English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

sábado, 25 de marzo de 2017

COMENTARIO ELEISON Número DVI (506) - 25 de marzo de 2017

Declinando Lentamente – I
Si no vivo a la altura de lo que pienso,
Caerá al nivel de mi vida mi pensamiento.
Aquí sigue un testimonio resumido desde los Estados Unidos que da en el clavo en muchos aspectos:—
La Fraternidad de San Pío X ha sido rediseñada (“rebranded”) y ya no es lo mismo que era. Así como la FSSPX original pertenecía a la Iglesia Católica, así la neo-Fraternidad pertenece a la neo-Iglesia. Para aquellos suficientemente viejos como para recordar, es como el Vaticano II de nuevo, aún peor, porque esta vez no hay ataque doctrinal directo ni un Concilio importante, sino que la revolución está siendo diseminada por una lenta, casi imperceptible, transformación social.
Pues, mientras que las apariencias de Tradición se mantienen, el Movimiento Tradicionalista está siendo lentamente cambiado desde dentro. Exteriormente y materialmente, las cosas parecen ser más exitosas que nunca, con crecientes cantidades de dinero y edificios, pero interna y espiritualmente hay decadencia porque la enfermedad del modernismo está imperceptiblemente infectando sus filas. Una variedad de síntomas indican que el modernismo es el mismo, por ejemplo, los nuevos sacerdotes jóvenes de la Fraternidad con caritas felices que son exactamente como los “sacerdotes de la paz” de las décadas de los 60 y 70, como el gran Cardenal Mindszenty los llamaba. Pero a diferencia de las generaciones anteriores de sacerdotes, ellos carecen de masculinidad, al igual que algunos de los de los principales profesores laicos de la Neo-FSSPX.
Así la Misa es todavía Tradicional, pero toda la cultura que la rodea es Novus Ordo. Los Tradicionalistas quieren preservar la Antigua Misa y los Sacramentos, y algunos también la moral del Catecismo, pero al mismo tiempo quieren tener todo lo demás que el mundo moderno tiene para ofrecer. Esto hace a muchos de los supuestos Católicos Tradicionales, afuera de la Misa y los Sacramentos, en gran parte indistinguibles de sus contrapartes en el resto del mundo moderno. Las estadísticas son las mismas cuando se trata de divorcio, nulidad, “madres solteras”, etc. Si los Tradicionalistas quieren ir con el mundo moderno, no pueden permanecer con la verdadera religión. Es lo uno o lo otro.
Tal como es, el Movimiento Tradicionalista se está ahora abriendo al mundo para volverse socialmente aceptable y normal, y el proceso de modernización está en camino, lento pero seguro. Hay una nueva generación joven a cargo y ellos están cambiando las cosas. Los viejos, extravagantes y vergonzosos intransigentes han sido reemplazados, y la Tradición tiene una nueva imagen, un rostro joven, feliz y amistoso. La Iglesia oficial tuvo su aggiornamento cincuenta años atrás, la Fraternidad está siendo actualizada hoy. La vieja generación que peleó tantas batallas para preservar las cosas, está siendo reemplazada ahora por una nueva generación que nunca conoció al Novus Ordo, o como éste vino a suceder, y nunca ha tenido que luchar por nada. Los jóvenes de hoy tienden a haber crecido en una burbuja Tradicional y tienen demasiado poco conocimiento de la guerra de ayer, trasfondo de la de hoy. Antes del Concilio, Bella Dodd atestiguó sobre la infiltración Comunista en la Iglesia. ¿Estamos tan seguros que no se está haciendo lo mismo ahora al Movimiento Tradicionalista?
Era todo demasiado predecible. No siendo infalible ni indefectible, la Fraternidad está ahora atravesando por lo que la Iglesia atravesó cincuenta años atrás – infiltración, compromiso, desintegración y el mismo proceso de autodemolición. Monseñor Lefebvre hubiera notado el cambio radical inmediatamente, pero un gran número de las ranas en la cacerola de la Fraternidad ni siquiera han notado que se están cocinando a fuego lento. Monseñor “transmitió lo que recibió” pero ¿cómo puede la nueva generación transmitir lo que ya no está recibiendo? Luego escuchamos que la “inevitable reconciliación” está al alcance de la mano. La FSSPX será aceptada como parte de la neo-Iglesia y a la inversa, ella tendrá que aceptar la neo-Iglesia. Será ahora simplemente una de las muchas capillas laterales en el Panteón del Nuevo Orden Mundial. Y, en cuanto a la “reconciliación”, ¿qué lado ha cedido al otro? ¿Se ha vuelto Católica la Iglesia Conciliar? ¡Lejos de ello!
Vean la próxima semana más ejemplos del mismo testigo.
Kyrie eleison.