English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

jueves, 13 de abril de 2017

TORNIELLI CONFIRMA QUE LA FSSPX Y ROMA PREPARAN UNA NUEVA DECLARACIÓN DOCTRINAL



FUENTE (la negrita y los comnetarios en rojo son de NP. Título original: "Lefebvristas: para el anuncio de la prelatura es necesario más tiempo")

No se prevé el acuerdo a corto plazo - el superior de la Fraternidad, Fellay, todavía no ha firmado la declaración doctrinal.
ANDREA TORNIELLI
CIUDAD DEL VATICANO Con la extensión de la facultad de confesar licita y válidamente establecida para los sacerdotes de la FSSPX al final del Jubileo de la misericordia, y después con la decisión de esta semana de volver lícitas y válidas los matrimonios que celebren los sacerdotes lefebvristas, el Papa Francisco ha dado dos pasos significativos en favor del grupo tradicionalista, pensando en ambos casos en los fieles que siguen la Fraternidad.  

Los contactos son constantes y continúan, y algunas fuentes han hablado de una posible aceleración, suponiendo un inminente anuncio de la concesión de la Prelatura Personal durante el viaje que el Papa hará a Fátima el próximo 12 y 13 de mayo, con ocasión del centenario de las apariciones marianas que han influenciado la historia del siglo XX. 

Sin embargo, la situación no ha cambiado respecto a hace unos meses. El superior general de la Fraternidad, el obispo Bernard Fellay, todavía no ha firmado la declaración doctrinal modificada y simplificada, que contiene la professio fidei, y que es considerada por la Congregación para la Doctrina de la fe y de la Pontificia Comisión Ecclesia Dei, como el necesario paso previo a que se active el procedimiento jurídico que hará posible el pleno retorno a la comunión de la FSSPX. [Una cosa es absolutamente segura: esa "declaración doctrinal modificada y simplificada" será un documento redactado con deliberada ambigüedad, a fin de dejar conformes a ambas partes. Cuando se critique esa ambigüedad a Mons. Fellay, éste responderá -como ya sucedió con la "declaración doctrinal" del 2012- que el texto de la nueva "declaración doctrional" es prácticamente igual al del protocolo firmado por Mons. Lefebvre en 1988 (obviando, por supuesto, el hecho de que el Arzobispo retractó su firma antes de 24 horas). 
Lo único verdaderamente interesante de este artículo es la confirmación de que los traidores acuerdistas que dirigen la Neo-FSSPX y los herejes modernistas que ocupan Roma, trabajan actualmente en afinar la redacción de la "declaración doctrinal" que se requiere para regularizar (o, mejor dicho, neutralizar) a la Fraternidad
El papa y los dicasterios vaticanos no tienen prisa y no quieren apresurar a Fellay, sabiendo bien que el superior debe hacer frente a las diferencias de opinión interna en la Fraternidad. Además antes de instituir la Prelatura Personal, es previsible que la Santa Sede proceda a informar adecuadamente a las conferencias episcopales involucradas, en los países en los cuales están presentes y operando los lefebvristas.
Es conocida la devoción que los seguidores del arzobispo Lefebvre siempre han manifestado para la Virgen de Fátima. En el año del centenario está en programa una peregrinación de la Fraternidad. Esto ha hecho suponer que justo durante el próximo viaje Francisco pudiera hacer algún anuncio. Pero los tiempos, informaron acreditadas fuentes del Vaticano, todavía no están maduros. Además, un anuncio en Fátima, en el día en que con toda probabilidad -la confirmación oficial llegará en el consistorio del 20 de abril- el papa proclamará santos a los dos pastorcitos videntes Francisco y Jacinta Marto, terminarán por poner en segundo plano la celebración del centenario. 

El regreso de los lefebvristas a la plena comunión, en efecto, sería una noticia de gran resonancia mundial, dado que en definitiva marcaría el fin de la fractura consumada en 1988 con las ordenaciones episcopales ilegítimas presididas por el mismo Mons. Lefebvre. Una fractura ya parcialmente sanada con la decisión de Benedicto XVI de revocar la excomunión para los que recibieron la consagración episcopal.