo. Igual que San Pedro y San Juan desobedecieron a Caifás durante sus predicaciones, igualmente el papa y los obispos actuales no tienen ningún derecho de mandarnos porque toda autoridad viene de Dios, y al confiarle su autoridad, el objetivo de Dios era que llevara a las almas a la felicidad del cielo. La jerarquía actual actúa para „descristianizar la sociedad“ como lo dijo Monseñor Lefebvre el 4 de octubre de 1987. Ellos, por medio del complot, han operado un verdadero atraco en la Iglesia católica. Releamos „Le destronaron, capítulos 21, 22, 23 y 24. Los títulos hablan por sí mismos: capítulo 21: El complot de la alta venta de los carbonarios“, capítulo 22; „Los papas develan el complot de la secta“, capítulo 23: „La subversión de la Iglesia operada por un concilio, capítulo 24 „El atraco del Vaticano II“. Los hombres de Iglesia actuales no tienen las marcas de la verdadera Iglesia; una, santa, católica y apostólica. Por lo tanto no tenemos ningún deber de hablar continuamente con ellos bajo pena de cisma, como Monseñor Fellay quisiera hacernos creer.
Debemos seguir la dirección que Monseñor Lefebvre nos dió al final de su vida: « Supongamos que de aquí a un cierto tiempo Roma nos haga un llamado, que quiere vernos, restablecer el dialogo, en ese momento soy yo el que pondría las condiciones. Yo no aceptaría estar en la situación en la que estamos luego de los coloquios. Se acabó.
 Yo colocaría la cuestión en el plano doctrinal. "¿Están de acuerdo con las grandes encíclicas de todos los Papas que les han precedido? ¿Están de acuerdo con la Quanta Cura de Pío IX, Immortale Dei, Libertas de León XIII, Pascendi de San Pío X, Quas Primas de Pío XI, Humani Generis de Pío XII? ¿Están ustedes en plena comunión con estos Papas y sus afirmaciones? ¿Aceptan todavía el juramento antimodernista? ¿Están a favor del reinado social de Nuestro Señor Jesucristo?
 Si no aceptan la doctrina de sus predecesores, entonces es inútil hablar. Mientras no acepten una reforma del Concilio teniendo en cuenta la doctrina de estos Papas que les han precedido, no hay diálogo posible. Es inútil. Las posturas serían más claras. (Monseñor Lefebvre, Fideliter n°66, pág. 12-14)

Monseñor Fellay y el padre Pfluger acusan de sedevacantistas a las personas que defienden actualmente esta posición. De este modo ellos acusan a su fundador, el mismo obispo que los ha ordenado y a quien deben todo, de desviaciones sedevacantistas. Esta es una verdadera traición. Así como la Iglesia ha sufrido el atraco del Vaticano II, no dudamos en afirmar que este mismo atraco está realizándose en la Fraternidad San Pio X. Hay que luchar en contra de esta revolución que se está operando silenciosamente.

Respuestas a algunas objeciones:

La obediencia a los superiores que tienen „las gracias de estado“  es un argumento sin valor: el papa y los obispos tienen por igual las gracias de estado y actúan mal. El „golpe maestro de Satanás“es el de haber instaurado la revolución en la Iglesia por la obediencia mal comprendida, dijo Monseñor Lefebvre. Esto vuelve a suceder en el presente dentro de la Fraternidad.

El argumento según el cual nada se ha firmado y que se estará a tiempo de intervenir en ese momento, nos parece malo. ¿Por qué? Porque si nada se ha firmado actualmente es por accidente  a causa del viraje del papa que constató demasiada resistencia entre nosotros y decidió retardar la fecha límite para tomarnos completamente entre sus redes. Pero desde la Declaración del 14 de julio de 2012 (fecha simbólica) publicada el 19 de julio, la esencia misma del espíritu de la Fraternidad cambió. La revolución ha entrado en la Fraternidad. La firma no es mas que una cuestión de tiempo.  Los principios malvados ya están en su lugar y no debemos aceptarlo pasivamente.

El argumento según el cual nada se ha firmado, lo que demuestra la „prudencia“ de Monseñor Fellay tampoco se sostiene. En efecto, es el papa el que intervino para impedir la firma el 13 de junio. Monseñor Fellay estaba presto ese día para ponernos bajo el dominio de los obispos diocesanos (cf. Entrevista del 8 de junio de 2012 en DICI) y no olvidemos tampoco que la base del acuerdo fue el preámbulo doctrinal inaceptable, develado en parte en St. Joseph des carmes por el Padre Pfluger el 5 de junio de 2012. Monseñor Fellay no es entonces prudente. Mas bien es el papa quien es un fino estratega.

El argumento según el cual todos aquellos que han dejado la Fraternidad San Pio X hasta el presente estuvieron equivocados y que solamente en la FSSPX podemos permanecer en la línea de cresta, no es racional. No hay que reaccionar por estadísticas. La FSSPX no tiene las promesas de infabilidad. Y Monseñor Fellay tampoco es infalible.

El argumento según el cual hay que esconderse discretamente para esperar dentro de seis años retomar las riendas de la Fraternidad no es realista. La mayoría de los dirigentes ya está adherido a Roma en espíritu, puesto que elaboraron las seis condiciones. La mayoría encontró la declaración del Capítulo muy clara y tranquilizadora (si usted es de ese número, puede leer el artículo consagrado a ese respecto en el blog Avec l'immaculée ubicado en una de las pestañas en la parte superior de la página). Monseñor Fellay tiene todavía seis años para ubicar hombres para él. La Fraternidad, como institución, es humanamente irrecuperable a menos de una ayuda milagrosa. Está herida de muerte si la mayoría de los sacerdotes continúa siguiendo a Monseñor Fellay. Pero todavía se puede salvar una buena parte. Esta misión les corresponde, queridos sacerdotes. Son ustedes quienes pueden salvar lo que todavía puede ser salvado. En cuanto a nosotros, laicos, no vemos mas que una solución: salir de la Fraternidad para recomenzar sobre los eternos fundamentos de la Tradición dejados por Monseñor Lefebvre. Para nosotros, esto es obvio. Los fieles los ayudaremos, tengan la seguridad.

Y ahora, ¿qué hacer?

Antes que nada, infórmense ustedes, porque no se puede defender a la Fraternidad mas que si se conoce perfectamente la situación... Y no se dejen culpar por aquellos que les dicen que es un pecado ir a mirar los sitios de resistencia en internet. No se dejen impresionar por malos consejos, incluso si vienen de sus superiores o directores espirituales. Cuando se está en estado de desobediencia continua respecto al papa y los obispos, es nuestro deber no tener confianza ciega en nadie.

Monseñor Lefebvre era de esta opinión: „Si me equivoco, abandónenme“ pág. 544 de la biografía de Monseñor Tissier. Igualmente San Pablo nos dijo: Gal. 1,8: Pero si alguien, seamos nosotros o un Ángel del Cielo, les anuncia otro evangelio del que nosotros les hemos anunciado, sea anatema.

Cuando no se sabe dónde está la voluntad de Dios, seguimos la recta razón, enseña San Juan de la Cruz. Los elementos presentados en esta carta son suficientes para demostrar que hay un problema en la Fraternidad y que la jerarquía ya no es de fiar ya que la mayoría de los miembros del Capítulo han votado por estas seis condiciones. Esto amerita, sin embargo, un estudio profundo. He aquí los principales sitios de la resistencia mundial activos:

En Francia :
Sitio Antimodernisme.info http://www.antimodernisme.info/info/
Blog Avec l'Immaculéehttp://aveclimmaculee.blogspot.fr/
 (Puede traducir en su propio idioma el blog avec l’immaculée utilizando el botón ubicado arriba a la derecha que dice: Translate)
ForoUn évêque s'est levé http://lefebvristes.forum-box.com/index.php
Todos los sermones y las conferencias en inglés y en francés están disponibles en:

Para los países de idioma español :
 (Este blog también se puede leer en varias lenguas. Haga clic en la bandera que convenga)
Syllabus, http://syllabus-errorum.blogspot.com.ar/

En portugésy muchos otros idiomas:

En inglés :
En Gloria tv :WiththeImmaculatehttp://fr.gloria.tv/?user=100060
Foro Cathinfo : 100% de los miembros son personas que están en contra del acuerdo con Roma:http://www.cathinfo.com/
El foro IgnisArdens: 65% de los miembros están en contra del acuerdo con Roma: http://z10.invisionfree.com/Ignis_Ardens/index.php?


AufDeutsch :
Blog Mit der Immaculata :http://mitderimmaculata.blogspot.fr/
WirsuchenÜbersetzer :englisch-deutsch, französich-deutsch, spanisch-deutschoderpolnish-deutsch. WennSiehelfenwollen ,schreibenSiemir : indominosperavi@gmail.com

Polski :

Italia :
Blog Deo volente, tradidiquod et accepi

Lean de nuevo todo Monseñor Lefebvre:Es un verdadero antídoto, revigorzante y esclarecedor, que hará salir a la luz toda la ambigüedad de las declaraciones de Monseñor Fellay, el Padre Lorans, el Padre Pfluger, el Padre Schmidberger, etc. Monseñor Lefebvre impedirá que se sientan inquietos o culpables.

Si usted está convencido de que la Fraternidad está en gran peligro:
Envíe esta carta a sus cofrades de quienes tenga su correo electrónico o envíenos las direcciones electrónicas de sus cofrades. Recuerden su juramento antimodernista, recuerden que San Bernardo dijo que un sacerdote es un perro que ladre. Si los perros no avisan del peligro a las ovejas, ¿qué será de las ovejas? Si los pastores duermen, ¿qué hacen los perros? Van a despertarlos. Y si los pastores se niegan a despertar, los buenos perros cumplirán con su deber y se batirán solos contra los lobos. Además no estarán solos, otros ya los han precedido.
Monseñor Lefebvre, a propósito de la fundación de Ecône, cuenta: pág. 435 de la biografía de Monseñor Tissier: Literalmente me atraparon con un lazo. Me dijeron: ¡Hay que hacer algo por estos seminaristas! ¿quiénes son „ellos“? sacerdotes y laicos. Después, Monseñor tuvo accesos de desaliento y fue tentado de detener el seminario en los primeros años de su fundación. ¿Quién lo empujó a continuar? Sus seminaristas. Esto para demostrar que algunas veces, es a los subordinados a quien les toca tomar la iniciativa de las operaciones. Además, Monseñor Lefebvre pudo haber dicho que esperaría a ser impulsado por los cardenales para fundar Ecône. Pues no lo hizo. La jerarquía dimitió y él tomó la iniciativa. Siendo fuertes estos ejemplos, no tengan ningún escrúpulo.

Hablen, ese es vuestro deber como pastores de almas. Cuando ustedes hablen, publiquen lo que ustedes dicen. Es muy importante. Tenemos necesidad de escuchar y de leer en todas las lenguas las palabras vigorosas y claras. Envíen vuestros artículos y vuestros sermones (documentos, mp3 o videos) para publicarse en alguno de los sitios de la resistencia señalados aquí abajo. En vuestra propia congregación, ante vuestros fieles, deben reafirmar los principios del fundador de la FSSPX. Esta es la verdadera libertad de los hijos de Dios. La Verdad os hará libres.

InDominoSperavi, del blog Avecl‘Immaculée.
 (contacto : indominosperavi@gmail.com)

Con el apoyo del blog Non possumus.
(correo de contacto : npossumus@gmail.com)