English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

lunes, 29 de septiembre de 2014

R.P. TRINCADO - SERMÓN EN LA FIESTA DE SAN MIGUEL ARCÁNGEL





En 1918, poco después de terminada la Primera Guerra Mundial, el Cardenal Mercier dijo: “En nombre del Evangelio y a la luz de las Encíclicas de los cuatro últimos Papas, Gregorio XVI, Pío IX, León XIII y Pío X, yo no vacilo en afirmar que esta indiferencia hacia las religiones, que coloca en el mismo nivel la religión de origen divino y las religiones inventadas por los hombres a fin de incluirlas en el mismo escepticismo, es la blasfemia que atrae el castigo sobre la sociedad, mucho más que los pecados de los individuos y de las familias.” Lo que no sabía el Cardenal era que, antes de cincuenta años, la blasfemia masónica de la libertad religiosa sería bautizada por un concilio que envolvería a toda la Iglesia Católica en un estado de desorientación diabólica. Desde entonces la blasfema libertad religiosa, junto con muchas otras herejías, es coreada conjuntamente por los enemigos de la Iglesia y por la Jerarquía de la Iglesia, cosa nunca vista en la historia. Muchas ideas que antes fueron inconcebibles o se juzgaron sacrílegas, heréticas y blasfemas, hoy son predicadas desde los púlpitos bajo el rótulo de “magisterio eclesial”. Desorientación diabólica. Los Padres conciliares hicieron lo que nuestro Señor dijo que nunca hacen los padres naturales con sus hijos: ¿qué padre hay entre vosotros que, si su hijo le pide un pez, en lugar de un pez le da la serpiente? Y los Padres conciliares nos dieron las serpientes de las palabras poco rectas, calculada y astutamente ambiguas. ¿O, si le pide un huevo, le da el escorpión? Y los Padres conciliares nos dieron esos textos que envenenan las almas con muchos errores. ¿O, si le pide pan le da una piedra? Y los Padres conciliares nos dieron, en lugar del pan de la verdad, las piedras pesadas de las herejías que hunden a las almas en el infierno.

Nada podrían los enemigos de Cristo, si entre los hombres de Iglesia no abundaran los cobardes y los traidores. Los hijos del diablo hacen grandes avances por causa de la complicidad, la ceguera y la cobardía de muchísimos católicos que deberían estar dispuestos a dar la vida en defensa de la Verdad, como dignos hijos de Dios. Acabamos de ver una prueba de ello en esa reunión del martes en el Vaticano, en ese encuentro “cordial” entre las autoridades modernistas y el supuesto líder de lo que queda de enteramente católico en la Iglesia. Dios nos libre de ser cordiales con los destructores de la Iglesia, con esos ministros del diablo. Pero no sólo se dio esa cordialidad entre dos prelados de “sensibilidades” opuestas pero liberales al fin y al cabo, sino que ambos acordaron -lo que es mucho más grave todavía y que prueba que la desorientación diabólica ha entrado en la FSSPX desde la cabeza- “superar gradualmente las dificultades y llegar a la reconciliación plena”. Dicho más claramente: se acordó que la Fraternidad hará gradualmente las concesiones necesarias para ser aprobada por Roma. ¡Pero ser aprobados por Roma apóstata equivale a ser reprobados por Dios! Porque nos advierte San Pablo: No os unáis en yugo desigual con los infieles, pues ¿qué tienen de común la justicia y la iniquidad? ¿O qué sociedad puede existir entre la luz y las tinieblas? ¿O qué acuerdo puede haber ente Cristo y Belial? (2 Cor 6 14-15). Por tanto, la reunión del pasado martes en el Vaticano fue un gran paso en la auto demolición de la obra de Mons. Lefebvre, y la actitud de las autoridades de la Fraternidad tiene un solo calificativo: traición.

Estas defecciones, cobardías y rendiciones de los católicos son la principal causa de la progresiva extensión del reinado del demonio sobre el mundo. Satanás se va haciendo rey de los individuos, de las familias y de los Estados en la misma medida que Cristo va siendo expulsado del trono que le pertenece en todos los corazones, en todos los hogares y en todas las sociedades.

¿Cómo se ha podido llegar a este increíble estado de cosas? La respuesta se relaciona con la esta fiesta de San Miguel arcángel. El 13 de octubre de 1884, el Papa León XIII, después de haber celebrado la misa, asistió a una segunda misa, según acostumbraba. Hacia el final, se le vio levantar la cabeza de repente y mirar fijamente hacia el altar, encima del tabernáculo. El Papa palideció y se le vio tenso. Acabada la misa, se levantó y, todavía conmocionado, se dirigió hacia su despacho y se encerró en él. Luego hizo llamar a un secretario, a quien dio una hoja que debía ser impresa y enviada a los obispos de todo el mundo. La hoja contenía el exorcismo del arcángel San Miguel, compuesto por el mismo Pontífice; el mismo que recitamos después de cada misa rezada. León XIII relataría más tarde que durante la segunda misa había visto una nube de demonios que se lanzaban contra Roma para atacarla. «Vi demonios y oí sus crujidos, sus blasfemias, sus burlas. Oí la espeluznante voz de Satanás desafiando a Dios, diciendo que él podía destruir la Iglesia y llevar a todo el mundo al infierno si se le daba suficiente tiempo y poder. Satanás le pidió permiso a Dios de tener 100 años para influir en el mundo como nunca antes había podido hacerlo». Pero el Papa pudo ver también aparecer a San Miguel, que lanzaba a Satanás con sus legiones al abismo del infierno. De ahí su decisión de recurrir a San Miguel Arcángel y a las milicias del cielo para defender a la Iglesia contra los ejércitos diabólicos en esta gran ofensiva.

Todo indica que estamos dentro de esos 100 espantosos y terribles años y, sin embargo, en la misa nueva no se reza la oración a San Miguel. Fue suprimida por los ministros del demonio en la destructora “reforma litúrgica” iniciada en su concilio, el Vaticano II, el mismo que se negó -por las maquinaciones del clero servidor del infierno, masón, liberal, modernista y filo marxista- a hacer definiciones acerca de la S.V. María, el mismo que oficializó la herejía ecumenista, el mismo que enseñó que el hombre tiene derecho a no creer en Jesucristo, el mismo que destronó a Cristo y dio inicio a la entronización de diablo en el lugar santo.

¡San Miguel Arcángel, defiéndenos en la batalla!
¡Ave María Purísima!