English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

lunes, 11 de agosto de 2014

¿ESTÁ VACANTE LA SEDE?.- POR EL R.P. DOMINIQUE BOULET.- PARTE 3

Traducción de Alejandro Villarreal.

San Roberto Belarmino (1542-1621)

2. Revisión de las opiniones teológicas sobre un papa hereje:
Para esta revisión seguiré el estudio de Arnaldo Xavier de Silveira titulado “La Nouvelle Messe de Paul VI: Qu’en penser” (La Nueva Misa de Pablo VI: ¿Qué pensar sobre ésta?) –en adelante LNM- [3]. Después de explicar cómo la Nueva Misa se separa de la enseñanza tradicional de la Iglesia, este autor realiza un estudio profundo sobre las hipótesis teológicas sobre un papa hereje. Tal estudio fue muy elogiado por el Arzobispo Lefebvre diciendo “el muy objetivo estudio de Xavier de Silveira”. Que yo sepa, este es el estudio más completo y más claro sobre el tema. Tal estudio fue originalmente publicado como una serie de artículos en la revista ‘Catolicismo’ de Brasil, de 1969 a 1971. Esta publicación estuvo bajo la tutela del movimiento TFP [4] (Tradición, Familia y Propiedad). Eventualmente surgió una traducción al francés, en 1975, y a partir de entonces TFP prohibió cualquier otra publicación o traducción de ese libro. El hecho es que TFP realizó una investigación entre 136 autores quienes hablan de la posibilidad de un papa hereje, y junto al fino sentido teológico de Xavier de Silveira hacen de este texto una publicación muy valiosa.

Opiniones reportadas en LNM
Su estimación de acuerdo a San Roberto Belarmino
Principales defensores
1. El papa nunca podrá caer en herejía
Primero según San Roberto Belarmino.
Pighi, Suárez, san Roberto Belarmino, Matthaeucci, Bouix, Billot
2. Teológicamente, uno no puede excluir la hipótesis de un papa hereje (ver abajo)
2.1. Tomando en cuenta su herejía, el papa nunca perdería su pontificado
Tercero según San Roberto Belarmino.
Bouix
2.2. El papa hereje perdería su pontificado (ver abajo)
2.2.1. La pérdida del pontificado podría suceder al minuto en que el papa cayera en herejía interna y antes de convertirse en pública
Segundo según San Roberto Belarmino
Torquemada
2.2.2. Perdería su pontificado cuando su herejía fuese manifiesta
Quinto según San Roberto Belarmino
San Roberto Belarmino, Billot, Cano
2.2.3. Perdería su pontificado sólo bajo declaración de herejía hecha por un concilio, o por un grupo de cardenales y obispos
2.2.3.1. Tal declaración podría actuar en realidad como una deposición
Tal opinión es condenada por la Iglesia como herética
2.2.3.2. Tal declaración no podría representar una deposición sino sólo un acto para reportar la pérdida del pontificado del hereje
Cuarto según San Roberto Belarmino
Cajetan, Suárez

2.1 Cinco opiniones según San Roberto Belarmino:
2.2. Valoración de las opiniones de San Roberto Belarmino:
Primera opinión:
“Dios nunca podría permitir que un papa cayera en herejía”. Los defensores de esta opinión argumentan que Nuestro Señor nunca permitiría que un papa cayese en herejía. Para el Cardenal Billot, la hipotética posibilidad de un papa cayendo en herejía nunca podría volverse realidad, según la promesa de Nuestro Señor: “Simón, Simón, Satanás os busca para ahecharos como trigo; pero yo he rogado por ti para que no desfallezca tu fe, y tú, una vez convertido, confirma a tus hermanos” (Lucas XXII, 31-32). Para Billot, esta promesa no debería aplicarse sólo a San Pedro sino también a todos sus sucesores, como siempre lo entendió la Tradición. En contra de esta opinión tenemos el caso del Papa Honorio (625-638), quien fue condenado en 680 por el III Concilio de Constantinopla tomando en cuenta sus cartas al Patriarca Sergio, mediante las cuales favorecía la herejía Monotelita [5]. Permítanme citar este Concilio:
Habiendo encontrado que (las cartas de Honorio) están en completa desarmonía con los dogmas apostólicos y las definiciones de los santos concilios, y de todo lo que aprobaron los Padres. Y que, por el contrario, llevan a falsas doctrinas de herejes, nosotros absolutamente las rechazamos y condenamos como venenosas para las almas… También hemos declarado que Honorio, antes papa de la venerable Roma, ha sido rechazado también de la Santa Iglesia Católica de Dios y ha sido anatematizado por causa de sus escritos que envió a Sergio, quien completamente adoptó sus ideas y reafirmó sus impíos principios”.
Notemos que tal condenación sucedió 42 años después de la muerte de Honorio y que también, no importando el tipo de juicio que se haya hecho sobre el Papa Honorio, es un hecho que tenemos un documento oficial pontificio en el cual se admite que un papa podría caer en herejía. Tal documento es del Papa Adrián II, emitido más de 200 años después de la muerte de Honorio:
Después de su muerte, Honorio fue anatematizado por la Iglesia Oriental, pero no debemos olvidar que fue acusado de herejía, el único crimen que haría legítima la resistencia de los inferiores hacia las órdenes de sus superiores y el rechazo a sus doctrinas maliciosas.”
Como hemos visto, la primera opinión de San Roberto Belarmino tiene razones a favor y en contra, así, sólo podemos decir que esta primera opinión sólo es probable.
Segunda opinión:
Si cae en herejía, incluso sólo internamente, el Papa podría perder ipso facto su pontificado”. Tal opinión ha sido abandonada por los teólogos, ya que la Iglesia es visible y es necesario que su gobierno sea visible y que no dependa de actos internos.
Tercera opinión:
“Incluso si cae en notoria herejía, el papa nunca perdería su pontificado”. Xavier de Silveira comenta: “de entre 136 autores que he consultado (para el libro LNM), Bouix es el único quien defiende tal opinión” [6]. Podríamos decir, con San Roberto Belarmino, que tal opinión es muy improbable ya que va en contra del consenso unánime de la Tradición de la Iglesia.
Cuarta opinión:
“El papa hereje podría perder efectivamente su pontificado sólo bajo una declaración oficial de herejía”. Es claro que esta declaración no puede ser de naturaleza judicial ya que el papa no tiene superiores sobre la tierra, capaces de juzgarlo. No podría ser un acto de naturaleza judicial y sólo podría ser mediante un acto en el cual el mismo Jesucristo lo destituyera. Incluso cuando esta opinión es defendida por serios teólogos como Cajetan y Suárez, no es admitida por San Roberto Belarmino. Puedo ver dos peligros que surgen de esta opinión, el caer en la herejía del Conciliarismo, la cual es condenada por la Iglesia, o al menos, caer en subjetivismo. ¿Quién puede asegurarnos, con certeza, que tal declaración de herejía surgida de un grupo de obispos no es un intento o acto de deposición?
Quinta opinión:

“Si cayera en herejía manifiesta, el papa perdería ipso facto su pontificado”. Algunos autores dicen que el papa podría perder su pontificado ipso facto en el preciso momento cuando su herejía se volviese externa; algunos otros mantienen que un papa hereje podría perder su pontificado sólo cuando su herejía se volviese notoria y públicamente esparcida. Entre las cinco opiniones estudiadas por San Roberto Belarmino, ocupa el quinto lugar en su probabilidad.
(sigue)