English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

jueves, 12 de septiembre de 2013

ENTREVISTA AL P. FAURE.- Parte 1




"Y hoy podemos agregar el caso de un Sacerdote de Monseñor Lefebvre: no le pueden pedir traicionar, adherirse a un enemigo de la fe,  en nombre de un pretendido sentido de la Iglesia para evitar el supuesto cisma o sedevacantismo que no existen más que en la cabeza de Monseñor Fellay en su carta de respuesta a los tres obispos y que lo toma como pretexto"

"Puedo decir que mi vida fue marcada por tres traiciones. La tercera, gracias a Dios, no se ha logrado completamente, pero cuyas consecuencias ya son catastróficas para el futuro de la obra de Monseñor Lefebvre. La FSSPX era uno de los últimos bastiones en la lucha contra el liberalismo y el modernismo en la Iglesia" 

En este mes de septiembre, varias personas me han preguntado cuál es mi posición en la que estoy en la FSSPX.

Algunos sacerdotes de la Fraternidad se encuentran ahora en libertad vigilada o provisional, uno de ellos, el Padre Pinaud se encuentra confinado en la fortaleza de Jaidhoff y espera el juicio ilegal de un tribunal eclesiástico ilegal. Cuando un asunto pasa ante el tribunal, se acostumbra  relatar la vida del inculpado. Pero ¿no pasaremos todos por el Tribunal de la historia y sobre todo por el Tribunal de Dios? Incluso nuestros superiores.

Para explicar y aclarar mi posición hoy, diré brevemente lo que ha sido mi vida como marco de la historia de esta última década, en lo que me concierne.

Respecto al tribunal, el comandante Heli de Saint Marc, héroe de guerra de Indochina y Argelia, Cruz de la Legión de Honor,  ha muerto hace unos días, el 26 de agosto de 2013. Él entró en 1961 con los 7 comandantes del primer regimiento extranjero de paracaidistas en Argelia. ¿Cómo se enroló en este asunto tan riesgoso en esa época que parecería increíble hoy en día, en un asunto tan contrario a la obediencia, a la disciplina. Él lo explicó ante el presidente del tribunal militar en estos términos:

Señor Presidente: “Nos pueden pedir mucho a los soldados. Particularmente morir. Ese es su oficio. Pero no le pueden pedir engañar, contradecirse, mentir, renegarse,  cometer perjurio.” Y hoy podemos agregar el caso de un Sacerdote de Monseñor Lefebvre: no le pueden pedir traicionar, adherirse a un enemigo de la fe,  en nombre de un pretendido sentido de la Iglesia para evitar el supuesto cisma o sedevacantismo que no existen más que en la cabeza de Monseñor Fellay en su carta de respuesta a los tres obispos y que lo toma como pretexto.

Monseñor Lefebvre decía que su vida había sido marcada por tres guerras mundiales: 1914-1918, 1931-1945, 1962-1965. Es decir, el concilio Vaticano II, que fue mucho peor que las dos primeras guerras por sus consecuencias para la Iglesia y la sociedad. Monseñor Lefebvre dijo que el concilio Vaticano II fue la más grande catástrofe en la historia de la Iglesia.


En mi pequeña escala, yo puedo decir que mi vida fue marcada por tres traiciones. La tercera, gracias a Dios, no se ha logrado completamente, pero cuyas consecuencias ya son catastróficas para el futuro de la obra de Monseñor Lefebvre. La FSSPX era uno de los últimos bastiones en la lucha contra el liberalismo y el modernismo en la Iglesia. 

(sigue)