English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

sábado, 16 de agosto de 2014

UNA VOCE Y FSSPX: ¿UNA MISMA VOZ?



Los actuales Padres de la FSSPX Rivero, Jiménez, Mendes, Roldán, Mota, Rodríguez y Baquerizo, en la portada de la revista Una Voce.



El blog Hacia la verdadera cristiandad, defensor a ultranza de la Nueva FSSPX y su deriva liberal, promociona recientemente el nuevo número de la revista partidaria del distrito Iesus Christus, lo cual, desde luego, no es ninguna novedad. Pero lo interesante es que debajo de esta publicación, recomienda también la revista mensual de Una Voce,la cual en su portada presenta  seminaristas de La Reja.




La publicación de Una Voce coloca siempre en sus ejemplares informaciones o artículos de la FSSPX, inclusive publica -como cosa propia- los resultados de la “cruzada” de Mons. Fellay, pero esta vez ha llegado al punto de ofrecerle la tapa misma de su revista y de llamar a los miembros de la FSSPX que aparecen en esa portada “nuestros sacerdotes”. A tanto llega la identificación entre uno y otro grupo. De hecho, Una Vocerecomienda a alguien que pregunta, ir a las misas de la FSSPX o, en caso de no poder hacerlo, a las de la FSSP.

Por eso es importante en primer lugar ver cuál es el punto de vista de esta asociación respecto de la actualidad de la Iglesia. En esta misma revista presenta un “ABC de Una Voce”, donde -por ejemplo- define cuáles son sus fines (las negritas son nuestras):

Después de las malas interpretaciones del Concilio Vaticano II y el ataque constante que ha sufrido la Tradición tanto el Magisterio como el arte y la cultura que la Iglesia Católica han cobijado, surge este movimiento para defender por parte de los laicos la riqueza y el tesoro que la Iglesia ha conservado y engrandecido durante siglos. El movimiento se propone en definitiva: a).- Asegurar que la Misa Romana tradicional que data de San Gregorio Magno, se mantenga tal como fue codificada en el Misal Romano por el Papa San Pío V, y posteriormente retocado por el Papa Juan XXIII, tanto en la letra como en la práctica, como una de las formas de celebración litúrgica reconocidas y honradas en la vida litúrgica universal. b).- Obtener el libre uso de todos los demás libros litúrgicos romanos que "atesoran las formas litúrgicas y disciplinarias de la tradición latina". c).- Salvaguardar y promover el uso del latín, del canto gregoriano y de la polifonía sacra en la liturgia de la Iglesia Católica d).- Impulsar activamente el establecimiento de parroquias y capellanías no jurisdiccionales en las cuales sean utilizados exclusivamente los libros litúrgicos empleados en 1962.”

Una Voce, entonces, promueve la liturgia tradicional y se olvida de la doctrina tradicional. Luego, no merecen el nombre de “tradicionalistas”, sino de “semi tradis” o, hablando con más propiedad, de “liberales con apego a la liturgia tradicional”. La revista critica en algunas oportunidades al Vaticano II, pero acá deja claramente expresado que el problema no reside en el concilio en sí, sino en sus malas interpretaciones, tal como siempre ha sostenido su “añorado” (así lo llaman) Benedicto XVI, y como sostiene su admirado Monseñor Fellay. De combatir al liberalismo, al modernismo doctrinal, al Novus Ordo y al fariseísmo enquistado en Roma, ni una sola palabra. Todo su afán es litúrgico pero casi se diría que por una cuestión de “sensibilidades” o de nostalgia, para recuperar una imagen de la Iglesia que tanto aprecian, en definitiva: cincuentismo.

Así sus publicaciones presentan muy buenos artículos de santos, condenas a los protestantes o los musulmanes, o el rechazo al ecumenismo,  a la vez que se desviven por el modernista “gran Cardenal Joseph Ratzinger” (como lo llaman) y se cuidan de dar una imagen positiva de Francisco.

Por cierto que -según ellos- respecto a este último parece que en todo lo que parece reprochable habría sólo una mala interpretación, ya que en un número anterior un editorial de Una Voce nos informa que “Por estos días y prácticamente desde su elección a la Cátedra de Pedro, la prensa anticatólica no deja de presentarnos a un Papa Francisco liberal y ultramoderno. No menos se esfuerzan por desfigurar la persona del Santo Padre, -pero con mayor empeño diabólico, diría yo- aquellos cristianos cismáticos que militan en la secta sedevacantista”, etc. Todo es culpa de internet, como en la crisis de la FSSPX. Desde luego que algunos gestos o actitudes de Francisco no les gustan, pero tampoco hay que exagerar, ¿no? Al fin y al cabo, no es para tanto. ¡Si ellos están reconocidos por Roma! No se van a andar tirando tan duramente contra los herejes, apóstatas y modernistas. Si los dejan disfrutar de su Misa tradicional…Tal vez por eso en otro rincón de la revista afirman que “Con presencia en más de 40 países, la Federación Internacional Una Voce unida al Papa Francisco I promueve y defiende la Tradición Católica, a partir de las letras apostólicas contenidas en el Motuo (sic) Proprio Summorum Pontificum”. Cómo se las arreglan para promover y defender la Tradición católica unidos al gran enemigo y muy eficaz destructor de la Tradición católica Francisco, es cosa ciertamente que no alcanzamos a imaginar.

La voce de Francisco



Entre los prelados “amigos y protectores” de que se enorgullece contar Una Voce, se encuentra nada menos que el Monseñor Areas Rifán. Esta simple mención bastaría para definir la “coherencia” de esta asociación que cada vez más se identifica con la Fraternidad de Monseñor Fellay.

La revista de estos que podríamos calificar tradi-liberales (como el bloggero que se hace llamar “Pericón” u otros similares de la FSSPX) publica, en repugnante mezcolanza y contubernio, las enseñanzas de San Pío X, Monseñor Lefebvre y Francisco, sin ningún problema, con el peligro que esto conlleva para un fiel que no haga el debido discernimiento entre las doctrinas contrarias enseñadas por unos y otros. Parece, para decirlo con Discépolo, “la Biblia junto al calefón”. Y no seguimos con la letra de “Cambalache” para no herir susceptibilidades o parecer irrespetuosos. Pero quien pueda comprender que comprenda.

Y la voce de Monseñor Fellay.



Pero esto no es todo, hay muchas más perlitas que se pueden destacar en particular en este ejemplar recomendado. Por ejemplo, en la pág. 55 trae una cita de un personaje siniestro como es Alejandro Jodorowsky, “psico-mago” según él mismo, autor de cine e historietas blasfemos, entre otras cosas (leer esta perla de este judío degenerado y ateo, anticatólico militante, cultor del esoterismo y posible satanista. O esta otra, en que trata a los católicos de vampiros y caníbales debido a la Comunión Sacramental, entrevistando a su colega, el degenerado Marilyn Manson). La cita de esta celebridad fue tomada porUna Voce de un sitio globalista. En tanto que en la pág. 5 un dibujo de un simpático niño lo muestra con una remera de un monstruo con un solo ojo. Sabemos que esa es una imagen difundida por la masonería a través del cine y los medios de comunicación. ¿Quizá el sol que aparece en la misma página, mostrando un solo ojo abierto, responde a lo mismo o son simplemente resultado de la mala elección del diagramador de turno?


Jodorowsky y Marilyn Manson

En fin, se trata de una revista de unos “conservadores cincuentistas” o “liberales de derecha” que creen que es posible llevarse bien con todo el mundo, que la lucha de los tradicionalistas se reduce a lograr tener la Misa Tridentina y que, observando el progresivo hundimiento de la FSSPX, consideran a la Fraternidad como "estando ya dentro", como si fuera una congregación más de Ecclesia Dei.

Veremos si el nuevo superior de distrito hace la correspondiente aclaración pública sobre este asunto. Veremos si manda a los Priores que prohíban la lectura de esta revista del mismo modo en que ellos prohíben Non Possumus, Syllabus y los demás sitios de la Resistencia. Veremos si toma medidas respecto del fiel de la FSSPX que administra el sitio que promueve esta publicación. Si no lo hace, será evidente que estamos ante una maniobra estratégica relevante y no sólo ante una iniciativa unilateral de los editores de Una Voce.