English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

viernes, 6 de enero de 2017

SI NO HAY JUSTICIA NO HAY PAZ

Resultado de imagen para fellay francis

Mons. Fellay en uno de sus habituales "gestos simpáticos" (foto tomada durante una visita reciente del Obispo a Palayamkottai, India)


FUENTE

La FSSPX está convencida que se le debe, por justicia, la “regularización canónica” por la Roma modernista. Se alega que esto rectificaría la “supresión injusta” de la Fraternidad en los años 70.
Este argumento es relativamente nuevo. En el pasado, Mons. Lefebvre y el resto de los superiores de la FSSPX consideraban como una distinción de honor ser “excomulgados” de la iglesia conciliar. También dijo que a menos de que los romanos aceptaran Quanta Cura, Quas Primas, y toda la Tradición, es inútil dialogar. Justicia, creía el Arzobispo, sería cuando Roma se vuelva de su camino herético y abrace la fe de todos los tiempos.
La Antigua Fraternidad tomó sus indicaciones de estos principios. En los años 90 y 2000, mientras que otros tradicionalistas caían en las manos de los romanos, la FSSPX se mantuvo firme y caracterizó esencialmente a estos grupos como traidores. La Fraternidad también ponía comillas a la palabra “regularización” cuando surgía el tema (esto ya no lo hacen en la actualidad). Cuando Campos cayó en 2002, Mons. Fellay advirtió que ellos habían sido puestos en un “zoológico ecuménico”. “La irregularidad está no en la FSSPX sino en la iglesia conciliar”, era otra afirmación que se escuchaba comúnmente.
En los últimos cinco años, el argumento sobre la “justicia” ha tomado una posición central y ha barrido a todos los demás. Es regurgitado en todas las cámaras de eco tradicionales ad nauseam. Los blogueros de toda índole -muchos que no asisten a las capillas de la Fraternidad- se unen al coro. La víctima más reciente es Mons. Athanasius Schneider de Kazajstán.
En una reciente entrevista a un diario católico francés, Schneider afirma audazmente que si el Arzobispo viviera hoy, aceptaría la prelatura personal. Pues una prelatura sería parte del proceso de "integración canónica" que "restauraría la justicia, muy tardíamente" a la Fraternidad.
Schneider también sugiere que el Papa Francisco fue “misericordioso” al “extender” las facultades de los sacerdotes de la Fraternidad para escuchar confesiones.
Haciendo el papel de pragmatista (todos los liberales lo hacen), afirma más adelante que la Fraternidad “no debe exigir garantías de 100%”. Estas exigencias “son irreales” y “delataría una cierta falta de confianza en la Providencia”.
Schneider y la Fraternidad (quien orgullosamente reprodujo la entrevista en su sitio web bajo el título “Restaurando la Justicia a la FSSPX) están siguiendo las huellas de otros liberales antes que ellos. En lugar de recordar a Roma que los católicos de todo el mundo tienen el derecho en justicia de una Iglesia libre de modernismo, y que el Vicario de Cristo tiene el deber ante Dios (si quiere salvar su alma) de mantener la Tradición, ellos solamente se enfocan en los “derechos” de la Tradición, invirtiendo así el punto de énfasis completamente. De nuevo, Monseñor Lefebvre se enfocó en primer lugar en hacer que Roma viera sus errores doctrinales y que no estaba viviendo su fe católica. Esta no es la finalidad principal de la FSSPX hoy en día.
Cuando Cristo habló a los fariseos, los reprendió: “¡Sepulcros blanqueados! ¡raza de víboras!”. Juan el Bautista, advirtiendo a Herodes de su mal camino, gritó ¡Arrepentíos! ¿Por qué este no es el lenguaje de la Fraternidad en nuestro tiempo? Lo fue por muchos años. Incluso Mons. Fellay, por ejemplo, se refirió públicamente a Francisco como un “modernista genuino” apenas en 2013. Pero cuando se le preguntó respecto a este comentario por Tim Sebastian en 2016 (cuando las conversaciones con el Vaticano entraban al vivo), se retractó. Además cuando uno visita los sitios web de la Fraternidad en la actualidad, no nos encontramos ensayos que enciendan la luz de la verdad, sino muchas veces con noticias irrelevantes de temas no tradicionales.
En lugar de actuar como si estuvieran en posesión de una gran perla, la Fraternidad parece avergonzada con el hecho de que el Espíritu Santo les dio ojos para ver la crisis en la Iglesia. Dicho de otra forma, en lugar de predicar la verdad y confiar en Dios para que incremente el número de su rebaño, decidieron involucrarse en el Tradi-ecumenismo y buscar la aprobación de los obispos “integrados canónicamente” como Mons. Athanasius Schneider, de manera que puedan resultar aceptables y respetables a las masas.
En oposición a lo que dijo su Fundador, y en oposición a lo que sus líderes solían decir, la neo-FSSPX cree que es mejor estar “en el interior” y tener una “conexión” con Roma. Piensan que uniéndose con “todos los Tradicionalistas de buena voluntad” serán capaces de detener el incremento del progresismo en la Iglesia. Esta es la razón de abrazar el argumento de la “justicia”. Pero el problema con esta lógica es que es la sabiduría del hombre (que siempre piensa en la cantidad) en lugar de la sabiduría de Dios (que siempre piensa en la cualidad). Esto es la quintaesencia del catolicismo liberal.
La realidad es que la Fraternidad es un grupo de unos 600 sacerdotes en una Iglesia que tiene 414,000 sacerdotes. Es un bote salvavidas, no un remolcador. Es una ilusión, como dijo una vez Monseñor Lefebvre, pensar que ellos pueden “re-entrar en esta iglesia Conciliar para, supuestamente, volverla católica”. “No son los inferiores quienes hacen a los superiores, sino los superiores quienes hacen a los inferiores”.
Terminemos con una analogía. Suponga que un grupo de terroristas ha entrado en un palacio. Supongamos que encerraron al Rey en la mazmorra mientras saqueaban su residencia. Un acto de justicia no sería necesariamente abrir la puerta de la mazmorra. Más bien habría justicia cuando el orden fuera restaurado en el palacio y los terroristas se retracten de su obra. Oremos fervientemente por el día en que los modernistas que han asaltado la Iglesia, regresen a la verdad y entronicen la Tradición en su justo lugar en Roma. Sólo entonces habrá verdadera justicia en la Iglesia.