English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

jueves, 5 de julio de 2018

A UNA SEMANA DEL CAPÍTULO GENERAL, INFLUYENTE PERIODISTA ALEMÁN PUBLICA ARTÍCULO FELLAYCISTA

Ring-Eifel entrevistando al archimodernista Card. Marx

Ludwig Ring-Eifel (57) es el redactor jefe de Agencia Católica de Noticias (KNA) desde el 2005. Es también autor de varios libros. El más reciente de ellos es “Entrevistas del Papa Francisco” (2016). En este artículo, no disimula sus simpatías hacia Mons. Fellay


El Obispo suizo Bernard Fellay, heredero de Monseñor Lefebvre

Por Ludwig Ring-Eifel


FUENTE  (hemos subrayado ciertos pasajes)

A mediados de julio de 2018 será elegido el nuevo Superior General de la Fraternidad Sacerdotal de San Pío X (FSPX). El suizo Bernard Fellay, ordenado en 1988 por Mons. Marcel Lefebvre, ya tiene dos mandatos al frente de la Fraternidad. ¿Será elegido para un tercero?
En 1988, cuando Mons. Marcel Lefebvre, en ruptura con Roma, quiso asegurar su sucesión ordenando cuatro obispos en Ecône, en el Valais. Este gesto marcó la ruptura con Roma y provocó la excomunión de la Fraternidad Sacerdotal de San Pío X (FSSPX). Entre los obispos consagrados por Mons. Lefebvre, el más joven tenía apenas 30 años: el valesano Bernard Fellay. Esta ordenación episcopal fue hecha en contra de la voluntad del Papa y por lo tanto fue sancionada por Roma.
Bernard Fellay fue el más dotado lingüísticamente y el más inteligente de los cuatro nuevos obispos tradicionalistas. Lógicamente, en 1994, tres años después de la muerte de Mons. Lefebvre, fue elegido Superior General de la FSSPX, que siguió creciendo en todos los continentes a pesar de las excomuniones. Desde entonces, ha dirigido la Fraternidad durante dos mandatos de 12 años, con un total de 24 años. Queda por ver si el Capítulo General lo elegirá superior por tercera vez a mediados de julio. El juego está abierto.
Un balance impresionante
El número de sacerdotes activos y futuros sacerdotes ha crecido, bajo el liderazgo de Mons. Fellay, a más de 600 sacerdotes y más de 200 seminaristas en el mundo. El Obispo valesano ha hecho varias concesiones a los Papas sucesivos desde que entró en la Basílica de San Pedro en Roma en el Año Santo 2000, durante una espectacular peregrinación con cientos de seguidores. Gradualmente se fue acercando a Roma.
El Papa Benedicto XVI fue con el que se sintió más cercano: en 2007, el Pontífice alemán aceptó de nuevo la celebración de la Misa Tridentina en latín en todo el mundo, y en 2009, levantó la excomunión a petición de Mons. Fellay.
Desde entonces, el estatus eclesiástico de la FSSPX ha estado en una zona gris entre la separación y la reunificación. El Papa Francisco desdibujó aún más esta frontera permitiendo a los sacerdotes de la Fraternidad administrar el sacramento de la confesión y asistir a los matrimonios católicos. Al mismo tiempo, sin embargo, la brecha en la teología dogmática y moral se ha ampliado aún más.
Ahora bien, el proyecto de la Iglesia Romana de admitir a la comunión a los católicos divorciados y casados de nuevo, o a los cónyuges protestantes de católicos, como se ha propuesto recientemente en Alemania, muestra una vez más, desde el punto de vista de Mons. Fellay y de sus amigos, los "falsos caminos" que la Iglesia Católica ha tomado adaptándose a la modernidad y al "neoprotestantismo".
Acusaciones contra Roma
Cuando Mons. Fellay critica estos sucesos, raramente lo hace con estruendo. Esta tarea la deja a los cofrades más orientados a la polémica. El suizo prefiere persevera y defender su visión de las cosas: para él, no es la FSSPX la que se ha alejado de la Iglesia romana, sino Roma la que, desde el Concilio Vaticano II (1962-1965), se ha alejado cada vez más de su propia doctrina y tradición secular.
Por esta razón, Mons. Fellay co-firmó una "corrección fraterna" con numerosos teólogos e intelectuales más o menos eminentes en septiembre de 2017. En esta amonestación pública, el Papa Francisco es llamado a revocar las presuntas herejías vinculadas a la comunión en favor de los divorciados y de los que se han vuelto a casar.
Reconocimiento del papa
En su exposición de motivos, Mons. Fellay explica: "Por cada fibra de nuestro ser, estamos conectados con Roma, que es la madre y maestra. No seríamos romanos si rechazáramos sus 2000 años de enseñanza. Todo lo contrario. Nos convertiríamos entonces también en los artesanos de su destrucción, con una situación moral peligrosamente basada en una teología ablandada".
A pesar de las crecientes diferencias teológicas, Mons. Fellay insiste en el reconocimiento del Papa. Un Papa cuya imagen se exhibe también en la sede central de la Fraternidad. Así, el Superior General aparta fuertemente a sus tropas de los tradicionalistas más extremistas. Mientras tanto, éstos últimos han creado, bajo el impulso del antiguo obispo de la FSSPX Richard Williamson, una "comunidad sacerdotal Marcel Lefebvre", con la participación de sus propios obispos, excomulgados.

DIME QUIÉN TE ALABA (UN INFLUYENTE LIBERAL, EN ESTE CASO) Y TE DIRÉ QUIÉN ERES