English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

lunes, 23 de noviembre de 2015

DOMINICOS DE AVRILLÉ: EL GOLPE MAESTRO DE SATANÁS


EDITORIAL de Le Sel de la Terre n° 94



Satanás inaugura su “golpe maestro”

Sabemos que el Papa Paulo VI habló de la autodestrucción de la Iglesia y del humo de Satanás que ha entrado en el Templo de Dios:
La Iglesia se encuentra en una hora de inquietud, de autocrítica, diríamos incluso de autodestrucción. Es como una convulsión interior, aguda y compleja, la cual nadie se hubiera esperado después del Concilio[i].
Ante la situación de la Iglesia de hoy, tenemos la sensación de que a través de alguna grieta, el humo de Satanás ha entrado en el templo de Dios. Hay dudas, incertidumbre, problemática, inquietud, insatisfacción, confrontación. Ya no se confía en la Iglesia […]. Se creía que después del Concilio vendría un día de sol para la historia de la Iglesia. Por el contrario, ha venido un día de nubes, de tempestad, de oscuridad, de búsqueda, de incertidumbre […]. ¿Cómo ha ocurrido todo esto? Nos, os confiaremos nuestro pensamiento: ha habido un poder, un poder adverso. Digamos su nombre: él Demonio. Este misterioso ser que San Pedro alude en su carta"[ii].
Como el sumo sacerdote Caifás profetizó que era necesario que Nuestro Señor Jesucristo muriera para salvar a su pueblo, pero sin comprender su profecía, así Paulo VI se dio cuenta que la Iglesia se autodestruía bajo la acción de Satanás, pero sin comprender el proceso.

El 13 de octubre de 1974, en el aniversario de las apariciones de Fátima, Mons. Lefebvre describía de manera impactante cómo se realizaba la autodestrucción de la Iglesia, en un escrito titulado “El golpe maestro de Satanás”. He aquí algunos extractos:
"El golpe maestro de Satanás será, por consiguiente, difundir los principios re­volucionarios introducidos en la Iglesia por la autoridad de la misma Iglesia, poniendo a esta autoridad en una situación de incohe­rencia y de contradicción permanente; mien­tras que este equívoco no sea disipado, los desastres se multiplicarán en la Iglesia. […] Es preciso reconocer que la jugarreta ha sido bien hecha y que la mentira de Satanás ha sido utilizada maravillosamente. La Igle­sia va a destruirse a sí misma por vía de la obediencia. […] ¡Hay que obedecer! ¿A quién, a qué? No se sabe exactamente. […] Desgraciado sea él que no consiente. Tiene derecho a ser pisoteado, calumniado, privado de todo lo que le permitía vivir. Es un hereje, es un cismático, que merece úni­camente la muerte.Satanás ha logrado verdaderamente un gol­pe maestro: logra hacer condenar a quienes conservan la fe católica por aquéllos mismos que debieran defenderla y propagarla. […]  Satanás reina por el equívoco y la incoherencia, que son sus medios de com­bate y que engañan a los hombres de poca Fe."
Por lo tanto, el golpe maestro de Satanás por el cual hace que se autodestruya la Iglesia, es el de utilizar la obediencia para destruir la fe: la autoridad contra la verdad.

Satanás continúa su “golpe maestro”

No es solamente después del Concilio que Satanás utilizó su golpe maestro. Lo recomenzó después de las consagraciones del 30 de junio de 1988 para intentar dividir la Tradición. He aquí como el P. Tomás de Aquino describe la escena en su última Carta a los amigos del Monasterio de la Santa Cruz:
El 30 de junio de 1988, después de mucha oración, Mons. Lefebvre consagró cuatro obispos para que la Santa Iglesia pudiera continuar su misión. Esta ceremonia suscitó la tempestad prevista. Roma fulminó una excomunión (inválida porque el acto de Mons. Lefebvre era lícito y necesario debido a la situación en que se encontraba la Iglesia) y los periódicos dieron la noticia con un gran sensacionalismo. Sin embargo, no fue solamente Roma quien reprobó estas consagraciones. En el seno de la Tradición algunos se opusieron también: Dom Gérard Calvet, prior del monasterio de Santa Magdalena de Barroux, en Francia, Jean Madiran, director de la revista Itinéraires, el P. Bisig, y algunos otros. Dom Gérard dijo que era necesario permanecer en el perímetro visible de la Iglesia. Para esto, regularizó su situación canónica con Roma, abandonando a Mons. Lefebvre y a Mons. de Castro Mayer, arrastrando con él a los benedictinos del monasterio de la Anunciación en Francia. También intentó llevar consigo a la fundación brasileña de la Santa Cruz en su oposición a las consagraciones del 88.¿Y cuál fue su argumento? Fue sutil y podía sacudir a los religiosos de la Santa Cruz. “Ustedes deben obedecerme -dijo él- pues esta decisión no concierne a la fe. Se trata de una cuestión prudencial. Ustedes deben obedecer a causa de sus votos”. Las palabras no son textuales, pero este fue el argumento. Dom Gérard ya había declarado: “Roma nos da todo y no pide nada. ¿Cómo podríamos negarnos?”. Él trató por todos los medios de convencer a los monjes, los fieles y los sacerdotes amigos: desobedecerle sería un pecado grave, un pecado contra nuestros votos.
¿Qué responder ante tal argumento? “Nuestra fe se expone a grandes riesgos por estos acuerdos con Roma. Nosotros no podemos aceptarlos”. “Usted debe regresar a Francia, me dijo Dom Gérard, en el monasterio hay cincuenta monjes para proteger su fe”.
Incluso si Dom Gérard decía que nuestra fe no corría ningún riesgo, incluso si Dom Gérard decía que su decisión era únicamente prudencial, la verdad era completamente diferente. Si bien esta decisión fue prudencial, tuvo grandes consecuencias para la fe. Al someterse a las autoridades que no profesan la integridad de la fe católica, Dom Gérard puso a nuestros monasterios en una situación en la cual el tiempo mostró su nocividad: nueva misa celebrada por los monjes, Libertad Religiosa defendida por el P. Basile, partida de varios monjes y nueva orientación de todo el monasterio de Barroux.
Un medio de resistir indicado por Mons. Lefebvre

El golpe maestro de Satanás funciona bien desde hace cincuenta años, se puede prever que el demonio seguirá utilizándolo. ¿Cómo resistir y no dejarse engañar?
Mons. Lefebvre nos da los buenos consejos:

-Primero, distinguir las dos Roma:
“Se puede pensar que hay Roma y Roma, la Roma eterna con su fe, sus dogmas, su concepción del Sacrificio de la Misa y la Roma temporal influenciada por las ideas del mundo moderno, influencia a la que no ha escapado el propio Concilio[iii]”.
Enseguida hay que manifestar claramente su rechazo a seguir la Roma neomodernista. Algunas semanas después de haber escrito su texto sobre “el golpe maestro de Satanás”, en su famosa declaración del 21 de noviembre de 1974, Mons. Lefebvre volvió sobre esta distinción de las dos Romas y precisó su rechazo a seguir la Roma neomodernista:
"Nos adherimos de todo corazón, con toda nuestra alma, a la Roma católica guardiana de la fe católica y de las tradiciones necesarias al mantenimiento de esa fe, a la Roma eterna, maestra de sabiduría y de verdad. Por el contrario, nos negamos y nos hemos negado siempre a seguir la Roma de tendencia neomodernista y neoprotestante que se manifestó claramente en el Concilio Vaticano II y después del Concilio en todas las reformas que de éste salieron."
En su Itinerario espiritual[iv], “escrito por nosotros en 1990 como testamento espiritual[v]”, Mons. Lefebvre reafirmó con fuerza la necesidad de romper con la Roma neo-modernista todavía llamada “iglesia conciliar”:
“Es pues un deber estricto, para todo sacerdote que quiere permanecer católico, el separarse de esta Iglesia Conciliar, mientras ella no reencuentre la Tradición del Magisterio de la Iglesia y de la Fe católica.”
Como dijo también Mons. Lefebvre, “son los superiores los que hacen los inferiores” y no a la inversa. De dónde la necesidad de mantenerse a una distancia respetuosa de las autoridades romanas modernistas y de observar el principio que ha sido el de la FSSPX entre 1988 y 2012: “No al acuerdo canónico con Roma antes de un acuerdo doctrinal”.

Este principio fue legado por Mons. Lefebvre después del fracaso de las negociaciones de 1988. He aquí, por ejemplo, algunos extractos del artículo titulado: “Al retomar los coloquios, yo pondría las condiciones”, aparecido en Fideliter 66 de diciembre de 1988:
"No aceptaré más estar en la situación en la que nos encontramos durante los coloquios. Esto se terminó. Plantearía la cuestión a nivel doctrinal: “¿Están de acuerdo con las grandes encíclicas de todos los papas que los precedieron? ¿Están de acuerdo con Quanta Cura de Pío IX, Immortale Dei, Libertas de León XIII, Pascendi de Pío X, Quas Primas de Pío XI, Humani Generis de Pío XII? ¿Están en plena comunión con estos papas y con sus afirmaciones? ¿Aceptan aún el juramento antimodernista? ¿Están a favor del reinado social de Nuestro Señor Jesucristo?”. Si no aceptan la doctrina de sus antecesores, es inútil hablar. Mientras no hayan aceptado reformar el Concilio considerando la doctrina de estos papas que los precedieron, no hay diálogo posible. Es inútil.” Las posiciones serían así más claras."
Este principio fue repetido numerosas veces por las autoridades de la FSSPX, notablemente por el capítulo de 2006:
“Los contactos que la Fraternidad mantiene episódicamente con las autoridades romanas, tienen como único objeto ayudarlas a recuperar la Tradición que la Iglesia no puede renegar sin perder su identidad, y no la búsqueda de una ventaja para ella misma, o de llegar a un imposible “acuerdo” puramente práctico.” 
En 2008, Mons. Fellay estimó, a justo título, que allí hay un orden de naturaleza:
Es tan claro para nosotros que la cuestión de la fe y del espíritu de fe es tan primordial, que no podemos contemplar una solución práctica antes de que la primera cuestión no encuentre una segura solución (…) Cada día nos aporta pruebas suplementarias de la necesidad de clarificar al máximo las cuestiones subyacentes (de doctrina) antes de ir más adelante en una solución canónica, que sin embargo no es desagradable para nosotros. Pero hay un orden de naturaleza, e invertir las cosas nos pondría inevitablemente en una situación insoportable; tenemos la prueba de esto todos los días. Lo que está en juego es ni más ni menos que nuestra existencia futura[vi].”
Sin embargo, en marzo de 2012 Mons. Fellay anunció que abandonaba este principio debido al mejoramiento de la situación en Roma desde el 2006[vii], y este abandono fue respaldado por el capítulo general de la FSSPX de julio de 2012: entre las seis condiciones planteadas para un reconocimiento canónico, ya no figura la condición de un acuerdo basado en la doctrina[viii].

Desde entonces, a pesar de numerosas instancias, Mons. Fellay se negó a volver al antiguo principio. De allí nacieron los problemas que conoce la Tradición desde hace tres años.

¿Es necesario volver al “antiguo principio?

Actualmente, bajo el papa Francisco, ya no es posible argumentar el pretendido mejoramiento de la situación en Roma, pero esto no impide a algunos el objetar el regreso al “antiguo principio”. He aquí algunas objeciones escuchadas y las respuestas que podemos aportar:

1. Entre el “no al acuerdo práctico sin acuerdo doctrinal” y el “acuerdo práctico sin acuerdo doctrinal” hay una vía media conforme al pensamiento de Mons. Lefebvre.

Respuesta 1: El demonio pesca en aguas agitadas. En una cuestión tan importante, ya que la fe está en peligro, es necesario ser claro.

Respuesta 2: El pensamiento de Mons. Lefebvre cambió con los acontecimientos. Entre más la Roma conciliar ha demostrado su obstinada adhesión al modernismo, más hay que tomar sus distancias. Después del fracaso de las negociaciones, él tomo una posición clara y definida, la que ya hemos explicado. Los que ahora quieren hacer un acuerdo práctico con Roma pretendiendo ser fieles a Mons. Lefebvre, están obligados a suponer que Mons, Lefebvre hubiera cambiado de opinión. Es más justo pensar, al contrario, que Mons. Lefebvre estará todavía más desconfiado respecto de la Roma actual, ya que ella es de hecho mucho más modernista que en 1988.

2. Pero si el papa nos acuerda alguna cosa (como el sello de “Asociación católica” en Argentina, o incluso la jurisdicción ordinaria para confesar válida y lícitamente durante el año santo), sin pedirnos nada a cambio, no vamos a negarnos. Esto no nos compromete en nada.

 “Timeo Danaos et dona ferentes[ix] responde Virgilio. Convendría tener una sabia prudencia y por lo menos recordar que nosotros seguimos separados por un muro: el que separa la doctrina católica del modernismo. De lo contrario se podría creer que los pequeños regalos son la prueba de que una colaboración es posible[x].
Durante las persecuciones comunistas, los católicos que querían resistir se decidieron por la política de nunca aceptar nada de los comunistas (ver “la trampa de los panes con jamón”, por Rose Hu, en Le Sel de la Terre 61, verano de 2007, pág. 70).

3. Al negarse a seguir a la FSSPX, ustedes dividen la Tradición siendo que ella necesitaría estar unida frente a Roma para ser más fuertes.

Respuesta 1: Lo que hace nuestra fuerza, es ante todo la verdad que defendemos. Poniendo esta verdad “en sordina” (aceptando “un acuerdo práctico” con los que no la profesan), nosotros perdemos nuestra fuerza, como Sansón que se dejó cortar su cabellera.

Respuesta 2: Monseñor de Galarreta previno que si continuábamos por este camino de un acuerdo práctico, “muchos de los superiores y de los sacerdotes tendrán un problema de conciencia legítimo y se opondrán[xi]”.

Respuesta 2: El que divide ¿es el que cambia de política -sin decirlo claramente- o aquél que no quiere cambiar dando fundamentos?

4. Pero ¡nada se ha firmado! Por lo tanto podemos conservar la situación actual, esperando un mejor papa con el cual podremos hacer un acuerdo.

La firma será el fin de un proceso. Pero desde el momento en que se acepta el principio de ponerse bajo la autoridad directa de las autoridades modernistas, nos involucramos en un proceso de acercamiento. Proceso que está en marcha: en efecto, desde el año 2011 por lo menos, ninguna condenación seria y grave de los errores y faltas de la Roma modernista ha provenido de la autoridad superior de la FSSPX. Se deja hablar solamente a algunos lampistas, y cada vez menos[xii].

5. No se puede decir, sin más precisión, que los principios, incluso prácticos, permanecen inmutables. Por consecuencia, usted exagera haciendo de este principio una regla inmutable[xiii].

Es verdad que la prudencia debe tomar en cuenta las circunstancias y que la aplicación de los principios puede variar. Santo Tomás de Aquino (II-II,  q. 49, a. 2) expone que el silogismo práctico de la prudencia comporta una mayor (una primera proposición) universal y una menor (una segunda proposición) singular.

Esta menor, que es la constatación de un hecho concreto, es cambiante según las circunstancias. Pero ella no es un “principio” en el sentido empleado aquí[xiv].

La mayor es un principio, una regla general de acción fundada sobre la naturaleza humana y por lo tanto invariable: este es el sentido en que la palabra “principio” es utilizada en las citas del cardenal Pie, de Mons. Freppel, Fréderic Le Play, etc.:

No esperemos, por las secretas capitulaciones, recuperar lo que el mismo cielo nos niega. El reino de los expedientes ha terminado; es necesario que el reino de los principios comience. (Cardenal Pie, 1era carta pastoral, 25 de noviembre de 1849).

En una sociedad que se desmorona por todas partes, me parece que primero hay que enderezar las ideas. Lo que es necesario, es mejorar el fondo de las cosas a la luz de los principios. No hay otra regla de reforma más que buscar la verdad y confesar lo que suceda (Frédéric Le Play en 1865).

Sepamos reconocer finalmente que el abandono de los principios es la verdadera causa de nuestros desastres (Conde de Chambord, 8 de mayo de 1871).

La mayor desgracia para un siglo o para un país, es el abandono o disminución de la verdad. Podemos recuperarnos de todo lo demás, pero jamás nos recuperamos del sacrificio de los principios. (Mons. Freppel, 19 de enero de 1873).

Está claro que, para estos eminentes espíritus, los principios de los que hablan no son reglas variables.

Conclusión: conservemos “el antiguo principio”

Sin duda que el principio “no al acuerdo canónico antes de un acuerdo doctrinal” no es uno de los primeros principios de la ley natural (como los diez mandamientos). Se debe ubicar más bien entre las verdades comunes admitidas por las personas prudentes.

Sin embargo, en las circunstancias actuales, después de más de 25 años de experiencia en los “ralliements” que siempre terminan en el abandono del combate de la fe, después de constatar que la situación en Roma, lejos de mejorarse, no hace más que empeorar, aparece claramente que sólo la observación de este principio –dejado como testamento por Mons. Lefebvre- nos permitirá resistir al “golpe maestro de Satanás”.



[i] Paulo VI, declaración del 7 de diciembre de 1968. DC del 5 de enero de 1969, col. 12.
[ii] Homilía pronunciada por Paulo VI el 29 de junio de 1972. Texto en italiano: http://www.vatican.va/… Curiosamente, no es el mismo texto el que se reproduce, sino una “reseña”, obra sin duda de los oficiales de la Curia.
[iii] “El golpe maestro de Satanás”, 13 de octubre de 1974.
[iv] Mons. Marcel LEFEBVRE, Itinerario espiritual siguiendo a Santo Tomás de Aquino en su Summa teológica, Ediciones Iris, 2010.
[v] Mons. Bernard TISSIER DE MALLERAIS, sermón del 1 de enero de 2015.
[vi] CAB n°73 del 23 de octubre de 2008
[vii] El Capítulo General de 2006 emitió una línea de acción muy clara en lo que atañe a nuestra situación con Roma. Damos prioridad a la fe, sin buscar de nuestro lado una solución práctica ANTES de resolver la cuestión doctrinal. No se trata aquí de un principio, sino de una línea de conducta que debe regular nuestras acciones concretas. […] si hubiese un cambio en la situación de la Iglesia en relación con la Tradición, esto podría llevar a un cambio correspondiente de la conclusión […]  no hay ninguna duda que desde 2006, estamos asistiendo a un desarrollo en la Iglesia, a un cambio importante y muy interesante, aunque poco visible. […] Eso exige de nosotros una nueva posición en relación con la Iglesia oficial.  […] Es en este contexto que conviene interrogarse sobre el reconocimiento de la Fraternidad por la Iglesia oficial. […] Nuestros nuevos amigos en Roma afirman que el impacto de tal reconocimiento sería extremadamente poderoso para toda la Iglesia. Mons. FELLAY, Cor Unum, 18 de marzo de 2012 (Véalo completo aquí: http://nonpossumus-vcr.blogspot.mx/2012/11/una-nueva-posicion-en-relacion-con-la.html)
[viii] Condiciones sine qua non que se impone la Fraternidad y que declara de las autoridades romanas antes de considerar un reconocimiento canónico: 1.- Libertad de guardar, transmitir y enseñar la sana doctrina del magisterio constante de la Iglesia y de la verdad inmutable de la Tradición divina; libertad de defender, corregir, reprender incluso públicamente los fautores de errores o novedades del modernismo, del liberalismo, del Concilio Vaticano II y sus consecuencias; 2.- El uso exclusivo de la liturgia de 1962. Conservar la práctica sacramental que tenemos actualmente (incluyendo las órdenes, confirmación y matrimonio)
3.- Garantía de al menos un Obispo. Condiciones deseables: 1.- Tribunales eclesiásticos propios en primera instancia. 2.- Exención de las casas de la FSSPX en relación a los Obispos diocesanos. 3.- Comisión Pontifical en Roma para la Tradición en dependencia del Papa, con una mayoría de miembros y presidencia de la Tradición.
[ix] “Temo a los Griegos aun cuando traen regalos”. Frase puesta en la boca de Laocoonte por Virgilio en la Eneida en el momento en que los Troyanos vieron el famoso Caballo…
[x] “Los coloquios y conversaciones con el cardenal Ratzinger y sus colaboradores, si bien tuvieron lugar en una atmósfera de cortesía y de caridad, nos han convencido de que el momento de una colaboración franca y eficaz no ha llegado aún” Carta de Mons. Lefebvre a Juan Pablo II del 2 de junio de 1988.
[xi] Documento de reflexión de Mons. De Galarreta durante la reunión de Albano de octubre de 2012.
[xii] Citemos dos ejemplos recientes: El sermón del P. de la Rocque del 6 de septiembre de 2015 donde decía no querer hacer el año santo, ha sido suprimido dentro de las 24 horas del sitio La Porte Latine. 2. El libro de  François-Xavier PERON sobre la familia, La revolución del papa Francisco, ha sido prohibido para su venta en los prioratos de la FSSPX, siendo que el libro da de manera objetiva, los hechos y los textos, en un tono mesurado y cuyo prefacio es del P. Antoine, superior de los capuchinos de Morgon, y en el cual varios sacerdotes de la FSSPX han colaborado, así como el P. Joseph, capuchino, antiguamente P. Régis de Cacqueray.
[xiii] El editorial de Le Sel de la terre 92 estuvo consagrado a “la importancia de los principios”. El texto fue reproducido, abreviado, en la Carta de los dominicos 73.  Se afirma allí especialmente:
“Los principios, incluso prácticos, permanecen inmutables”. “No lo diríamos sin más precisiones. Pues habría allí una confusión” leemos en el Courrier de Rome de junio de 2015, pág. 7.
Pero la confusión viene más bien de que el autor de este artículo utiliza la palabra principio para designar la menor del silogismo que es principio de la conclusión. Pero es darle otro sentido a la palabra principio. Santo Tomás de Aquino en el artículo citado, para designar esta menor, utiliza más justamente la palabra primum (que podemos traducir como “premisa”) que la de “principio” (principium), según las mejores ediciones (la edición Leonina, encontramos en el sitio www.corpusthomisticum.org/ y la edición del P. Pégues de 1925). Sólo la mayor del silogismo de la prudencia puede ser llamado “principio práctico”.
[xiv] Ver la nota precedente.