English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

lunes, 22 de septiembre de 2014

COMENTARIO ELEISON N° CCCLXXV (375).- 20 de septiembre de 2014.

Nota: la traducción es nuestra, ante el retraso del envío de la traducción oficial.

24-9-14 Actualización: al final ha sido agregada la traducción oficial.



CONTEXTO TRANSTORNADO

Partiendo de los argumentos contra el sedevacantismo como un error miope en una situación completamente anormal, un amigo italiano (C.C.) adopta una visión de mayor alcance ante esa situación. Sin ser sacerdote o teólogo, él aventura la opinión de que el sedevacantismo es solamente uno de los varios intentos para ajustar la crisis de hoy en las categorías de ayer. Indiscutiblemente, la teología católica no cambia, sino la situación real a la cual esa teología debe aplicarse, situación que fue sometida a un cambio radical con el Vaticano II. Este es su párrafo clave sobre esa realidad trastornada:

“Por su rechazo a la realidad objetiva de la existencia de Dios y de la necesidad de someterse a su Ley, el mundo moderno de hoy no es normal, y la actual unidad católica tampoco es normal por haber puesto al hombre en el lugar de Dios, en el centro de todas las cosas. Tampoco es por un repentino viraje que la Iglesia ha llegado a este estado anormal de cosas, sino que ha seguido un largo y complejo proceso de alejamiento de Dios, cuyos dañinos efectos se pusieron de manifiesto en el Vaticano II. Por cientos de años los gérmenes de la disolución se han estado cultivando dentro de la Iglesia, habiendo alojado los hombres estos gérmenes, y a ellos se les ha permitido ocupar todos los cargos de la jerarquía hasta e incluyendo, la Sede de Pedro”.

Mi amigo continúa diciendo que si uno falla en tomar en consideración esta anormalidad del estado actual de la Iglesia en su conjunto, que está de manera increíble, aunque ciertamente, peor que nunca; uno corre el riesgo de tratar con una realidad que ya no existe más, con términos de referencia que ya no se aplican. Así por ejemplo los sedevacantistas dirán que los hombres de Iglesia de hoy en día deben saber lo que están haciendo, porque son hombres inteligentes y educados. No es así, dice C.C.: su predicación y su práctica bien pueden no ser más católicas, pero ellos están convencidos que son totalmente ortodoxos. El mundo entero se ha vuelto loco. Ellos simplemente han enloquecido con él, no por una pérdida de la razón sino por haber abandonado el uso de ella, y a medida que su fe católica sigue debilitándose, es más y más difícil lograr que no la pierdan completamente.

Pero entonces se puede objetar que Dios debe haber abandonado a su Iglesia. En respuesta, C.C. recurre a tres citas de la Sagrada Escritura. Primero, Lc. XVIII, 8, donde Nuestro Señor se pregunta si cuando Él vuelva, encontrará Fe sobre la tierra. Obviamente un pequeño remanente de sacerdotes y laicos (tal vez con algunos obispos) será suficiente para asegurar la indefectibilidad de la Iglesia hasta el fin del mundo (se piensa en la dificultades actuales de la “Resistencia” para tomar forma). Igualmente, segundo, Mt. XXIV, 11–14, donde se prevé que muchos falsos profetas engañarán a muchas almas y la caridad se enfriará. Y tercero, Lc. XXII, 31–32, donde Nuestro Señor instruye a Pedro a confirmar en la Fe a sus hermanos después de su conversión, sugiriendo firmemente que su Fe primero iba a fallar. Entonces casi toda la jerarquía puede fallar, incluyendo a Pedro, sin que la Iglesia cese de ser indefectible, un poco como cuando todos los Apóstoles huyeron en el Jardín de Getsemaní (Mt. XXVI, 56).

En conclusión, la visión de C.C. para la Iglesia de mañana o de pasado mañana es parecida a la del Padre Calmel: que cada uno de nosotros cumpla con su deber según su estado de vida y tome parte en construir una red de pequeños bastiones de la Fe, cada uno con un sacerdote que asegure los sacramentos, pero en adelante sin la teología de la Iglesia que ahora es inaplicable, sin la aprobación canónica imposible de obtener [unobtainable], ni tampoco con los obsoletos muros de separación sobre los cuales la Fe habrá fluido. Estos fuertes estarán unidos por la Verdad y tendrán contactos mutuos de caridad. El resto está en las manos de Dios.

Kyrie eleison.

-------------------------------------------------------------------------------

Finalmente llegó la traducción oficial:

De: "Letters @ EC" <letters@eleisoncomments.com>
Para: (..X..) 
Enviado: Martes, 23 de septiembre, 2014 13:56:38
Asunto: FW: "Comentarios Eleison" de Mons Williamson - Numéro CCCLXXV - 375 ( Español)

Dear (..X..): I understand from His Lordship that this didn’t arrive in your inboxes this week.
 
From: mailinglistbouncer@dreamhost.com [mailto:mailinglistbouncer@dreamhost.com] On Behalf OfEleison Comments
Sent: Saturday, September 20, 2014 4:35 PM
To: letters@eleisoncomments.com
Subject: "Comentarios Eleison" de Mons Williamson - Numéro CCCLXXV - 375 ( Español)
 
Comentarios Eleison por su Excelencia Richard  Williamson
Número CCCLXXV (375)
20 de septiembre de 2014

CONTEXTO TRASTORNADO

Partiendo de argumentos contra el sedevacantismo por ser un error de corto alcance en una situación totalmente anormal, un amigo italiano (C.C.) adopta una visión de mayor alcance de esa situación. Sin ser sacerdote ni teólogo, él aventura la opinión que el sedevacantismo es meramente uno de varios intentos en la Iglesia de encajar la crisis de hoy en día en las categorías de ayer. Se trata de cambios no de la teología católica sino de la situación real a la cual esa teología debe aplicarse, porque esta situación fue sometida a un cambio radical con el Vaticano II. Aquí está el párrafo clave de él sobre esa realidad trastornada:—
“Por su rechazo a la realidad objetiva de la existencia de Dios y de la necesidad de someterse a su Ley, el mundo moderno de hoy en día no es normal, y la actual unidad católica no es normal tampoco, por haber puesto al hombre en el centro de las cosas en lugar de a Dios. Tampoco es por un repentino brusco viraje que la Iglesia ha llegado a este estado anormal de cosas sino siguiendo un largo y complejo proceso de alejamiento de Dios cuyos efectos disruptivos se pusieron de manifiesto en el Vaticano II. Por cientos de años los gérmenes de la disolución han estado criándose dentro de la Iglesia al igual que los hombres alojando estos gérmenes, y a ellos se les ha permitido ocupar todos los rangos de la jerarquía hasta e incluyendo, la Sede de Pedro”.
Mi amigo continúa que si uno falla en tomar en consideración esta anormalidad de conjunto del estado actual de la Iglesia, que es increíblemente pero ciertamente peor que nunca, uno corre el riesgo de tratar con una realidad que ya no existe más, con términos de referencia que no aplican más. Así por ejemplo los sedevacantistas dirán que los hombres de Iglesia de ho y en día deben saber lo que están haciendo, porque son hombres inteligentes y educados. No es así, dice C.C.: la predicación y práctica de éstos pueden bien no ser más católicas, pero están convencidos que son totalmente ortodoxos. El mundo todo se ha vuelto loco. Ellos meramente se han vuelto locos con él, no por una pérdida de la razón sino por haber abandonado el uso de ella, y a medida que su fe católica sigue debilitándose hay siempre menos para pararlos de perderla completamente.
Pero entonces, uno puede objetar, Dios debe haber abandonado a Su Iglesia. En respuesta, C.C. recurre a tres citas de la Sagrada Escritura. Primero, Lc.XVIII,8, donde Nuestro Señor se pregunta si El siquiera encontrará Fe en la tierra cuando vuelva. Obviamente un pequeño remanente de sacerdotes y laicos (tal vez con algunos obispos) será suficiente para asegurar la indefectibilidad de la Iglesia ha sta el fin del mundo (uno piensa en la dificultades actuales de la “Resistencia” para tomar forma). Del mismo modo, segundo, Mt.XXIV,11–14, donde se prevé que muchos falsos profetas engañarán a muchas almas y la caridad se enfriará. Y tercero, Lc.XXII,31–32, donde Nuestro Señor instruye a Pedro a confirmar en la Fe a sus hermanos después que él se ha convertido, sugiriendo firmemente que su Fe primero iba a fallar. Entonces casi toda la jerarquía puede fallar, incluyendo a Pedro, sin que la Iglesia cese de ser indefectible, un poco como cuando los Apóstoles todos huyeron en el Jardín de Getsemaní (Mt.XXVI,56).
En conclusión, la visión de C.C. para la Iglesia de mañana o de pasado mañana se parece bastante a la del Padre Calmel: que cada uno de nosotros cumpla con su deber según su estado de vida y tome parte en construir una red de pequeños fuertes de la Fe, cada una con un sacerdote que asegure los sacramentos, pero de ahora en adelante sin inaplicable teología de la Iglesia, ni imposible de obtener aprobación canónica, ni con muros de separación caducos en cuanto que la Fe habrá podido fluir sobre ellos. Estos fuertes estarán unidos por la Verdad y tendrán contactos mutuos de caridad. El resto está en las manos de Dios.
Kyrie Eleison.

CONTACTOS

Durante las próximas semanas, la publicación deEleison Comments se trasladará desde Dinoscopus a la nueva página web de la iniciativa de San Marcel de Su Excelencia. Mientras que esta transición está en marcha, les pedimos que tengan paciencia con nosotros ya que las comunicaciones de correo electrónico será algo limitada. Si es necesario, utilice una dirección email de entre las siguientes.
--para comunicaciones esenciales a obispo Williamson:
--para asuntos técnicos o administrativos necesarios y urgentes:

DONATIVOS

Mientras que losComentarios Eleison se distribuye gratuitamente, existen costos técnicos y administrativos asociados con su envío a los subscriptores alrededor del mundo y con la operativa de este sitio. Las contribuciones para compensar estos costos se agradecen y pueden realizarse a través del botón que se presenta abajo, o mediante el envío de una contribución por PayPal a:
 
payment methods
© 2011-2014 BRN Associates, Inc. Todos los Derechos Reservados.
Se otorga una licencia no exclusiva para imprimir, re-enviar por correo electrónico y/o publicar este artículo en Internet a los usuarios que así lo deseen, en el entendido de que no realizarán cambios al contenido que se reproduzca o distribuya, así como el conservar esta notificación con todas y cada una de las reproducciones del mismo como se autoriza por la presente. Fuera de esta licencia no exclusiva limitada, ninguna parte de este artículo puede ser reproducida en ninguna forma, ni por medios electrónicos ni mecánicos, sin autorización expresa y por escrito del editor, con la excepción de críticos que pudiesen citar breves pasajes en una reseña o excepto en aquellos casos en donde los derechos del contenido que ahí se reproduzca le pertenezca a su autor(es) original o a algún otro titular de los mismos. La reproducción adici onal del artículo se sujeta, por lo tanto, a la autorización expresa del mismo.
Favor de dirigir las preguntas referentes a estas autorizaciones al correo electrónicoeditorial@marceleditions.com.