English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

martes, 7 de octubre de 2014

CARDENAL OUELLET: LA FSSPX TIENE QUE SER CONSIDERADA CON UNA MIRADA ECUMÉNICA.-





El Cardenal Marc Ouellet, “conservador” y “amigo de la Misa tradicional”, se expresa así sobre las relaciones de Roma con la FSSPX en su libro Actualidad y futuro del Concilio Ecuménico Vaticano II:

..."Todo esto (las negociaciones de Roma con la FSSPX) tiene que ser considerado con una mirada abierta, ecuménica. Hay que darle a estas iniciativas (de Benedicto XVI) el beneficio de la voluntad de construcción. Estas fueron saboteadas de varias maneras por ciertos errores o ciertos juegos mediáticos. El asunto Williamson, por ejemplo, hizo más difícil la recepción y el desarrollo de estas iniciativas del Santo Padre. Pero a largo plazo, traerá fruto".

«Hay ciertamente una razón ecuménica que justifica esta iniciativa del Papa Benedicto XVI respecto a la liturgia. El mismo se lamentó anteriormente en sus escritos, que se haya descartado completamente el rito que ahora se llama “extraordinario”. Se dio cuenta que, pedagógicamente, ésta no fue la mejor solución.

 El Card. Ouellet expresa claramente, sin retraerse, el propósito tanto de las relaciones con la FSSPX como de la implementación del motu proprio sobre la Misa que ellos llaman “extraordinaria”: el Ecumenismo. Y admite asimismo que a pesar de los inconvenientes causados por “el asunto Williamson” (que no se circunscribe a las famosas declaraciones a la TV sueca sino también a su sola presencia en la FSSPX, motivo por el cual debió ser censurado y posteriormente expulsado), la iniciativa ecuménica “a  largo plazo, traerá fruto”. En esto y tanto más el Card. Ouellet y Mons. Fellay son coincidentes en su paciencia.

Sin dudas que hoy con el más zafado Francisco en el Vaticano la iniciativa ha recobrado fuerzas y probablemente se acelere, pues Francisco sabe cómo complacer a todo el mundo es sus afanes de sacar tajada para satisfacer cada cual su ambición, pues parece que Roma hoy da para todos (y todas, como dicen ahora con la neo-parla igualitaria antidiscriminatoria). Francisco sabe que el control debe ser total. Por eso a los que amagan erigirse en disidentes los hace a un lado sin contemplaciones. Hemos tenido el reciente ejemplo del obispo Livieres de Ciudad del Este, Paraguay. Precisamente el Card. Ouellet como Prefecto de la Congregación para los Obispos fue el destinatario de la carta de defensa del obispo de Paraguay, aunque hasta ahí no llegó el ecumenismo vaticano, pues Livieres estuvo falto de “cordialidad” y pareció sacar los pies del plato, cosas en las que Mons. Fellay no ha sido hasta ahora capaz de incurrir.

La FSSPX, para Roma, una "sensibilidad" religiosa más...

Queda evidenciado que si la FSSPX estuviera en contra del Ecumenismo tal como ha surgido del Vaticano II, y como siempre lo ha dicho y criticado, entonces debería abstenerse de formar parte de él, es decir, de ser “ecumenizada” por Roma, evitando relación con ésta pues no es otra la intención que tiene. Sin embargo, Mons. Fellay sigue su prédica negociadora y cordial con los herejes modernistas conciliares, prestándose a ser parte del ecumenismo al que dice oponerse. Otra mentira de Mons. Fellay: él desde hace años sabe lo que Roma piensa y hace, sabe que hacen su ecumenismo con la FSSPX,  alguna vez hasta lo ha confesado en una entrevista, pero sin embargo con su cuento de “ir a dar testimonio de la verdad” (amparándose mentirosamente en Mons. Lefebvre, que al final repudió absolutamente todo contacto con los herejes de la iglesia conciliar)  se presta a ser parte del ecumenismo conciliar que sólo puede existir a costa de la verdad católica y que en este caso no tiene otro objetivo que acabar con toda resistencia en la FSSPX para integrarla al gran movimiento mundial de las religiones. Para comprender mejor el ecumenismo del que forma parte y que practica Mons. Fellay desde hace muchos años, puede leerse este artículo: http://syllabus-errorum.blogspot.com.ar/2013/02/el-ecumenismo-de-monsenor-fellay.html