English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

domingo, 10 de enero de 2016

LA EVOLUCIÓN DE LA FSSPX



1991: NO HAY ACUERDO SIN CONVERSIÓN DE ROMA.
“Es pues un deber estricto, para todo sacerdote que quiere permanecer católico, el separarse de esta Iglesia conciliar, mientras ella no reencuentre la Tradición del Magisterio de la Iglesia y de la Fe católica”.
(Mons. Lefebvre, Itinerario Espiritual, 1991)


2006:
 NO HAY ACUERDO SIN CONVERSIÓN DE ROMA. 
"Los contactos que la FSSPX mantiene esporádicamente con las autoridades romanas tienen por único objetivo ayudarlas a recuperar la Tradición... y no se dirigen a llegar a un imposible “acuerdo” puramente práctico." 
(Cor Unum n° 85, octubre de 2006)



SIN CAMBIOS ENTRE 1991 Y 2006, PERO ESPEREN A VER...


2012: HAY ACUERDO SIN CONVERSIÓN DE ROMA SI ÉSTA ACEPTA SEIS CONDICIONES.
"Condiciones sine qua non que impone la Fraternidad y que declara de las autoridades romanas antes de considerar un reconocimiento canónico:
1.- Libertad de guardar, transmitir y enseñar la sana doctrina del magisterio constante de la Iglesia y de la verdad inmutable de la Tradición divina; libertad de defender, corregir, reprender incluso públicamente los fautores de errores o novedades del modernismo, del liberalismo, del Concilio Vaticano II y sus consecuencias;
2.- El uso exclusivo de la liturgia de 1962. Conservar la práctica sacramental que tenemos actualmente (incluyendo las órdenes, confirmación y matrimonio)
3.- Garantía de al menos un Obispo.
Condiciones deseables:
1.- Tribunales eclesiásticos propios en primera instancia.
2.- Exención de las casas de la FSSPX en relación a los Obispos diocesanos.
3.- Comisión Pontifical en Roma para la Tradición en dependencia del Papa , con una mayoría de miembros y presidencia de la Tradición."
(Carta Circular del Secretario General de la FSSPX de 18 de julio de 2012).


2015: HAY ACUERDO SIN CONVERSIÓN DE ROMA SI ÉSTA ACEPTA UNA SOLA CONDICIÓN.
"Lo que hago ahora es de decir a Roma: la única, la condición sine qua non para aceptar un reconocimiento, es que nos acepten como somos." 
(Mons. Fellay, conferencia a los fieles en Brasil, noviembre de 2015).

***
"Sea vuestro hablar: sí, sí o no, no; pues lo que pasa de esto, procede del maligno" (Mt 5, 37)