English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

jueves, 28 de noviembre de 2013

MONS FELLAY EXPULSA AL.P. GIROUARD ¡RUEDA OTRA CABEZA!

 FUENTE: SACRIFICIUM.-

Mis queridos amigos:
Sé que han sido más de dos meses desde que publiqué nuestra última edición, y algunos de ustedes se han estado preguntando qué sucedió. Gracias a Dios, me encuentro muy bien, vivo y con espíritu combativo. Simplemente estuve demasiado ocupado en cuestiones de mi parroquia (juntas con los grupos de hombres y mujeres, construcción de la sacristía, nuestro primer bautismo, bendición de una casa en Bellingham, WA; mejoras en nuestro salón, etc.), sin olvidar la oración, estudio y el simple día a día en el Priorato. Recuerden que no tengo un Hermano o Hermana que se ocupe de esas cosas. Tuve también algunas cruces pequeñas que me frenaron un poco (estuve enfermo de un virus, mi laptop tuvo que ser enviada a reparación, etc.) Gracias por su paciencia y comprensión. Y estén seguros: mis fieles están tan fuertes y determinados como nunca, lo que me ayuda mucho. Además, Nuestro Señor me asiste de muchas maneras y me mantiene feliz y resuelto.
¿Qué pasó con mi situación con la Neo-FSSPX? A mediados de octubre, recibí mi segunda Monición Canónica del Padre Wegner, pero no tuvo éxito en convertirme en un “blando”, y no me molestó en absoluto contestarla. El Lunes, en la fiesta de la gran mártir Santa Catalina, recibí por correo registrado prioritario un sobre ¡con unas estampillas suizas hermosas! ¡Sí, era de Menzingen! De Su Excelencia Monseñor Bernard Fellay! Una carta en francés, con un titulo de grandes letras mayúsculas: DECRETO DE EXPULSIÓN DEL R.P. PATRICK GIROUARD. Sí, queridos lectores, otra cabeza ha rodado de la guillotina de Menzingen: ¡La mía! Les daré el texto completo en mi última edición, pero las palabras son claras: ¡He sido expulsado!
Pero ¿realmente lo he sido? Lo pregunto pues, aunque el texto del decreto es muy claro, tal vez su autor tratará de justificarlo diciendo que el texto es ambiguo y demasiado sutil para entenderlo. Así es, para usar sus propias expresiones, nosotros los lectores no “estamos en su cabeza” (recuerden cuando Monseñor Fellay trató de justificar su vergonzosa Declaración del 15 de Abril de 2012). Por lo tanto ¿estoy o no estoy fuera? Ser o no ser, he aquí la pregunta capital. He tenido la tentación de escribirle y preguntarle lo que hay “en su cabeza” respecto a mi expulsión, pero entonces me di cuenta que su eventual respuesta no me ayudaría en lo absoluto. Seguiré con el mismo problema al leer su segunda carta. Todavía no estaré “en su cabeza”. Por lo tanto, me apegaré a lo que hay en mi cabeza cuando leo el texto: ¡He sido expulsado!
Bueno, en realidad lo que tenemos que entender es que yo nunca pertenecí, y por la gracia de Dios nunca perteneceré a la Neo-FSSPX que fue creada en el Capítulo General de julio de 2012. Una Neo-FSSPX que realmente abrió oficialmente la puerta a su reconocimiento por la Roma modernista a pesar de las últimas instrucciones de Monseñor Lefebvre. Esta puerta sigue abierta de par en par a pesar de que un Obispo y los sacerdotes que se opusieron al cambio fueron sometidos a la guillotina “legal” [Nota del blog: a un lector su Prior le dijo que él y otros Sacerdotes también se opusieron al acuerdo pero no fueron expulsados. Habría que preguntarle a ese Prior si sigue opuesto al acuerdo traidor. ¿Pueden estar realmente contra del acuerdo si continúan obedeciendo al impenitente, cambiante, errático, ambiguo e indigno de confianza Superior General que estuvo a un paso de firmarlo, que lo puede firmar en cualquier momento, y que ahora hunde lentamente a la FSSPX?] Aunque es muy triste ver que la fundación de Monseñor Lefebvre ha sido secuestrada, como la misma Roma lo ha sido por bastante tiempo, hay un aspecto positivo en este decreto de expulsión: Para mi, es solamente una confirmación oficial que he permanecido fiel a la antigua FSSPX, fundada por Monseñor Lefebvre en Noviembre de 1970. Por favor, recen por mi fidelidad en el combate, como yo lo haré por ustedes.
Padre Patrick Girouard