English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

lunes, 8 de febrero de 2016

BOLETÍN N° 2 DEL SEMINARIO DE LA USML

Palabras de Mons. Faure


Estimados amigos y benefactores:

San Bernardo, para alentarse en el ejercicio de las prácticas monásticas, se decía frecuentemente a sí mismo: “¡Bernardo, Bernardo! ¿Por qué viniste a la soledad? Bermarde ad quid venisti?” Pregunta que puede plantearse un seminarista ¿Por qué has venido al seminario y has renunciado al mundo? ¿No es para ser enteramente de Dios y para convertirte en un hombre espiritual?

Los siete seminaristas del Seminario san Luis María Grignion de Monfort que se comprometen en este segundo trimestre y en la vigilia de su toma de sotana, aunque no escogieran la excelencia del estado religioso, tienen la oportunidad de pasar una gran parte de sus días en el Convento dominico de La Haye aux Bonshommes para adquirir allí una sólida formación tomista: doctus cum pietate, que les permitirá, siguiendo el ejemplo de sus profesores, de permanecer fieles al combate de la Fe que fue el de Mons. Lefebvre y resistir contra el ataque liberal que lleva adelante la Jerarquía y lleva hacia la apostasía general anunciada por San Pablo (II Tes. II, 3 – II Tim. IV, 3), y por Nuestro Señor mismo: “Encontraré todavía Fe sobre la tierra?” (Luc. 18, 8), apostasía cuyo último signo es este video escandaloso presentando los votos del papa Francisco, según el cual los adeptos de todas las religiones son hermanos.

Nuestro Señor dijo, por el contrario, a los fariseos: “Ustedes tienen como padre al diablo, el padre de la mentira” (Juan VIII, 44). Los hijos del Diablo que degüellan a los hijos de Dios no son sus hermanos sino sus verdugos.

Quiera el cielo conservar estas generosas vocaciones sacerdotales en este espíritu de Fe y de Caridad integral que se manifiesta en el mártir, para resistir a esta apostasía general.

Les aseguramos nuestras oraciones y los bendecimos paternalmente,

Mons. Jean Michel Faure.


Un seminario en medio de la tempestad

Nosotros evocábamos en el pasado boletín (n° 1) el aspecto providencial de la fundación del seminario San Luis María

Parece en efecto que los elementos se dispusieron discretamente para asegurar la supervivencia de un verdadero sacerdocio católico cuando los últimos bastiones de la cristiandad se derrumban bajo los golpes repetidos y sabiamente organizados por la contra iglesia.


En el orden civil asistimos a la disolución de las naciones por una inmigración salvaje financiada y planificada por las organizaciones mundialistas.

En el dominio religioso, el papa continúa con más audacia su quimera ecuménica y aprovecha su pseudo jubileo para introducir a los ingenuos y los liberales a esta espiral infernal.

Los superiores de la FSSPX no han escapado a este derrumbamiento pues hace apenas unas semanas Mons. Fellay pedía a Roma “ser reconocidos tal cual somos” y el P. Schmidberger confesaba honestamente a un periodista que la FSSPX estaba en un proceso de “normalización” que debe desembocar muy próximamente en una estructura canónica de tipo prelatura personal. La traición ya es más que evidente.

Pero eso no es lo más grave. La historia de Nuestro Señor y de su Iglesia está hecha de traición. Lo más grave es que nosotros asistimos a una especie de derrumbe espiritual de un cierto número de católicos de la tradición que parecen abandonar el buen combate para seguir silenciosamente esta política suicida de ralliement con esta Roma modernista. Muchos son conscientes de ello y ven perfectamente a dónde los llevan sus superiores pero la fuerza, el espíritu de sacrificio y las convicciones faltan; recientemente un sacerdote que prefiere no tener problemas con sus superiores confesaba tristemente: “nosotros estamos dentro de la tormenta, nosotros sufrimos en silencio”. Este sacerdote olvida indudablemente que cuando llega la tormenta, la víctima no puede escaparse… Pero este no es el caso aquí: es la debilidad de la voluntad que aprisiona las víctimas. Si los sacerdotes que han sido formados en Econe hablan y piensan así… ¿cómo pueden reaccionar los fieles? Todos nosotros sabemos que la reacción tradicional mundial en los años 70 sólo fue posible y durable debido al sacrificio de los valientes sacerdotes que prefirieron perder todo antes que traicionar su vocación. Quisiéramos recordar a los sacerdotes de la FSSPX que Mons. Lefebvre abandonó su congregación con un pequeño veliz y algunos libros solamente… ¿qué diría él al ver a sus sacerdotes gemir, evadirse para ilusionarse en espera de días mejores.

Pero Dios obra y reina a pesar de sus adversarios y el no abandonará su Iglesia totalmente entre sus manos sacrílegas. Es así que Nuestro Señor no permitió que manos profanas y sacrílegas se apoderaran de su divino cuerpo cuando el sacrificio del Calvario estuvo consumado. La tradición reporta que el cuerpo del Salvador fue delicadamente descendido de la Cruz por San Juan, Nicodemo y José de Arimatea y entregado a su Madre. Esto es lo que pasa en esta agonía del cuerpo místico de Nuestro Señor. El buen Dios permite esta persecución, esta confusión de las inteligencias (¡incluso las brillantes!) y estas penosas traiciones de las almas consagradas desde el concilio Vaticano II, pero Él suscita al mismo tiempo algunas almas para manifestar que Él sigue siendo el Amo hasta en los detalles de la persecución. ¿Qué hombre de fe podrá dudarlo? ¿Quién osará decir hoy en día que Mons. Lefebvre no fue la respuesta del Cielo a la traición de Paulo VI? ¿Quién osará decir que la fundación del seminario supuestamente salvaje de Ecône no fue verdaderamente providencial? ¿Quién osará decir entonces que la resistencia concreta y visible al ralliement y el nacimiento de una obra de formación sacerdotal no es providencial?

Ciertamente que las obras de Dios frecuentemente son en apariencia frágiles y precarias pues Dios no quiere que los hombres se enorgullezcan y se apropien del éxito de la obra divina. Y es por eso que, conscientes de nuestra pequeñez y debilidad, consagramos esta obra sacerdotal a Nuestra Señora el 8 de diciembre pasado para que la Virgen del apocalipsis sostenga entre sus manos este seminario en medio de la tempestad, y que Ella forme de esta manera santos sacerdotes según el Corazón de Dios.

P. Mattieu Salenave


Cartas de agradecimiento y apoyo

… Sírvase encontrar adjunto una donación de… para ayudar al seminario. Estén seguros de nuestras oraciones por esta obra naciente, por este navío de la Esperanza y por todas las vocaciones…
… Que el Niño Jesús proteja esta bella obra: sacerdotes y seminaristas. Es lo que les deseo al umbral de este nuevo año…
… De parte del Sr. Y la Sra… Sírvase recibir esta modesta donación acompañada de nuestras humildes oraciones, por la magnífica obra de la formación de santos sacerdotes. Que sean colmados de celo y de valor por el reino de Nuestro Señor Jesucristo con la asistencia de la Santísima Virgen María.
… Donación de… para ayudar a nuestros futuros sacerdotes a retomar y continuar el buen combate de la Fe a ejemplo de Mons. Lefebvre, para el honor y gloria de Dios.
…Por principio, les agradezco sus oraciones, yo pertenezco con todo mi corazón a la Unión Sacerdotal, yo no puedo ayudar financieramente, pero estén seguros de mis oraciones.
…Adjunto encontrarán una limosna para el seminario San Luis María Grignion de Montfort con la que felizmente puedo ayudar…
…Que el Buen Dios se digne recompensar su devoción ejemplar, en gracias, y les conceda pasar una santa fiesta de Navidad.
…Los alentamos a ustedes así como a todos los seminaristas para la continuación de su acción tan benéfica… Les rogamos creer en nuestras fieles oraciones por el seminario…


Breve crónica del seminario

6 de diciembre: Visita de los Amigos del Sagrado Corazón al seminario para una reunión de preparación para su campamento de invierno.
8 de diciembre: Fiesta de la Inmaculada Concepción, por primera vez celebramos una misa cantada en el seminario sobre el altar completamente restaurado por lo seminaristas en la víspera. Después del sermón, el seminario se consagró al Corazón Inmaculado de María. Por la noche, participamos en la misa solemne organizada como cada año por los Dominicos de Avrillé en los graneros San Juan en Angers, seguida de la procesión con velas en el centro de la ciudad de Angers. La llegada de la procesión se hizo a los pies de la catedral donde la estatua de la Santísima Virgen fue saludada (pequeño guiño de la Providencia) por las campanas de ésta, sonando a todo vuelo (desgraciadamente nos dimos cuenta demasiado tarde que éstas últimas sonaron no en honor de la Inmaculada, sino para celebrar la apertura del año de la “misericordia”…)
16 de Diciembre: Peregrinación a Pontmain (lugar de aparición de la Santísima Virgen en 1871) durante todo el día. Fuimos acogidos por generosos benefactores con quienes compartimos la comida y visitamos el santuario.
Luego, a fin de mediodía, fuimos a Fougéres para recogernos ante Nuestra Señora de Marais en la magnífica iglesia Saint Sulpice, y pasearnos en la hermosa villa medieval, cerca del castillo.
21 de Diciembre: Fin de cursos y regreso de Mons. Faure después de su viaje a América del Norte.
22 de Diciembre: Con ocasión de la fiesta de Navidad, un generoso benefactor ofreció al seminario una reliquia de San Luis María Grignion de Monfort.
Del 26 de Diciembre al 5 de enero: Vacaciones (beinvenidas) para todo el seminario.
7 de enero: Reinicio de cursos.
16 de enero:  Por la tarde, conferencia muy interesante del Sr. Francois Xavier Peron organizada en Angers, sobre el tema de su libro: “El sínodo de la familia o la revolución del papa Francisco”.
22 de enero: Fin del curso y principio de las revisiones para los exámenes del 1er. semestre que tendrán lugar el 1 y 2 de febrero.
5 de febrero: Los seminaristas toman la sotana en este primer sábado de mes.
9 de febrero: Salida de los seminaristas al Mont Saint Michel.