English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

jueves, 9 de abril de 2015

CATÓLICOS DE LA TRADICIÓN ¡SALGAMOS DE LA TUMBA!

Por Maunoir 


La consagración del 19 de marzo pasado no dejó a nadie indiferente. Hemos tenido muchas reacciones apasionadas, rayando la histeria. Gracias a Dios, al lado de todo esto, hubo también análisis bien planteados y argumentados. Todas estas buenas reacciones (de Sean Johnson, de Amicus, de Dom Tomás de Aquino y muchos otros católicos en el mundo), inevitablemente plantearán un caso de conciencia a los que hasta hoy llamábamos  la “resistencia” interna.
En efecto, si éstos últimos siguen la «forma de pensar» de Menzingen y afirman (tibiamente por cierto) como la casa general, que esta consagración no era necesaria actualmente, están obligados por lo tanto a criticarla o a desaprobarla ante los fieles que les planteen preguntas a este respecto. Pero entonces, la trampa del acuerdo se cierra inevitablemente sobre ellos pues: ¿cómo y cuándo podrán proclamar la necesidad de una consagración? Pues Mons. Fellay se las ha arreglado muy bien desde hace más de 20 años para avanzar en sus negociaciones con Roma, sin firma pero por etapas (jubileo del año 2000, Motu Proprio, levantamiento de las excomuniones, capítulo de 2012, contactos in membris e in capite, juicios, centralización de la FSSPX) de manera más o menos consensual e indolora. Sin contar con que la casa general sabe eliminar y aislar poco a poco a los que resisten internamente (sobretodo en el Distrito de Francia)… Menzingen le está dando los últimos toques a su política.
Y al posicionarse de manera tan rápida contra la consagración de Mons. Faure (¡la ceremonia apenas había terminado: los cirios del altar aún humeaban!), Menzingen encontró numerosas ventajas: satisfacer a sus nuevos amos (la Roma conciliar), continuar haciendo pasar a Mons. Williamson por imprudente y extremista a los ojos de los fieles de la Tradición, y sobre todo obligar a los sacerdotes menos favorables a la unión con Roma a alinearse detrás de ellos. 
No es difícil imaginar las nuevas reuniones del distrito de Francia : ¿Cómo reaccionarán los priores de Caen, Lanvallay, Nantes y otros priores dubitativos frente a la política de Menzingen, ante la cólera real o simulada de sus superiores respecto a la consagración de Mons. Faure? ¿Tendrán la audacia de decir que este acto es bueno en sí y que no podrían culpar a Mons. Williamson de repetir lo que Mons. Lefebvre hizo en 1988? ¿Tendrán finalmente este valor que los buenos fieles esperan de ellos? ¿Seguirán siendo mercenarios o se convertirán en buenos pastores que ya no temen dar su vida sacerdotal (reputación) por su rebaño?
Tememos que un gran número seguirán, la muerte en el alma, la vía del silencio… o de la negación (“yo no conozco a este obispo”…)
Última observación. El cielo todavía nos da signos que un alma de Fe sabrá comprender para guiar su prudencia; ¿qué sucedió verdaderamente este 19 de marzo? Tres acontecimientos, tres signos del cielo:
El primero sucedió en Bruselas, ciudad del epicentro mundialista y masónico: Mons. Fellay inauguró la costosa y faraónica reparación de la iglesia San José: figura parlante de la fachada mundana que quieren dar los superiores de la neo-FSSPX al orden mundial. Agradar al mundo que odia a Jesucristo, pero conservando una fachada tradicional.
El segundo sucedió en Aurenque: El P. de Cacqueray tomó el hábito capuchino. Quien fuera la esperanza de una reacción francesa ante la traición de Menzingen, desapareció en el silencio de la vida religiosa. Aquél a quien tal vez la Providencia eligió para secundar la reacción episcopal, se escapa de su función. Así desaparecía aquél que fue el símbolo de la “resistencia” interna.
Tercer hecho: La consagración de Mons. Faure. El Cielo finalmente pone fin a tres años de angustia para el mundo católico. Así como esos tres días en la tumba, que hacían pensar a los apóstoles que esta hermosa aventura con Nuestro Señor se había terminado, estos tres años probaron la Fe y la Esperanza de numerosas almas en la Tradición.

¡Ojalá que a partir de ahora, el mayor número de almas posible salga de la tumba de la diplomacia y retome las armas de la luz!