English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

viernes, 22 de enero de 2016

MONS. FELLAY: INCREÍBLES PALABRAS SOBRE FRANCISCO, EL GRAN DESTRUCTOR DE LA IGLESIA


"TENEMOS AL PAPA, YO DIRÍA, DE NUESTRO LADO"

Mons Fellay, exultante, hablando de "nuestro querido Santo Padre"


FUENTE Nota: El título del video dice "conferencia de prensa", pero eso es falso porque no hubo miembros de la prensa, sino sólo James Vogel, director del Angelus Press, de la FSSPX. Al final, el mismo Vogel invita "a los que pagaron" (!) a la reunión de "conozca y salude" a Mons. Fellay. 

Palabras de Mons Fellay desde 1:14:12: 

Algunas veces nuestro querido Santo Padre dice cosas que pueden ser realmente decepcionantes, sin embargo, en otras ocasiones ha sido muy claro en estos puntos, muy claro: “no recibirán perdón de los pecados si no se arrepienten, si no tienen contrición de los pecados”. Es muy claro.

Pregunta: Hablando del Papa Francisco, la jurisdicción delegada que fue concedida a los sacerdotes de la FSSPX en el motu proprio acerca del “Año de la Misericordia”, ¿es un signo de que el Santo Padre quiere resolver el estatus canónico de la Fraternidad?

Eso creo. No es una delegación. Es el poder ordinario de escuchar confesiones. Comúnmente estos poderes son dados a los sacerdotes por el obispo. El obispo local da la misión a los sacerdotes para escuchar confesiones. Nosotros lo obtuvimos directamente del Papa, por encima de los obispos. Es algo muy especial. Es raro. Él puede hacerlo. Y diría que hay elementos más raros, pero si usted es lógico, tiene que concluir que el hecho que el papa haya dado a todos los sacerdotes de la Fraternidad este poder ordinario de confesar, significa, al mismo tiempo, que ha removido cualquier clase de sanciones (*). Ambas no pueden ir juntas. Si un sacerdote está suspendido tiene precisamente prohibido escuchar confesiones, no tiene poder de absolver, entonces cuando el papa dice "les doy este poder", al mismo tiempo él debe haber removido la posible. Nosotros cuestionamos eso, pero ellos en la Iglesia afirman que tenemos alguna sanción. 

No pueden estar juntas las dos. Es interesante. Y creo que es razonable pensar que si el Santo Padre hizo este gesto es porque tiene algo en mente. No puede ser algo que viene de la nada. Otra vez, es difícil de explicar porque por un lado él hace tantos reproches a la gente que insiste en la doctrina, a la gente que no quiere que las cosas cambien -incluso muy duras palabras, las últimas fueron muy duras- pero al mismo tiempo y cuando las dice hasta pensamos que son para nosotros (ríe), pero debo decir que no estoy seguro. Me lo pregunto. En Roma me dicen: "no sabemos" (ríe) ¡Es loco! me dicen "no lo tome a mal, -me dicen los prelados- tal vez se está dirigiendo a los americanos conservadores" ¡No lo estoy inventando: es real! Al mismo tiempo que culpa a los que tienen esta actitud tradicional, no hay ninguna duda que se ha involucrado muy personalmente en nuestro caso. Nos conoce de cerca. Y la manera que se comporta hacia nosotros nos hace pensar que es simpatía. Parece contradictorio, no puedo explicar más que eso. Realmente yo esperaba una condenación pero es lo contrario que está sucediendo. 

Él nos conoce desde Argentina. Tuvimos que ver con él por el problema del Estado. (...) Los izquierdistas usaban ese concordato contra nosotros. El superior de Distrito fue a ver al entonces Cardenal Bergoglio y le explicó el problema, y el Cardenal Bergoglio dijo "Oh, no hay problema ¡Ustedes son católicos, no cismáticos, los voy a ayudar!" Y lo hizo. Le envió una linda carta al gobierno a nuestro favor, pero el Gobierno recibió una nota contraria del Nuncio. Esa era la situación cuando fue elegido papa. Nuestro problema no había sido resuelto. 

Le dieron el libro de la vida del Arzobispo, el grande, el gordo, ¡Él lo leyó dos veces! No se hace eso si no se tiene interés. Entonces estaba interesado en su vida. Y debo decir: yo creo que tiene simpatía. 

Dice frecuentemente que se cuide de la periferia. Constantemente está diciendo que se cuide de la periferia, de la gente, y nosotros hacemos eso. Nosotros estamos bastante en movimiento, nosotros corremos tras las almas, tratamos de ayudarlas y es muy seguro que esté contento con eso. Tal vez no esté contento con todo, pero sí con este hecho de que somos activos, que cuidamos de las almas. 

Sólo para mostrarles esta personalidad tan difícil, le dijo a nuestro sacerdote: si quieren que sus hijos pierdan la fe, mándenlos a nuestras escuelas. Esto significa que él sabe muy bien lo que está pasando. (...) significa que conoce el problema, sabe que hay grandes problemas en la Iglesia, incluso si no habla mucho acerca de ellos. 

Y bueno, yo no tengo todas las respuestas, sólo se ven todas estas piezas en su personalidad. No se puede poner en una u otra categoría pues se equivocarían, es tan impredecible... es realmente sorprendente. [Nota del Blog: SEGÚN MONS. FELLAY, DADA LA IMPREVISIBILIDAD DE FRANCISCO, NO SE PUEDE PONER A ÉSTE EN LA CATEGORÍA DE "MODERNISTA" NI DE "LIBERAL", NI DE "ESCANDALOSO", NI DE "DEMOLEDOR DE LA IGLESIA Y DE LA FE" (COMO ACOSTUMBRAMOS CALIFICARLO ACÁ), NI EN NINGUNA OTRA QUE NO SEA LA DE "IMPREVISIBLE" Y "SORPRENDENTE" (!!!). 
ESTA ES UNA IDEA QUE MONS. FELLAY HA REITERADO. NO SE TRATA DE PALABRAS IRREFLEXIVAS DICHAS AL PASAR (ver, por ejemplo, acá). 
POR ELLO, MONS. FELLAY SE PONE A SÍ MISMO EN LA CATEGORÍA DE LOS "PRELADOS LIBERALES, COBARDES Y DIPLOMÁTICOS" QUE, MEDIANTE SU CRIMINAL COMPLICIDAD CON LOS LIBERALES Y MODERNISTAS QUE USURPAN LOS ALTOS CARGOS EN LA JERARQUÍA, HACEN POSIBLE LA RUINA DE LA IGLESIA. 
AMBOS, FRANCISCO Y MONS. FELLAY, ENTRAN EN LA CATEGORÍA DE LOS "TRAIDORES", EL PRIMERO POR LO QUE VEMOS A DIARIO Y EL SEGUNDO POR PRETENDER PERMANECER NEUTRAL ANTE EL PEOR PAPA DE LA HISTORIA DE LA IGLESIA]

Cuando fue (elegido) papa, le preguntamos si podía nominar un obispo en Argentina para resolver el problema, y dijo sí, sí, este obispo soy yo. Sí, como papa, tomó esto personalmente, realmente personalmente. Hasta el punto en que cuando sucedió la cosa, cuando fuimos reconocidos como organización católica por el Estado, gracias a una carta del cardenal, del nuevo cardenal de Buenos Aires; el Vaticano dijo "nosotros no tenemos nada que ver, no fue el Vaticano, es una persona, el papa". Fue realmente el mismo papa quien lo hizo personalmente. 

Entonces, es difícil expresar esto, pero hay un vínculo cercano con el papa, ustedes no pueden imaginar el acceso que tenemos, el fácil acceso que tenemos con el papa. No lo usamos, a veces lo hacemos por estas cuestiones administrativas, pero tenemos acceso directo al papa. 

(...) Entonces ¿vamos a ser reconocidos sí o no? Francamente, no tengo idea ¿y por qué? Por el estado de la Iglesia. Porque incluso en Roma tienen gente que quieren nuestra muerte, nuestra condenación, y lo decimos, por ejemplo, tenemos una respuesta a los fieles por parte del Secretario de Estado, en septiembre, y dice que somos cismáticos y al mismo tiempo el papa dice: "no son cismáticos, son católicos"; se negó a excomulgarnos y nos dio el poder de confesar. Entonces hay gente en el Vaticano, unos tienen una respuesta y otros una contradictoria, y a este problema me he enfrentado desde 2009, no es nuevo, pero es cada vez peor. Pero lo gracioso es que tenemos al papa, diría, de nuestro lado, y hay otras instancias en Roma que se oponen totalmente, y al final uno se pregunta ¿quién ganará en el Vaticano? ¿Quién es el que ganará? ¿el papa o los otros? y siento mucho decirlo, pero no lo sé. Es una situación absolutamente increíble. 

(...) Y hay otros que dicen "la Iglesia los necesita". Cardenales, varios cardenales me dijeron "la Iglesia necesita a la Fraternidad para salir de esta lucha". Es increíble, ese es precisamente el misterio de la Iglesia. Una situación increíble. 
______________________

(*): De conformidad a la posición oficial del Vaticano, todos los sacerdotes de la FSSPX están suspendidos a divinis