English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

jueves, 14 de septiembre de 2017

MONS. TOMÁS DE AQUINO OSB: LA VOZ DE FÁTIMA N° 16


Voz de Fátima, Voz de Dios Nº 16

20 de mayo de 2017
Vox túrturis audita est in terra nostra”
(Cant. II, 12)
El día doce de este mes, en Vienna, Estado de Virginia, en Estados Unidos, los cuatro obispos de la Resistencia consagraron Rusia al Inmaculado Corazón a fin de que esta gran nación retorne al seno de la Iglesia Católica. Es evidente que esta consagración no cumple el pedido de Nuestra Señora, pues le corresponde al Santo Padre realizar esta consagración en unión con todos los Obispos del mundo. Sin embargo, esta consagración es lo que está a nuestro alcance.
La importancia de la conversión de Rusia es evidente. Después de haber dispersado por todo el mundo los errores del materialismo ateo, Rusia está destinada a reparar los males por ella realizados, a los que se suman los males difundidos por los países liberales de Europa y de América. San Juan Bosco, por lo que leemos en la revista francesa "Sous la Bannière", número 190, predijo que Rusia invadiría a Francia enarbolando una bandera negra, que se transformaría luego en bandera blanca. ¿Qué podría ser esta bandera blanca sino la conversión de Rusia al Catolicismo?
En esta misma revista y en este mismo artículo, se lee que el P. Gruner fue contactado en octubre de 2013 por la Embajada de Rusia en Roma, la cual deseaba saber el contenido exacto del Mensaje de Fátima. El P. Gruner, ya fallecido, fue un gran apóstol de Fátima, conocido en todo el mundo y no fue sin razón que la Embajada de Rusia le pidió información sobre Fátima, prefiriéndolo probablemente a las autoridades del Vaticano.
Cuanto más el mal hace progresos, tanto más Dios revela a los hombres los tesoros de su misericordia. Que nuestras oraciones puedan apresurar el triunfo del Inmaculado Corazón sobre Rusia y sobre todo el mundo, empezando por la conversión de los hombres de Iglesia que quieren sujetarla a los peores enemigos de Nuestro Señor.
+ Tomás de Aquino OSB
U.I.O.G.D