English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

sábado, 21 de noviembre de 2015

COMENTARIO ELEISON Número CDXXXVI (436) - 21 de noviembre de 2015


Novus Ordo Missae – I

Dios, ¿ha realizado milagros con la Nueva Misa?
¿¡Ay!? Pues eso es lo que sugiere la pesquisa.

“Los hechos son cosas obstinadas” es una famosa cita del segundo Presidente de Estados Unidos, John Adams (1735–1826), “y cualesquiera sean nuestros deseos, nuestras inclinaciones o los dictados de nuestra pasión, no pueden alterar el estado de los hechos y la evidencia”. Concerniente al Nuevo Orden de la Misa impuesto sobre toda la Iglesia de Rito Latino por Pablo VI en 1969, hay algunos hechos obstinados aptos para perturbar los “deseos e inclinaciones” de los Católicos adheridos a la Tradición católica. Vamos a presentar, en sucesivos números de estos “Comentarios”, primero que todo, algunos de estos hechos; en segundo lugar veremos cómo pueden ser explicados a pesar del desastroso papel jugado durante los últimos 46 años por el NOM a ayudar a los Católicos a perder la Fe; y en tercer lugar deliberaremos sobre qué conclusiones un Católico sabio debe sacar. Primero de todo, algunos hechos:

El 18 de Agosto de 1996, en la Iglesia Parroquial de Santa María, en el centro de Buenos Aires, Argentina; el Padre Alejandro Pezet terminaba de distribuir la comunión (de una Misa nueva, por cierto), cuando una mujer le dijo que había una hostia descartada en la salida de la Iglesia. Se le debe haber caído al salir de la Iglesia a un parroquiano que recibió la comunión en la mano y la abandonó en el suelo por no estar más apta para ser consumida. El Padre Pezet la levantó, la puso correctamente en un vaso con agua y la colocó en el tabernáculo donde en unos pocos días normalmente se disolvería y podría ser debidamente eliminada. Sin embargo, cuando el 26 de Agosto el sacerdote abrió el tabernáculo, cual no fue su sorpresa al encontrar que la hostia se había tornado en una sustancia sangrienta. Fotos que se tomaron 11 días más tarde por órdenes del Obispo Bergoglio, mostraron que había aumentado considerablemente en tamaño. Por tres años, se mantuvo en estricto secreto en el tabernáculo, pero en 1999 el entonces Arzobispo Bergoglio decidió llevar a cabo un análisis científico. El 15 de Octubre de 1999, con la presencia de testigos, él permitió al Dr. Ricardo Castañón, neuro-psico fisiólogo aprobado por Roma, tomar una muestra para hacer pruebas.

El Dr. Castañón llevó la muestra primeramente a un laboratorio forense en San Francisco que reconoció ADN humano. Un Dr. Robert Lawrence localizó glóbulos blancos. Un Dr. Ardonidoli en Italia pensó que probablemente fuera tejido cardíaco. Un profesor australiano, John Walker, reconoció tejido muscular con glóbulos blancos intactos. Para eliminar cualquier duda, el Dr. Castañón se dirigió a un renombrado cardiólogo y patólogo forense de la Universidad de Columbia, Nueva York, el Dr. Federico Zugibe, sin decirle de dónde provenía el espécimen.

Mirando en su microscopio, el Dr. Zugibe habría dicho, “Puedo decirle exactamente lo que es. Es parte del músculo que se halla en la pared del ventrículo izquierdo del corazón, que hace latir al corazón y que le da su vida al cuerpo. Entremezclado en el tejido hay células blancas sanguíneas lo cual me dice, en primer lugar, que el corazón estaba vivo en el momento cuando la muestra fue tomada porque las células blancas sanguíneas mueren fuera del organismo vivo y, en segundo lugar, ya que las células blancas van a la ayuda de una lesión, entonces este corazón ha sufrido. Esto es el tipo de cosas que veo en pacientes que han sido golpeados en el pecho”. Cuando se le preguntó por cuanto tiempo estas células hubieran permanecido vivas si hubieran provenido de una muestra mantenida en agua, el Dr. Zugibe respondió que hubieran dejado de existir en cuestión de minutos.

Cuando en Junio de 1976, el Arzobispo Lefebvre estaba al borde de ordenar su primer gran grupo de Sacerdotes de la FSPX a pesar de la desaprobación de Roma, un oficial romano vino a prometerle el final de todos sus problemas con Roma si solamente él celebraría un NOM. Basado en principios, por razones doctrinales, él se negó. Entonces, ¿cómo puede Dios Omnipotente haber realizado milagros eucarísticos con y por esta nueva Misa? Lean aquí, la próxima semana, una respuesta sugerida.

Kyrie eleison.
_________________________________________

Nota del blog: 

Este es el primero de una serie de tres Comentarios Elison acerca de la Misa Nueva. Monseñor dirá que no se puede negar la posibilidad de que alguna vez ocurra un milagro en una Misa novus ordo, lo que, de suceder, no implicaría, por cierto, una aprobación del rito nuevo por parte de Dios. Antes nos hemos referido a esto:

Las palabras de Monseñor (...):

(...) Minuto 6:46 “Ha habido milagros eucarísticos con la misa Novus Ordo”.

Acá los críticos afirman implícitamente que en ninguna misa moderna puede haber algún milagro. Se trata de una falacia lógica: M. Los milagros son obrados por el poder de Dios para probar la verdad o bondad de algo. m. La misa nueva es mala. C. Luego, no puede darse ningún milagro en una misa nueva. En cuanto a la menor, distingo: que el rito de la misa celebrada conforme al Novus Ordo es algo malo, concedo; que la misa nueva válidamente celebrada, en cuanto se verifica en ella el Sacramento y existe verdadero Sacrificio eucarístico, es algo igualmente malo, niego; quedando con eso destruida la falacia. 
Un eventual milagro en una misa nueva válidamente celebrada confirmaría, por ejemplo, la doctrina católica acerca de presencia real de Cristo en las especies consagradas, no la pretendida bondad del "rito bastardo".
Es más: la profecía es un milagro de orden intelectual. Caifás realmente profetizó, pero de ello no se sigue que Dios haya querido probar la bondad moral de este personaje mediante ese verdadero milagro. 

(...) Del "Breviario sobre la Hermandad San Pío X" (Seminario Holy Cross, 1998):

¿Por qué los católicos deben abstenerse de la Nueva Misa?

a) la crítica al “nuevo rito”(10) no puede ser una crítica a la misa en sí misma, pues ésta es el verdadero sacrificio de Nuestro Señor legado a su Iglesia, sino un examen sobre si se trata de un rito o ceremonial conveniente para encarnar y realizar este augusto sa­crificio. (Nótese que la validez de una misa y la conveniencia de su rito son dos cuestiones diferentes, como resulta evidente en el caso de una misa negra.)
______________

10 Consideramos equivalentes las expresiones “nuevo rito”, “nueva Misa”, “Misa de Pablo VI”, “Novus Ordo Missae”, etc., en referencia a la reforma litúrgica de 1969. 

La entrada puede leerse completa acá.

Este artículo trata sobre diversos milagros eucarísticos que tuvieron lugar en un contexto gravemente pecaminoso. Es obvio que con esos milagros Dios no ha querido aprobar profanaciones y sacrilegios en contra de la Eucaristía...