English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

jueves, 31 de octubre de 2013

UNA NUEVA REVISTA PARA UNA NUEVA FRATERNIDAD

SYLLABUS.-



Dijo el modernista Francisco, en una de sus tantas parrafadas vertidas con desenfado a los periodistas del mundo que aplauden su discurso moderno y acariciante para sus oídos, que la Iglesia necesita de mayor presencia femenina. Hasta habló de elaborar una “teología de la mujer”.

En correspondencia con esta nueva iniciativa bergogliana, la Nueva Fraternidad, a través de su renovada revista, ha decidido imprimirle a su publicación un perfil más femenino, dándole más participación a las mujeres. Así es como de seis articulistas, tres son mujeres, dos de ellas laicas.

Acaso porque ya no se publican notas de combate doctrinal, ni tampoco de actualidad eclesial (“Ecclesia dei Afflicta”, ¿se acuerdan?), la revista del Distrito América del Sur recurre a artículos de piedad –que acompaña con imágenes pueriles-, a artículos de psicología tomados de un libro accesible y que se vienen reproduciendo desde hace varios meses, y, en general, notas destinadas a un público que podría considerarse una familia típica de los años ’50, muy pero muy lejos de toda especulación apocalíptica, muy lejos del tronar del combate por la fe que se hace cada día más difícil.

Frente a un super-revolucionario ocupando la sede de Pedro en Roma, la revista prefiere ir a lo obvio: un artículo sobre el Che Guevara, alguien de quien según parece los tradicionalistas hasta ahora no sabían nada, o dudaban incluso si se trataba o no de un héroe contemporáneo. Lo cual se refrenda en la obviedad de la portada: la revolución y el odio a Dios en una imagen muy clara, pero que no puede reducirse a predicar acerca del más famoso revolucionario. A ellos sumémosle el editorial penoso de un Padre Bouchacourt que no hace más que caer en contradicciones, como elartículo de Non Possumus deja bien asentado.

En definitiva, de un instrumento de conocimiento para el combate antiliberal y en defensa de la Tradición (como alguna vez lo fue, como también las revistas Roma oTradición Católica), la revista se ha reducido –no ahora, claro está, pero aquí ha llegado a lo que quiere el nuevo “branding” comercial contratado- a buscar la conformidad de, en especial, la mujer “conservadora”. Esto nos hace pensar en un aspecto que refería el Padre Castellani acerca de los fariseos: Despreciaban altamente a las mujeres; y eran seguidos por muchas mujeres, cosa curiosa. Dice Josefo que hacían su agosto entre las damas ricas, y eran reverenciados por el mujerío. Hay una tendencia en la mujer a inclinarse al que la maltrata. Pero esa tendencia más bien morbosa no explica todo el caso. Lo más probable es que el mujerío vulgar respetase a los fariseos por simple religiosidad. Dicen que la mujer es más religiosa que el varón. No es verdad, propiamente hablando. Pero la mujer necesita más de la religión exterior, segura, codificada, representada y socializada. Y eso eran los fariseos." ("Cristo y los fariseos").

Los nuevos fariseos de la Nueva Fraternidad, se complacen en fijar bien ante la vista sobre todo de la feligresía mujeril, estas cuestiones exteriores que brindan tanta seguridad, para ellas y sus hijos: las iglesias, las escuelas, las actividades “parroquiales”, las excursiones, etc. Encantadores nuevos “Bing Crosby” que, aunque sea para no perder el favor de esta feligresía, hasta permiten los pantalones en las mujeres, y les dan cada vez más espacio en las capillas en detrimento de los mismos sacerdotes, hasta llegar a las páginas de su revista –donde ha llegado el tiempo en que sus sacerdotes, con todo el estudio que tienen, ya no tienen nada más que decir. Nada de confrontaciones o de polémicas, nada de artículos de fondo, guardémonos de todo arriesgado análisis o de informar a los lectores de la situación de la Fraternidad o de la Iglesia. Mejor no correr peligro. Tengamos buenos sentimientos. No seamos duros.

Oh, Neo-Fraternidad, pretende cubrir la realidad mediante beaterías, devociones, cruzadas de rosarios, capillas pitucas, grandes coros y, ahora, una revista femenina.

Sugerimos la nueva –pero conservadora- portada: