English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

lunes, 13 de octubre de 2014

UNIÓN SACERDOTAL MARCEL LEFEBVRE : COMUNICADO DEL 13 DE OCTUBRE DE 2014



Un nuevo beato de la iglesia conciliar
El domingo 19 de octubre, al finalizar el espantoso sínodo de la familia, el papa Francisco procederá a la “beatificación” de Paulo VI:
Los sacerdotes de la Unión Sacerdotal Marcel Lefebvre desean expresar públicamente su indignación y su reprobación frente a este nuevo escándalo de Francisco, que constituye a la vez un simulacro y una abominación.
-Un simulacro, porque es evidente que la Iglesia Católica no puede elevar a los altares a los papas que propagaron una nueva religión conduciendo a tantas almas a la apostasía. El acto de Francisco, el 19 de octubre, será nulo e inválido, así como fue nulo e inválido el que realizó el pasado 27 de abril, donde Francisco pretendió canonizar a Juan XXIII y Juan Pablo II. No habrá “beato Paulo VI” después del 19 de octubre, como no hay “san Juan XXIII” o “san Juan Pablo II” desde el 27 de abril. Se trata de seudo-beatificaciones o seudo-canonizaciones, y los “milagros” en las “causas” de los “beatos” y “santos” de la iglesia conciliar, no pueden ser más que seudo-milagros.
-Una abominación a los ojos de Dios, pues Paulo VI quedará desgraciadamente en la historia de la Iglesia como el papa de la nueva misa y del concilio Vaticano II: él promulgó –ilegítimamente- un rito que “se aleja de manera impresionante, en su conjunto como en el detalle, de la teología católica de la santa misa” (Breve examen crítico), él impuso a los sacerdotes y a los fieles lo que Monseñor Lefebvre calificó, en su sermón de Lille (29 de agosto de 1976), de “misa bastarda”. Él presidió tres de las cuatro sesiones del Vaticano II y promulgó todos los textos de este concilio, del cual Monseñor Lefebvre afirmó que era “el más grande desastre” de toda la historia de la Iglesia (Introducción de su obra Le destronaron).
Una traición «gradual »
Fue al aproximarse este escándalo, y algunos meses después del escándalo del 27 de abril, que el superior general de la FSSPX se encontró con el cardenal Müller el 23 de septiembre para un “encuentro cordial”. El comunicado del Vaticano explica –sin que Monseñor Fellay haya manifestado su desacuerdo- que se ha acordado proceder gradualmente y dentro de un tiempo razonable para superar las dificultades y alcanzar la deseada reconciliación plena."  Claramente se nos anuncia una unión con Roma gradual, o más bien una traición gradual. El peligro es cada vez más manifiesto; hay que orar instantemente para que los sacerdotes, religiosos, religiosas y fieles de la Tradición que estén conscientes sepan sacar valientemente las consecuencias.
En cuanto a nosotros, sacerdotes de la Unión Sacerdotal, queremos, a ejemplo de Monseñor Lefebvre, continuar sin compromisos el buen combate de la fe, por el honor de Dios y la salvación de las almas. En este día de aniversario del gran milagro de Fátima, ponemos nuestra empresa bajo la protección de la Reina del Santísimo Rosario, “fuerte, como un ejército ordenado en batalla”.