English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

sábado, 10 de mayo de 2014

COMENTARIO ELEISON Numéro CCCLVI (356).- 10 de Mayo de 2014

 

  
ORDENACIONES NUEVAS – I

  
¿Deberían los sacerdotes ordenados con el nuevo rito de Ordenación de 1972 ser condicionalmente re-ordenados con el antiguo y ciertamente válido rito de Ordenación? La doctrina católica sobre la validez de los sacramentos es clara, pero los ritos sacramentales de la Neo-Iglesia parecen haber sido diseñados para conducir gradualmente a la invalidez (ver EC 121 del 31 oct.2009). El problema es el “gradualmente”. ¿Cuán avanzado estaba ese proceso gradual en cualquier caso específico? Tal vez sólo Dios lo sabe con seguridad. Pero comencemos por la doctrina clara.


Uno puede decir que un sacramento católico involucra cinco elementos: Ministro, Intención, Materia y Forma, que son esenciales para la validez, y Rito rodeando a la Forma que puede ser importante para la validez por su repentino o gradual impacto en la Intención del Ministro. Para las Ordenes Sagradas, el Ministro debe ser un obispo válidamente consagrado; la Intención es su intención sacramental (no moral) para ordenar, para hacer lo que la Iglesia hace; la Materia es su imposición de ambas manos en la cabeza del hombre a ser ordenado (las mujeres no pueden ser válidamente ordenadas para el sacerdocio de Cristo); la Forma es la fórmula crucial o serie de palabras en el rito que expresan el conferir el sacerdocio; el Rito es todas las otras palabras rodeando a esa Forma y prescriptas en el rito ceremonial de Ordenación.

En un nuevo rito de Ordenación, si ambas manos se imponen en la cabeza, la Materia no es problema. La nueva Forma en Latín es, si algo, más fuerte para la validez que la antigua Forma en Latín (debido al “et” en lugar de un “ut”), pero las traducciones vernáculas necesitan ser verificadas para asegurarse que ellas claramente expresan la gracia del sacerdocio a ser conferido. La mayoría de ellas seguramente lo hacen. Donde los problemas reales de validez se originan es con el Ministro y la Intención, debido a la erosión gradual de la Intención Católica a causa de los acatólicos nuevos Ritos.

Pues, en cuanto a la Intención, cualquier obispo hoy en día ordenando un sacerdote seguramente tiene la intención de hacer lo que la Iglesia hoy en día hace, enhorabuena, pero, ¿qué es eso en su mente? ¿Qué es un sacerdote en la Neo-Iglesia? ¿Acaso no es que el antaño renovador del Sacrificio del Calvario mediante la Presencia Real está siendo reemplazado lento pero seguro por los hoy en día coordinadores de excursiones campestres eucarísticas? ¿Cuán avanzado está este proceso en una diócesis dada del mundo? ¿Es que éste o aquel obispo tenían en mente un Sacrificador o un excursionista como siendo lo que la Iglesia hace? El comportamiento exterior del obispo ordenante indicará su Intención, pero sólo Dios lo puede saber con seguridad. Ciertamente muchos nuevos Ritos de la Misa se inclinan hacia el excursion ista y el nuevo Rito de Ordenación rodeando a la Forma no puede más que ayudar, debido a su severamente disminuido contenido católico, a socavar gradualmente la Intención sacramental de un obispo ordenante.

Y, en cuanto al Ministro, si el obispo ordenante fue él mismo consagrado obispo con el nuevo rito de Consagración, asumamos que la ambigüedad de la nueva Forma de Consagración es suprimida por las palabras inmediatamente siguientes. Sin embargo, dudas como las arriba mencionadas en cuanto a la Intención del obispo consagrante deben surgir: ¿consideró él, y por consiguiente tuvo como su Intención, que la Iglesia hoy en día consagra hacedores de Sacrificio o de excursiones campestres? Tales preguntas a menudo carecen de respuestas claras.

Breve, si fuera Papa, pienso que requeriría que todos los sacerdotes u obispos ordenados o consagrados con los ritos “renovados” deberían ser condicionalmente re-ordenados o re-consagrados, no porque creyera que ninguno de ellos fueran verdaderos obispos o sacerdotes, por el contrario, sino porque cuando de sacramentos se trata, toda seria duda debe ser removida, y esa sería la manera más simple de remover toda posible duda. La podredumbre de los sacramentos de la Neo-Iglesia no puede dejarse merodeando.

Kyrie eleison.

¿Debería ser re-ordenado o no un sacerdote de la Neo-Iglesia?
 Respuesta incierta, debido a la podredumbre gradual de la Neo-Iglesia.