English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

jueves, 2 de agosto de 2018

FOTOS DE LA CELEBRACIÓN DE LOS 30 AÑOS DE LA CONSAGRACIÓN EPISCOPAL DE MONS. WILLIAMSON

Escribe Monseñor Zendejas:
La Divina Providencia nos ha permitido celebrar, el domingo 8 de julio, el trigésimo aniversario de la consagración episcopal de Su Excelencia, Monseñor Richard Williamson. Más de doscientas personas provenientes de 17 localidades (Estados) de los EE UU estuvieron presentes para dar homenaje a la integridad que S.E. ha demostrado al preservar el combate por la Fe Católica de acuerdo al espíritu y fortaleza del mismo Monseñor Lefebvre. No menor ha sido la generosa presencia de parte del clero proveniente de cinco continentes de alrededor del mundo, a fin de no sólo de dar ánimo al Prelado celebrante sino también de hacer una acción de gracias por los sacrificios y ultrajes afrontados con ecuánime valor durante los treinta años de episcopado, haciendo parte de un testimonio viviente de fidelidad del cual somos herederos. 
La Misa Pontifical fue preparada en el poblado de Brewster, Estado de Nueva York, al norte de la ciudad principal. La liturgia que conlleva ésta ceremonia condujo el tema central de la celebración episcopal: la preservación del auténtico Sacerdocio Católico instituido por Nuestro Señor Jesucristo, expresado por el Rito Latino, proclamado por la Tradición Católica, y transmitido heroicamente por las consagraciones episcopales del 30 de junio de 1988 por el Prelado por antonomasia, de feliz memoria, Monseñor Marcel Lefebvre. Las palabras de Monseñor Williamson, pronunciadas durante el sermón, son dignas de recordar en éste momento para mantenerse fiel a través de la crisis actual de la Iglesia y del mundo.  
Después de la ceremonia se presentó la biografía de Monseñor Richard Williamson, La Voz de Trompeta - una sinfonía inconclusa, con una previa intervención escrita por el Doctor David Allen White, autor de 360 páginas. Desafortunadamente, el Dr. White no pudo estar presente debido a que, cinco días antes del evento, tuvo una intervención de cirugía que no podía ser pospuesta. A Dios gracias, la salud del Dr. White se mejora paulatinamente día tras día. 
Finalmente, la recepción del banquete giró en torno a una variación musical - sin faltar los típicos estruendos de los Mariachis al sazón mexicano -  que comenzó con la melodía singularmente bella del violín, terminando con la magnífica ejecución de música clásica de altura por un inolvidable y magistral concierto de piano.  
Que éste sincero homenaje sea para Su Excelencia un aliciente para continuar fiel al pie del cañón en el combate por la defensa del Depósito de la Fe por la sagrada Tradición de la Iglesia Católica. Así como se lee en su blasón episcopal "Ut Fidelis Inveniatur" (Para ser encontrado Fiel)
 Ad Multos Annos!!! 
 Viva Cristo Rey!