English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

sábado, 13 de febrero de 2016

OBEDIENCIA AL MENSAJE DE NUESTRA SEÑORA: EL ÚNICO REMEDIO PARA LOS GRANDES MALES ACTUALES


Queda poco tiempo. Si seguimos dilatando la obediencia al mandato del Cielo para la Consagración de Rusia, la inminente tragedia de la guerra, la “aniquilación de naciones”, y los sobrevivientes “envidiando a los muertos”, nos sucederá. Estamos ahora al borde de lo que pude ser el desastre final de la gran mayoría de la humanidad. La próxima gran guerra puede ser más devastadora que cualquier otra cosa que la humanidad haya experimentado –y más terrible que lo que podamos imaginar. La obediencia al Mensaje de Fátima es nuestra única esperanza, y la única solución a los grandes males actuales, pero el tiempo se acaba. Debemos actuar ahora, y rápido, para cumplir el pedido de Nuestra Señora de Fátima. (“Solo Ella puede ayudarnos”, Fátima Center).

¿Hay algo que los sacerdotes y laicos puedan hacer? Hay dos cosas. La primera es rezar, especialmente la oración que Nuestra Señora ha estado pidiendo casi en todas las ocasiones donde Ella ha intervenido, y esta es el Santo Rosario. Quince Misterios diarios son para muchos adultos mucho más fácil de lo que piensan, y son tres veces más efectivos que cinco Misterios diarios.
La segunda cosa que los sacerdotes y laicos pueden hacer es cumplir los pedidos de Nuestra Señora es confesarse, comulgar, rezar un Rosario de cinco Misterios y quince minutos de meditación cada primer sábado del mes. Si tan solo suficientes católicos hicieran lo que Nuestra Señora pidió, Ella podría obtener de su Hijo la gracia necesaria para que el Papa y los Obispos realicen la Consagración de Rusia.
Hasta que se haga esta Consagración tal como Dios la pidió a través de Su Madre, la ola creciente de maldad no puede ser detenida. Que Dios bendiga a todas las almas que rezarán, aunque sea poco pero constante e insistentemente, para que se lleve a cabo la Consagración de Rusia. Ésta se realizará, Nuestro Señor lo dijo en 1931, pero será tarde. ¡Por la devoción de las almas católicas, que suceda lo más pronto posible! (Monseñor Williamson)


¡Únase a los 13 meses de oración por la Consagración de Rusia al Inmaculado Corazón de María! Visite el sitio: https://rosarioperpetuo.wordpress.com/acerca-de/