English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

lunes, 24 de noviembre de 2014

¿ESTÁ VACANTE LA SEDE?.- POR EL R.P. DOMINIQUE BOULET.- PARTE 10

Tomado de Biblia y Tradición.

Traducción de Alejandro Villarreal.
7. La verdadera naturaleza del Magisterio Infalible:
7.1. ¿Es concebible que podamos encontrar alguna herejía en algún documento del Magisterio?
Un estudio superficial de los teólogos que han tratado el problema de un papa hereje nos llevaría a obtener una respuesta negativa a esta pregunta. Visto con la lente sedevacantista, la conclusión sería que la existencia de herejías en el Magisterio de Juan Pablo II es otra prueba de que él no es papa y que todo ese Magisterio es nulo e inválido. Sin embargo, es un hecho que todos los autores quienes han estudiado la posibilidad de un papa hereje sólo imaginaron la posibilidad de un papa hereje como persona privada [32], y consideraron el asunto de una posible herejía en un documento oficial del Magisterio como algo imposbile, como lo registra Xavier de Silveira [33]. Según lo cual, en su artículo sobre la Infalibilidad del papa, Dublanchy dice que no puede concluirse que, debido a la Infalibilidad, el papa nunca podría caer en herejía como doctor privado [34].
7.2. ¿Falible o infalible?
Sólo recientemente, después de la definición de la Infalibilidad del Vaticano I, el tema de la infalibilidad del Magisterio Ordinario había sido incluido dentro del debate teológico. Es muy importante aclarar muchas ideas sobre la naturaleza del Magisterio Infalible del papa. Permítanme recomendarles el libro Pope or Church (Papa o Iglesia) [35], el cual contiene dos ensayos sobre la Infalibilidad del Magisterio Ordinario. Este libro fue resumido en un artículo publicado en enero de 2002 de la revista SiSi NoNo:
Necesitamos ideas muy claras sobre esta cuestión, debemos evitar el hundimiento hacia la izquierda o la derecha, ya sea por el espíritu de rebelión o, por otro lado, por una obediencia servil e inapropiada.
El serio error que está detrás de muchos desastres actuales es la creencia de que el ‘Auténtico Magisterio’ no es otro más que el ‘Magisterio Ordinario’. Es muy importante contar con el apropiado entendimiento de lo que es infalible y lo que no lo es en las enseñanzas del papa. Xavier de Silveira dice que no podemos excluir la existencia de una posible herejía en un documento pontificio no-infalible [36]. Fr. Le Floch, superior del Seminario Francés de Roma, anunció en 1926:
La herejía que hoy está naciendo se volverá la más peligrosa de todas: la exageración del respeto debido al Papa y la ilegítima extensión de su infalibilidad.
Uno de sus estudiantes fue nada más y nada menos que el futuro Arzobispo Marcel Lefebvre.
7.3. El caso del Magisterio Conciliar:
Existe también un artículo muy completo de Fr. Álvaro Calderón de la FSSPX publicado en Le Sel de la Terre [37]. El Padre Calderón revisa las condiciones requeridas para la Infalibilidad del Magisterio Ordinario. El concluye que el Magisterio conciliar (Vaticano II y postconciliar) no está cubierto por el carisma de la infalibilidad.
Tanto en el campo del Magisterio Ordinario y el Extraordinario, las autoridades conciliares y postconciliares no desearon enseñar con infalibilidad. ¿Por qué? Habiendo sido infectados de Liberalismo, las dichas autoridades se negaron a utilizar el carisma extraordinario y previnieron que el Magisterio Ordinario fuese Universal, y así previniendo que fuese infalible. Esta es la razón por la que el Magisterio conciliar no es infalible, y no podría serlo de ninguna manera en tanto que las autoridades conciliares no se aparten del liberalismo.” [38]
Recordemos que tanto el Papa Juan XXIII como el Papa Pablo VI no desearon que el II Concilio Vaticano fuese dogmático, y que así no realizara declaraciones infalibles, sino que fue un Concilio Pastoral que pretendió ponerse a tono con las necesidades del hombre moderno. Tal temor de utilizar el carisma de infalibilidad es típico de la actitud liberal. El Arzobispo Lefebvre habló sobre el liberalismo del Papa Pablo VI:

El liberalismo de Pablo VI, reconocido por su amigo el Cardenal Daniélou, es suficiente en sí para explicar los desastres de su pontificado. El Papa Pío IX en particular habló muy frecuentemente sobre los católicos liberales a quienes él consideraba como los demoledores de la Iglesia. El católico liberal es ambiguo y vive en un mundo de continua auto contradicción. Mientras que le gustaría permanecer siendo católico, está poseído de una sed por complacer al mundo. Afirma su fe débilmente, temiendo aparecer muy dogmático y como resultado de sus acciones es su semejanza a aquellos enemigos de la Fe católica. ¿Podría un papa ser liberal y seguir siendo Papa? La Iglesia siempre ha reprimido con severidad a los católicos liberales, pero ella no siempre los ha excomulgado.” [39]