English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

domingo, 30 de septiembre de 2018

ALESSANDRO GNOCCHI: IGLESIA INVERTIDA, IGLESIA DEL DEMONIO


FUENTE

IGLESIA INVERTIDA, IGLESIA DEL DEMONIO (NOVELA INFERNAL)
Sería interesante saber si, en la topografía pastoral bergogliana, deben también considerarse como periferias existenciales aquellas curias y seminarios poblados de sacerdotes de todas órdenes y grados que corrompen menores, codician a jóvenes sacerdotes, a los gallardos secretarios para llevarlos a sus alcobas. Si deben considerarse también como periferias existenciales aquellas diócesis y parroquias donde los altos jerarcas, los jerarcas y guardias de la santa iglesia romana violan a niñas, jovencitas, mujeres adultas y las obligan abortar en el caso de desafortunados embarazos. Si también deben considerarse periferias existenciales aquellas sagradas congregaciones y cursos de ejercicios espirituales frecuentados por hombres de Dios que se celebran sobre rosarios de rastros de coca pura y que, en lugar de recitar el breviario, maitines, laudes y completas, hojean la revista "Vogue", edición "USA", por supuesto.
Si también éstas fueran periferias, habría que reconocer que allí reina una sorprendente organización racional. Calles limpias y bien cuidadas, sin atracos, ni siquiera un vagabundo orinando en las vallas recién pintadas, por no hablar de un perro salvaje que gruña contra el Orden Constituido. Periferias modelo, en fin, que no incluyen el escándalo y están dotadas de comprobados protocolos para el encubrimiento inmediato de los casos escabrosos. Periferias tan poco periféricas, que se conectan por largos y veloces pasillos preferenciales con el Centro de los Centros en que los escándalos son cubiertos y se disuelven, siempre que se esté en gracia con el Vicario. Vicario de sí mismo, parece entender los más recientes raudales del Magisterio Ordinario.
En un paisaje urbano tan perfecto, diseñado por un arquitecto tan hábil, construido por albañiles tan hábiles y poblado por hermanos tan adiestrados, no hay ningún pedrusco lanzado en la plaza que haga temblar a los Sacros Palacios. Este también será el caso, me temo, para las revelaciones de Monseñor Viganò sobre Theodor Edgar McCarrik, entonces cardenal, arzobispo y depredador en serie de jóvenes en las periferias existenciales de Washington. Este será el caso, me temo, porque el mecanismo de perversión clerical y sus encubrimientos que han pasado al primer plano del público en general en las últimas semanas no es un invento que sólo pueda ser atribuido por comodidad y pereza mental a Bergoglio y a su camarilla.
Hay podredumbre en Roma, donde el vicio y el silencio han bailado juntos desde tiempos inmemoriales, intra y extra muros, durante mucho tiempo en un ballet obsceno.
Es necesario vivir con ello y tener el valor de mantener los ojos abiertos. Es comprensible que los que se enteran de que su madre practica un trabajo malo estén desconcertados, pero la obstinación estúpida de los que piensan que sólo empezó a hacerlo en la vejez no es justificable. Hay podredumbre en Roma, hay demasiada, durante demasiado tiempo y ahora se manifiesta sin más vergüenza en sucesos dramáticos de importancia planetaria que requieren encontrar las causas verdaderas y profundas. Si alguna vez hubo un tiempo en el que estaba permitido, este ya no es el momento de sorprenderse. Es patético esconderse detrás de la sombra silenciosa de Benedicto XVI, que todavía no ha explicado al pueblo ignorante pero siempre de Dios, las verdaderas razones por las que dimitió.
Y tal vez es aún más patético refugiarse en los últimos momentos antes del Concilio Vaticano II, como en una versión reducida de la Valtelina en la versión clerical reaccionaria. Ha llegado el momento de mostrar un poco de valentía y lucidez, al menos para aquellos que ejercen una profesión casi tan antigua como la de la mamá.
Comencé a trabajar en estas consideraciones en el momento del asesinato de Alfie Evans, perpetrado con el consentimiento flagrante de una buena mitad de la Iglesia Católica y con el falso repudio de otra buena mitad. El sacrificio ritual del niño de Liverpool marcó un punto de no retorno que no puede caer en el olvido de un mundo católico formado a imagen y semejanza de los medios de comunicación y ya dispuesto a devorar otros acontecimientos.
Cavé, hice preguntas y luego armé las piezas que gradualmente fueron saliendo a la luz. Hilo tras hilo, carta tras carta, contacto tras contacto, razonamiento tras razonamiento, el trabajo me ha conducido justo dónde tuvo que conducirme: al corazón de una iglesia invertida, delante de ese mecanismo que ha permitido, tolerado y cubierto durante años y años las docenas de casos McCarrick de los que todos sabían todo o casi todo.
Las fuentes se citan con letra cursiva que no coinciden con los nombres reales y se describen de tal manera que resultan irreconocibles. Han dicho mucho más de lo que voy a decirles ahora y no puedo jugarme, si es necesario, la posibilidad de una segunda vuelta que descienda a un nivel inferior en la reconstrucción de esta Novela Infernal.
EL RÍO DEL FUEGO BAJO NUESTROS PIES 

Todo comienza en una ermita más allá de la frontera italiana el sábado 21 de abril, siete días antes de la muerte de Alfie. Es tarde y está anocheciendo. Después de bendecirme con aceite de nardo, el Padre A. me pide que me siente por otro momento, antes de regresar al valle. "Cuando vine aquí", dice, "mi padre espiritual me advirtió contra una de las pruebas más duras a las que se enfrenta un ermitaño, especialmente en estos tiempos: aunque pensemos que estamos solos, bajo cada ermita fluye un río que lleva consigo todo lo que hay en la iglesia, todo el bien y todo el mal”. Instintivamente miro el suelo bajo mis pies, un gesto que nunca he hecho dentro de una ermita, donde es normal mirar hacia arriba, y me estremezco. "Estos son tiempos en los que el río es impetuoso e infernal", continúa el Padre A. "está en pleno apogeo y sigue subiendo, nunca se detiene. En las ermitas se sufre el mal que esta sofocando a la iglesia. Si quieres saber por qué esta sucediendo todo esto, tienes que encontrar un exorcista. Hay pocos buenos, pero todavía hay algunos. Él puede decirte mejor que yo lo que significa sentir la agonía de la iglesia en su propia piel. El exorcista es el que más se encuentra en el río de fuego tratando de ir en contra de la corriente.
Hablamos toda la tarde, y quién sabe cuántas veces más a lo largo de los años, sobre la agonía de la iglesia y las razones por las que nos enfrentamos a esta prueba. No sé si ahora el Padre A. percibe algo terriblemente inédito, pero la confianza en el río infernal que fluye por debajo de cada ermita y la invitación a pedir información a un exorcista no me deja tranquilo.
Normalmente, cuando llego a casa después de estar en este lugar, las luces de la calle y de la ciudad me molestan. Ahora, de alguna manera, me consuelan y esto no me gusta. Señor Jesucristo Hijo de Dios ten misericordia de mí pecador, Señor Jesucristo Hijo de Dios ten misericordia de mí pecador...
SIN FE, SIN EXORCISMOS 

Conozco a dos exorcistas en los que confío. De hecho, son dos ex exorcistas porque ambos han sido destituidos de su cargo, lo cual es una garantía. El más fácil de localizar es un sacerdote diocesano, Don B. Fácil de localizar sólo a distancia, porque sólo contesta el teléfono cuando está seguro de la identidad de los que lo llaman y, una vez establecido el contacto, es necesario ponerse en fila con los fieles que piden bendiciones especiales y oraciones de sanación.
Nos vemos el martes 2 de mayo. Alfie Evans murió cuatro días antes bajo la atención mundial mientras que Don B. no hizo nada más que orar. "Sería un error decir que la persona que ora lo hace inútilmente. La oración nunca es inútil, pero ese niño fue sacrificado de todos modos. Tenemos que preguntarnos qué significa todo esto. ¿Cuánta fe tenemos?"
¿Cuánta fe tenemos si el Señor no nos escucha? Esta, en definitiva, es la cuestión para la que estoy aquí, aunque sea más detallada y articulada. El Padre A. dice que sólo un exorcista puede dar una idea de lo terrible que es lo que está sucediendo porque lo siente en su piel… "La piel del alma, la piel del espíritu y también la del cuerpo", dice Don B., que sabe a lo que se refería el ermitaño.
"Hoy los exorcismos tienen muy poco efecto; la mayoría de ellos no tienen ninguno, porque la iglesia ya no tiene fe. Me refiero a la fe verdadera, en el Dios Uno y Trino revelado por Jesucristo, porque se puede tener fe en cualquier cosa. No me refiero a miembros individuales, sino al cuerpo como un todo. No me hagas hablar de Cuerpo Místico, porque iríamos demasiado lejos. Lo que quiero decir es que por ahora el tumor ha puesto metástasis en todas partes y las pocas células aún sanas están aisladas unas de otras. Confórmese. Esto es lo que el Padre A. quería que les dijera y no hay nadie que pueda decirlo con el mismo dolor consciente de un exorcista que lucha sin armas contra Satanás. Cambiaron el ritual y fue un golpe tremendo para el trabajo de los exorcistas. Pero aún más letal es la sistemática incredulidad en la existencia del diablo que sólo puede depender de la falta de fe en el Dios Trino, y esto concierne a toda la iglesia. Sin la fe de la iglesia, nadie puede liberar a una criatura del diablo, se libra una batalla en la que se sucumbe ante el enemigo. Esto es lo que siente en su propia piel un exorcista que quiere cumplir con su deber. Dolor físico y espiritual que prueba en sí mismo y por la impotencia ante el sufrimiento espiritual y físico de los poseídos por el diablo. El exorcismo es un sacramental y es eficaz en virtud de la santidad del sacerdote, de la fe de la persona para quien se realiza, y de la fe de toda la Iglesia. Iglesia débil y sin fe, exorcismo débil y sin eficacia. ¿Te basta?”
Me basta y no me basta. Quiero hechos y fechas. No es que sean secretos guardados en un cofre secreto, pero he venido aquí para que Don B. los repita una vez más. A Don B. le gusta preguntar: "¿Cuál es el texto de la Sagrada Escritura con el exorcismo más poderoso? El prólogo del Evangelio de San Juan. ¿Qué pasaje en particular?” “In propria venit, et sui eum non receperunt. Quotquot autem receperunt eum, dedit eis potestatem filios Dei fieri; his qui credunt in nomine eius, qui non ex sanguinibus, neque ex voluntate carnis, neque ex voluntate viri, sed ex Deo nati sunt”. ¿Cuándo fue promulgado el primer rito de exorcismo por la Iglesia Universal?” No lo sé. “En 1614. ¿Y qué me dices del Prólogo de San Juan?" Que siempre se ha utilizado. "No es casualidad que León XIII, cuando introdujo el exorcismo en la Misa, y no fuera de ella como dicen muchos, lo colocara justo después del Prólogo. El decreto del Papa entró en vigor en 1886, después de que dos años antes hubiera tenido una visión de la obra de Satanás en la iglesia.
En este punto Don B. se detiene porque va a decir algo pero, por un deber de hospitalidad, me permite tener el placer de hacerlo yo: entonces todo fue barrido el 26 de septiembre de 1964, en pleno Concilio Vaticano II, con la institución Inter oecumenici.
Pero, como ya he dicho, sería demasiado fácil sacar la conclusión de que todo en la iglesia funcionó perfectamente hasta la medianoche del 25 de septiembre de 1964 o hasta un minuto antes de la apertura del Vaticano II. Don B. lo aprueba, aunque a regañadientes. Es menos radical que yo, pero reconoce que unos son los movimientos de los afectos y otras las exigencias de la razón. Sin embargo, esta es una cuestión que trataremos en el futuro. Antes de bendecirme, me pregunta si alguna vez he leído los libros de Malachi Martin, en particular La Casa Azotada por el viento. "¿Lo tienes?" ¡Pillado! Como dicen los niños jugando.

SATANÁS ENTRONIZADO EN EL VATICANO. ¿SÓLO FICCIÓN?
Antes de Don B., el Padre A. también citó como una fuente confiable a La Casa Azotada por el Viento de Malachi Martin. Ya lo he leído y, aparte de la confianza en los juicios del Padre A. y de Don B., para tomarlo en serio basta señalar que el habitual experto vaticano, creo que en 2011, lo llamó una tontería digna del peor Dan Brown. Luego, en 2013, sucedió lo que Malachi Martin había previsto: la dimisión de un papa que se había mostrado benevolente con la misa en el rito antiguo.
El libro, que en inglés se encuentra con el título de Windswept House, es una novela clave publicada en 1996 y cuyo autor asegura que el 95% es pura realidad. (1)
Malachi Martin, que murió en 1999, era un ex jesuita que conocía desde dentro los altos niveles de la Curia Romana y bastantes periferias existenciales del clero-chic de ambos lado del Océano Atlántico. Fue, entre otras cosas, colaborador del Cardenal Augustin Bea, un papel que le dio acceso a documentos confidenciales, y se dice que entre ellos también el Tercer Secreto de Fátima.
Su producción bibliográfica es respetable en el campo de la literatura de no ficción, pero, evidentemente, Martín comprendió que a menudo es más fácil decir la verdad en forma de ficción.
Por poner un ejemplo, unos diez años antes de que estallara en Estados Unidos el escándalo de los sacerdotes depredadores sexuales, en su novela describía una situación que, en la traducción exacta de Francesco Colafemmina, se nos presenta de esta manera:
De pronto pasó a ser incontestable el hecho de que ahora, en este papado, existía dentro de la Iglesia católica la presencia permanente de clérigos que adoraban a Satán y les gustaba hacerlo, de obispos y sacerdotes que sodomizaban niños y se sodomizaban entre sí, de monjas que celebraban «ritos negros» de Wicca y mantenían relaciones lesbianas dentro y fuera de sus conventos. De pronto quedó claro que durante este papado la Iglesia católica se había convertido en un lugar donde todos los días, incluidos domingos y fiestas de guardar, hombres llamados a ser sacerdotes cometían actos de herejía, blasfemia, sacrilegio e indiferencia ante los sagrados altares. No sólo se cometían actos sacrílegos ante los altares, sino que contaban con la complicidad o por lo menos el beneplácito de ciertos cardenales, arzobispos y obispos”… Luego leemos: “La homosexualidad y el satanismo se encontraban entre los virus más antiguos que infectaban el cuerpo político de la Iglesia. La diferencia ahora consistía en que la homosexualidad y el satanismo habían adquirido una nueva categoría en dicho cuerpo político”.
Pero la revelación más interesante de la novela de Martin, que es una crónica de los acontecimientos contemporáneos, se refiere al trasfondo que los explica todos: el 29 de junio de 1963, con ocasión de la elección y coronación de Pablo VI, un grupo de sacerdotes y altos prelados celebraron en la Capilla Paulina un ritual satánico para coronar a Satanás y entronizarlo en el corazón de la Iglesia Católica. En la imposibilidad de realizar un ritual completo dentro del Palacio Apostólico, los satanistas realizaron dos ritos simultáneamente, uno en el Vaticano sin la víctima y otro cruento en los Estados Unidos: técnicamente, una concelebración, que se introduciría unos años más tarde en el rito católico con la nueva misa.
En la descripción del complejo ritual relatado por el autor, hay que poner en evidencia que se recita la fórmula de consagración de la Eucaristía y se imparte la bendición invertida. La elección de la Capilla Paulina como sede del ritual romano puede entenderse pensando en lo que el profesor Antonio Paolucci, director de los Museos Vaticanos, dice para destacar el papel de corazón del catolicismo: "En cierto sentido, esta Capilla, más que la Capilla Sixtina, es el lugar de identidad de la Iglesia Católica y cuando el Santísimo Sacramento se expone en el altar, el papel del Papa, guardián del Corpus Christi, en la legitimidad de la sucesión apostólica y en la fidelidad de la Ortodoxia, es perfectamente significativo". No habría sido posible entronizar a Satanás como cabeza oculta de la iglesia en un lugar más concretamente simbólico que éste.
Si la credibilidad de Malachi Martin se juzga ex post, es honestamente difícil no tomarlo en serio. Además de comprobar la correspondencia con la realidad de los hechos, hombres y ambientes de los que habla en la novela, bastaría con leer un ensayo suyo también disponible en italiano, publicado en su tiempo por Sugarco y titulado inequívocamente Los jesuitas. El poder y la misión secreta de la Compañía de Jesús en el mundo donde la fe y la política se encuentran.  Y hay que señalar que la Capilla Paulina fue reconsagrada por Benedicto XVI en 2009, cuando fue reabierta al público después de su restauración. ¿Por qué?
PUERTA ABIERTA AL SANTO OFICIO

Hay un amigo que puede decirme si esto se confirma hoy. Nunca he escrito una línea contra los colegas que sacaron a la luz los escándalos del Vaticano de luz roja y polvo blanco. Sé que la mayoría de ellos trabajan sobre ciertas fuentes y, aun cuando lo hacen con rencor hacia la fe católica, no escriben nada inventado. No tienen necesidad. Si se quiere saber con certeza lo que sucede detrás de las paredes leoninas, hay que confiar más en los reporteros que hacen su trabajo que en los vaticanistas, salvo excepciones que se pueden contar con los dedos de la mano, incluso menos.
El colega C., con quien que hablo a principios de junio, trabaja en la redacción romana de un periódico que es todo menos amigo, pero él sí es un amigo. Apenas un año antes había seguido la historia de las fiestas homosexuales a base de droga celebradas en el interior del palacio del antiguo Santo Oficio, a un paso de la columnata de Bernini, por monseñor Luigi Capozzi, secretario del cardenal Francesco Coccopalmerio.
"¿Quieres que te ayude a negarlo o quieres que te diga la verdad?" C. disfruta provocando, pero él sabe lo que yo quiero. Me importa saber hasta qué nivel se llega. "¿Quieres saber si el cardenal estaba al tanto de las actividades homosexuales del secretario? Estuvieron juntos en la oficina hasta el anochecer. No me malinterpretes, ¿eh? ¿Quieres saber de qué se lamentan en Santa Marta? Que lo pusimos en los periódicos. Se quedaron sin aliento porque Capozzi estaba en la lista para ser obispo y aún no habían llegado a un punto en el que hubiera sido casi imposible volver. ¿Quieres un detalle interesante? La entrada al antiguo palacio del Santo Oficio da a la Plaza del Santo Oficio, en territorio italiano, y se entra sin ningún tipo de control fronterizo. Luego, una vez dentro, se pasa directamente al Estado Vaticano, siempre sin ningún tipo de control. Casi cualquiera puede hacerlo, digamos, llevando consigo a casi todos y todo lo que quieran, siempre y cuando no sea engorroso. Te dejo imaginar todo lo que pasa por el edificio que una vez fue el de la Inquisición...". ¿Una burla de Satanás? "Tú eres el especialista. En lo que se refiere a estos acontecimientos en las altas esferas, ¿recuerdas el desastre de Nuzzi en el colegio de monaguillos? Aquí necesitamos una nota del editor para explicar que se trata del preseminario San Pío X, que salió a primera plana por el testimonio de un seminarista que habló de abusos sexuales. "No sé si has visto cómo acabó... Tus amigos..." Otra nota del editor: C. se divierte provocándome con este insulto. "Tus amigos han explicado que eran `sólo' relaciones homosexuales entre iguales. ¿Entiendes lo que quiero decir? Repito "sólo" relaciones homosexuales".
EMANUELA ORLANDI Y EL SIGNO DEL DRAGÓN 

Con estos argumentos se podría pasar toda la noche, y casi lo hacemos, pero hablando de un caso abierto desde 1983, el de Emanuela Orlandi. Cuando desapareció en la noche del 22 de junio hace 35 años, Emanuela tenía 15 años. Era hija de un empleado de la Prefectura Pontificia y ciudadana del Estado del Vaticano. Nadie ha sabido de ella desde entonces. Mi colega C. es unos pocos años mayor que yo y entonces era un reportero con suficiente experiencia como para ser incluido en el caso. Incluso hoy en día, se sigue hablando de esa historia con gran cautela por respeto a la familia, pero es inútil ocultar el hecho de que también se hacen hipótesis que se inscriben plenamente en los temas que estamos tratando.
Sé lo que opina C, y él sabe que quiero escribirlo. Comienzo citando al Padre Amorth. En sus memorias El último exorcista, Amorth explica que el diablo siempre ha tentado las más altas jerarquías de la Iglesia y coloca la muerte de Emanuela Orlandi dentro de este marco:
“Pienso que una chica de 15 años no sube a un coche si no conoce bien a la persona que le pide subir. Creo que sería conveniente indagar dentro y no fuera del Vaticano. O también indagar acerca de las personas que de alguna manera conocían a Emanuela. Porque, según mi opinión, sólo alguien que Emanuela conocía bien pudo haberla inducido a subir a un coche. Con frecuencia las sectas satánicas actúan así: hacen subir a una chica a un coche y luego la hacen desaparecer”.
Entonces espero. "¿Qué quieres que diga? Se ha hablado desde el principio de esta pista, pero los que la han seguido siempre han encontrado una extraña resistencia, incluso amenazante. Todos nos detuvimos frente a una de esas paredes que tu amigo Bergoglio no parece querer derribar. Pero si es la pista correcta, ¿hacia dónde debe dirigirse la investigación? "Me parece que Amorth ha dado indicaciones muy específicas. Esta es una noticia que tú me trajiste. Pongámoslo así: el más famoso de los exorcistas dice algo que se parece mucho a lo que piensan casi todos los periodistas que se han ocupado del caso y a lo que dijo un mafioso arrepentido, que delató todo lo que quiso, pero fue tomado en serio por Borsellino y yo no lo desecharía tan fácilmente".
Si te refieres a Vincenzo Calcara, él fue mucho más allá, también dijo dónde buscar el cuerpo de Emanula Orlandi y que, al cavar allí, no sólo encontrarían el suyo... "Sí, pero me detendría un paso antes. Si queremos, se puede añadir que Calcara vincula a Monseñor Marcinkus con el caso Orlandi, a quien dice que entregó un lote de drogas en la Plaza de San Pedro cuando estaba en compañía de un monseñor que más tarde se convirtió en un cardenal de primer orden, que ahora estaría detrás de Bergoglio. Marcinkus está muerto y no puede desmentirlo, el cardenal, si lo hubo, no sabemos quién podría ser". Vamos, ni siquiera como hipótesis... "No, detente, repito: si lo hubiera, no sabemos quién podría ser. Eso es exactamente lo que escribirás al respecto."
En aras de la exhaustividad de la información me remito a que, en el caso Orlandi, el nombre de monseñor Marcinkus también está asociado a la actividad de la banda Magliana, pero muchos lo exoneran porque, nos aseguran, prefería a las mujeres maduras.
"Más bien, deberías saber otra cosa", dice C. "De hecho, deberías venir conmigo cuando sigo a ciertos personajes que, si los ves alrededor de Roma, ni siquiera imaginas que una hora antes quizás dijeron misa y comulgaron. Deberías ver cómo les encanta el cambio de identidad, el disfraz. Esa es mi opinión, pero cuando los veo en el altar pienso que incluso allí disfrutan del disfraz. No entiendo de ello y no sé qué consagren. Tú eres el que habla de la iglesia invertida. Te lo digo como profano, hay un monstruo ahí dentro".
Fue Monseñor D., que trabaja dentro de los muros leoninos, quien me habló hace algún tiempo de algo que se parece tremendamente a un monstruo. Él había usado el término "Dragón" para dar una mejor idea del mal personificado que se manifiesta a través de la malversación del Cuerpo Eucarístico y, como un accesorio natural o preternatural, el acoso homosexual. "Deberías ver lo que pasa en ciertas sacristías, estimado mío. Siempre espero que durante ciertas Misas se consuman las hostias consagradas para evitar lo que pueda suceder después. ¿Sabes que estos caballeros prefieren celebrar la nueva misa en las viejas iglesias, donde todavía hay un tabernáculo en el centro del altar mayor?  ¿Sabes por qué? Porque cuando se inclinan sobre el nuevo altar en el momento de la consagración, muestran sus traseros al Altísimo. Es el signo del Dragón". Monseñor D. también me había hablado de un conocido, un laico recién casado, abordado y acosado por el depredador en serie de turno en su primer día de trabajo en el Vaticano. "Estuvimos atentos y lo protegimos, pero no siempre es posible frustrar el trabajo de estos travestidos".
EL PASTOR QUE HUELE A CACHEMIR  

La charla con C. y el recuerdo de lo que me había dicho Monseñor D., esa insistencia en el travestismo, me llevó unos diez días, hasta finales de mayo, esta vez a Milán, la capital de la moda. La colega E. es una chic radical, radicalísima y sofisticadísima. Hicimos nuestra pasantía en el mismo periódico hace unos treinta años y dimos el examen profesional en la misma sesión. Es como ser soldados juntos, eres un amigo a pesar de todo. Ahora E. trabaja para una revista de moda y vive en desfiles de moda y pasarelas, como dice la gente del mundo, entre París, Milán y Nueva York, lo que nunca entendí si significa a medias o en cada uno de estos puestos. Evidentemente es un concepto demasiado cosmopolita para un campesino de Bergamo.
Llamé a E. inmediatamente después de aquel festival de travestismo que fue la "Met Gala" que se celebró en Nueva York el pasado 7 de mayo, con gran concurrencia de altos y bajos clérigos. Cabe destacar que la "Met Gala", organizada por el "Metropolitan Museum of Art" de Nueva York en colaboración con "Vogue USA", es el evento social más esperado por el sistema internacional de la moda y cada año está dedicado a un tema diferente. La edición de 2018 fue particularmente "diferente", y esto se puede ver en el título: "Cuerpos Celestiales: Moda e Imaginación Católica". La ropa y los ornamentos sagrados, proporcionados por el Vaticano gracias a los buenos oficios, en primer lugar, del cardenal Gianfranco Ravasi, fueron puestos "en diálogo" con las creaciones de Coco Chanel, Donatella Versace, Jean-Paul Gaultier, Dolce&Gabbana, John Galliano, Cristóbal Balenciaga y similares. Sobre la alfombra roja, han desfilado, entre otros, la papisa Rihanna con mitra, Jared Leto en estilo Cristo Barroco, Jennifer López en hábito cruciforme, Madonna sacerdotisa blasfema-chic, Sarah Jessica Parker con un belén en la cabeza, Lily Collins llorando como una Mater Dolorosa.
El cardenal Timothy Dolan, arzobispo de las periferias existenciales de Nueva York, evitó la pasarela, pero, fiel al principio de permanecer con un pie en la sacristía y el otro en el prostíbulo, se presentó gustosamente en la recepción de apertura y posó sonriendo con su anfitriona, Anna Wintour, en el papel de una perfecta papisa en un Chanel, acompañado por su hija Bee, en Valentino rojo. Sonrisas amigables y estrechones de mano se derrocharon en una luciferina atmósfera roja, entre el gentío que agitaban rosarios, blandían cruces, sujetaban bolsos en forma de copón. En breve, una nueva frontera de la estrategia pastoral, con el imprimátur del cardenal Ravasi, el cual dijo: "La selección ofrecida por la exhibición está marcada por una indudable calidad suntuosa: ella ha sido exaltada en la época barroca, pero ha quedado en el adorno litúrgico de los siglos siguientes. Se quiso, por esta vía, proclamar la transcendencia divina, la separación sacra del culto de la frivolidad cotidiana, el esplendor del misterio."
Era necesario recordar a aquellos que no están familiarizados con este ambiente, lo que fue este evento celebrado por el sistema de la moda internacional, para entender lo que sigue.
IMPIEDAD CLERICAL FASHION 

La colega E., como siempre, al teléfono finge de no recordar dónde y con quien ha hecho la pasantía y luce el habitual aire fino-fashion. Esperé sacarle algo más, en cambio me he sentido como en una especie de comunicado de prensa y una sugerencia subyacente para que renunciara a ello. Luego, un par de semanas después, E. me llama y me dice: "¿Estás allí mañana a última hora de la mañana? F. viene de los Estados Unidos. Si todavía estás interesado en las noticias sobre la Gala Met, es la persona para ti. Lo siento, pero la última vez tuve demasiada gente alrededor, no pude hablar. Adiós”. E. anuncia la llegada de F. como el pasaje de la Virgen Peregrina en Italia en los años cincuenta. De hecho, para el mundo de la moda, F es alguien, incluso yo lo sé. Habla una jerga de moda neoyorquina aún más indescifrable que la jerga del valle de Bergamo. F. habla y E. traduce.
Tenemos poco tiempo y la pregunta crucial es la siguiente: ¿cómo se pudieron encontrar los hombres de la iglesia en ese mundo de la moda tan importante?
"Mira que ellos están mucho más cómodos de lo que tú puedas imaginar. No sé cómo vean las cosas ustedes los católicos, pero según yo, tienen en mente una iglesia que no existe. No me corresponde a mí decirlo, pero creo que deben ponerse al día, dicen eso, creo. Si había alguien verdaderamente mundano en todo ese espectáculo, eran los sacerdotes que seguían a toda la organización y a los que participaban como protagonistas y detrás de las escenas. No noté ninguna diferencia entre ellos y, ¿qué sé yo? Rihanna, Jared Leto, Jennifer López, Madonna... El mismo placer por la transgresión chic, por el disfraz... No sé cómo decir mejor... En esto, sí, en dar un significado diferente a los hábitos que llevan". Es decir, profanar… "Si, entiendo bien lo que dices, pienso que sí, pero para mí es positivo. Yo pienso que el hombre inteligente y culto tiene la tarea de desacralizar. ¿Qué es la moda si no ésto? Imponer una costumbre, un comportamiento y luego cambiarlo a justo albedrío”. ¿Invertir? "Si el término te lo aclara todo, sí, invertir, voltear, pero abusando del poder que se tiene en la mano”. 
EL CULTO AL MONO  

El círculo se cierra como debería haberse cerrado, alrededor de una iglesia invertida que profesa una fe invertida y da forma a un hombre invertido que se alimenta de una espiritualidad invertida, celebra un rito invertido en templos invertidos y practica una moral invertida.
Hay un pasaje de la Mistagogía de San Máximo el Confesor que parece escrito precisamente para explicar cómo el pensamiento de F. se aplica a la propagación de la inversión en la Iglesia Católica. El cuarto capítulo, en el que se compara el edificio de la iglesia con la estructura del ser humano:
"Y aún más, la santa Iglesia de Dios es como el hombre: tiene por alma el santuario, por intelecto el divino altar y por cuerpo la nave, siendo imagen y semejanza del hombre, que fue creado a imagen y semejanza de Dios. Presenta a través de la nave, como a través de un cuerpo, la filosofía moral; expone espiritualmente a través del santuario, como a través de un alma, la contemplación natural y manifiesta, a través del altar divino como a través de un intelecto, la teología mística. A su vez, el hombre es una iglesia mística. A través del cuerpo, como a través de la nave, hace brillar virtuosamente la facultad práctica del alma gracias a la filosofía moral. A través del alma, como a través del santuario, ofrece a Dios el logoi de la percepción sensible, separada de la materia en total pureza de espíritu gracias a la razón, por la contemplación natural. A través del intelecto, como a través del altar, invoca el silencio de la gran voz invisible y desconocida de la Divinidad, celebrada en el Santo de los Santos, con un silencio locuaz y estrepitoso. Y por cuánto al hombre es concedido, gracias a la teología mística, vive cerca de la Divinidad y se vuelve como debe ser el que ha sido juzgado digno de la visita de Dios y es caracterizado por su señal con sus fúlgidos esplendores."
Basta con entrar en cualquier iglesia de hoy, de nueva construcción o simplemente adaptada al nuevo rito, para comprender que ya no hay nada en su lugar. Todo se ha puesto patas arriba, invirtiendo la imagen del hombre y de la divinidad. Pero el edificio sigue siendo un templo y, en un templo, se celebra un culto, y aquí radica el problema: donde el verdadero Dios representado de acuerdo a su verdadera imagen no es adorado, su mono representado de acuerdo a su imagen invertida es adorado en su lugar. Quiérase o no. 
La iglesia que se reconoce en esta inversión, salvando las células sanas de las que hablaba Don B., es llamada atea, pero es una definición impropia. Tal vez lo fuera, pero por su naturaleza no puede serlo, necesariamente debe creer en algo, de lo contrario ya no sería una iglesia. Parece una iglesia atea debido a la propagación planetaria de la inversión sexual, el cambio en la moral y la doctrina o la negación de la presencia real de Cristo en la Eucaristía. Pero estos son sólo signos, simples consecuencias, de la inversión de la fe y no de su ausencia. No son la meta final del mono de Dios, sino sólo un instrumento y el dinero que el mono usa y con el que paga a sus sirvientes. La violencia y la sumisión, cuando entran en la intimidad del cuerpo, del pensamiento y del alma, se convierten en instrumentos de poder y de satisfacción.
El verdadero designio es la profanación de Nuestro Señor Jesucristo, de su imagen, de los edificios en los que es adorado, de las vestiduras y objetos hechos para su culto, de los cuerpos y almas de sus fieles y, sobre todo, de su Cuerpo Eucarístico. No es verdad que los sacerdotes del culto invertido no crean en la transubstanciación del pan y del vino en el momento de la consagración. Saben muy bien que todo es verdad, necesitan que se realice el milagro porque sólo así pueden celebrar el ritual que hace visible y concreta la violencia metafísica demoníaca, grosera y profanadora. Quieren que los fieles y la multitud de sacerdotes formados en la duda no lo crean para que, frente a la presencia real, se extienda tal indiferencia que no perturbe su culto profanador. No defiendes lo que no crees. El ateísmo sustancial del pueblo de Dios es un instrumento de la fe invertida de las élites infernales.
Por eso sería un grave error indignarse sólo desde el punto de vista humano por las empresas obscenas de los clérigos depredadores sexuales. No sólo son actos terribles a nivel de la ley natural, son sobre todo actos terribles a nivel de la ley sobrenatural porque son un oprobio a Dios hecho en el nombre de Satanás. Estos son los prodromos y las consecuencias del culto al mono. Y el que esconde aunque sea a uno de ellos, se convierte en siervo del diablo, como y más que el que lo realiza.
__________________________

(1) En la traducción al español del libro del P. Malachi Martin "Windswept House", se ha cambiado el titulo por "El último Papa". Leer ese libro acá.