English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

viernes, 16 de mayo de 2014

COMUNICADO DE LOS DOMINICOS DE AVRILLÉ.- PRECISIONES SOBRE LA CARTA DEL PADRE DE CACQUERAY.-


Vea la carta enviada por el Padre de Cacqueray a los prioratos de Francia aquí.

La “conferencia pública” en cuestión tuvo lugar en una sala privada de la hospedería del convento, esta conferencia no tuvo publicidad. La “Carta a los fieles” fue leída el 19 de enero después del sermón. El Padre Prior invitó a los fieles que desearan explicaciones a una reunión informal.

Las declaraciones del Padre Prior fueron grabadas de manera clandestina, la grabación, de calidad mediocre, fue enviada a Menzingen y transcrita de manera aproximativa. Después de varias reclamaciones, el Padre Prior finalmente recibió de Menzingen una copia de esta grabación, el mismo día (9 de mayo) de que fuera promulgada la condenación por Suresnes (Padre de Cacqueray), no dejando la posibilidad de defenderse, ni siquiera de explicarse.

Decir que las autoridades de la Fraternidad fueron “atacadas vivamente” y que se “hizo un llamado a resistir abiertamente a Monseñor Fellay”, hablar de “declaraciones excesivas” son exageraciones manifiestas, incluso calumnias.

La conferencia, que duró 33 minutos (más 21 minutos de preguntas), consistió principalmente en comentar algunos documentos públicos, como la famosa “declaración doctrinal” de Monseñor Fellay del 15 de abril de 2012 enviada al Cardenal Levada, declaración retirada pero no retractada, texto que se encuentra publicado en el sitio de la Fraternidad en Francia y que contiene graves errores y ambigüedades doctrinales.

Nosotros nos sorprendemos que ninguna respuesta sea aportada sobre el fondo de la cuestión (los errores doctrinales de Monseñor Fellay jamás retractados), sino que la única respuesta sea una condenación extremadamente fuerte (además de la anulación de todas las actividades previstas con la Fraternidad, nosotros somos privados de ordenaciones y de los santos óleos), mientras que las autoridades modernistas de Roma y los que abogan por la unión con Roma conciliar son tratados con más dulzura e incluso promovidos a puestos importantes.