English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

viernes, 3 de agosto de 2018

VOZ DE FÁTIMA, VOZ DE DIOS N° 65


VOZ DE FÁTIMA, VOZ DE DIOS N° 65


21 de julio de 2018
Vox túrturis audita est in terra nostra
(Cant. II, 12)



Para leer y releer I


Queremos recopilar, poco a poco, las palabras de Mons. Lefebvre en fechas posteriores a su firma del Protocolo de Acuerdo, 1988. Son muy claras y nos orientan para saber cómo proceder.

"No debemos hacernos ilusiones. Los principios que dirigen ahora la Iglesia Conciliar son cada vez más abiertamente contrarios a la doctrina católica. Todas las ideas falsas del Concilio continúan desarrollándose, son reafirmadas cada vez con más claridad. Son cada vez menos ocultas. Es, pues, absolutamente inconcebible que se pueda colaborar con semejante jerarquía”. (Fideliter, enero de 1991).

"Es un deber estricto para todo sacerdote que quiera permanecer católico, el de separarse de esta Iglesia Conciliar, mientras ella no regrese a la Tradición del Magisterio de la Iglesia y de la fe católica”. (Itinerário Espiritual)

“Sobre todo, si hubiera un arreglo con Roma, seríamos invadidos por una gran cantidad de personas… (si) tienen la Tradición y están reconocidos por Roma, (muchos) van a venir con nosotros. Hay mucha gente que seguirá con su espíritu moderno y liberal, pero que vendrán con nosotros porque les va a gustar asistir de vez en cuando a una ceremonia tradicional y tener contacto con los tradicionalistas. Y esto será muy peligroso para nuestro medio tradicional. Si somos invadidos por toda esta gente ¿qué va a pasar con la Tradición? Poco a poco va a haber una especie de ósmosis que se producirá, una especie de consenso… Muy despacio, muy despacio, vamos a terminar por no ver la distinción entre el liberalismo y la Tradición. Es muy peligroso.” (conferencia en Flavigny, 11 de junio de 1988. Fideliter n°68, 1989).

“Por eso, no debemos sorprendernos de que no lleguemos a entendernos con Roma. Esto no será posible mientras Roma no regrese a la fe en el Reinado de Nuestro Señor Jesucristo, mientras ella continúe dando la impresión de que todas las religiones son buenas. (conferencia en Sierre, Suiza, 27-11-88. Fideliter n° 89, 1992).

"Debemos estar exentos de todo compromiso, tanto respecto a los sedevacantistas como a aquellos que quieren absolutamente estar sometidos a la autoridad eclesiástica [actual, liberal y modernista].
                                                                                            Arsenius