English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

sábado, 4 de marzo de 2017

COMENTARIO ELEISON Número DIII (503) - 04 de marzo de 2017


¿”Santos Sacerdotes”?
Cuando sacerdotes sedantes ponen almas a dormitar,
Nuestra Madre Celestial no puede más que llorar.
Por una gran gracia de Dios, un lector de estos “Comentarios”, inmerso en el mundo de hoy a causa de familia y trabajo, ha mantenido sin embargo un verdadero sentido de lo que está pasando a su alrededor –el gran drama de la salvación o condenación de las almas ocurriendo cada día entre sus conocidos. No es un sentimiento cómodo. Él podría desear no poder ver lo que está viendo, pero por otra gran gracia de Dios, él no quiere volver a dormirse. Él sabe lo que la Fraternidad San Pío X solía representar y él se beneficiaba enormemente de ello. Ahora, desde un punto de vista de un simple laico, sin ninguna pretensión de llegar a los argumentos más elevados, él observa que la Fraternidad no es lo que era, sino que se ha unido a la brigada dormida, y se pregunta qué es lo que va a hacer. Sus palabras no serán halladas en Internet pero deben estar en los corazones de muchos Católicos tristes. Helas aquí, en bastardilla:—
Yo he mencionado esto antes pero sigo viéndolo en el trabajo. Las almas se están muriendo de hambre y se están marchitando bajo el peso del pecado y de las presiones de esta anti-cultura que nos envuelve a todos nosotros. Casi todos los otrora Católicos con los que he hablado, o bien están disgustados con todo el abuso que tiene lugar en la Iglesia (imagino sin embargo, que muchos usan esto como una gran racionalización para sus propios pecados), o bien ellos han visto en los sacerdotes solamente hombres egoístas que no han muerto para sí mismos y no se han vestido de Cristo. La visión que ellos tienen de la Iglesia está nublada por tanta infidelidad y tanto pecado.
Sin duda que los abusos en la Iglesia sirven como una excusa para que los Católicos renuncien a la Fe, pero ¡qué responsabilidad la de los sacerdotes que aún sin causar grave escándalo público, sin embargo con su ejemplo cesan de inspirar y elevar! Sacerdotes de la Fraternidad – ustedes solían inspirar y elevar – ¿dónde están ustedes ahora?
Honestamente, me atrevo a decir que The Angelus Press (revista de la FSSPX en EEUU) ya no tiene filo. Tenemos que ser sacudidos de nuestra complacencia (¡sé que ciertamente yo lo preciso debido a mi naturaleza humana caída!). Tenemos que ser sacudidos de nuestra pereza intelectual. Está muy bien escribir hermosamente acerca de cuestiones espirituales y doctrinales, de hecho no creo que nadie pueda acusar a AP de promover herejías, pero… y aquí está el truco… si ninguna de estas ideas están entrelazadas en el tejido de la vida diaria o abordan cualquiera de los problemas de la modernidad, entonces la Iglesia se vuelve simplemente una “cosa dulce” para sedarnos de las realidades de la vida real.
Aquí está el problema. Sacerdotes reales tratan con “las realidades de la vida real”. “Señor, danos santos sacerdotes”, reza la FSSPX. Por desgracia ¿no tienden los “santos sacerdotes” a significar sacerdotes sedativos? Y, ¿deberían los sacerdotes estar sedando a las almas para que ellas estén confortables en esta vida, o más bien deberían estar haciéndolas inconfortables en este “valle de lágrimas” para que todos sus deseos vayan hacia la vida eterna?
Me estoy volviendo cada vez más indiferente hacia lo que la FSSPX hace porque nosotros los laicos no tenemos influencia en lo que ellos hacen. Así que si quieren precipitarse en el olvido y en la oscuridad y en la irrelevancia, que es lo que pienso que pasará, pues que sigan adelante. La gloria sin semejante de la FSSPX solía ser que ella era la única resistencia organizada contra los embustes Conciliares a partir de un rechazo por principios, no de la autoridad sino de cualquier cosa que destruyera la Fe. Por desgracia la FSSPX está usando el mismo principio de autoridad – bueno en sí mismo – p ara absorber cualquier oposición al error, cuando la autoridad está destinada a estar al servicio de la verdad. Así que, bien honestamente, yo no tengo idea de lo que voy a hacer, prácticamente hablando. Todavía nosotros asistimos a la FSSPX pero (al menos en mi caso) el fervor que yo tenía con la FSSPX casi se ha extinguido. Paciencia. En medio de todo esto, Cristo es quien dará la victoria.
¿No está la neo-Fraternidad en camino de volverse tan irrelevante para la vida eterna como la neo-Iglesia?
Kyrie eleison.