English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

domingo, 15 de julio de 2018

SERMÓN DEL DOMINGO 8° DESPUÉS DE PENTECOSTÉS - P. TRINCADO (republicación)




Dice el Evangelio de hoy que los hijos del siglo (los mundanos) son más prudentes (en el sentido de astutos) que los hijos de la luz.

Enseña Santo Tomás que la astucia consiste en emplear medios simulados o aparentes para conseguir un fin bueno o malo (Suma Teológica, II-II, c. 55, a. 3) El astuto, para alcanzar el fin que pretende, utiliza el engaño, la mentira, la ambigüedad, la doblez, la simulación, la intriga. Lamentablemente hemos visto mucho de eso en el actual acercamiento a la Roma liberal y modernista por parte de las autoridades de la FSSPX.

El diablo es sumamente astuto, y también dice Santo Tomás que intentó desde el principio apartar al hombre de la obediencia [a Dios] bajo pretexto de libertad (Suma Teológica, III, c 8, a 7). En último término, ahí está el origen del liberalismo, que ha sido bautizado en el Vaticano II y hacia el cual la Fraternidad está dando actualmente un giro innegable, ¿o acaso no ha dicho el Superior General, entre muchas otras, estas escandalosas e increíbles palabras?: después de las discusiones, nos hemos dado cuenta de que los errores que creíamos provenientes del concilio, de hecho son el resultado de la interpretación que comúnmente se ha hecho de él (entrevista a CNS, 11-5-12).

Non serviam (Jer 20, 20) dijo el demonio en su rebelión, esto es, no estaré al servicio de nadie, seré libre. De ahí que para el liberal lo primero sea la libertad. Para el católico, en cambio, lo primero es la Verdad. Cristo dice “la Verdad os hará libres”. El liberal dice lo contrario: “la libertad os hará verdaderos”. Por eso la Fraternidad disminuye ante Roma la exigencia de la Verdad y aumenta la petición de libertad. Se conforma con un rincón seguro en la estructura oficial, con que se le conceda un espacio en el que pueda gozar de libertad. Las seis condiciones del Capítulo de 2012 protegen a la Fraternidad contra el establecimiento de cualquier acuerdo que sea, si las autoridades romanas no garantizan verdaderamente la posibilidad de la existencia en seguridad y de la operación en libertad a la Tradición católica (Mons. de Galarreta, entrevista de 7-4-13 publicada en «Zawsze Wierni», revista polaca de la FSSPX, mayo-junio de 2013).

El Vaticano II es una obra satánicaEs la fundación de la nueva religión humanista, la religión que rinde culto al hombre.

Dice el P. Álvaro Calderón FSSPX, en su libro “Prometeo, la religión del hombre”, que la palabra clave [para comprender el concilio] es «humanismo», pronunciada por primera vez en el siglo XIV (…), [la que] desde el comienzo se contrapuso a la palabra «cristianismo». En su origen primero, el «humanismo» es un engaño diabólico por el que Satanás nos desprecia envolviéndonos en sofismas análogos a aquellos en los que él mismo se enredó con su «non serviam». (…) El Concilio Vaticano II es el mayor -y quizás último- esfuerzo por sostener un humanismo católico que se levanta ante el cristianismo o Religión de Cristo, como la Religión del Hombre. El Concilio (…) fue una maniobra de prudencia humana llevada a cabo por una jerarquía de constitución divina, que hizo arder para los hombres el incienso que pertenece a Dios. Para el Concilio el fin de la creación y del hombre ya no es Dios, sino el mismo hombre (…) ¡Ya no es más la gloria de Dios el mayor bien del hombre, sino la gloria del hombre el mayor bien de Dios! Este es el pecado de Lucifer, que prefirió la contemplación a su propia esencia, como más perfecta imagen de la divinidad, a tener que subordinarse con toda la naturaleza en adoración al Verbo Encarnado.

El Padre Calderón es un gran teólogo, y su libro Prometeo es extraordinariamente importante porque, como ningún otro, desenmascara admirablemente al Vaticano II, demostrando lo que es: una trampa satánica y el engaño más funesto y destructivo de toda la historia de la Iglesia Católica. Sin embargo, las autoridades de la FSSPX no quieren dar a esta obra la difusión debida por temor a desagradar a los liberales y dificultar el entendimiento con la Roma apóstata.

Al respecto, el Padre Rafael Arízaga OSB relata la siguiente anécdota: Yo mismo fui testigo de esta aversión a este libro. Durante nuestro retiro de agosto del 2012 en Silver City, visité en su celda al R. P. Pflugger. Con el libro “Prometeo” en la mano le pregunté: “Padre, ¿qué opina de este libro?”. En cuanto lo vio, saltó hacia atrás en su silla como espantado, como si hubiera visto a una serpiente, y me dijo: “no es un buen libro”. Y como le indagara  acerca de la razón de su rechazo, me contestó: “a decir verdad, lo que dice este libro está bien, pero si lo presentamos a Roma, ellos nos rechazarían por extremistas”. Fue cuando me di cuenta que la verdad y la defensa de la fe ya no eran la prioridad de la FSSPX, y que algo grave estaba pasando en ella.

Y Mons. Williamson, dijo sobre este libro: Está en español, fue traducido al francés, pero llegaron órdenes de arriba de que no fuera publicado por la Fraternidad en francés. La traducción ya está lista, está ahí, quizá hasta lo llevaron a la imprenta y… ¡luz roja!, porque no quieren que el concilio sea condenado y no quieren que Benedicto XVI sea condenado tampoco. Para la Fraternidad esto es una locura. Peor que una locura: es un suicidio, es el suicidio de la FSSPX. Es como comprar un perro guardián y amordazarlo en la noche para que no ladre (conferencia de Bristol n° 8, año 2012).

"Es un suicido, el suicidio de la FSSPX". Que por la intercesión de la santísima Virgen María, Dios nos libre del liberalismo, del Vaticano II, y de las autoridades indulgentes con las trampas y mentiras que sabemos provienen del diablo.