English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

martes, 14 de enero de 2014

RESPUESTA FINAL DEL PADRE PINAUD A MONSEÑOR FELLAY.- ¡YA ES SUFICIENTE!




14 de enero de 2014

Señor Superior General,

En la continuación de mi proceso, su respuesta del 12 de diciembre de 2013 me llegó bien.

Usted toma nota del retiro de mi recurso. Usted confirma “la entrada en vigor de la sentencia pronunciada en mi contra por el Padre Wuilloud en el precepto penal del 28 de octubre de 2013” y usted me pide “dirigirme quam primum a Montgardin…”

Después de ocho meses de espera incomprensible de mi proceso… aprecio la súbita eficacia de su secretario personal que llamó a uno de mis hermanos desde el 10 de diciembre de 2013, impacientándose al punto de reprocharle ¡no conocer mi número de teléfono! El mismo día a las 21:30 hrs, él llamó también a mis padres para saber si yo estaba presente y obtener mi número de teléfono móvil. Un número que no parece haber sido útil hasta hoy.

Cuando uno consulta en el diccionario las palabras « mascarada »,  « parodia » y « simulacro », se constata que hacen referencia a mi proceso… Esta mascarada ha sido larga pero finalmente se termina.

Si yo acepté el sufrir esta parodia de proceso no fue con la esperanza de obtener justicia, pues personalmente ya no tengo duda de su desprecio por la palabra dada, al menos desde agosto de 2011, fecha de mi regreso de Gabón.

Yo acepté sufrir este simulacro de justicia, para darles una nueva ocasión a los cofrades de constatar su deshonestidad intelectual.

¡Ya es suficiente!

La desproporción exorbitante de la sentencia prueba, si fuera necesario, que esta puesta en escena « burlesca y ridícula” no corresponde a la realidad… ella esconde una voluntad silenciosa.

Después de la publicación en el blog Austremoine.org del artículo del 11 de noviembre de 2013: “La condenación-justificación del Padre Nicolás Pinaud”, usted  mandó llamar a su autor el miércoles 20 de noviembre a Zurich y usted le confió que él no sabía todo. Usted le afirmó que él ignoraba que yo era un “manipulador” y que este proceso, en lo que me concierne, no era más que “la punta del iceberg”.

La sentencia castiga entonces a un iceberg y una manipulación que no fueron precisadas en la acusación… ¿Cuál es este iceberg y cuál esta manipulación?

De su parte, ¿no serían estas insinuaciones puramente manipuladoras, como usted sabe hacerlo muy bien, usted y sus colaboradores cercanos?

Usted conoce el juicio de Monseñor Tissier de Mallerais sobre mi sentencia: ella es nula, porque entre otras cosas, la colaboración formal que se me reprocha es inexistente…

En tales condiciones, usted me obliga a negarme a continuar en esta hipócrita vía. Someterme una vez más a un enésimo abuso de poder, perjudicará el bien común de la FSSPX.

Por lo tanto, no es ni razonable ni virtuoso prolongar esta comedia.

Su penosa y cruel actitud me recuerda estas palabras de Juana a su verdugo: “Obispo, es por usted que yo muero”.

Su ceguera y su obstinación en destruir la identidad de nuestra Fraternidad Sacerdotal San Pio X me consternan. Usted desprecia todo consejo, usted continuará encarnizadamente su objetivo subversivo caminando sobre el cadáver de sus sacerdotes.

Nada parece poder detenerlo. Qué hacer, sino repetirle estas palabras del Divino Maestro a su discípulo traidor: “Lo que has de hacer, hazlo pronto”.

¡Ya es suficiente!

En la fiesta de San Hilario de Poitiers,

Padre Nicolas Pinaud,
suspens a divinis, bajo su jurisdicción.

Adjunto : Imagen-recuerdo de mi condenación del 28 de octubre de 2013.


"Reo es de muerte"
Recuerdo de mi suspens a divinis pronunciada
el 28 de octubre de 2013 por el Padre Wuilloud,
juez escogido por Monseñor Fellay y asistido por los Padres
Pierpaolo Petrucci, asesor y Vincent Quilton, promotor de justicia.
¿Qué retornaré al Señor por tanto honor?