English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

sábado, 2 de noviembre de 2013

COMENTARIO DE UN SACERDOTE DE LA RESISTENCIA SOBRE UN ARTÍCULO DEL PADRE BOUCHACOURT



Cita del Padre Bouchacourt :
... "duele comprobar que este discurso claro haya desaparecido hoy en día de la boca de las autoridades de la Iglesia Católica. En nombre de la libertad religiosa exaltada durante el Concilio Vaticano II, ya no hay nadie que defienda los derechos de Dios sobre los hombres y la sociedad. Ayer los Papas pedían a los gobernantes proteger y sostener la Iglesia, como así también ajustar las leyes civiles a la ley divina expresada en los Mandamientos. ¡En la actualidad todo es al revés! Lo único que la Santa Sede pide a las autoridades civiles es que concedan libertad a la Iglesia Católica: la libertad de coexistir junto a las otras religiones. Leamos estas palabras del Papa Pablo VI dirigidas a los gobernantes: “¿Y qué pide ella de vosotros, esa Iglesia, después de casi dos mil años de vicisitudes de todas clases en sus relaciones con vosotros, las potencias de la tierra (…) no os pide más que la libertad: la libertad de creer y de predicar su fe; la libertad de amar a su Dios y servirle; la libertad de vivir y de llevar a los hombres su mensaje de vida”.
Comentario del sacerdote que nos ha enviado este artículo:
 “¡Él reprocha a la iglesia (conciliar) el pedir la libertad, pero es exactamente lo que pidió la FSSPX en la primera condición!!!
El Padre ha puesto el dedo en el problema.
Esto nos recordó un artículo hipócrita del padre Thouvenot el 7 de diciembre de 2012 que terminaba con estas palabras:
 “Y si, con ocasión de este aniversario (quincuagésimo del Vaticano II) recordamos la petición de un arzobispo misionero que nunca dejó de exigir que se le permitiera “hacer la experiencia de la Tradición”? No una experiencia aventurera más, sino una experiencia probada, pues la Tradición está probada desde hace 2000 años”
En esa época no tuvimos tiempo de comentar este artículo. Le recordamos al Padre Thouvenot que finge no recordar que este arzobispo misionero reconoció su error después y dijo:
- en su Itinerario espiritual, verdadero testamento de Monseñor Lefebvre, escrito algunos meses antes de morir: “Es entonces un deber estricto para todo sacerdote que quiera permanecer católico, separarse de esta Iglesia conciliar mientras que no regrese a la tradición del Magisterio de la Iglesia y de la fe católica” (Itinerario espiritual, 1990, pág. 29)
- Después, en enero de 1991, dos meses antes de su muerte, Monseñor Lefebvre escribió en Fideliter 79 pág.11: “También ahora, a aquellos que vienen a decirme: hay que entendernos con Roma, creo poder decir que yo fui mucho más lejos que lo que debí haber ido”.
En efecto, pedir a Roma hacer la experiencia de la Tradición es una experiencia no solamente aventurera sino pecaminosa: II juan I, 10-11: “Si alguien se presenta ante ustedes y no trae esta misma doctrina, no lo reciban en su casa ni lo saluden. Porque el que lo saluda se hace cómplice de sus malas obras”.

Si saludando a Roma participamos “en sus malas obras”, ¿qué hacemos entonces aceptando el principio de ponernos bajo su dependencia y bajo su autoridad? Una traición.