English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

lunes, 21 de octubre de 2013

MONSEÑOR FELLAY: NOSOTROS SOMOS SEMITAS DE CORAZÓN.-

Monseñor Fellay con Gérard Leclerc y Samuel Pruvot durante la entrevista.
Este artículo titulado “Mi encuentro con Monseñor Fellay” por Gérard Leclerc, fue escrito para la revista France Catholique y fue publicado también por La Porte Latine, el sitio oficial de la Fraternidad en Francia.
En este artículo, el señor Leclerc cuenta su entrevista con Monseñor Fellay que le realizó junto a Samuel Pruvot el 31 de enero de 2009, con la particularidad que incluye algunas declaraciones que no fueron publicadas en la entrevista.
La entrevista, publicada por Samuel Pruvot en Famille Chretienne, puede ser leída en español acá.
Monseñor Fellay llega al locutorio, teníamos el cuestionario, formulado previamente, en la mano.
Primero quiero expresar mis impresiones. Forzosamente subjetivas, pero en una palabra, con Samuel, hemos sido impresionados favorablemente. No estamos frente a un fanático. Nuestro interlocutor es apacible, se expresa de manera reflexiva, aceptando las objeciones y respondiendo con cuidado. Ya he tenido dos veces la ocasión de hablar con él, en París. Siento que el hombre ha madurado, sin duda bajo el peso de sus responsabilidades y con la conciencia que debe darle cuentas a Dios de la herencia que le tocó, así como de la gravedad de una situación de exclusión por quien se cree fiel de la Iglesia de siempre. Cuando le preguntamos si no le afectaba encontrarse tan alejado de la gran Iglesia, él asiente. Yo comprendo entonces que Bernard Fellay se haya lanzado en la empresa de reconciliación con Roma, tal vez de manera vanguardista respecto a sus tropas, pero con la certeza que una situación de división no puede prolongarse. Yo interpreto: ¿por qué reclamarse de la Iglesia perenne, si ella se escabulle en definitiva como una ilusión?
En el locutorio, está la foto de Benedicto XVI frente a la de Monseñor Lefebvre. No se equivoque: el sucesor del obispo rebelde no piensa abandonar las exigencias de una Iglesia que no se ha rendido al mundo. Tiene pues, sus preguntas, sus dudas, que él expondrá a Roma con todas sus exigencias. Pero sus dubia, para ser entendidas, deben ser cuidadosamente repensadas. Con Benedicto XVI no se escatimarán palabras, habrá que argumentar. Berdard Fellay no tiene el estado de espíritu de algunos de sus sacerdotes, de sus fieles,  Que incurren siempre en el riesgo de la brutalidad, a fuerza de sentirse como asediados o apestados. Comprendemos que él se hizo un espacio de recogimiento donde encuentra la reserva necesaria para no sucumbir a la tentación de la agresión.
Nuestra ambición era enorme : revisionar el Vaticano II en sus grandes articulaciones. Nos vimos obligados a moderarnos. Sin embargo, los principales capítulos litigiosos son evocados. Nuestro anfitrión vuelve a su fórmula ya célebre. Respecto al Vaticano II, la Fraternidad tiene reservas, aunque no podría cuestionar el concilio en bloque. ¿Siguen considerando que detrás de la elaboración de los textos principales, hay una cultura impregnada de manera uniforme de “modernismo”, rechazando así las enormes inversiones de tantos eminentes servidores, en exégesis, en patrística, en liturgia? No, él se niega a encerrar todo en una sola categoría, sea el modernismo. Todo debe ser apreciado con discernimiento, para disipar los equívocos.
Al discurso de Benedicto XVI sobre la hermenéutica del Concilio que debe ser comprendido según la Tradición y no en una lógica de ruptura, él se adhiere completamente, pero subrayando, con una sonrisa, que ya no hablamos de los partidarios de la ruptura, que persisten sin embargo en sus opiniones tajantes. Cuando  precisamos el objeto de las discusiones y encontramos capítulos donde las oposiciones fueron sangrientas, demuestra la misma atención. ¿El ecumenismo? Por supuesto, puede haber riquezas en los hermanos separados, que testimonian una misma herencia evangélica, pero no hay que caer en la tentación de las iglesias yuxtapuestas. Nosotros queremos la verdadera unidad, que supone la aceptación de la única Tradición. No digo que no haya que discutir.
Pero la buena voluntad está ahí, para intentar discernir las problemáticas, encontrar un lenguaje que no se exponga a las confusiones y a los malentendidos. Hemos previsto abordar la cuestión del judaísmo, pero no en el clima de polémica que la ha hecho dramática desde hace algunos días. Se trata de regresar a Nostra Aetate y a la relación de las dos Alianzas, a las afirmaciones de Pablo en la Epístola a los romanos. Por supuesto, él insiste en la novedad de Jesucristo que no podemos poner entre paréntesis, pero trata de abordar directamente la controversia de los últimos días. Lo dejamos expresarse sin intervenir.
Allí también expresaré mis impresiones y mi interpretación que me comprometen solo a mí. Pero tuve bruscamente la certeza que la presente polémica lo ha alcanzado profundamente, como alcanzó a toda la comunidad. El nos dirá, fuera de la entrevista, su conmoción, pues cuando pensaba que la acción del Papa traería un clima de paz, fue bruscamente impulsado hacia algo aterrador. Ser asociado así al crimen más grande, ser denunciado por el mundo entero como culpable de complicidad o de mentira, eso sobrepasa lo soportable.
Esto no podía más que hacer reflexionar seriamente a Bernard Fellay y los suyos. Ellos no tuvieron de ninguna manera la tentación, como se los acusa, de encontrar una tradición cualquiera política o ideológica. Ellos han revisado los juicios que la Iglesia romana ha emitido antes y durante la guerra a propósito del antisemitismo y de la persecución de los Judíos. Ellos encontraron la declaración del Santo Oficio condenando el antisemitismo de manera precisa, encontraron también las declaraciones del Papa Pio XI, afirmando que “Espiritualmente, nosotros somos semitas”.  Para la cita, Monseñor Fellay es inexacto por el momento, pero su deformación es bella: “Nosotros somos semitas de corazón”.
El nos hará también confidencias, en conversación aparte, sobre la manera en que puede manejar el caso Williamson. Entre paréntesis, juzgaremos la psicología más bien barroca de un hombre que escribe al Vaticano para que perdone sus “declaraciones imprudentes” y que cita el libro de Jonás para aconsejar que, a quien ha obrado mal, “se le lance al mar”.
Sé muy bien que la enorme sospecha que rodea a la Fraternidad sobre esta plaga de antisemitismo no se resolverá en pocos días. En cuanto a mí, yo no veo el por qué dudar de la palabra de un hombre que declara que la muerte del inocente, y con mayor razón de un pueblo, es un crimen que clama contra el Cielo y se trata de una abominación.
Otros temas fueron abordados, como la inevitable libertad religiosa que es el origen del más grave desacuerdo de Monseñor Lefebvre con el concilio. Lo discutimos unos minutos. Monseñor Fellay no niega que la Historia maneje oportunidades diferentes, que hay diversos regímenes de relaciones entre la Iglesia y el Estado. Lo que rechaza con toda su energía, es una mutación que conduciría a la Iglesia a adherirse a una concepción que le es extraña y que la haría renunciar a la realeza de Cristo sobre las realidades temporales. Él tiene el mérito de una cierta obstinación que consiste en permanecer fiel a la doctrina de un cierto Pio XI. Por supuesto, en la aplicación concreta, las cosas son muy complicadas y no es nuestra finalidad largas puntualizaciones que son también de naturaleza filosófica.
 Bien, he entregado sin aprensiones la manera en que viví esta hora de entrevista. Yo encontré las razones de una cierta extrañeza que subsiste, pero que habrá que dilucidar si queremos ser verdaderamente consecuentes con un horizonte de verdad. Yo no estoy en la medida de afirmar que Benedicto XVI logrará la empresa que se propuso. Tampoco sé si Bernard Fellay logrará la suya, que es, creo, “profética” respecto a aquellos que él conduce. Terminaré con una reflexión que me llegó gracias a Baltazar. En su libro “El complejo anti-romano”, el compatriota de Monseñor Fellay propone la figura de Santiago respecto a Pedro, Pablo y Juan. Es la de la tradición, una tradición un poco obstinada. Por supuesto que con Santiago, primo del Señor, se trataba de la tradición judía. Pero hay un parentesco en la fidelidad a lo que han recibido.
¿Por qué no habría un lugar para esta tradición en el marco de la Iglesia indivisa. Eso sería reconocer todos los carismas, los de la Institución con Pedro, los de la misión con Pablo, los de la mística con Juan, los que están un poco obstinados con Santiago. Es la gracia que yo deseo.