English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

sábado, 18 de octubre de 2014

REFLEXIONES DESPUÉS DEL COMUNICADO DEL 17 DE OCTUBRE.


Las « reservas » de la Casa general de la FSSPX


El 17 de octubre apareció un “comunicado de la Casa general de la FSSPX respecto a la beatificación del papa Paulo VI”. He aquí algunas reflexiones que nos sugiere este documento:

  • « La Fraternidad Sacerdotal San Pío X quiere expresar sus más serias reservas sobre las beatificaciones y canonizaciones de los últimos Papas»
Encontramos aquí el mismo lenguaje que en los (rarísimos) textos oficiales concernientes a las “canonizaciones” del pasado 27 de abril: Se expresan interrogaciones, dudas reservas, perplejidad… Monseñor Fellay no habló de seudo canonizaciones, ni pone entre comillas la palabra canonizaciones.  No dijo claramente si estas canonizaciones fueron verdaderas o falsas, válidas o no, solamente que ellas no fueron “serias” o bien que ellas “planteaban un problema”.
Aquí pasa lo mismo: ¿La FSSPX solamente expresa “reservas” –por más “serias” que sean- en la vigilia de la “beatificación” del papa de la nueva misa? La casa general, ¿piensa que el acto que se prepara a hacer Francisco este 19 de octubre será válido? Si no, ¿por qué no utilizar comillas, por qué no declarar francamente que no habrá “beato Paulo VI” como lo hicimos nosotros en nuestro comunicado del día 13?

La FSSPX expresa « reservas »: no manifiesta su indignación y no denuncia el escándalo como tal.

Notemos además que el comunicado, proviniendo de la Casa general, no compromete a Monseñor Fellay en lo personal. ¿No tenía el deber, tanto como superior general de la obra fundada por Monseñor Lefebvre para el combate de la fe, y como obispo católico, de tomar personal y claramente posición en estas circunstancias tan graves?

  •  “Pablo VI es, por cierto, el Papa de la Encíclica Humanae Vitae, que aportó luz y reconfortó a las familias católicas cuando los principios fundamentales del matrimonio eran fuertemente atacados…”
Los « principios fundamentales del matrimonio » han sido “fuertemente atacados” por el concilio Vaticano II, más precisamente por la constitución Gaudium et spes, promulgada por… Paulo VI el 7 de diciembre de 1965. Esta constitución cambió la definición de matrimonio y abrió el camino a la inversión de los fines del matrimonio en el nuevo “código”. Tres años después de Gaudium et spes, la encíclica Humanae vitae no restableció los “principios fundamentales del matrimonio”, de allí la debilidad y las contradicciones internas de este documento que condenó la contracepción. Hay que leer el estudio sobre Humanae vitae publicado por Le Sel de la Terre 75, para comprender que ésta encíclica no aportó a las familias católicas toda la “luz” ni las “reconfortó” cuando tanta necesidad tenían de ello.

« …igual que lo han sido — de manera escandalosa — por algunos miembros del Sínodo que está por acabar”. ¿Y el papa? Sabemos el apoyo que le ha dado al cardenal Kasper y a los otros revolucionarios.

Se apreciarán los eufemismos del párrafo siguiente, respecto al Concilio: “liberalismo doctrinal” (¿eso es todo?), trastorno (¿la Revolución francesa, con la cual se ha comparado al Vaticano II, fue un simple trastorno?)

El párrafo sobre la nueva misa es igualmente bastante tímido. Citan dos expresiones de Monseñor Lefebvre, pero se guardan de escoger las más enérgicas.

 El párrafo siguiente, hábilmente formulado, da a entender –sin afirmarlo- que el Motu proprio de 2007 sería el feliz resultado del combate de Monseñor Lefebvre. Del resto, es falso afirmar sin más precisiones que por este Motu proprio “fue reconocido el hecho que la misa tridentina jamás fue abrogada”.

En su último párrafo, “siguiendo los pasos de su fundador, la Fraternidad Sacerdotal San Pío X renueva su adhesión a la Tradición bimilenaria de la Iglesia”. Pero omite renovar, “siguiendo los pasos de su fundador”, su rechazo a “seguir a la Roma de tendencia neo-modernista y neo-protestante” (Declaración del 21 de noviembre de 1974). Desgraciadamente, no es la primera vez que lo constatamos. El odio al error, ¿no es la piedra angular del amor de la verdad?

Esperamos que algunos padres de la FSSPX, este domingo 19 de octubre, no se contenten con expresar « las más serias reservas”, sino que denuncien vigorosamente el gravísimo escándalo que constituye la “beatificación”, por el papa Francisco, de su predecesor de triste memoria.
Padre Bruno